El Blog

Calendario

     Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Así cuenta en entorno etarra la 'tregua'

Por Narrador - 29 de Marzo, 2006, 19:09, Categoría: General

Nadie piense que desde Sin Pancarta Street Journal y sus distintos suplementos damos cobertura y difusión a los mensajes de la banda criminal y su entorno. Ahora bien siempre hemos defendido que la información y el conocimiento son fundamentales a la hora de analizar y formar opinión sobre un determinado acontecimiento. Los textos de GARA sobre el denominado ‘alto el fuego permanente’ representan el punto de vista de una de las partes implicadas en esta cuestión. Aunque en ocasiones podamos sentir nauseas, indignación y otros calificativos que se imaginan su conocimiento es absolutamente necesario si se quiere conocer la situación y formar opinión como hemos señalado antes. Estas razones expuestas son las que nos llevan a reproducir sus textos. Obvio es decir que tal reproducción se hace desde el más profundo desacuerdo, cuando no desprecio.

 

ETA declara un alto el fuego permanente para impulsar un proceso democrático

 

 

La suspensión de las acciones armadas se hará efectiva a partir de mañana

 

La Declaración remitida por ETA a GARA complementa el mensaje en el que adelantaba su decisión de declarar un alto el fuego permanente y remarca ideas claves con matices y compromisos reforzados.

 

En esta declaración, redactada en euskara, español y francés, ETA concreta la hora de arranque del alto el fuego, las 00:00 del 24 de marzo; reafirma el objetivo de la iniciativa, «impulsar un proceso democrático para que, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, el Pueblo vasco pueda realizar el cambio político que necesita»; aboga por superar el actual marco de negación, partición e imposición» para construir «un marco democrático para Euskal Herria»; ETA considera que corresponde a todos los agentes vascos desarrollar ese proceso y adoptar los acuerdos relativos al futuro de Euskal Herria «teniendo en cuenta su pluralidad y totalidad»; subraya que el respeto al resultado del debate democrático debe ser «sin injerencias», y se reafirma en que es tiempo de compromisos; emplaza a los estados español y francés a que muestren su voluntad de dar una salida negociada al conflicto y, en último término, reafirma «el compromiso de seguir dando pasos en el futuro acordes a esa voluntad y –añade– de seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria».

 

  

Declaración de Euskadi Ta Askatasuna a Euskal Herria

 

ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta Declaración dar a conocer la siguiente decisión:

 

Euskadi Ta Askatasuna ha decidido declarar un alto el fuego permanente a partir de las 00:00 horas del 24 de marzo de 2006.

 

Reflexión de ETA

 

El objetivo de esta decisión es impulsar un proceso democrático en Euskal Herria para que mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, el Pueblo Vasco pueda realizar el cambio político que necesita.

 

Superando el actual marco de negación, partición e imposición hay que construir un marco democrático para Euskal Herria, reconociendo los derechos que como pueblo le corresponden y asegurando de cara al futuro la posibilidad de desarrollo de todas las opciones políticas.

 

Al final de ese proceso los ciudadanos y ciudadanas vascas deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro, dando así una solución democrática al conflicto.

 

ETA considera que corresponde a todos los agentes vascos desarrollar ese proceso y adoptar los acuerdos correspondientes al futuro de Euskal Herria, teniendo en cuenta su pluralidad y totalidad.

 

Los Estados español y francés deben reconocer los resultados de dicho proceso democrático, sin ningún tipo de injerencias ni limitaciones. La decisión que los ciudadanos y ciudadanas vascas adoptemos sobre nuestro futuro deberá ser respetada.

 

Llamamiento de ETA

 

Hacemos un llamamiento a todos los agentes para que actúen con responsabilidad y sean consecuentes ante el paso dado por ETA.

 

Es tiempo de compromisos. Todos debemos asumir responsabilidades, para construir entre todos la solución democrática que el Pueblo vasco necesita. Es el momento de tomar decisiones de calado, pasando de las palabras a los hechos.

 

ETA hace un llamamiento a las autoridades de España y Francia para que respondan de manera positiva a esta nueva situación y para que no pongan obstáculos al proceso democrático, dejando de lado la represión y mostrando la voluntad de dar una salida negociada al conflicto.

 

Finalmente, hacemos un llamamiento a los ciudadanos y ciudadanas vascas en general y a los militantes de la Izquierda Abertzale en particular, para que se impliquen en este proceso y luchen por los derechos que como Pueblo nos corresponden.

 

Compromiso de ETA

 

ETA muestra su deseo y voluntad de que el proceso abierto llegue hasta el final, y así conseguir una verdadera situación democrática para Euskal Herria, superando el conflicto de largos años y construyendo una paz basada en la justicia. Nos reafirmamos en el compromiso de seguir dando pasos en el futuro acordes a esa voluntad y de seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria.

 

La superación del conflicto, aquí y ahora, es posible. Ese es el deseo y la voluntad de ETA.

 

En Euskal Herria, marzo de 2006

Euskadi Ta Askatasuna

E.T.A.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Batasuna saluda la «aportación» de ETA y señala que «el pueblo vasco es el auténtico destinatario»

 

 

Ante un inusitado abanico de medios de comunicación, la formación independentista calificó de «decisión y aportación de enorme importancia política» la declaración del alto el fuego permanente que la organización armada Euskadi Ta Askatasuna comunicó en el día de ayer. Batasuna, quien subrayó la lucha que miles de vascos han desarrollado en pos del reconocimiento de los derechos de Euskal Herria, conminó a los Estados español y francés a que aporten a un escenario de soluciones democráticas para Euskal Herria, para lo que exigió que desactiven los mecanismos represivos.

 

DONOSTIA - Aunque las últimas actuaciones contra la izquierda abertzale también han generado gran expectación entre los medios ante las comparecencias de la formación independentista, la asistencia de periodistas a la valoración «de urgencia» que realizó Batasuna sobre la declaración del alto el fuego permanente de ETA constató de nuevo la centralidad de esta formación política. «Estamos ante una decisión y una aportación de enorme importancia política. Una decisión, a nuestro entender, valiente y comprometida».

 

Así saludó la Mesa Nacional de Batasuna la iniciativa de ETA. Tras remarcar que se trata de una decisión unilateral, la describió como «una aportación para construir un escenario de soluciones políticas y para poner en marcha un proceso democrático en el conjunto de Euskal Herria».

 

En la comparecencia de prensa, en la que se dio lectura a la «reflexión de urgencia» de la Mesa Nacional de Batasuna en las tres lenguas habladas en el país y en la que participaron los mahaikides Pernando Barrena, Marije Fullaondo, Xabi Larralde y Ainara Armendariz, la formación independentista hizo hincapié en la relevancia de «la lucha que miles de personas de Euskal Herria» han desarrollado para, a juicio de Batasuna, llegar al momento actual.

 

Desactivar la represión

 

«Llegamos a este momento político, a esta gran oportunidad política, porque miles de personas de Euskal Herria han persistido en su lucha y compromiso por nuestros derechos como pueblo, por el reconocimiento, en definitiva, de los derechos que asisten a Euskal Herria como nación», apostilló Barrena antes que nada.

 

Si Batasuna saludó la determinación adoptada por la organización armada vasca en clave de «aportación», la formación independentista conminó acto seguido a los gobiernos español y francés para que «abran una nueva etapa política».

 

«El Gobierno del PSOE y el Gobierno de UMP tienen la oportunidad de poder aportar a un escenario de soluciones democráticas, y como consecuencia deben desactivar todas las medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política». Batasuna señaló que son los gobiernos español y francés quienes deben hacer ahora su aportación al desarrollo de un proceso democrático, «a la puesta en marcha de un proceso de diálogo y negociación política bajo la referencia clave de respeto a la palabra de la ciudadanía vasca».

 

En el camino de la conformación de un proceso democrático, Batasuna definió como «de gran importancia» que los partidos políticos, sindicatos y agentes sociales del país «asuman su responsabilidad para crear las condiciones y los impulsos para un proceso democrático en Euskal Herria».

 

La movilización, fundamental

 

Al hilo de la posible apertura de un proceso de diálogo y negociación política, Batasuna señaló que «la constitución con anclajes sólidos de la Mesa para la Resolución, sin exclusión territorial o ideológica alguna, es la referencia ineludible para el conjunto de agentes políticos del país».

 

«Queremos subrayar que el pueblo vasco es el auténtico destinatario de esta iniciativa, y es la sociedad vasca la que debe liderar un proceso de negociación que defina un acuerdo sobre la territorialidad y el derecho de autodeterminación», claves a juicio de Batasuna para la superación en parámetros democráticos del conflicto.

 

Y de cara a este objetivo, Batasuna subrayó la necesidad de la movilización social. Enumeró las citas de este sábado en Iruñea y la del 1 de abril en Bilbo, para enunciar que «es fundamental que la sociedad vasca salga a la calle» para exigir el arranque de un proceso de soluciones.

 

Como complemento a todo ello, Batasuna afirmó que «la importancia del momento político nos sitúa a todos y a todas directamente ante nuestras propias responsabilidades» y constató que la formación independentista reitera su compromiso con Euskal Herria y con «la búsqueda de un escenario democrático basado en el respeto a la voluntad mayoritaria del pueblo vasco».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Landa subraya la «necesaria implicación» de la UE

 

 

BRUSELAS - Minutos antes de que en Euskal Herria se diera cuenta de la determinación adoptada por la organización ETA de decretar un alto el fuego permanente, y en una rueda de prensa organizado semanas antes, los representantes de Batasuna Karmelo Landa y Gorka Elejabarrieta comparecían en Bruselas, junto a la europarlamentaria del Sinn Féin Bairbre de Brun, con el objetivo de trasladar sus impresiones a la comunidad europea sobre el proceso de resolución del conflicto de Euskal Herria.

 

La formación independentista señaló, de la mano de Karmelo Landa, que «estamos en un momento adecuado para un proceso de paz en Euskal Herria. Como hizo el Sinn Féin, Batasuna y la izquierda abertzale se han comprometido es este proceso para la paz y la resolución democrática del conflicto».

 

«Oportunidad real»

 

Landa apuntó a que esa «oportunidad real» de superación del conflicto vendrá de la mano del «diálogo y el acuerdo», en los dos niveles de conversaciones que la formación propuso en el acto de Anoeta, y cuya exposición realizó en la comparecencia realizada en Bruselas.

 

Por su parte, Gorka Elejabarrieta apuntó la necesidad de la implicación de la comunidad europea para superar el conflicto de Euskal Herria. «Batasuna considera que la implicación de la comunidad internacional y en especial de la Unión Europea en la búsqueda de una solución democrática al conflicto es un factor importante para el desarrollo del proceso en Euskal Herria», señaló.

 

Elejabarrieta concluyó asegurando que «es una buena oportunidad para la UE de cara a demostrar a la comunidad internacional y a los estados miembros que es capaz de contribuir a la solución política de conflictos en el seno de Europa».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Un triangulo y una mesa

 

 

La búsqueda de la normalización democrática de Euskal Herria debe asentarse, según la mayoría de los análisis, en un triángulo. En un vértice se encuentra el PSOE, en el otro el PNV y en el tercero se suele situar a Batasuna, pero ella misma amplía su espacio de protagonismo a todos los firmantes del Acuerdo Democrático de Bases.

 

Al menos como principio teórico, está mayoritariamente admitido que la búsqueda de la normalización democrática debe contar con el acuerdo de aquellos que en 1979 rechazaron el marco autonómico que, con el tiempo, se ha demostrado incapaz de resolver el conflicto entre Euskal Herria y los estados; con el del grupo mayoritario del nacionalismo vasco institucional que sí aceptó ese marco; y con al menos una formación de ámbito estatal, que en este caso sería el PSOE que se encuentra en el Gobierno español, puesto que el PP no tiene, hoy por hoy, más objetivo que sabotear cualquier proceso de solución, tanto por la influencia electoral que éste podría tener como por los cambios estructurales que puede producir.

 

El gobierno español

 

El objetivo central del Gobierno español de cualquier gobierno españoles lograr un alto el fuego definitivo de ETA y pretender venderlo como una rendición de la organización armada sin ningún tipo de contra- partida política. Sin embargo, cualquier análisis serio de la trayectoria de ETA y del conjunto de la izquierda abertzale deja a las claras que nunca se ha producido un alto el fuego ni por intereses particulares o sectarios, ni sin que exista algún tipo de garantías sólidas de que se va a afrontar la raíz del conflicto.

 

La cuestión, ahora, es ver qué está dispuesto a poner el PSOE en la mesa de partidos que debe abordar la normalización democrática, eso que en la propuesta de Anoeta se definía como la hoja de ruta acordada que dibuje, «partiendo de nuestra actual realidad, el tránsito político hacia un nuevo escenario en el que el pueblo vasco pueda, en condiciones democráticas, decidir cualquier estatus político o institucional para nuestro pueblo».

 

Lo visto en el caso de la reforma del Estatut catalán evidencia los muchos límites que el PSOE tiene para abordar esta cuestión. La intención de este partido y del Gobierno español pasaría por plantear en la mesa alguna fórmula para consensuar un marco que compatibilice el derecho a decidir con la legalidad actual más o menos reformada. Un acuerdo que dé cierta estabilidad al Estado para un par de décadas. El documento “Euskadi 2006, hacia la libertad y la convivencia”, aprobado el 13 de febrero por la dirección del PSE, aunque no enseña todas las cartas, permite atisbar esta posibilidad.

 

En manos de las fuerzas vascas que quieran ir más allá está activar los mecanismos de presión social y política para conseguir desbordar los planes iniciales diseñados en en el Palacio de La Moncloa y hacer imposible un acuerdo por debajo de los mínimos que hoy admite sin dificultades una mayoría social en Euskal Herria.

 

El PNV y sus temores

 

El inicio de este proceso le pilla al PNV en una estrategia interna de arriar las velas soberanistas que desplegó en 1998 y que a la dirección que domina Josu Jon Imaz le parecen excesivamente audaces. Según el documento del EBB hecho público en octubre de 2005, su horizonte podría situarse en lograr la aceptación formal del derecho de la ciudadanía vasca a decidir su futuro, combinado con un mantenimiento de los actuales ámbitos institucionales pero con mayores competencias, lo que incluiría cierta presencia en la Unión Europea y fórmulas para estrechar lazos entre Nafarroa, la CAV y una inexistente entidad de Ipar Euskal Herria. En sectores abertzales se sospecha que el PNV podría intentar un acuerdo con el PSOE como el de CiU en el caso catalán, aunque eso tendría el coste de que no solucionaría el conflicto.

 

El PNV tiene el temor de que cualquier superación del actual marco político sea entendida por la sociedad, o al menos por los sectores abertzales, como una victoria de la izquierda abertzale en general y de ETA en particular. Los jeltzales son conscientes de que un proceso de estas características puede darle réditos electorales tanto a la izquierda abertzale como al PSOE. Esto lo tienen asumido, como avanzó el propio Imaz en la Asamblea Nacional del pasado 25 de febrero. Lo que no pueden asumir es que los cambios que se hagan se interpreten «dando a entender que el proceso estatutario ha sido ilegítimo», lo que supondría tener que admitir que su estrategia ha sido un fracaso.

 

Aunque es de justicia reconocer que el Estatuto de la CAV y el Amejoramiento de Nafarroa han posibilitado instrumentos de mejora de la gestión aun-que el PNV y UPN no siempre los han utilizado en beneficio de la mayoría, no es menos cierto que estos mismos instrumentos se podrían haber tenido con un marco más avanzado que hubiera reconocido hace 25 años el derecho a decidir y que no hubiera ahondado en la partición de Euskal Herria. Lo que también es indudable es que el marco estatutario no ha servido para resolver el conflicto.

 

La mayor preocupación del PNV ahora será la de presentar el proceso que en estos momentos se abre no como fruto de la lucha de la izquierda abertzale y de ETA, sino como consecuencia de su «derrota». Esto aparece reflejado en sus documentos, cuando plantean «como exigencia democrática que el diálogo resolutivo para el final del proceso no sea consecuencia de la violencia, sino de su cese», una disquisición casi metafísica pero de enorme trascendencia política si lo que se tiene en mente como le pasa al PNV no es que se abre un inmenso campo de posibilidades para el país, sino que las mejoras pueden «ser adjudicadas a la cuenta de resultados de ETA».

 

El vértice del Acuerdo

 

En el tercer vértice del triángulo se ha colocado tradicionalmente a Batasuna. Sin embargo, desde esta formación se viene declarando desde hace algún tiempo que ese espacio lo considera compartido con quienes suscribieron el Acuerdo Democrático de Base y que los pasos que se den habrán de darse de común acuerdo.

 

El Acuerdo Democrático de Base, suscrito en marzo de 2005 por medio de centenar de organizaciones políticas, sindicales y sociales, entre las que se hallan los partidos Batasuna, EA, Aralar, AB, Zutik y ANV y los sindicatos ELA, LAB, STEE, ESK, EHNE e Hiru, y que se fundamenta en el principio de que «toda la ciudadanía de Euskal Herria ha de ser consultada sobre su futuro mediante el procedimiento consensuado entre los agentes».

 

El objetivo de este polo radica en abrir para el conjunto del país un escenario en el que todas las opciones puedan ser defendidas en igualdad de condiciones y posibilidades de consecución si son mayoritaria y democráticamente refrendadas por la ciudadanía. Una vez llegados a este estadio, cada partido defendería su propia propuesta de futuro y sería la capacidad de convencer a la ciudadanía, y no los límites exteriores impuestos, los que determinarían la viabilidad de un proyecto político para el futuro de Euskal Herria.

 

Estos tres vértices habrán de encontrarse ahora en una mesa de negociación política, cuyas bases han estado trabajándose en los últimos meses pero de la que poco o nada se sabe. Es posible que incluso sea necesario inventar un nuevo lenguaje para que las viejas palabras no se conviertan en tabúes y no supongan un lastre para avanzar.

 

De lo que no cabe duda es que el nuevo tiempo en el que acabamos de entrar no se puede fiar todo a las élites políticas. Es preciso que la ciudadanía siga de cerca todo el proceso y tome la palabra cuando lo considere oportuno. Esta es, sin duda, una de las grandes enseñanzas que Euskal Herria puede obtener de lo ocurrido con el Estatut de Catalunya.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Dieciséis meses a todo gas

 

 

La propuesta presentada por Batasuna en el velódromo de Anoeta sacudió el panorama político hasta transformarlo en muchos aspectos. Aquí se comentan algunos de los hechos registrados desde noviembre de 2004.

 

La oferta para la superación del conflicto «Orain herria, Orain bakea», que Batasuna lanzó en Anoeta hace dieciséis meses, se ha abierto camino. La fórmula de los dos carriles, la importancia de la mesa de partidos, la necesidad de admitir la capacidad de decidir de vascas y vascos está en el guión de todos los partidos, salvo en la de un PP que quiere mantenerse como el guardián de las esencias de la España de bigotillo fascista.

 

2004

 

14 de noviembre - Cerca de 15.000 personas abarrotan el Velódromo de Anoeta a convocatoria de una formación ilegalizada. Ante ellas, el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, presenta una oferta para la resolución del conflicto en la que la izquierda abertzale lleva meses trabajando. Destacan los compromisos que el independentismo está dispuesto a asumir, también el lenguaje de Otegi, que habla de que «hacer la paz es más difícil que hacer la guerra». Pero sobre todas las cosas destaca el método que propone para buscar la solución y que diferencia dos ámbitos de negociación y acuerdo. El primer ámbito abarca a los agentes políticos, sociales y sindicales de Euskal Herria, para acordar «el tránsito, el camino que nos conduzca de la actual realidad del país hasta una realidad donde sea posible que vascos y vascas, de manera pacífica y democrática, decidamos libremente nuestro futuro». Otegi recalca que «hablamos de un tránsito gradual, de la actual situación a otra en la que todos y cada uno de los derechos civiles y políticos sean respetados». El segundo espacio de negociación y acuerdo corresponde, según este planteamiento, «a la organización armada ETA y a los gobiernos de los dos estados». El contenido de ese acuerdo, que se considera necesario para «superar definitivamente el conflicto político y armado, se circunscribirá según afirma textualmente Arnaldo Otegia acordar un proceso de desmilitarización del conflicto y a acordar el proceso de superación de las consecuencias del mismo en lo que se refiere a presos, refugiados y víctimas multilaterales».

 

15 de noviembre - Prácticamente todos los partidos ven aspectos positivos en la propuesta de Batasuna, aunque algunos señalan que sus expectativas ­que saben imposibles de cumplirse han visto defraudadas porque la formación independentista no ha pedido una tregua a ETA. De entre las reacciones, cabe destacar la del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que, en el marco de un encuentro interno del PSOE con sus presidentes autonómicos en Segovia, asegura que «aquí se ha abierto una puerta. Hay un camino muy estrecho. Vamos a ver si podemos transitar por él». Esa es la valoración que se hace a puerta cerrada. Ante los medios de comunicación, Patxi López, presidente de ese Consejo Territorial del PSOE, afirma que «se ha dado un paso, pero no el paso que esperábamos». Por su parte, la mayoría de los medios de comunicación coinciden en que Batasuna se ha movido, y muchos no ocultan sus temores de que dicho movimiento pueda romper el Pacto PP-PSOE.

 

6-8 de diciembre - A lo largo del puente festivo ETA hace estallar doce artefactos en ocho ciudades españolas. Portavoces políticos hablan de que estas acciones llevan a Batasuna a «la muerte política» y convierten su propuesta en «papel mojado». Durante varios meses algunos partidos intentarán utilizar la propuesta de Anoeta como instrumento de desgaste de la izquierda abertzale, tratando de presentar como contradicciones lo que no es sino la evidencia de que el conflicto persiste, y persisten sus expresiones violentas. Esta práctica cambia en buena medida tras las elecciones autonómicas del 17 de abril en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

 

12 de diciembre - El Colectivo de Presos Políticos y el Colectivo de Exiliados hacen público su apoyo a la Anoeta.

 

30 de diciembre - El Parlamento de Gasteiz aprueba el proyecto de Nuevo Estatuto Político para la CAV gracias a que la izquierda abertzale divide sus votos. Tres síes «a Euskal Herria, al derecho a decidir y a la territorialidad». Tres noes a lo que podía ser una mera reforma estatutaria. Batasuna inscribe esta decisión en su apuesta por la resolución del conflicto, entendiendo que en el preámbulo del proyecto aprobado se recogen los ingredientes que pueden llevar a esa solución. En su intervención, Arnaldo Otegi lee un escrito de Josu Urrutikoetxea, parlamentario «en la clandestinidad», en el que expresa un llamamiento claro: «Preguntad al pueblo; que los ciudadanos vascos decidamos nuestro futuro. Sentémonos y consensuemos entre todos el proceso consiguiente. Sin condiciones previas, sin puntos de vista cerrados, pero también sin límites».

 

2005

 

14 de enero de 2005 - Batasuna remite una carta abierta a José Luis Rodríguez Zapatero en la que le propone que «hagamos lo que está en nuestra mano para superar el conflicto» y le recuerda que no está planteando ni un escenario independentista ni un frente nacionalista vasco, sino acordar entre nacionalistas y no nacionalistas las reglas que hagan posible un escenario democrático en el que todos los proyectos políticos tengan cabida. Zapatero se encuentra reunido en La Moncloa con Mariano Rajoy. Al término del encuentro, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, anuncia que el presidente español responderá al escrito al día siguiente en un acto en Donostia. Rajoy manifiesta que «ETA debe dejar las armas. A partir de ahí ya veremos lo que hacemos».

 

15 de enero - El presidente del Gobierno español afirma en Donostia, ante 1.500 alcaldes y concejales del PSOE, que «quiere escuchar» a Batasuna, pero que antes «es necesario que cese de una vez el ruido de las bombas y las pistolas». José Luis Rodríguez Zapatero asegura que «es capaz de hacer grandes esfuerzos» para la consecución de la paz y anuncia que «la esperanza en Euskadi ha empezado y el final será la paz y la convivencia entre todos».

 

16 de enero - ETA valora la propuesta de Anoeta como «la más sólida para la superación del conflicto» y se muestra «totalmente dispuesta» a abordar un proceso sobre sus bases. Considera que la solución vendrá «del diálogo, la negociación y el acuerdo». En Madrid, el rey de España reúne a Zapatero y Rajoy para hablar de la situación política. Se trata de un encuentro del que no hubo información oficial.

 

19 de enero - El presidente del Gobierno español afirma, en una entrevista en TVE, que «es tiempo de trabajar por la esperanza». Sus declaraciones llegan un día después de que ETA hiciera explotar un coche-bomba en Getxo. Las declaraciones de Zapatero contrastan con algunas palabras escuchadas tras el atentado en boca de los portavoces de algunos partidos. En las últimas fechas, por otra parte, se habían disparado las especulaciones sobre la inminencia de una tregua, que cambiaron inmediatamente de tono. Ante estos altibajos, Arnaldo Otegi pide a la ciudadanía que no se deje arrastrar por las especulaciones. Afirma que «toda la izquierda abertzale tiene absoluta voluntad de solución».

 

1 de febrero - El Congreso español rechaza la toma en consideración del proyecto de Nuevo Estatuto político remitido por el Parlamento de Gasteiz. Rodríguez Zapatero proclama que la soberanía reside únicamente en las Cortes españolas.

 

2 de febrero - Como respuesta al portazo de Madrid, Ibarretxe adelanta las elecciones autonómicas al 17 de abril. No cumple el compromiso de convocar una consulta, aunque trata de dotar a esos comicios de un carácter plebiscitario.

 

13 de febrero - Batasuna reclama su derecho a participar en las elecciones y anuncia que Rakel Peña, Jone Goirizelaia y Arnaldo Otegi encabezarán sus candidaturas.

 

26 de febrero - Un grupo de ciudadanos crea la agrupación de electores Aukera Guztiak para la defensa de los derechos políticos. En pocos días consigue más de 18.000 firmas.

 

2 de marzo - La Junta Electoral cierra el paso a las candidaturas de Batasuna. Otegi responde haciendo un llamamiento a votar.

 

5 de marzo - Partidos como Batasuna, EA, AB y Aralar, y sindicatos como ELA y LAB, firman el Acuerdo Democrático de Base para la resolución del conflicto, que señala que «toda la ciudadanía de Euskal Herria ha de ser consultada sobre su futuro mediante el proceso consensuado entre todos los agentes». El proceso cuenta con observadores internacionales y dos fedatarios: el reverendo irlandés Alec Reid y el ex secretario de Estado de Idaho de origen vasco Pete Cenarrusa.

 

13 de marzo de 2005 - Aukera Guztiak presenta sus candidaturas y sus compromisos electorales.

 

18 de marzo de 2005 - El Consejo de Ministros impugna la candidatura de Aukera Guztiak. La decisión la adoptó Rodríguez Zapatero días antes en una reunión de seis horas que mantuvo con José Blanco, Alfredo Pérez Rubalcaba y Oscar López, del PSOE, y con Patxi López y Rodolfo Ares, del PSE.

 

26 de marzo - El Tribunal Supremo prohíbe la participación de Aukera Guztiak en los comicios argumentando que no ha utilizado la palabra «condena» frente ETA «pese a las incitaciones políticas, sociales y mediáticas a sus candidatos para hacerlo».

 

27 de marzo - Aberri Eguna. Los firmantes del Acuerdo Democrático de Base, que son ya medio centenar de agentes políticos, sindicales y sociales, hacen público su compromiso de poner en marcha una Mesa para el Acuerdo que dé pasos hacia la solución del conflicto.

 

31 de marzo - El Tribunal Constitucional ratifica, con importantes matizaciones, la decisión del Supremo. Aukera Guztiak no puede participar en las elecciones.

 

1 de abril - Euskal Herrialdeetako Alderdi Komunista (EHAK) hace suyo el compromiso de Aukera Guztiak por el derecho a participar.

 

2 de abril - ETA anuncia en una entrevista en “Berria” que está intentando abrir un proceso de negociación con el Gobierno español. Destaca que el Acuerdo Democrático de Base será una referencia para la organización.

 

8 de abril - Batasuna retira sus candidaturas y pide el voto para EHAK.

 

9 de abril - En una entrevista en “El Correo”, Rodríguez Zapatero afirma que «la paz no tiene precio político, pero la política puede contribuir a alcanzarla». Asegura que el Gobierno «está preparado para conseguir el fin de la violencia en Euskadi» y que «si callan las armas, lo afrontaré con dos prioridades: contar con todos los partidos y no perder la oportunidad».

 

10 de abril - En una entrevista con GARA, Arnaldo Otegi se muestra «prudentemente optimista» con respecto al futuro y apunta que «con voluntad, la paz está esperándonos a la vuelta de la esquina».

 

17 de abril - EHAK, un partido desconocido dos semanas antes, da la campanada. Obtiene 150.000 votos y nueve escaños. La coalición PNV-EA pierde 140.000 votos y logra 29 representantes, cuatro menos que la legislatura anterior. El PSE, con 18 parlamentarios, se coloca como segunda fuerza en el Parlamento de Gasteiz. El PP pierde 120.000 votos y se queda en 15 parlamentarios. EB repite sus tres representantes y Aralar obtiene una parlamentaria.

 

20 de abril - José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se acusan mutuamente en el Congreso de los Diputados de haber «liquidado» el Pacto Antiterrorista. La concurrencia de EHAK a las elecciones y sus buenos resultados son el desencadenante de la crisis.

 

21 de abril - El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, preguntado sobre si hay conversaciones entre su partido y Batasuna, responde que «no hay contactos, lo único que hay es una voluntad de superar la actual situación. Esa voluntad hay que hacerla hablando y, desde luego, el PSOE no va renunciar a hablar si hablando se consigue el objetivo de alcanzar la paz. Pero es verdad que tiene que haber algún movimiento y, desde luego, ETA tiene que manifestar, decir, que abandona definitivamente las armas para que se pueda producir ese diálogo».

 

22 de abril - La Policía atribuye a ETA el robo de 4 toneladas de clorato sódico en Saint Benoi e informa de que esa sustancia puede ser usada para confeccionar bombas de cloratita.

 

3 de mayo - Ibarretxe incluye a Batasuna en su ronda de conversaciones en víspera de entrevistarse en Madrid con Rodríguez Zapatero.

 

5 de mayo - Patxi López anuncia que incluirá a EHAK en su ronda de entrevistas anteriores al pleno de investidura en el que presentará su candidatura a lehendakari. El encuentro tuvo lugar el día 10.

 

10 de mayo - Arnaldo Otegi afirma que el posible diálogo entre ETA y el Gobierno «acapara el morbo y la rumorología creciente», pero que «la importante» es la mesa de partidos.

 

17 de mayo - El Gobierno español presenta entre las conclusiones del Debate del Estado de la Nación una resolución en la que se afirma, entre otras cosas, que «convencidos como estamos de que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia, reafirmamos que, si se producen condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos un proceso de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular». El texto es aprobado por todos los grupos excepto el PP. El debate certifica la defunción del Pacto PP-PSOE en esta materia.

 

18 de mayo - Batasuna llama a trabajar por un pacto entre vascos tras el «paso positivo» del Congreso español.

 

26 de mayo - Arnaldo Otegi es encarcelado tras acudir a declarar a la Audiencia Nacional por el «sumario de las herriko tabernas». El juez Grande-Marlaska le acusa de integración en ETA y le impone una fianza de 400.000 euros. La Fiscalía había solicitado prisión incondicional, petición más grave que la de la acusación particular que representa a la AVT. Batasuna responsabiliza a Zapatero del encarcelamiento de quien define como «la persona más referencial y el interlocutor máximo» de la formación. Otegi salió en libertad tras el pago de la fianza.

 

4 de junio - La ilegalizada Batasuna reúne a 26.000 personas en las calles de Bilbo en defensa de la propuesta «Orain herria, orain bakea». En el acto está muy presente la memoria de Jon Idigoras, fallecido la víspera. Entre tanto, en las calles de Madrid decenas de miles de personas secundan la manifestación convocada por la AVT, con el apoyo total del PP, en contra de la «política antiterrorista» del Gobierno de Zapatero y en contra de cualquier negociación con ETA.

 

8 de junio - Rodríguez Zapatero insiste en el Senado en que «si existe una oportunidad para llegar a la paz, este Gobierno dialogará» y responde al PP que «el mejor tributo a las víctimas es lograr el fin del terrorismo».

 

18 de junio - ETA anuncia el cese de sus acciones contra «los electos de los partidos de España». Añade que ahora corresponde a las autoridades españolas y francesas «dar una respuesta positiva a la voluntad mostrada por ETA en los últimos meses». Señala la firma del Acuerdo Democrático de Base como uno de los factores que ha ayudado a variar la situación. La decisión de ETA se interpreta como un intento de generar un clima adecuado para la puesta en marcha de la mesa de partidos. Fuentes oficiosas del Gobierno español califican de «muy importante» el gesto la misma noche en la que se conoce el comunicado.

 

23 de junio - Ibarretxe es reelegido lehendakari gracias a dos votos de Ezker Abertzalea. Entre sus propuestas más significativas se encuentra la creación de una mesa de diálogo multipartito que encaja con la propuesta de Anoeta para lograr un acuerdo de normalización. Según destaca posteriormente Ibarretxe en una entrevista en GARA, «el acuerdo de normalización debe definir sujeto, territorio, derecho a decidir y relación pactada».

 

12 de julio de 2005 - El juez Fernando Grande-Marlaska admite a trámite, en contra de la opinión del fiscal, la querella de la AVT contra EHAK.

 

14 de agosto - La Ertzaintza carga en Donostia contra los participantes en la manifestación con el lema «Orain herria, orain bakea» que Interior de Lakua había prohibido acusando a Batasuna de «alimentar el conflicto».

 

26 de agosto - Se celebra con normalidad una manifestación similar en Bilbo. Batasuna propone a Zapatero que arriesgue.

 

7 de setiembre - Grande-Marlaska impone tres fianzas de 100.000 euros a Juan Joxe Petrikorena, Joseba Zinkunegi y Peio Gálvez, acusados de ser miembros del equipo de comunicación de EHAK, tras ligar a este partido con ETA. En días posteriores toma declaración a otros dirigentes del partido, a los que deja libres aunque mantiene su procesamiento.

 

8 de setiembre - Batasuna advierte que «existen poderosos agentes que no desean la solución».

 

12 de setiembre - El líder de LAB, Rafa Díez, y Eli Zubiaga declaran ante Grande-Marlaska, que los deja en libertad provisional. El procesamiento de Díez levanta comentarios sobre su importante papel en el proceso.

 

18 de setiembre - Rafa Díez declara a GARA que «la mesa de partidos no puede nacer en el vacío, tiene que tener anclajes sólidos». Añade que una comisión de reforma estatutaria haría peligrar el proceso.

 

21 de setiembre - Batasuna explica el momento político apuntando que «se está explorando si existe la posibilidad real de poner en marcha un proceso de superación del conflicto político y armado».

 

28 de setiembre - Zapatero afirma en el Senado que el «Gobierno va a dar todos los pasos necesarios para que esta vez, si ETA tiene voluntad de abandonar la violencia, podamos entrar en una etapa de consolidación de la paz».

 

21 de octubre - Batasuna señala que «la fase de exploración ha entrado en una etapa de concreción». Arnaldo Otegi afirma que «estamos intentando concretar las bases sólidas que permitan un acuerdo».

 

22 de octubre - El PNV presenta un documento sobre «pacificación y normalización» en el que fija que la propuesta que lleve a la mesa de partidos se basará en los principios del Nuevo Estatuto Político de la CAV. El escrito es muy crítico con la estrategia de la izquierda abertzale, a la que trata de desligar en todo momento de cómo se ha llegado al actual momento. El documento es aprobado por unanimidad del EBB, aunque en su gestación hubo importantes discrepancias entre el sector dominante de la dirección y el que encabeza Joseba Egibar. El PP se convierte en el único partido que descalifica sin matices el documento. PSE y Batasuna ven en él luces y sombras, aunque por motivos contrapuestos.

 

29 de octubre - En su informe de gestión ante el V Congreso del PSE, su secretario general, Patxi López, muestra su «convicción de que estamos en el umbral de un nuevo tiempo en Euskadi. Y no hablo por hablar». Al mismo tiempo, fija algunos criterios sobre normalización y paz. El Congreso, a instancias de la dirección, rechaza el concepto de derecho a decidir que defendían Odón Elorza, Gemma Zabaleta y Denis Itxaso, aunque se compromete a «impulsar un diálogo político entre los partidos vascos desde el rechazo a la violencia y el respeto a la legalidad política e institucional vigente, con la voluntad firme de conseguir que aquello en lo que los partidos vascos, mediante el consenso y mayorías transversales y sin ningún tipo de imposiciones, nos pongamos de acuerdo sea respetado por los poderes públicos del Estado en un escenario de lealtad y concordia dentro del espíritu pactista que históricamente ha definido la forma de relación entre Euskadi y el Estado».

 

31 de octubre - El cuerpo de José Angel Altzuguren, Kotto, es hallado en su celda de la cárcel de Soria, donde era el único preso político vasco encarcelado. Sufría una fuerte depresión por la que recibía tratamiento médico. El movimiento pro amnistía califica los hechos de «suicidio inducido». Cientos de personas le despiden en Bera dos días después, sin que haya intervención policial, más allá de la presencia de dotaciones de la Guardia Civil. La mayoría sindical, que incide en que «es un hecho tan dramático como esperado», llama a los trabajadores a movilizarse.

 

3 de noviembre - La revista “Politis” publica una entrevista con Argi Perurena, integrante de la interlocución del Colectivo de Presos Políticos Vascos, en la que explica que «estamos en el umbral de un nuevo ciclo político» e insta al Gobierno francés a reunirse con la interlocución de EPPK.

 

4 de noviembre - El Tribunal Supremo español, con enorme celeridad, acelera los plazos para condenar a Arnaldo Otegi a un año de cárcel por referirse en 2003 al rey español como «jefe de los torturadores». Revoca así una sentencia absolutoria del TSJPV. Se conoce además que próximamente el Supremo verá el recurso por otra condena de quince meses de cárcel a Otegi y se anuncian nuevas causas en la Audiencia Nacional.

 

14 de noviembre - En el primer aniversario de la propuesta de Anoeta, la mayoría de los partidos políticos vascos siguen mirando los movimientos de la izquierda abertzale, a la que exigen nuevos pasos aunque, salvo PP y UPN, reconocen que ha habido avances importantes que alimentan la esperanza. Batasuna pone el acento en los «serios riesgos» que pueden hacer peligrar esos avances y que se centran en la voluntad real de los estados francés y español, en el posible afán neoestatutario del PNV y en «las filtraciones, intoxicaciones, mentiras y guerra sicológica que se han puesto en marcha».

 

16 de noviembre - Como habían insistido en reclamar PSE y PP, la Ponencia Permanente de Víctimas del Parlamento de Gasteiz decide que sólo acogerá los testimonios de las víctimas de ETA y de «la violencia de persecución». Frente a la actitud del tripartito de Lakua, Ezker Abertzalea había reclamado que se incluyera a todas las víctimas del conflicto. Este mismo día, el presidente de Nafarroa, Miguel Sanz, revela que un año antes mantuvo una reunión con Rodríguez Zapatero sobre la iniciativa que éste llevó al Congreso en mayo de 2005. El líder de UPN afirma que el presidente español no le aclaró «si Nafarroa entrará en la negociación». UPN y las instituciones que gobierna han estado alineadas en todo momento con las tesis del PP en torno al conflicto político.

 

21 de noviembre - En la nueva sede de la Audiencia Nacional española, ubicada en la madrileña Casa de Campo, comienza el juicio del macro sumario 18/98 contra cerca de sesenta ciudadanos vascos para quienes la Fiscalía pide un total de más de mil años de cárcel. Los procesados, que durante las semanas previas han recibido un amplio apoyo social y político, se niegan a responder a las preguntas del fiscal y de las acusaciones particulares «porque éste es un juicio político».La presidenta del tribunal, Angela Murillo, intenta por todos los medios que los procesados no puedan expresar sus ideas. «La propia actitud del tribunal es un claro exponente del carácter político del juicio», indican los encausados tras su primer viaje de vuelta a Euskal Herria.

 

25 de noviembre - La difusión en los medios de comunicación del contenido de una carta enviada por ETA a organismos internacionales y embajadas europeas motiva a la portavoz de la Comisión Europea, Pia Arhenkilde, a declarar que la CE estaría dispuesta a mediar entre la organización armada y el Gobierno español si éste se lo solicitara expresamente. Recuerda que así ocurrió en el proceso de paz abierto en Irlanda. En el número de “Zutabe” correspondiente a noviembre, ETA explicará que ha remitido «un comunicado especial» a «decenas de agentes y medios de comunicación internacionales» cuyo objetivo es hacer un llamamiento «a todas las instituciones internacionales, y en especial a quienes tienen responsabilidades de gobierno, para que adopten las medidas que consideren necesarias en favor de una resolución negociada del conflicto».

 

31 de noviembre - Con la presencia de una nutrida representación de la Mesa para el Acuerdo surgida a raíz de la firma del Acuerdo Democrático de Base, la sede del Parlamento Europeo en Bruselas acoge el anuncio de la próxima creación de un grupo de parlamentarios que trabajará activamente para impulsar la puesta en marcha de un proceso de resolución en Euskal Herria. En el mismo escenario, el 24 de enero de 2006 se presenta el Friend-Ship (grupo de amigos), que engloba a once parlamentarios de diferentes ideologías y nacionalidades, que expresa su apuesta por alcanzar un acuerdo multilateral que sea refrendado por la sociedad vasca.

 

2 de diciembre - A instancias de la Fiscalía, el TSJN absuelve a Pilar Rubio, que había sido condenada como inductora por la muerte de Angel Berrueta, el panadero de Iruñea y miembro de Gurasoak al que mataron un agente de la Policía española el esposo de Rubioy su hijo tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

 

6 de diciembre - Coincidiendo con la celebración del Día de la Constitución española, ETA hace explotar cinco artefactos en carreteras de Madrid, provocando el colapso circulatorio durante horas en las inmediaciones de la capital española.

 

8 de diciembre - En el marco de la Feria del Libro de Durango, GARA presenta “Mañana, Euskal Herria», el libro-entrevista con Arnaldo Otegi. El propio portavoz de Batasuna participa en un debate abierto en Plateruena Kafe Antzokia. Entre otros temas, Otegi desvela en el libro que llevan ya cinco años reuniéndose con dirigentes del PSE. Este hecho provoca un sinfín de reacciones entre la clase política. Desde el PSOE se insiste en destacar que esos contactos no han sido oficiales.

 

17 de diciembre - La Mesa para el Acuerdo, que días antes había sido recibida por Juan José Ibarretxe en Ajuria Enea, celebra un acto solemne en Euskalduna Jauregia en el que avanza sus tareas para los próximos meses, entre ellas la constitución de una Mesa para la Resolución del Conflicto.

 

19 de diciembre - Nueve procesados en el «caso 18/98» sufren heridas a causa del accidente que sufrió la furgoneta en la que se desplazaban hacia Madrid. A pesar de ello, el tribunal insiste en que todos los procesados deben asistir a todas las sesiones.

 

21 de diciembre - Batasuna anuncia que tiene intención de cerrar su proceso Bide Eginez con un acto político en las instalaciones del BEC, en Barakaldo, el 21 de enero. Tiene programado presentar su «oferta política renovada», así como a la nueva Mesa Nacional. En la primera fase del proceso participaron 7.000 personas en cerca de 260 asambleas locales.

 

22 de diciembre - La Policía atribuye a ETA el robo de 1.300 kilos de polvo de aluminio en una empresa de Normandía. La Policía informa de que esa sustancia puede ser usada para fabricar amonal.

 

27 de diciembre - ETA asume la autoría de 21 atentados en los últimos dos meses, entre ellos cinco ataques contra juzgados, uno contra el INEM, cinco contra empresas y uno contra el aeropuerto de Santander.

 

29 de diciembre - Ocho años después no ocurría desde los tiempos de José Antonio Ardanza, el Gobierno de Lakua aprueba los presupuestos con el apoyo del PSE. Previamente, el PNV había asegurado su respaldo a los presupuestos del Estado, aunque ambas partes insisten en no relacionar ambas decisiones. El portavoz del PSE, Rodolfo Ares, destaca que el acuerdo presupuestario con el tripartito se enmarca «en el compromiso que hemos adquirido para abrir una nueva política».

 

…/…

 

…/…

 

2006

 

2 de enero - El presidente del EBB, Josu Jon Imaz, asegura que el PNV llevará el plan Ibarretxe a un hipotético proceso de resolución, pero que no lo hará como condición sine qua non, ya que asume que la solución «no puede ligarse a un proyecto concreto».

7 de enero - El año arranca con una gran manifestación en Bilbo en favor de los derechos de los presos. La convocatoria había sido realizada por el Foro de Ibaeta bajo el lema «Euskal presoak Euskal Herrira, dagozkien eskubideen jabe». Más de 40.000 personas secundan el llamamiento. La marcha estuvo respaldada por la mayoría de las fuerzas políticas y sindicales vascas. El PNV, que no hizo lo mismo, asume a posteriori que la repatriación de los presos políticos es ampliamente asumida por la sociedad vasca.

9 de enero - Tras el cúmulo de irregularidades surgidas durante la vista oral, las defensas del 18/98 anuncian su intención de plantarse, al tiempo que la presidenta del tribunal decide una nueva suspensión. Los letrados subrayan que se les está impidiendo el ejercicio de la defensa de los procesados, ya que se les impide acceder a las diligencias 75/89, base de la instrucción realizada por Baltasar Garzón y que, como se comprobará posteriormente, son extremadamente voluminosas. Las defensas consiguen el apoyo del Consejo Vasco de la Abogacía y del Consejo General de la Abogacía, que intervienen entrevistándose con el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar.

 

15 de enero - Unas 120 personas representativas de distintos sectores de la izquierda abertzale comparecen en Altsasu para manifestar que celebrarán el acto político público del BEC «porque es un derecho que nos corresponde». Ya había comenzando a especularse con la prohibición judicial.

 

17 de enero - El juez Fernando Grande-Marlaska dicta un auto en el que, además de prorrogar durante otros dos años la suspensión de actividades de Batasuna decretada por Garzón en 2002, ordena la prohibición del acto del BEC y el cierre de las sedes de la formación insatisfecho» y alega que «el Estado de Derecho funciona».

 

18 de enero - Ante la prohibición del acto del BEC, Lakua reitera que, como siempre, cumplirán lo que dice la ley. Al día siguiente, Batasuna celebra reuniones con los partidos del tripartito.

 

21 de enero - Numerosos agentes políticos, sindicales y sociales expresan su adhesión al acto que había sido convocado por un grupo de ciudadanos, a título personal, ante el BEC para este mismo día bajo el lema «En defensa de los derechos civiles y políticos». Confirman su presencia en el acto político Batasuna, EA, Aralar, Zutik, ANV, AB y Batzarre, así como LAB, ELA, STEE-EILAS, ESK, EHNE y ELB, entre otros. Este mismo día, Lakua reitera que Batasuna sigue siendo interlocutor.

 

23 de enero - El secretario de Organización de Eusko Alkartasuna, Rafa Larreina, expresa que el acto celebrado ante el BEC abre un escenario de «prudente esperanza».

 

24 de enero - Batasuna, por boca de Arnaldo Otegi, valora que, tras lo acontecido ante el BEC, los sectores que apuestan por la resolución del conflicto han salido fortalecidos. Considera que en las próximas semanas «veremos cosas positivas y compromisos».

 

24 de enero - Juan José Ibarretxe retoma el protagonismo en la escena política anunciando que el 1 de febrero quedará constituido el Consejo Político para la Normalización, que integran él mismo y los consejeros de su Gobierno Joseba Azkarraga (EA) y Javier Madrazo (EB). Esta iniciativa había sido presentada el 22 de junio de 2005, tras su investidura como lehendakari, y se había ido demorando hasta ahora, que «parece que es el momento oportuno», en palabras de la portavoz de Lakua, Miren Azkarate. La función de este Consejo Político consistirá en «ser un agente proactivo de la normalización política, la paz y la reconciliación».

 

26 de enero - En una entrevista televisiva con el periodista Iñaki Gabilondo, Rodríguez Zapatero insiste en su convicción de que «en esta legislatura daremos pasos importantes» en relación al conflicto, aunque reitera que «el proceso será largo, duro y difícil». Dirigiéndose a Batasuna, dice que «para volver a la ley, hay que respetar la ley».

 

27 de enero - Durante una breve visita a Euskal Herria, el president de la Generalitat, Pasqual Maragall, afirma ante los medios que, tras su encuentro con Patxi López, le ha quedado claro que el PSE asume el derecho a decidir de las vascas y los vascos. Inmediatamente, el PSE rectifica a Maragall.

 

29 de enero - Arnaldo Otegi, en una extensa entrevista concedida a GARA, declara que «ni el objetivo ni el método elegido para Catalunya sirven para resolver el conflicto en Euskal Herria». En el PNV se escuchan distintas voces sobre la reforma del Estatut: mientras Josu Jon Imaz alaba el pacto sellado en La Moncloa entre CiU y PSOE, que pone en cuestión el texto aprobado por el Parlament, Joseba Egibar considera que no se está respetando la soberanía catalana.

 

2 de febrero - Ibarretxe afirma que tomará la iniciativa si no hay avances para el mes de setiembre, pero no concreta su hipotético plan.

 

4 de febrero - Otegi, Permach y Alvarez comparecen en la Audiencia Nacional por el acto celebrado el 14 de noviembre de 2004 en el Velódromo de Anoeta. Otegi afirma que «la historia reconocerá que Anoeta fue una propuesta válida para una paz duradera».

 

5 de febrero - La juez archiva la denuncia de Unai Romano asegurando que no ve indicio de tortura. Al día siguiente, en una entrevista concedida a GARA, Theo van Boven, ex relator de la ONU sobre la Tortura, advierte que «no se puede erradicar la tortura si se procesa a quien la denuncia».

 

8 de febrero - LAB y UGT celebran la primera reunión oficial de su hitoria. Rafa Díez la relaciona con la necesidad de normalizar la vida política.

 

10 de febrero - Dentro de la campaña de internacionalización de la propuesta «Orain bakea, orain herria», el mahaikide Joseba Alvarez explica en el Parlamento de México sus contenidos y la situación política en Euskal Herria.

 

13 de febrero - La Comisión Ejecutiva del PSE aprueba un documento sobre pacificación y normalización en el que plantea que en una futura mesa de partidos las decisiones deben tomarse por consenso y no por mayoría, y considera que es ahí donde deberán definirse cuestiones claves como el derecho a decidir o la territorialidad.

 

14 de febrero - Los firmantes del Acuerdo Democrático de Base remarcan que sólo PP y UPN se oponen ya a la mesa de partidos, y subrayan las aportaciones recabadas de PNV, EB, LCR o Les Verts.

 

17 de febrero - Se filtra la noticia de que un grupo de mujeres de toda Euskal Herria (de todos los partidos salvo de la derecha española y francesa) ultiman un escrito a favor de una solución democrática.

 

19 de febrero - Espectacular respuesta a la convocatoria de manifestación de la plataforma 18/98. Alrededor de 35.000 personas llenan las calles de Bilbo. Ese mismo día, se hace público un comunicado de ETA en el que afirma que «es momento de pasar de las palabras a los hechos», e insta al conjunto de los agentes vascos a asumir «compromisos firmes». Además, reivindica ocho acciones armadas realizadas entre el 5 de enero y el 14 de febrero, entre ellas la que provoca importantes destrozos en la discoteca La Nuba, en Dantzarinea. El contenido del comunicado aviva el debate político.

 

23 de febrero - La Mesa para el Acuerdo apela a la participación ciudadana para «crear una marea social en favor de la resolución del conflicto».

 

26 de febrero - ETA hace un balance muy positivo de los dos años de tregua en Catalunya. La organización armada hace hincapié en los principios de solidaridad, respeto y no injerencia. El comunicado, en formato de folleto, está dirigido especialmente a los independentistas catalanes. Destaca que el alto el fuego «ha agudizado la crisis estructural del Estado español».

 

27 de febrero - Esperpéntica guerra de cifras tras la manifestación de la víspera en Madrid por AVT-PP contra cualquier proceso de negociación del Estado español con ETA. El recuento de los organizadores reflejaba que había… «¡23 personas por metro cuadrado!».

 

28 de febrero - Aparece muerto en su celda de la cárcel de Cuenca el prisionero santurtziarra Igor Angulo. La versión oficial, que afirmaba que el preso político se había suicidado, es cuestionada desde el primer instante por familiares y allegados. Ya entrada la noche, se registran atentados con bomba de ETA contra el Instituto Social de la Marina en Mutriku y contra el Juzgado de Paz de Mungia.

 

2 de marzo - El Foro de Ibaeta pide a los estados español y francés que acaben con la dispersión.

 

3 de marzo - El preso político de Portugalete Roberto Sainz es encontrado muerto en la celda de la cárcel de Aranjuez. Murió de un infarto tras semanas avisando de que se encontraba mal. En plena conmoción de buena parte de la sociedad de Euskal Herria, se convocan actos de homenaje a Angulo y Sainz en Ezkerraldea. El Departamento de Interior de Lakua obliga a que los cuerpos de los fallecidos sean conducidos directamente al tanatorio o al cementerio. Posteriormente, la Ertzaintza carga contra la manifestación que pretendía unir Portugalete y Santurtzi. Las imágenes televisivas muestran a los agentes golpeando brutalmente a manifestantes sin que mediara ningún tipo de provocación. Lo mismo ocurre en la manifestación que en Gasteiz conmemora el 30 aniversario del 3 de Marzo.

 

3 de marzo - La Audiencia Nacional española ordena revisar las redenciones de 180 presos políticos vascos juzgados con el Código Penal de 1973. El tribunal especial activa y comienza a ejecutar el cambio de doctrina impulsado por el Tribunal Supremo con el caso contra Unai Parot, lo que se considera como la instauración de la «cadena perpetua de facto» desde distintos ámbitos.

 

4 de marzo - José María Aznar asegura que «en 1999 sólo preguntamos a ETA si estaba dispuesta a rendirse». GARA publica el acta realizada por ETA de aquella reunión, que desmiente completamente las palabras del ex presidente español.

 

9 de marzo - Decenas de miles de ciudadanos secundan la jornada de movilización y paros convocada por la izquierda abertzale tras las muertes de los dos presos políticos y la actuación de la Ertzaintza. A media tarde, el juez Grande-Marlaska ya ha dictado un auto en el que imputa nuevos delitos de «terrorismo» a Otegi, Díez Usabiaga, Olano, Petrikorena, Barrena y Zulueta.

 

17 de marzo - La Policía atribuye a ETA el robo de dos troqueladoras y miles de placas de matrícula en una localidad del departamento francés de Ain.

 

17 de marzo - El juez Grande-Marlaska encarcela al mahaikide Juan Joxé Petrikorena y decreta prisión bajo fianza eludible con elevadas fianzas contra Rafa Díez y Pernando Barrena. La víspera, el juez de la Audiencia Nacional española había enviado a prisión a Juan Mari Olano.

 

20 de marzo - ETA asume nueve acciones armadas realizadas entre el 16 de febrero y el 9 de marzo. En esta última jornada colocó cuatro artefactos en sendas carreteras de acceso a Euskal Herria; el día anterior había atentado contra la sede de Falange Española en Santoña. En el comunicado, expresa su dolor por las muertes de Angulo –militante de la organización– y Sainz; indica que «los políticos-carceleros que utilizan a los presos como rehenes políticos tienen las manos manchadas de sangre»; y destaca que las movilizaciones de los últimos días «son los más claros ejemplos de la dignidad del pueblo y de la incapacidad de los enemigos de Euskal Herria». También afirma que «repetir las amenazas contra la izquierda abertzale o alimentar la estrategia de ilegalización con nuevos ataques son caminos sin futuro. Más allá del sufrimiento que pueden causar –añade–, la izquierda abertzale no se va a derrumbar».

 

22 de marzo - Joseba Alvarez declaró ayer ante el juez y Arnaldo Otegi está citado para mañana.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Una oportunidad de solución nueva sobre las experiencias de Argel y Lizarra

 

 

El alto el fuego ha sido decretado por ETA sólo de forma muy puntual en sus más de 45 años de vida. Tanto en la época de las conversaciones de Argel (1989) como tras el Acuerdo de Lizarra-Garazi (1998), supuso la confirmación de una oportunidad. Esta de ahora se asienta en nuevas claves... y en las dos experiencias.

 

Casi ocho años han pasado desde que ETA anunciara su último alto el fuego, en aquella ocasión con carácter indefinido y que acabaría prolongándose durante cerca de catorce meses. La iniciativa, hecha pública apenas unos días después de la Declaración de Lizarra-Garazi, suponía la confirmación de una nueva opción de solución al conflicto apoyada sobre esta base: el acuerdo de mínimos entre fuerzas políticas abertzales resumible en la frase «Euskal Herria tiene la palabra y la decisión» y la necesidad de que los estados español y francés la respetasen.

 

Aquella declaración entroncaba directamente con la Alternativa Democrática («dar la voz al pueblo») presentada por ETA en 1995 y que venía a fijar los pilares de una nueva etapa en la que la centralidad se le otorga a la cuestión del derecho a decidir de los vascos.

 

El proceso de 1998 tenía, en consecuencia, unas características muy diferentes a las del anterior jalón en el intento de lograr la superación del conflicto armado: las conversaciones de Argel de 1989. En aquella ocasión, representantes del Estado español y de ETA se sentaron durante dos meses en una misma mesa para tratar de abrir una negociación en sentido clásico sobre diversas cuestiones. La tregua se mantuvo vigente durante tres meses.

 

Dos procesos, dos jalones

 

Ninguno de los dos procesos referidos llegó al destino de seado, pero ambos han dejado su impronta de modo que la opción actual se puede entender como asentada sobre las enseñanzas de ambos momentos. Argel derrumbó el argumento establecido oficialmente de que gobiernos «democráticos» no dialogaban con organizaciones armadas de igual a igual. Arnaldo Otegi lo explica así en el libro-entrevista «Mañana, Euskal Herria» (GARA, 2005):«Frente a las lecturas derrotistas de quienes ven en aquel proceso un fracaso absoluto, hay que tener en cuenta que se consigue que el Estado español se siente con una organización armada en un país neutral para hablar de política. Esa es la gran conquista de Argel. El Estado español reconoce la interlocución de ETA y la legitima como agente político».

 

Este mismo camino hasta los interlocutores de la organización armada vasca ya fue recorrido incluso por el Gobierno de Aznar en 1999. Y el actual Ejecutivo de Rodríguez Zapatero preparó el terreno con la resolución del Congreso en la que se expresa el compromiso de dialogar también en un escenario que queda abierto tras la declaración hecha ahora por ETA.

 

En el caso de Lizarra, mucho más cercano en el tiempo, su influencia sobre el debate político actual es incuestionable y total. La reivindicación de los derechos de Euskal Herria está presente desde entonces en todos los discursos e iniciativas, incluido el preámbulo del intento de reforma estatutaria del Gobierno de Lakua. El derecho a decidir fue reivindicado en el Congreso por Juan José Ibarretxe ante José Luis Rodríguez Zapatero el 1 de febrero de 2005 en un debate sin precedentes en casi 70 años. Y hoy día son muy escasas las formaciones políticas y los agentes de todo tipo que niegan que a los vascos, en consecuencia con su condición de pueblo, les corresponda el derecho a decidir sobre sus asuntos.

 

Estas lecciones fueron recogidas por Batasuna en la propuesta de Anoeta, que abre una nueva opción de la que se hace eco ETA con esta declaración de alto el fuego. «Orain herria, orain bakea» plantea tanto la necesidad de una mesa de negociación ETA-Gobierno como la conformación de una mesa de diálogo político multilateral en la que se aborde y determine el modo en que ese derecho a decidir de los vascos se lleva a la práctica.

 

La oportunidad de 2006, por tanto, resulta difícilmente entendible sin repasar las de 1989 y 1998, comenzando por esta última, la más reciente.

 

Las cinco reuniones de 1989

 

Tras ensayar durante los años 80 todo tipo de iniciativas contra la disidencia vasca, desde los GAL hasta la dispersión carcelaria, el Estado vio la necesidad de sentarse en una mesa con ETA, que también en esta década había llevado la intensidad y frecuencia de sus acciones al máximo extremo de su historia. Tras algunos contactos desde 1986, iniciados por Txomin Iturbe antes de su fallecimiento, las conversaciones fueron confirmadas por el entonces portavoz del Gobierno español, Javier Solana, en agosto de 1987 y prosiguieron en 1988. No fue hasta 1989 cuando se conformó una mesa de diálogo oficial, facilitada por ETA con un alto el fuego de quince días promulgado el 8 de enero.

 

La llamada Mesa de Conversaciones tuvo su primera reunión el 25, dos días después de que ETA y el Gobierno de Felipe González acordaran una tregua «bilateral» de sesenta días. Hubo reuniones también los días 14 y 20 de febrero, y 14 y 22 de marzo.

 

ETA llevó a aquella mesa la Alternativa KAS que había tomado cuerpo en los años 70 y quedó reformulada en cinco puntos en el año 1978. Las demandas que el Estado español debería reconocer eran amnistía total, legalización de todos los partidos, expulsión de Euskal Herria de las FOP, adopción de mejoras en las condiciones de vida y laborales de los trabajadores, y reconocimiento de la soberanía nacional, incluido el derecho a crear un Estado propio. Esta tabla reivindicativa fue esgrimida por ETA desde los años 70 como la condición para el cese de sus acciones, y en los meses previos a Argel se convirtió en epicentro del debate político. Como detalle y ejemplo quedan declaraciones como las del actual presidente navarro y entonces número dos de UPN, Miguel Sanz, admitiendo como «modulables» algunos de los puntos de KAS.

 

En aquella mesa se habló de política. Por un lado, se sentaron Eugenio Etxebeste «Antxon», Belén González e Iñaki Arakama, los dos últimos presos hoy día;y, por otro, Rafael Vera y Juan Manuel Eguiagaray, enviados del Gobierno González. El escalón hacia la negociación no llegó a subirse, aunque tras la quinta y última reunión se anunció que así sería y se aceptaron nuevos interlocutores. Después de que expirara el plazo de tres meses de tregua sin nuevos movimientos del Gobierno y que ETA constatara que la parte española sólo trataba de ganar tiempo, declaró el 4 de abril que todos sus frentes armados quedaban reabiertos. Comenzaba otro largo periodo de hostilidades abiertas y ningún proceso serio de diálogo entre ambas partes, ejemplificado en los nuevos atentados de ETA o en la inmediata expulsión a Santo Domingo de sus interlocutores en Argel.

 

El tiempo confirmaría que el Gobierno español acudió con escaso convencimiento y voluntad a aquella mesa. Por ejemplo, confirmando que su enviado Rafael Vera tuvo responsabilidades en la guerra sucia de los GAL. Antes Madrid y París ya habían dado indicios poco fiables; por ejemplo, apenas tres días después del primer alto el fuego del 8 de enero fue detenido Josu Urrutikoetxea.

 

En una entrevista concedida a ‘‘Egin’’ un año después, la interlocución de ETA recalcaba que la ruptura de este proceso se debió «no a un problema semántico, sino de voluntad política». Recordaba que el Gobierno se negó a asumir cuestiones aceptadas por Vera y Eguiagaray «hasta tres veces» en esa mesa, como la expresión de la necesidad de una «solución política negociada». El Ejecutivo González no quiso... o no pudo.

 

En Euskal Herria también hubo actitudes que resultaron sospechosas. Apenas un año antes se había creado el Pacto de Ajuria Enea contra la izquierda abertzale. Y el 18 de marzo del 89, con el impulso del entonces lehendakari, José Antonio Ardanza, se realizó en Bilbo una manifestación destinada a intentar presionar a ETA, y en la que participó incluso Eguigaray, llegado de Argel. Significativo fue también el tirón de orejas propinado por Ardanza a los obispos de Donostia, Bilbo y Gasteiz, que habían publicado una pastoral titulada «Avanzar en el diálogo a favor de la paz» apenas dos días antes de la manifestación. Para Ardanza, el texto no era suficientemente duro con la organización.

 

Desde aquel episodio, la disposición del PNV a facilitar un proceso de solución basado en conversaciones ETA-Gobierno ha estado en cuestión. E incluso el portavoz jeltzale, Iñigo Urkullu, se ha hecho eco de esta desconfianza en unas declaraciones recientes.

 

El alto el fuego más largo

 

Tuvo que pasar casi una década para que se intuyera una nueva opción de resolución al conflicto armado. Si el proceso de conversaciones de Argel tuvo un largo proceso de maduración, la Declaración de Lizarra-Garazi cuajó casi en secreto, de modo que su firma el 12 de septiembre de 1998 provocó una intensa emoción. Apenas cuatro días después, ETA anunciaba en un comunicado la suspensión de sus acciones armadas de forma indefinida. Finalmente, fueron más de catorce meses en los que se sentaron bases importantes para un nuevo país y en los que el Gobierno español, esta vez de un color distinto, volvió a sentarse con ETA.

 

En un contexto en el que apenas un año antes se había producido la muerte de Miguel Angel Blanco, uno de los atentados que mayor conmoción social ha producido en la historia de esta organización, y en que el Estado se había lanzado a una ofensiva contra los pilares de la construcción nacional, cerrando periódicos y alcanzando a todo tipo de organizaciones, la presentación del acuerdo de Lizarra supuso un aldabonazo. Los criterios centrales suponían un importante cambio. A los estados se les restringía el campo de acción, al fijarse que su intervención debería limitarse a respetar la palabra y la decisión de Euskal Herria. Y sobre este concepto se edificaba una alianza entre partidos, sindicatos y organizaciones abertzales que adoptaban notables compromisos en terrenos como el de la institucionalización.

 

Fruto de ellos fue la primera institución nacional vasca de la era moderna, Udalbiltza. También las celebraciones unitarias del Aberri Eguna, el acuerdo parlamentario suscrito entre PNV, EA y la izquierda abertzale en Gasteiz, la unidad de acción por los derechos de los presos (Batera) o la lograda en torno a la demanda de un Departamento Vasco en Lapurdi, Nafarroa Beherea o Zuberoa. Iniciativas que pusieron en marcha a Euskal Herria, con el alto el fuego de ETA como acicate añadido.

 

Esos quince meses resultaron decisivos para apuntalar el concepto de que Euskal Herria es una nación a la que le corresponden unos derechos colectivos que deben ser respetados por los estados español y francés. Sin embargo, tras los primeros avances, la marcha de este tren puesto sobre los raíles se fue ralentizando. Posteriormente, cuando el proceso iba ya entrando en fase de crisis, se harían públicos los acuerdos secretos suscritos por ETA con PNV y EA en agosto, un mes antes de la Declaración de Lizarra, ratificada luego en Garazi.

 

En ellos, la organización armada se comprometía a abrir un alto el fuego, y los partidos manifestaban su disposición a impulsar una superación efectiva de la división institucional de Euskal Herria y del sometimiento a los estados. Uno de los puntos detallaba el compromiso de PNV y EA de no alcanzar pactos con partidos como PSOE y PP. Todos estos documentos serían hechos públicos por ETA en mayo de 2000, casi medio año después del final de la suspensión de acciones armadas, con el objetivo declarado de hacer partícipe a la ciudadanía vasca de lo que había ocurrido entre bambalinas.

 

Como en Argel, el parón experimentado y la percepción de que existía un incumplimiento de los acuerdos desde la otra parte hizo que ETA tomara la decisión de romper el alto el fuego. En enero de 2000 acababa en Madrid con la vida de un teniente del Ejército español, Pedro Antonio Blanco, y la división entre las formaciones abertzales se agudizaba de nuevo. Los siguientes meses volvieron a resultar muy cruentos, con múltiples atentados y una ofensiva creciente por parte del Estado español, incluyendo prácticas nuevas como la ilegalización de Batasuna.

 

En realidad, ni éste ni el francés habían detenido su agresión durante el periodo de vigencia de Lizarra. Como dato revelador quedó esta vez la detención de Belén González, interlocutora de ETA, poco después de la reunión mantenida por enviados de José María Aznar y representantes de la organización en un lugar no precisado, probablemente Zurich. En estos meses siguieron adelante también los sumarios del juez Garzón y apenas hubo modificaciones en la política carcelaria, más allá del traslado a la Península de los presos políticos vascos encerrados en las islas.

 

En este periodo, como queda dicho, el Gobierno español volvió a entrevistarse con ETA, aunque fuera sólo una vez, y a hablar de política con ella según queda en evidencia en el acta de la sesión elaborado y difundido por esta organización. En vez de Vera y Eguiagaray, en la mesa estuvieron Ricardo Martí Fluxá, Francisco Javier Zarzalejos y Pedro Arriola. Anteriormente, el máximo mandatario del Gobierno del PP, José María Aznar, no sólo había autorizado públicamente estos contactos, sino que se había referido a la izquierda abertzale como «Movimiento de Liberación Nacional Vasco». Recientemente, en la Convención celebrada por el PP en Madrid, ha tratado de justificar esta posición aseverando que «sólo fuimos allí para ver si ETA se rendía», una afirmación plenamente contradictoria con las lanzadas en la mesa por Martí Fluxá, Zarzalejos y Arriola.

 

El Gobierno español intentó en este contacto consolidar el escenario de alto el fuego de ETA, pese a que lo había recibido con el calificativo de «trampa», aunque en todo momento sus interlocutores se presentaron como plenamente conscientes de que el diseño de Lizarra les dejaba fuera de juego. Quizás por ello el Ejecutivo Aznar pareció acoger el fin del proceso incluso con cierto alivio.

 

Los temores no sólo eran patrimonio estatal. En el seno del PNV se volvió a vivir con intensa preocupación el efecto de impulso que aquella tregua generaba para la izquierda abertzale, plenamente evidente en los catorce parlamentarios logrados por EH en Gasteiz en octubre de 1998. La influencia que pudo tener este miedo en la paralización paulatina de los avances pactados en Lizarra es una cuestión a discutir.

 

Conclusión

 

Con estos precedentes semifallidos, la decisión de ETA de abrir un nuevo alto el fuego contribuye a potenciar la oportunidad actual y a situarla al nivel de las de Argel y Lizarra. El dibujo de Anoeta parece refundir, además, las dos experiencias, recogiendo sus logros y tratando de superar los escollos que impidieron que cuajaran en su día. El camino quizás aparezca más despejado que nunca. A partir de hoy se podrá ver.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

GARA sacó una edición especial dos horas después

 

 

Ante la importancia para los ciudadanos de Euskal Herria del anuncio realizado ayer por ETA, GARA realizó un esfuerzo informativo excepcional. El ejemplo más destacado fue la edición especial después que este diario hizo llegar a los kioskos apenas dos horas de que se produjera la noticia.

 

 

IRUÑEA - Nada más conocer el contenido del comunicado de ETA en el que anunciaba su alto el fuego, GARA, ante la trascendencia de la noticia, realizó un excepcional esfuerzo informativo para dar a conocer a sus lectores el contenido y la trascendencia de esta declaración.

 

Así, apenas dos horas después de que se diera a conocer el comunicado de ETA a través de la página web www.euskalherria.com también fue difundido por las ediciones digitales de “Berria” y EiTB ya se encontraba en los kioskos una edición especial de GARA de 16 páginas en la que se incluía el documento de ETA, antecedentes históricos, una cronología de hechos desde la propuesta de Anoeta y análisis.

 

La edición especial se distribuyó en todos los herrialdes de Euskal Herria, y a pesar de que la tirada fue numerosa se agotó en varios puntos.

 

La expectación por esta edición especial de GARA fue enorme. Así, en el emblemático Kiosko de la Rosi de Donostia se encontraban varios fotógrafos de diferentes medios de comunicación para captar la imagen de la llegada de los ejemplares.

 

Expectación

 

La expectación por conocer detalles sobre la noticia del día también pudo medirse en las múltiples llamadas que se recibieron en las redacciones de GARA por parte de ciudadanos de fuera de Euskal Herria, especialmente desde Catalunya.

 

Para sacar adelante esta edición especial, la redacción de GARA tuvo que realizar un esfuerzo importante. A esta labor se le añadió el trabajo de los compañeros de rotativa y distribución.

 

Cuando los ejemplares que se habían distribuido en los kioskos se agotaron, se procedió a repartirlos manualmente en varios puntos de ciudades vascas. Por ejemplo, los números que se llevaron a las bocas de metro de Bilbo se agotaron en apenas una hora.

 

También tuvieron una gran acogida los ejemplares que se distribuyeron manualmente en los accesos a los campos de fútbol en los que ayer había jornada de liga: Mendizorrotza de Gasteiz, San Mamés de Bilbo y El Sadar de Iruñea, a donde acudieron aficionados guipuzcoanos a presenciar el derbi entre Osasuna y Real Sociedad.

 

La dirección de GARA se mostró muy satisfecha por la acogida que tuvo ayer la edición especial de este diario, que superó, con creces, las expectativas iniciales cuando se tomó la decisión.

 

Colaboración ciudadana

 

Para poder realizar esta tarea, GARA contó con la desinteresada ayuda de numerosos ciudadanos que contribuyeron a distribuir los ejemplares en dis- tintos puntos de Euskal Herria.

 

Asimismo, en la página web de GARA se incluyó una versión de esta edición especial en formato «PDF» para que se la pudieran descargar tanto los ciudadanos vascos que no pudieron hacerse con un ejemplar en papel en los kioskos como aquellos lectores que se encontraban ayer fuera de Euskal Herria.

 

Precisamente, la edición digital del diario GARA fue una referencia a lo largo de toda la jornada de ayer para numerosos medios de comunicación, tanto vascos como españoles o franceses y de otros países del mundo, que tomaban como base de sus informaciones lo publicado por la edición en internet de este periódico, que se aloja en la dirección www.euskalherria.com.

 

La difusión y la relevancia obtenida por las distintas ediciones de GARA durante la jornada de ayer puede compararse sin duda a la lograda durante los días que siguieron a los atentados del 11-M de Madrid, cuando este diario se convirtió también en referencia.

 

Las ediciones digitales se hicieron eco inmediato

 

A los pocos minutos de difundirse el anuncio del alto el fuego de ETA a través de las páginas web de GARA, “Berria” y EiTB, los principales medios de comunicación digitales del Estado español se hicieron eco del mismo. Páginas de diarios de Madrid como las de “El Mundo”, “La Razón”, “Abc” o “El País” colocaron inmediatamente la noticia como la más destacada de la jornada con gran alarde tipográfico. Lo mismo realizó la prensa editada en Catalunya, como “La Vanguardia”, “El Periódico de Catalunya” o el diario digital Vilaweb.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

La noticia acapara las portadas digitales

 

 

Gran Bretaña, Alemania, Italia, Portugal, Argentina, México, Estados Unidos, Brasil El comunicado de ETA tuvo un lugar destacado en ediciones digitales e informativos televisivos de todo el mundo. Muchos medios resaltan el carácter «permanente» del alto el fuego de la organización armada, a la que se refieren como «grupo separatista». También ofrecen amplios reportajes sobre la historia de ETA.

 

Las ediciones digitales de las cadenas de televisión y de los principales diarios europeos informaron en sus portadas del anuncio de la tregua de ETA y destacaron el término «permanente».

 

Así, la cadena pública británica BBC titulaba «ETA declara un alto el fuego permanente» y hacía un repaso de la historia de la organización armada. Por su parte, la cadena SkyNews daba inicio a su información con la frase «ETA declara el alto el fuego».

 

“Times” abrió la noticia con el titular «ETA pone fin a su campaña armada» y señalaba que en sus 45 años de existencia la organización, «definida como grupo terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos», causó «la muerte de más de 800 personas».

 

El diario londinense “The Independent” fue uno de los medios británicos que más espacio dedicó al tema en internet. Bajo el titular «ETA anuncia un alto el fuego ‘permanente’», el rotativo afirmaba que el anuncio «supone un repentino final a largas décadas de violencia y echa el cierre a uno de los últimos movimientos armados separatistas de Europa Occidental». “Financial Times”, uno de los diarios económicos más prestigiosos del mundo, abría su edición digital con la noticia.

 

La cadena pública italiana, RAI, destacaba también el anuncio «histórico» de ETA, a la que describía como «brazo militar del separatismo vasco». La RAI indicaba que «la tregua permanente de ETA era la condición puesta por el Gobierno de Zapatero para poder abrir un diálogo de paz».

 

«Por la via democratica»

 

Por su parte, el diario romano “La Repubblica” afirmaba en sus titulares que ETA ha optado «por la vía democrática hacia la autodeterminación», y señalaba que en su comunicado la organización ha exigido a París y Madrid que respeten «sin limitaciones» los resultados de ese «proceso democrático». El “Corriere della Sera” insistía en los mismos argumentos y ponía en cuestión la Ley de Partidos.

 

El anuncio de la tregua también fue destacado por rotativos alemanes como “Frankfurter Allegmeine Zeitung”, “Der Spiegel”, “Suddeutsche Zeitung” y “Die Welt”. En Portugal, “Jornal de Noticias” subrayaba que ETA ha instado a «Francia y España» a responder «de forma positiva a esta nueva situación dejando de lado toda la represión», mientras que “Público” titulaba «ETA anuncia un alto el fuego para ‘lanzar un proceso democrático’ en el País Vasco». Al otro lado del Atlántico, los rotativos argentinos “La Nación” y Clarín” ofrecían una amplia cobertura a la noticia.

 

El mexicano “La Jornada” daba relevancia a la fecha y titulaba «El cese el fuego de ETA, a partir del viernes 24». «Anuncia ETA cese permanente al fuego», subrayaba el también azteca “Reforma”. En Brasil, “O Globo” también habla de la tregua del «grupo separatista que aterroriza a España desde hace 38 años».

 

Lider en Estados Unidos

 

La noticia lideró las secciones de Internacional de los principales medios de comunicación de EEUU. En “The New York Times”, ETA era la segunda noticia más importante bajo el titular titulaba «Separatistas vascos declaran alto el fuego».

 

“Times” definió a la organización armada como «grupo militante separatista vasco» y recuerda que nació «durante la dictadura del general Francisco Franco». El “Washington Post” concedió a ETA un espacio destacado y cubrió la noticia a través de su corresponsal en París. Las páginas web de las principales cadenas de televisión como CNN, CBS y ABC News concedieron también a ETA un espacio prominente.

 

La atención en los medios árabes estuvo centrada en las declaraciones de Hamás y en la situación en Irak. Las dos principales cadenas, Al Yazira y Al Arabiya, no recogían la noticia en primera página, sino en otros enlaces. Agencias como la egipcia Mena o la saudí Spa publicaron pequeñas notas con el «alto el fuego».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Solana asegura que «toda Europa» apoyará a Zapatero

 

 

El primer ministro británico, Tony Blair, «aplaude el anuncio» de la organización. Todos los gobiernos de la Unión Europea expresaron ayer su satisfacción por el anuncio de ETA y su apoyo a la actitud que adopte a partir de ahora el Gobierno español. Así lo aseguró desde Bruselas Javier Solana, alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común.

 

BRUSELAS -El alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, declaró que todos los gobiernos europeos le manifestaron ayer su «satisfacción» por el anuncio de ETA y su «apoyo» al Gobierno español.

 

«He hablado prácticamente con todos los gobiernos, creo que con todos, y me han manifestado personalmente su satisfacción por la buena noticia y su apoyo a la posición que el Gobierno pueda adoptar ahora», señaló en una reunión con la prensa.

 

Solana calificó la declaración de la organización armada como una «buena noticia para todos los españoles y para todos los europeos» y dijo querer mantener «el mismo sentido de prudencia» que el mostrado a su juicio por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparecencia parlamentaria de ayer.

 

Desde Londres, el primer ministro británico celebró a través de su portavoz oficial el anuncio de la organización armada. En sus manifestaciones, el portavoz de Tony Blair señaló que el Ejecutivo «aplaude el anuncio y espera ahora que se aplique en la práctica y se cumplan los compromisos contenidos en la declaración».

 

«Apoyo externo»

 

«Corresponde enteramente al Gobierno español tomar las decisiones internas que sean necesarias sobre el inicio de conversaciones», añadió. «Una cosa que hemos aprendido en Irlanda del Norte es que podría ser útil tener apoyo externo, pero los detalles tendrían que decidirlos ambas partes sobre el terreno. Ese sería nuestro enfoque», apostilló.

 

En el Parlamento Europeo, su presidente, Josep Borrell, comenzó el pleno anunciando una noticia «que por una vez es positiva» y que es «una buena noticia para toda Europa.».

 

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, René van der Linden, afirmó que se abre «un horizonte de esperanza para todos los ciudadanos vascos, españoles y europeos. Con toda la prudencia que se impone, se trata de una muy buena noticia. Tengo la inmensa esperanza de que el anuncio de alto el fuego será confirmado por los hechos y que la paz se impondrá definitivamente», indicó. El coordinador antiterrorista de la Unión Europea, Gijs de Vries, manifestó que «el anuncio es un paso positivo en la dirección correcta. El terrorismo es incompatible con la democracia. ETA debe renunciar de forma permanente a la violencia tanto en las palabras como en los hechos».

 

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos manifestó que «cualquier paso decisivo de ETA para dejar la violencia debe ser bienvenido». El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, destacó en conferencia de prensa que su país va a estar «en contacto con el Gobierno español para conocer los detalles y el desarrollo del anuncio realizado» por la organización armada.

 

Sinn Féin habla de «oportunidad histórica»

 

BELFAST - El presidente de Sinn Féin, Gerry Adams, declaró su «bienvenida» a las noticias provenientes de Euskal Herria. El líder republicano irlandés señaló que ha mantenido encuentros «con todos los partidos políticos vascos y en particular Batasuna», y que también escribió al presidente español, Rodríguez Zapatero, con el objetivo de «promover la resolución del conflicto y ayudar en cualquier forma posible en el desarrollo de un proceso de paz».

 

A juicio de Adams, el anuncio de ETA «proporciona una oportunidad de proporciones históricas a todas las partes en conflicto. El anuncio da un gran empujón al desarrollo de un proceso de resolución del conflicto».

 

El político irlandés subrayó la importancia de que «todas las partes en conflicto se aferren a esta oportunidad y hagan todo lo que puedan para hacer del progreso político una realidad. Sinn Féin cree que la clave del progreso es un proceso de diálogo incluyente en el cual todos los participantes son tratados sobre la base de igualdad. Todas las posibilidades deben estar presentes en la agenda de discusión».

 

En este sentido, Gerry Adams consideró que «existe una responsabilidad particularmente en el Gobierno español para responder positivamente y con creatividad. El Gobierno español debe intervenir inmediatamente para parar los juicios políticos contra los líderes de Batasuna, incluyendo a Arnaldo Otegi».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

París se resiste a valorar el anuncio, pero admite «la esperanza de la paz»

 

 

DONOSTIA - Las instituciones y partidos franceses fueron bastante parcos en sus reacciones al anuncio de tregua. Así, el portavoz de la diplomacia francesa Jean-François Mattéi mostraba a mediodía de ayer su deseo «de que la paz triunfe» pero declinaba hacer ninguna valoración remitiéndose a lo manifestado por Dominique de Villepin el pasado 13 de marzo en su viaje a Madrid, donde subrayó «que no le corresponde intervenir en un problema que concierne a la soberanía española». Añadió, además que «Francia apoyaría las acciones que el gobierno español llevaría a cabo para terminar con la violencia».

 

A media tarde, fue el presidente francés Jacques Chirac quien reaccionó por fin. «Es una gran esperanza para España y para la lucha antiterrorista», indicó en un escueto comunicado. Por su parte, el servicio de prensa del primer ministro francés, Dominique de Villepin, envió a última hora una nota en la que se afirma que el anuncio del alto al fuego representa «una esperanza de que la paz pueda triunfar por fin» y añade que «Francia apoya todas las acciones que van en ese sentido». El ministro francés de Interior, Nicolás Sarkozy, se reunió además con su homólogo español, José Antonio Alonso, y calificó de «buena noticia» el alto al fuego.

 

Representantes del principal partido de la oposición se congratularon de la noticia:«Esta buena noticia, si se confirma con hechos, pondrá fin a los años negros que han dividido profundamente a la sociedad española», destacó la nota de la Secretaría Internacional del PS.

 

Más «escéptico y desconfiado» se mostró el consejero general socialista vasco Jean Espilondo que deploró que ETA no hubiera declarado el abandono de las armas, «condición sine qua non para que se pueda hablar. Si la amenaza persiste, creo que no puede negociarse nada» dijo. Consideró inaudito que «pueda hablar de paz, democracia y justicia una organización fascista y totalitaria, que asesina y extorsiona», y se mostró decepcionado aunque reconoció que «quizás es un pequeño paso aunque no es suficiente».

 

«París está implicado»

 

Su compañero de partido y también consejero general de Baiona Jerôme Aguerre fue más optimista y afirmó que «es evidente que el conflicto concierne también al estado francés» y abogó por que haga movimientos como «acercar ya a los presos».

 

En el mismo sentido, Beñat Gimenez. consejero UDF de Angelu, afirmó que «todos debemos hacer lo posible para superar el conflicto y mirar hacia el futuro, no sólo para conseguir el fin de la violencia sino la paz en Euskal Herria». Para ello, sugirió «que el conjunto de fuerzas políticas, incluidas las francesas, debatan de todo».

 

Giménez resaltó que «aunque el corazón del conflicto está situado en Euskal Herria, París no es ajeno» y puso como ejemplo su implicación en la cuestión de los presos.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Todos los ojos, en la sociedad vasca

 

 

Hay un hilo conductor entre el comunicado de ETA hecho público ayer y las principales reacciones al mismo: la apelación al papel fundamental que a partir de ahora tiene que jugar la sociedad vasca como agente activo para la resolución democrática del conflicto.

 

Se abre el tiempo de la sociedad vasca, al menos así lo expresaron ayer los principales actores políticos. Todos ellos confían en la ciudadanía para que el proceso de normalización democrática llegue a buen puerto.

 

ETA, en su comunicado, hace «un llamamiento a los ciudadanos y ciudadanas vascas para que se impliquen en este proceso y luchen por los derechos que como pueblo nos corresponden». El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la declaración realizada en el Congreso de los Diputados, quiso dejar expresa constancia de que su «confianza en la sociedad vasca como impulsora esencial para ver el fin de la violencia es una confianza plena».

 

El lehendakari Juan José Ibarretxe, en la declaración institucional efectuada por el Gobierno de Lakua, también tuvo una mención expresa a que «la sociedad tiene que sentir como propio el proceso de paz y normalización política. No lo puede contemplar sólo como ‘una cuestión de políticos’. Tenemos que participar todos y cada uno de los hombres y mujeres que aquí vivimos y trabajamos. Tenemos el derecho y el deber de hacer este camino juntos. Es verdad que la labor de los partidos políticos es insustituible, pero necesitamos la participación activa de la sociedad vasca. Es la exigencia de la sociedad la que nos ha traído hasta aquí, la que ha abierto la puerta a la esperanza y será también el empuje de la sociedad vasca la que no permita volver atrás, la que demandará alcanzar acuerdos políticos, la que exigirá avanzar, participar y decidir».

 

Por su parte, Batasuna fue concluyente al asegurar que «el pueblo vasco es el auténtico destinatario de esta iniciativa y es la sociedad vasca la que debe liderar un proceso de negociación que defina un acuerdo sobre la territorialidad y el derecho de autodeterminación. La importancia de la movilización social es fundamental».

 

Como puede comprobarse, todos los ojos están puestos en la sociedad vasca, pero es posible que no todos quieran que camine en la misma dirección. La izquierda abertzale, por ejemplo, habla del derecho de autodeterminación y la territorialidad, mientras que Rodríguez Zapatero sólo piensa en «el fin de la violencia». Por otra parte, la propia sociedad vasca es enormemente plural en sus deseos de futuro. Lo que sí cabe esperar es que esa pluralidad pueda expresarse en igualdad de condiciones y que todas las opciones políticas puedan llevarse a la práctica si obtienen el apoyo de la mayoría de esa sociedad.

 

«Nuevo periodo de lucha»

 

Está meridianamente claro que una cosa es que se abra un proceso de resolución del conflicto y otra en qué dirección se oriente finalmente en función de la correlación de fuerzas que haya en la sociedad. El Gobierno español, tanto en la negociación del Estatut de Catalunya como en las declaraciones que el propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó hace unas semanas en el Congreso de los Diputados sobre la autodeterminación, ya ha dejado claro que no es partidario de reconocer el derecho a decidir de las naciones atrapadas en el Estado español. Por ello, es evidente que quienes defienden que Euskal Herria es un pueblo y tiene derecho a decidir su futuro, habrán de ganar ese pulso político.

 

Por todo ello, no es extraño que los máximos dirigentes de la izquierda abertzale insistan una y otra vez en que «un proceso de negociación es un periodo de lucha y activar socialmente a la gente es una necesidad de primer orden antes de construir el proceso, durante el proceso y después del proceso».

 

Son palabras de Arnaldo Otegi, en una entrevista concedida a GARA una semana después del acto ante el BEC, en la que añadía que «un proceso de negociación no es un periodo de inactividad. Incluso si llegamos a un acuerdo de bases sólidas y nos sentamos en una mesa, las partes siguen cada una defendiendo su propio interés. Y, por tanto, en un proceso largo pueden intentar condicionar el resultado final. Nosotros lo tenemos claro, y por eso es importante lo que se apuntó en el BEC. Es que tiene que haber un polo que defienda los contenidos de ese proceso continuamente. Por un lado, para evitar que los estados intenten ganar en la mesa de negociación; por otro lado, para evitar que otros, como puede ser el PNV, intenten cerrar un acuerdo en falso. El término de lucha debe entenderse como de activación y movilización popular, un elemento absolutamente imprescindible para afrontar un proceso de negociación con una cierta garantía».

 

«Poner a Zapatero en el trance»

 

La necesidad de la movilización de quienes defienden que Euskal Herria tiene derecho a decidir ha sido expresada también por portavoces jeltzales como Joseba Egibar, quien señalaba recientemente que «Zapatero o el PSOE no van a ir a resolver por magnanimidad un problema histórico diciendo ‘ahí esta el pueblo vasco y tiene derecho a decidir’. El nacionalismo vasco le tiene que colocar en ese trance a Zapatero compartiendo unos mínimos». Pese a esas palabras, de momento, el PNV ha preferido quedarse al margen de los mínimos compartidos por el resto del abertzalismo, que aparecen reflejados en la convocatoria a la manifestación del próximo 1 de abril.

 

Para ese día, las fuerzas políticas y sindicales que comparten diagnóstico y tratamiento en el Acuerdo Democrático de Base han llamado a una marcha en Bilbo con el lema «Es tiempo de soluciones. Euskal Herria. Decisión. Acuerdo». La convocatoria está firmada por los partidos Batasuna,EA, Aralar,AB, Zutik y ANV, y los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE, ELB e Hiru.

 

La izquierda abertzale entiende que estas actuaciones conjuntas pueden contribuir a dibujar un «polo autodeterminista y progresista en la sociedad vasca» que puede ser como afirmaba recientemente Rafa Díez Usabiaga«un factor determinante en los próximos meses y años». Puesto que, por una parte, es una pieza clave en el proceso de resolución del conflicto como motor de una ofensiva institucional y de masas en defensa del derecho a ser y a decidir; y, por otra parte, desde una perspectiva más estratégica, de ahí puede surgir también un polo independentista y de cambio social que se configure como una alternativa al modelo político y social del PNV.

 

Mesa de partidos

 

Junto a los llamamientos a la sociedad, al menos en una parte del abanico político, el anuncio del alto el fuego de ETA ha provocado que se comience a hablar de la necesidad de poner en marcha una mesa de partidos.

 

En este sentido, llama especialmente la atención que el Gobierno de Lakua, a través del lehendakari, se adelantara ayer a «anunciar a los ciudadanos y ciudadanas vascas que he iniciado ya el contacto con los representantes de todas las fuerzas políticas vascas para valorar este nuevo escenario de esperanza y para plantearles el inicio de una fase preliminar de diálogo sin exclusiones, con el objetivo de concretar el calendario del proceso, los principios, metodología y los contenidos del diálogo, para abordar con garantías a continuación la constitución de la mesa de partidos, cuyo objetivo será alcanzar un acuerdo integrador para la normalización política que será sometido después a consulta popular».

 

Conviene recordar que Juan José Ibarretxe, hasta la fecha, había repetido en más de una ocasión que el lehendakari jugará en la constitución de la mesa el papel que acuerden los propios partidos. Por eso resulta en cierta medida sorprendente que ahora pretenda dirigir o liderar su conformación. Por otra parte, tampoco conviene olvidar que el lehendakari tiene sus propias limitaciones institucionales que le impiden tener cualquier tipo de protagonismo en cuatro de los siete territorios de esta Euskal Herria que comparte la existencia de un mismo conflicto.

 

Probablemente, en la «cocina» que se ha ido haciendo durante los últimos meses, ya se habrá avanzado algo en cuanto a calendario, metodología y los contenidos de esa mesa de partidos, por lo que la declaración de Lakua parece más un intento de obtener cierto protagonismo que una aportación real a la constitución de la mesa.

 

Esa mesa, además, habrá de convocarse al margen de las instituciones, puesto que es evidente que resulta imprescindible la participación de Batasuna. Formación que, por cierto, es preciso reiterar que continúa ilegalizada y tiene prohibido realizar todo tipo de actos políticos y cuyos dirigentes están siendo perseguidos y encarcelados por la Audiencia Nacional española.

 

A la espera del gobierno

 

ETA ya ha dado el paso que tantos le demandaban porque, según aseguraban, era imprescindible para que se dieran otro tipo de pasos. Según afirmaban recientemente fuentes del Gobierno español a través de un cauce autorizado, en la actualidad «las instituciones del Estado jueces, fiscales, policías, etc. responden a un esquema heredado de la última etapa de asesinatos de ETA, de 2000 a 2003, que dio lugar al Pacto Antiterrorista, la Ley de Partidos y la ilegalización de Batasuna». «A partir de esa decisión de ETA [alto el fuego] no sólo se abre la vía del diálogo del Gobierno con ella. También se podrían adaptar las instituciones democráticas al nuevo escenario y al nuevo clima creado». Habrá que ver si todo esto también va confirmándose, puesto que no es pequeño el andamiaje represivo que el Estado español, y también el francés, tienen que desmontar.

 

De momento, el presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, anunció ayer que se tomará su tiempo antes de activar la resolución del Congreso de los Diputados del pasado 17 de mayo y volver al Congreso para pedir su apoyo para iniciar un diálogo con ETA. No es tiempo para impaciencias, pero tampoco convendría que el Ejecutivo español pensara que con el anuncio de ETA ya ha llegado a la meta. El de ayer ha sido un «no-pistoletazo» de salida.

 

El PP empezó ayer un ligero viraje de su discurso

 

No cabía esperar que el Partido Popular hiciera una valoración positiva del comunicado de ETA, puesto que la llamada «lucha antiterrorista» es una de sus principales armas para desgastar al Gobierno del PSOE. Por lo tanto, la declaración oficial de Mariano Rajoy hecha en la sede del partido se mantuvo dentro de lo esperable, aunque la referencia a que ETA sólo hace «una pausa» resulta un tanto forzada tras el anuncio de un alto el fuego permanente. Sin embargo, por la tarde, en el Congreso de los Diputados, hizo más hincapié en la oferta de colaboración con Zapatero «si no se paga precio político». El presidente del Gobierno también estuvo más conciliador que de costumbre y tendió la mano al líder del primer partido de la oposición. Probablemente Rajoy comenzó ayer a dibujar un cierto «agiornamiento» de sus posiciones en esta materia. Algo necesario simplemente por mero instinto de supervivencia.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

EA, EB y Aralar destacan que es hora de poner en marcha la mesa de partidos

 

 

El anuncio de alto el fuego permanente fue recibido por los líderes de EA, EB y Aralar como un «paso importante» de cara al proceso de paz en Euskal Herria. En concreto, coincidieron en destacar que ya es tiempo de construir una mesa de partidos «sin excepciones». También emplazaron al Gobierno de Madrid a este respecto.

 

GASTEIZ - La presidenta de EA, Begoña Errazti, afirmó que el anuncio de alto el fuego supone «un paso de importancia hacia el proceso de paz» que puede conducir a «una mesa de partidos que aborde la raíz del conflicto político vasco», y agregó que ahora «es el momento del debate político entre los partidos, sin exclusiones y sin excusas».

 

Errazti realizó estas declaraciones en Gasteiz, tras la reunión extraordinaria que mantuvo por la tarde la Ejecutiva Nacional de su formación, y allí mostró la «satisfacción» de todos los miembros de EA porque «el trabajo que han realizado ha posibilitado que llegue este día». «Llegamos al escenario para el que hemos trabajado, a veces incluso con críticas de aquellos que no entendían o no querían entender el ejercicio de responsabilidad que estaba haciendo y continuará haciendo EA», apostilló.

 

Acompañada de la Ejecutiva Nacional al completo, Errazti indicó asimismo que «comienza una nueva etapa que queremos llevar también a buen término», por lo que dijo que «será necesario que todas las fuerzas políticas respondan a las expectativas de la sociedad vasca».

 

«Se abre una oportunidad histórica para el pueblo vasco. Queda mucho camino que recorrer, por lo que ratificamos nuestro compromiso con Euskal Herria y sus derechos como pueblo», resaltó la presidenta de EA, antes de añadir que «la reconciliación social y la profundización en el respeto mutuo nos llevará a afrontar un futuro prometedor de bienestar para nuestro pueblo en todos los ámbitos».

 

Errazti, quien agradeció además a las personas del ámbito internacional que han ayudado a este proceso, como el irlandés Alec Reid, concluyó animando a secundar la movilización del 1 de abril, pues «será una muestra del deseo del pueblo vasco de encaminarse a la paz y a la normalización política».

 

EB: «Abre la puerta»

 

El coordinador general de EB, Javier Madrazo, coincidió en que el anuncio de la organización armada es una «oportunidad histórica» para construir «un futuro de respeto y tolerancia en el que todas las personas y sensibilidades políticas tengamos reconocidos los mismos derechos», y afirmó que abre «la puerta a la esperanza, a la convivencia, a la reconciliación y a la normalización política».

 

En una rueda de prensa celebrada por la tarde en Bilbo, resaltó que la sociedad ha demandado en los últimos años a ETA «el cese de toda expresión de violencia, incluida la kale borroka y las campañas de amenaza y extorsión», así como «una apuesta sincera y definitiva por las vías exclusivamente políticas y democráticas».

 

Reivindicó la constitución de una mesa de diálogo democrático, «con presencia de todas las formaciones políticas, sin excepción», y apostó por reconocer el derecho de la sociedad vasca «a decidir su futuro, su incorporación al ordenamiento jurídico-político y su ejercicio mediante consulta popular».

 

Por ello, instó al Gobierno de Madrid a promover «con carácter urgente» una política penitenciaria que garantice el acercamiento de los presos a Euskal Herria, y emplazó a los partidos a actuar «con altura de miras» e «impulsar todas aquellas iniciativas que contribuyan a afianzar dinámicas de convivencia, reconciliación y normalización».

 

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, también mostró su «gran satisfacción» por la tregua permanente y manifestó que «el próximo paso debe ser la constitución de las mesas de partidos». Tras conocer el anuncio de ETA, y antes de que su partido remitiera un comunicado de valoración, Zabaleta señaló que el Gobierno de Rodríguez Zapatero debe tomar decisiones en política penitenciaria, en política penal y en política de gestión judicial. «Sin duda alguna debe haber un paso correlativo por parte del Estado; esperamos que ese paso sea la mesa de los partidos y su dinámica», añadió.

 

Pese a actitudes como las de UPN y PP, deseó que «vaya a ser posible que juntos hagamos esas mesas, en uno y otro ámbito autonómico».

 

«El siguiente paso, el del Gobierno» (Josep-Lluis Carod-Rovira)

 

Tras mostrar su «alegría» por lo que cree una «noticia histórica», el líder de ERC señaló que «después de que ETA ha hecho lo que tenía que hacer, ahora es el Gobierno quien tiene que dar el siguiente paso». Opinó que el alto el fuego «es una noticia largamente esperada» y dijo que «es el resultado de muchos esfuerzos» y de «muchos sacrificios personales, pero merecía la pena». «El nuevo escenario legitima la vía política para la resolución de conflictos».

 

«Que concluya con su desaparición»

 

Para Batzarre, que deseó la desaparición de ETA, es una «muy buena noticia». Dijo que «es fundamental separar la desaparición de la violencia política de ETA de los problemas políticos entre las identidades de las comunidades vasco-navarras, de las relaciones entre ellas y de la relación entre éstas y el Estado español». Dijo que el proceso que se abre debe incluir también el «reconocimiento y restitución moral de las víctimas, y el reconocimiento de los derechos».

 

«El Estado no tiene ya ninguna excusa» (ELA)

 

En una nota, indicó que «es una decisión esperada, deseada, responsable, que valoramos muy positivamente, sin ninguna reserva». A su juicio, «el Estado no tiene ya ninguna excusa para no implicarse en el proceso de paz y normalización política», por lo que le exigió «pasos concretos que muestren su compromiso con el proceso y su voluntad decidida de hacerlo irreversible». Cree a su vez que abre nuevas condiciones para aunar fuerzas por el derecho de decisión.

 

«Tienen que ponerse a trabajar» (CC.OO.)

 

Tras mostrar su satisfacción por el anuncio, en su comunicado pidió a los partidos que trabajen para «convertir esta oportunidad en algo irreversible, con el objetivo de conseguir una sociedad donde todas las ideas políticas puedan ser defendidas en igualdad de condiciones, libertad y democracia». Cree que es «una muy buena noticia que la sociedad venía demandando con contundencia» y deseó «que se convierta en breve en un cese definitivo de la violencia».

 

«Abre una puerta a la esperanza» (UGT)

 

La central opinó en su nota que «si se confirma el anuncio de tregua permanente, se abre una puerta a la esperanza hacia la paz en España». Mostró su «satisfacción» porque considera que el anuncio de ETA «atiende al clamor de todos los ciudadanos», pero advirtió que hay que mantener la «prudencia y ver la evolución de los acontecimientos». Llamó a todas las fuerzas y poderes públicos para «aunar esfuerzos en la consecución del objetivo de la paz».

 

«Que signifique un punto sin retorno» (CONFEBASK)

 

Aunque cree necesario mantener una «prudente cautela», la Confederación Empresarial Vasca manifestó su «satisfacción», confiando en que el alto el fuego suponga «un punto sin retorno, que implique el cese inmediato y definitivo de todas las formas de violencia, extorsión y amenaza». Mostró su esperanza de que «abra la puerta al proceso de paz que la sociedad vasca tanto anhela», así como su disposición a apoyar a instituciones y partidos en sus esfuerzos.

 

«Oportunidad para la convivencia» (Izaskun Bilbao)

 

Bilbao lo calificó de «buena noticia», porque, a su juicio, «abre una oportunidad para construir la convivencia». «Ahora comienza el momento para que, entre todos, mediante el respeto y el diálogo, seamos capaces de construir convivencia. Y digo todos en mayúsculas porque nadie puede quedar fuera de este recorrido», matizó. Instó, eso sí, a «tener en cuenta a todas las víctimas» para «hacer que su vida sea más fácil» y para que éstas sean «respetadas y reconocidas».

 

«La vuelta atrás es impensable» (LOKARRI)

 

Cree que la esperanza creada ahora es un hecho «sin comparación en nuestra historia reciente», que sugiere que «la vuelta atrás es impensable». En una nota señaló que «hay que aprovechar» el momento y agregó que «la clave está en actuar con realismo». «Los partidos tienen ante sí la importante tarea de empezar a trabajar para sentar las bases que permitan la convocatoria de una mesa de partidos», resaltó, y abogó por un acuerdo plural y una consulta popular.

 

«Es una verborrea engañosa»

 

Mikel Buesa tachó de «verborrea engañosa» el comunicado de ETA y pidió que no se cometa el «error de aflojar en la lucha contraterrorista», al creer que no cabe albergar «ninguna expectativa razonable de que ETA está dispuesta a abandonar el terrorismo». También indicó al Ejecutivo de Zapatero que, ante un comunicado así, «no puede aceptar que ETA sea un interlocutor político» porque eso va «contra la esencia misma del sistema democrático».

 

«Euskadi resolverá su gran reto»

 

Artur Mas indicó que «la experiencia nos demuestra que hay que ser muy cautos» con los comunicados de ETA y dijo estar «casi convencido», al margen incluso de este último, de que «Euskadi va a resolver ese gran reto por recuperar la paz». «Y con Euskadi lo vamos a resolver todos agregó, porque no olvidemos que el terrorismo nos ha afectado a todos y que en muchos pueblos de España y Cataluña también hemos sufrido sus viles consecuencias».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

«Tenemos que hacer irreversible el proceso»

 

 

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Juan José Ibarretxe compareció para dar lectura a una declaración institucional en la que expresó su alegría y la necesidad de hacer «irreversible» un proceso de paz. Como medidas concretas, se limitó a anunciar una nueva ronda con líderes políticos «sin exclusiones».

 

GASTEIZ - Esta fue la Declaración Institucional del Consejo de Gobierno de Lakua, leída por Ibarretxe tras su reunión extraordinaria.

 

«Manifestamos nuestra alegría porque ETA ha escuchado a la sociedad vasca. Deseo valorar positivamente el escenario de ilusión que ha suscitado en el seno de la sociedad vasca (...)

 

Es obligación de ETA no frustrar nunca más la ilusión de nuestro pueblo, y la de todos nosotros, partidos políticos e instituciones hacer universal e irreversible el proceso de paz (...) Todos tenemos que trabajar para abrir definitivamente la puerta de un proceso de paz que suponga el final dialogado de la violencia hasta lograr su completa desaparición. Tenemos que ser capaces de mostrar un reconocimiento sincero a todas las víctimas que siente las bases del camino para la reconciliación.

 

Como lehendakari, le he transmitido al presidente del Gobierno español mi completa disposición y la de mi Gobierno para allanar el camino del proceso de pacificación. Asimismo, le he transmitido mi compromiso para desarrollar con él un proceso de diálogo leal y sincero. Somos conscientes de que el proceso abierto será complejo y no exento de dificultades.

 

Manifiesto nuestro compromiso inequívoco con las vías exclusivamente políticas y democráticas para la solución del conflicto de naturaleza política existente en Euskal Herria (...)

 

Deseo hacer un llamamiento público a todas las fuerzas y sensibilidades políticas presentes en la sociedad vasca para que asumiendo nuestra responsabilidad, aprovechemos esta oportunidad y nos comprometamos a trabajar conjuntamente para alcanzar un acuerdo de normalización política que, posteriormente, sea ratificado mediante consulta democrática por la sociedad vasca.

 

Quiero anunciar que he iniciado ya el contacto con los representantes de todas las fuerzas políticas vascas para valorar este nuevo escenario de esperanza y plantearles el inicio de una fase preliminar de diálogo sin exclusiones con todos con el objetivo de concretar el calendario del proceso, los principios, metodología y los contenidos del diálogo para abordar con garantías a continuación la constitución de la mesa de partidos cuyo objetivo será alcanzar un acuerdo integrador para la normalización política que será sometido después a consulta popular.

 

La sociedad tiene que sentir como propio el proceso de paz y normalización política. No lo puede contemplar sólo como una cuestión de políticos. Cada uno de los hombres y mujeres que aquí vivimos y trabajamos tenemos el derecho y el deber de hacer este camino juntos. Es verdad que la labor de los partidos políticos es insustituible pero necesitamos la participación activa de la sociedad vasca.

 

Es la exigencia de la sociedad la que nos ha traído hasta aquí, y será el empuje de la sociedad vasca el que no permitirá volver atrás, la que demandará alcanzar acuerdos políticos y exigirá avanzar, participar, decidir. Ha llegado la hora de que callen definitivamente las armas y de hacer entre todos universal e irreversible la paz. Es tiempo de sentar las bases para la reconciliación en la sociedad vasca. Ha llegado el momento de trabajar desde la política para lograr un acuerdo de normalización. Es tiempo de que la sociedad pueda decidir en paz y libertad su futuro».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Rajoy no aceptará «precio político» y Sanz subraya que «no cabe dialogar»

 

 

En una declaración leída en la sede del PP en Madrid, Mariano Rajoy manifestó que su partido «sigue estando dispuesto a colaborar con el Gobierno para derrotar al terrorismo en el marco del Pacto Antiterrorista para que no pague ningún precio político, algo que no desea ninguno de nuestros compatriotas». Por su parte, el Gobierno navarro insistió en que «la voluntad de los ciudadanos no puede ser suplantada» y Sanz rechazó incluso cualquier diálogo.

 

MADRID - En su comparecencia en la que fijó la posición del PP y no admitió preguntas, Mariano Rajoy afirmó que su partido «está dispuesto» a apoyar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero sólo «para que no pague ningún precio político, algo que no desea ninguno de nuestros compatriotas, y para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sigan trabajando y cumpliendo su obligación como es propio del Estado de Derecho». Subrayó que el PP «sigue estando dispuesto a colaborar con el Gobierno para derrotar al terrorismo en el marco del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo».

 

Al inicio de su intervención, manifestó que «el único comunicado de verdad importante que podía transmitir la organización terrorista ETA al conjunto de la sociedad española era el anuncio de su disolución y el fin de sus actividades criminales. Es lo que pienso desde hace muchos años. Eso es lo importante y no se ha producido».

 

«Por cuarta vez en los últimos años, se nos anuncia un alto el fuego, después de que hace dos años se nos anunciara una tregua en Catalunya y, poco tiempo después, una tregua que sólo afectaba a políticos, es decir a cargos electos», prosiguió.

 

Según dijo en la declaración leída sobre las 14.20, el alto el fuego permanente decretado por ETA «es una pausa y no una renuncia a la actividad criminal. Supone reafirmar su voluntad de seguir existiendo, no se arrepiente de nada y no pide perdón a las víctimas».

 

«Los mismos objetivos»

 

Sobre el contenido del comunicado, Rajoy declaró que «de nuevo, nos dicen que el objetivo es iniciar un proceso que conduzca al objetivo de siempre, que es el derecho de autodeterminación y nos impone las condiciones de siempre».

 

«En estas circunstancias destacó: quiero reafirmar lo que hemos dicho a lo largo de estos años. No se puede pagar un precio político para el cese de una actividad terrorista porque eso supondría convertir al terrorismo en un instrumento para hacer política y los terroristas habrían ganado y conseguido, treinta años después, los objetivos en base a los cuales y por los cuales asesinaron a muchísimas personas en el País Vasco y en el conjunto de España», concluyó.

 

Por último, remarcó que «el Estado de Derecho debe seguir cumpliendo sus obligaciones, tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como el Poder Judicial y la Administración Penitenciaria».

 

Sanz: «Estaré muy presente»

 

Desde Lisboa, el presidente navarro Miguel Sanz afirmó que «bajo ningún concepto se debe dialogar. Sin un abandono de las armas no se puede iniciar un proceso de diálogo y menos si hay que hacer cesiones políticas». Aseguró que estará «muy presente» en el proceso y que «nunca permitirán que la voluntad de los navarros sea suplantada por ningún proceso de paz ni negociación que implique cesiones políticas y que lleven a lograr esa entelequia de un país llamado Euskal Herria que sólo figura en sus mentes».

 

«El simbolismo más importante que marcará un antes y después en este proceso será cuando quienes necesitamos llevar escolta dejemos de llevarla», consideró.

 

Si esto lo decía Miguel Sanz al mediodía en los actos del quinto centenario de Francisco de Xabier en Lisboa, por la tarde el vicepresidente. Francisco Iribarren leyó una declaración oficial del Gobierno de Navarra, que se reunió en sesión extraordinaria, con un tono más optimista.

 

En el texto, compuesto de cuatro puntos, expresa su «esperanza» de que el alto el fuego «se convierta inmediatamente en una auténtica renuncia de todo tipo de violencia y extorsión», al tiempo que exige «la disolución» de ETA y «el abandono definitivo de las armas».

 

También pide a la ciudadanía «prudencia» y muestra «su compromiso de respeto a sus decisiones así como de apoyo a las víctimas del terrorismo». Añade que el anuncio de ETA «es un logro del talante democrático de los ciudadanos».

 

El tercer punto de la declaración reproduce las palabras pronunciadas por Sanz en Portugal en el sentido de que «el Gobierno nunca permitirá que la voluntad de los navarros sea suplantada por ningún tipo de negociación que implique precios políticos y exige que Navarra no pueda ser utilizada como moneda de cambio».

 

En el último, hace un llamamiento a la «unidad de todos los partidos políticos democráticos, en el convencimiento de que deben ser las instituciones los órganos competentes para el debate de cuantas iniciativas puedan surgir como consecuencia del anuncio de ETA».

 

La AVT trata de restar peso a la iniciativa

 

MADRID - Para la AVT, la decisión de ETA «está condicionada al logro de sus reivindicaciones». Expresó además su «temor a que suponga una relajación de la presión judicial». En declaraciones a Efe, su presidente, Francisco José Alcaraz, pidió «muchísima prudencia». En su opinión, se trata sólo de «un parón, que lógicamente va un poco condicionado a que se ceda a su reivindicación de autodeterminación; sigue reclamando lo que ha reclamado siempre».

 

Incidió en que «teme a que se reduzca esa presión» tras las declaraciones realizadas ayer por el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, que dijo que el Ministerio Público pedirá a los jueces que «valoren la incidencia que puede tener la nueva situación».

 

«El Gobierno debe decir qué está dispuesto a pagar a ETA para que mantenga esta tregua», resaltó Alcaraz.

 

Por su parte, la presidenta de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Pilar Manjón, manifestó que su grupo ha recibido con «inmensa alegría» la noticia del alto el fuego de ETA y señaló que «deseamos de corazón que la paz se consiga».

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Zapatero: «La legalidad debe dar empuje definitivo al fin de la violencia»

 

 

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, eligió los pasillos del Congreso para realizar su declaración ante el alto al fuego de ETA y se comprometió a trabajar para lograr la unidad de todas las fuerzas políticas a la hora de abordar la nueva situación. Remarcó la importancia de la sociedad vasca en el proceso y matizó que es la legalidad quien debe dar el empuje definitivo «al fin de la violencia».

 

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó una rueda de prensa a las 16.30 en los pasillos del Congreso y se dirigió a la sociedad española para expresar «como he hecho hace un momento en el Hemiciclo, al conjunto de las fuerzas políticas, que el Gobierno va a abordar la nueva situación con prudencia, con calma, sabiendo que después de tantos años de sufrimiento estaremos ante un camino que será duro, difícil y largo».

 

«Un camino que tenemos que recorrer todas las fuerzas políticas democráticas juntas; que mi propósito y mi compromiso es lograr esa unidad de todos partidos para que este camino concluya con el deseo mayoritario de todos los españoles que es el fin de la violencia», subrayó Zapatero para añadir que «en ese camino, siempre estará presente en mi espíritu y en mi ánimo la memoria de las víctimas y el esfuerzo de todas las personas que han trabajado y trabajan para garantizar nuestra libertad y nuestra seguridad».

 

En su declaración, el presidente español quiso «trasladar también, de manera singular, un llamamiento a la sociedad vasca, a la sociedad que más directamente ha sufrido el dolor y el horror, para trasladarles un mensaje de confianza, de responsabilidad; mi confianza en la sociedad vasca como impulsora esencial para ver el fin de la violencia es una confianza plena».

 

Además, manifestó que «en ese proceso que tenemos por delante iré con calma, con prudencia, cubriendo cada etapa y cada paso con el máximo concurso de las fuerzas políticas y, por supuesto, siempre en el ámbito de lo que es la democracia y la legalidad, que es en definitiva quien tiene que dar el empuje definitivo al fin de la violencia», concluyó.

 

En respuesta a preguntas de los periodistas, Zapatero aseguró que «podríamos estar ante el principio del fin, como dije hace una semana. También dije que sería duro y difícil. Todos los españoles pueden entender esta afirmación después de más de 30 años de horror y de terror. Por ello, la democracia siempre sabe resolver hasta los problemas mas difíciles y éste ­añadió- es sin duda uno de los problemas más difíciles con los que se ha enfrentado y se puede enfrentar una democracia y, desde luego, con que se ha enfrentado la democracia española».

 

Trabajo en común

 

Zapatero subrayó la importancia del trabajo en común entre partidos. «El fin de la violencia tendrá el camino de la unidad de los partidos, de la democracia, y de la ley», remarcó, y además afirmó que «confío plenamente en que ese apoyo se va a producir. Igual que hemos actuado hasta aquí, con la prudencia suficiente, actuaremos con la misma prudencia para llegar al punto final», apuntó.

 

En relación a la resolución que se aprobó en el Congreso español en relación a un diálogo del Gobierno español con ETA, Zapatero advirtió que «me tomaré mi tiempo para contrastarla. Creo que es esencial para caminar con certidumbre, con seguridad, con responsabilidad. Y, por supuesto, hasta que comparezca en la Cámara, si se dan las condiciones para ello, contaré con las fuerzas políticas y, de manera muy singular, con el principal partido de la oposición», señaló.

 

El presidente español se refirió también a un trabajo en común con el PP. «Mi predisposición es de máxima confianza en el señor Rajoy, en el PP, para esa tarea común. Sabiendo que estamos entre demócratas, sé que podemos caminar con tranquilidad y de la manera más unida posible», afirmó.

 

Zapatero había realizado declaraciones similares durante su intervención en la sesión de control del Congreso español, media hora antes. En respuesta a una pregunta de Mariano Rajoy, afirmó que «si estamos ante una cuestión de Estado, como creo, el Gobierno hará todo lo que pueda para que esta cuestión la abordemos entre todos. Muy especialmente con el PP; lo necesita la democracia»

 

«En los últimos tiempos reconoció: nos han separado muchas cosas pero tengo el convencimiento de que desean, igual que todos los españoles, el fin de la violencia. Y lo desean hacer a través de la democracia, la legalidad, la sensatez. Tengo confianza en ustedes, que han luchado mucho por el fin del terrorismo», insistió.

 

Por su parte, la vicepresidente, María Teresa Fernández de la Vega, tras conocer la noticia, indicó que el Ejecutivo español «será ahora más prudente que nunca». -

 

Patxi López pide a los partidos «que estén a la altura»

 

El secretario general del PSE, Patxi López, valoró de modo positivo el anuncio del alto al fuego de ETA aunque consideró que «hay que acogerla con prudencia y responsabilidad». En una rueda de prensa ofrecida a las 18.00 en la sede de Bilbo, el líder del PSE dio lectura a un comunicado aprobado por la Comisión Ejecutiva durante una reunión extraordinaria y afirmó que «parece que podemos acercarnos a un tiempo de paz». Patxi López llamó a todos los partidos políticos «a estar a la altura de las circunstancias, sin excepción ni fisuras» para «no defraudar las expectativas de la sociedad». «La paz y la libertad nos concierne a todos», añade el comunicado.

 

Rubalcaba propone «cautela» y «unidad»

 

Antes de que el presidente español realizara la declaración oficial, el portavoz del PSOE en el Congreso español, Alfredo Pérez Rubalcaba, leyó un breve comunicado a mediodía en la Cámara, poco después de conocerse el comunicado de ETA anunciando un alto el fuego permanente. Aunque lo calificó de «buena noticia», Rubalcaba aconsejó «cautela a la espera de que los hechos acompañen a las palabras» y pidió «más que nunca, unidad entre los demócratas». Así, afirmó que el PSOE «valora positivamente el comunicado de alto el fuego permanente anunciado por ETA y considera que constituye una buena noticia para todos que hoy por ayer podamos vislumbrar un horizonte en el que la violencia terrorista desaparezca definitivamente de Euskadi y de España».

 

Consideró que «es un momento para ser cautos y serenos y para recordar a las víctimas, a la espera de que las palabras vengan seguidas de los hechos que tanto tiempo hemos anhelado». «Pero es también un momento para la esperanza y para la unidad, más que nunca, de todas las fuerzas democráticas», concluyó Rubalcaba, que estuvo acompañado de Diego López Garrido y Carme Chacón, ambos miembros también de la Ejecutiva Federal del PSOE.

 

 

Texto publicado en el diario GARA el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com