El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

LA RAZON en la diana: el 'alto el fuego' negociado sin entrega de armas ni definitivo

Por Narrador - 5 de Abril, 2006, 4:04, Categoría: General

 

Ni cese definitivo, ni entrega de las armas

 

 

ETA anunció ayer un «alto el fuego permanente» que puede romper cuando le convenga

 

Madrid- Ni cese definitivo de las actividades criminales ni entrega de las armas. ETA anunció ayer un «alto el fuego permanente» que, según subrayan expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN, puede romper cuando le convenga. Tampoco hay referencias en el comunicado a que vaya a abandonar la extorsión del llamado «impuesto revolucionario» ni el vandalismo callejero.

 

No se dan, por lo tanto, las condiciones incluidas en la moción aprobada el 17 de mayo del año pasado por el Congreso de los Diputados para un final dialogado de la violencia: clara voluntad de poner fin a la misma y actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, todo ello dentro de la exigencia a la banda de que se disuelva y deponga las armas.

 

Un grave error. «El mayor error en estos momentos -subrayan los expertos- sería que, sólo con este comunicado, el presidente del Gobierno acudiera al Parlamento a pedir permiso para negociar. Sería dar un triunfo a la banda cuando no ha anunciado su disolución, sino que se constituye como garante del “proceso”, y mantiene sus amenazas».

 

ETA ha tomado una vez más la iniciativa y ha puesto el balón en el tejado del Ejecutivo, del que espera que dé un paso que le permitiría alcanzar un protagonismo extraordinario de consecuencias políticas imprevisibles y en detrimento de partidos como el PNV, cuyas actuaciones se mueven dentro de las reglas de la democracia parlamentaria, agregaron.

 

Nuevo comunicado. Horas después, en un segundo comunicado, la banda insistía en su exigencia de anexionar Navarra al País Vasco y así superar el «actual marco de negación, partición e imposición». Asimismo, precisa que es imprescindible «pasar de las palabras a los hechos» y «tomar decisiones de calado».

 

Sea como fuere, el anuncio de alto el fuego de ETA, por experiencias similares habidas en el pasado, genera una gran desconfianza. Además, en este caso podría tratarse de un «movimiento táctico» para tratar de frenar los dos grandes problemas con los que se enfrenta en estos momentos: la presión de sus presos, que, tal y como adelantó este periódico, exigen una «solución» antes de cualquier negociación, y los procesos judiciales en marcha contra dirigentes del entorno de la organización criminal. No deja de llamar la atención que el alto el fuego comience, precisamente, el día en que está citado a declarar el portavoz batasuno Arnaldo Otegi.

 

Represión. La presión de los presos y los procesos judiciales están, de hecho, presentes en el comunicado, ya que ETA pide a España y Francia que «dejen de un lado la represión». Los terroristas, según las citadas fuentes, esperan que el Gobierno cambie, en el menor tiempo posible, su política penitenciaria y se produzcan acercamientos a prisiones del País Vasco y excarcelaciones de presos. Asimismo, confía en neutralizar unos procesos judiciales que ya no tendrían sentido debido a que «la banda ha traído la paz», extremo absolutamente falso.

 

A diferencia de otros comunicados de tregua o alto el fuego, los terroristas no hacen referencia a que mantendrán las «labores de aprovisionamiento» (extorsión a empresarios y robos de material) ni que se reservan el responder con las armas a eventuales enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad, pero es algo que se da por supuesto, ya que no han anunciado el cese definitivo de actividades.

 

Otro asunto al que habrá que prestar atención es el del terrorismo callejero. En este sentido, se recuerda que durante 1999, año en que la banda terrorista mantuvo un «alto el fuego», estas actividades criminales aumentaron casi un 90 por 100 con respecto al año anterior. Los pistoleros trataban de suplir la falta de atentados con este tipo de amenazas contra la población.

 

En uno de los últimos documentos en los que ETA ha abordado el asunto del «cese y alto el fuego de las acciones armadas», el «Zutabe» número 100, decía textualmente que este tipo de medidas son un «instrumento político y militar que tiene la organización [ETA] para utilizar a su antojo. Siempre como impulsor, ayuda o consecuencia de un proceso (...), su utilización ha de ser muy cuidada ya que, hasta el momento, ha señalado los momentos más importantes del proceso de liberación». Es decir, que el alto el fuego es un arma más en las manos de los terroristas, y éstos lo utilizan en función de sus conveniencias.

 

El comunicado incide, sin citarla expresamente, en la conocida exigencia de ETA de autodeterminación (independencia), aunque en este caso lo disfraza de ámbito vasco de decisión. Los terroristas -que vuelven a utilizar expresiones como «proceso democrático», los «ciudadanos deben tener la palabra», etcétera- indican que España y Francia tienen que aceptar sin rechistar, «sin ningún tipo de limitaciones», sin posibilidad de modificaciones ni de negociar, lo que decidan los vascos en ese proceso. Que se produciría sin que la banda haya desaparecido, sin la entrega de las armas y, por lo tanto, con la amenaza latente de los terroristas, que se constituyen en auténticos «gendarmes» del «proceso».

 

La banda terrorista puede, como ya hizo en los años 1998 y 1999, durante la «interrupción indefinida y total de las acciones armadas» (así se llamó entonces al alto el fuego), aprovechar para reorganizar sus estructuras y formar nuevos «comandos» dispuestos a intervenir si las condiciones del «proceso» requieren, en opinión de los cabecillas terroristas, volver a cometer atentados. Durante este alto el fuego, la organización formó una veintena de células criminales, algunas de las cuales entraron en territorio español cuando todavía estaba vigente la «interrupción total y definitiva» de las acciones armadas.

 

 

Una información de J. M. Zuloaga y R. L. Vargas publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

El Gobierno logra un «alto el fuego» tras 20 meses de contactos con el entorno de ETA

 

 

Un negociador de la absoluta confianza de Zapatero dialoga con la cúpula etarra desde finales de 2005

 

Madrid - Atrás quedó la imagen de José Luis Rodríguez Zapatero, líder por entonces de la oposición, junto con el lendakari Juan José Ibarretxe, encabezando una manifestación contra ETA en Bilbao. Ya nadie recuerda aquella breve conversación que mantuvieron ambos dirigentes, en la que Ibarretxe le pidió al secretario general socialista que se implicara en el denominado «proceso de paz». En ese instante el ahora presidente del Gobierno dio una larga cambiada, pero el reclamo del lendakari no cayó en saco roto. La primera medida que adoptó Zapatero fue promover la sustitución de Nicolás Redondo al frente del PSE en mayo de 2002 por Patxi López, más afín a las tesis del jefe del Ejecutivo de negociar con la banda etarra.

 

El recién nombrado secretario general del PSE inició los contactos con el aún parlamentario Arnaldo Otegi, quien recurrió no sólo a Patxi López, sino también al todavía presidente del PP en el País Vasco, Jaime Mayor Oreja. Desde ese momento, el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, se puso mano a la obra.

 

Mientras López mantenía reuniones «semiclandestinas» con los dirigentes batasunos en el Parlamento vasco, Eguiguren abordaba abiertamente la posibilidad de que ETA entragara las armas con su amigo Iñigo Iruin, abogado de Batasuna en el proceso de su ilegalización en 2003 y defensor de presos etarras. Estos encuentros propiciaron que entre finales de 2003 y el primer semestre de 2004 destacados líderes del socialismo vasco se entrevistaran con Josu Ternera, dirigente de ETA a quien se atribuye la redacción del documento de Anoeta de Batasuna del 14 de noviembre de 2004, en el que se apuesta por la negociación con el Gobierno.

 

Otras fuentes incluso aseguran que en 2004 un emisario de Jesús Eguiguren se reunió con Mikel Antza semanas antes de ser detenido en Francia. Estas fuentes no descartan que Antza, que cumple condena en el país vecino, haya tenido, junto con Ternera, un papel destacado en todo este proceso, que desembocó ayer en el «alto el fuego permanente» decretado por ETA.

 

Emisarios. Cuando Zapatero se convirtió en el inquilino de La Moncloa en abril de 2004, los socialistas vascos le habían allanado ya el camino para una negociación con ETA. De hecho, momentos antes del verano de ese año, el jefe del Gobierno encargó discretamente a distintas personas contactar con la cúpula etarra, amén del canal abierto por los socialistas vascos. El presidente quería conocer de primera mano el ánimo de la cúpula etarra antes de acudir al Congreso de los Diputados y algunos de estos contactos se vieron interrumpidos por filtraciones interesadas en algunos confidenciales de internet. Otros no llegaron a buen puerto. Y a otros, como el abierto por la comunidad de San Egidio, les ocurrió como al Guadiana. En algunos momentos perdieron la comunicación con la banda.

 

Después del verano de 2004, el entorno de ETA remitió a La Moncloa dos cartas, en las que se mostraba partidaria de abrir una negociación para sondear las posibilidades de entregar las armas definitivamente. La recepción de estas dos misivas fue desmentida por la vicepresidenta primera del Gobierno en enero de 2005. Sin embargo, tres meses más tarde Teresa Fernández de la Vega confirmó la noticia.

 

Momentos antes de que el presidente del Ejecutivo impulsara en mayo de 2005 en el Congreso de los Diputados una resolución a favor de explorar la posibilidad de acabar con la organización terrorista, Íñigo Iruin hizo llegar a La Moncloa el mensaje de que la banda estaba dispuesta a entregar las armas. «Esta vez va en serio», transmitió a Zapatero el abogado a través de un tercero.

 

Entonces, el presidente acudió al Congreso consciente de que soplaban vientos favorables a la causa. Después de conseguir la resolución del Parlamento, aprobada por unanimidad por todo el arco parlamentario, salvo el PP, Zapatero encargó a una persona de su absoluta confianza entablar negociaciones con ETA.

 

Desde septiembre del año pasado hasta febrero pasado esta persona ha mantenido contactos con Josu Ternera, uno de los jefes de ETA, según Interior, en el Caribe, aseguran fuentes solventes a LA RAZÓN. Aunque otras sitúan estas entrevistas en Suiza. Paralelamente, la comunidad de San Egidio ha seguido en la brecha y ha contactado en reiteradas ocasiones con los dirigentes de ETA, entre los que siempre figura el nombre de Ternera.

 

No obstante, el peso de la negociación con la banda terrorista lo ha llevado en todo momento la persona de confianza de Zapatero. Después de 20 meses de tomar el pulso al entorno de ETA, el Gobierno, por fin, logró ayer un «alto el fuego permanente». Fuentes gubernamentales dejaron meridianamente claro que no es lo mismo una tregua permanente que un «alto el fuego», terminología que en su día utilizó el IRA cuando comenzó sus negociaciones con el Ejecutivo británico.

 

A partir de ahora quedan varias incógnitas por despejar en este proceso, que «a nadie se le oculta largo y difícil, en el que no se descarta que puedan producirse avances significativos y retrocesos espectaculares, con algún atentado», aseguran fuentes del Ejecutivo. El primer interrogante que dejará de ser tal en los próximos días es cuándo acudirá Zapatero al Congreso para pedir su autorización para abrir una negociación formal con ETA.

 

Acercamiento de presos. Los siguientes interrogantes se irán despejando con el paso de los meses. Uno de los más importantes es el momento que eligirá el presidente para comenzar a acercar a los presos a las cárceles limítrofes con el País Vasco. En estos momentos, la población reclusa etarra asciende a unos 700 presos en España y unos 200 en Francia. Desde finales de 2005, la directora de Instituciones Penitenciarias tiene todo preparado para aproximarlos. En principio, y según evolucionen las negociaciones, se acercará al grupo constituido por los «blandos», los partidarios del diálogo con el Gobierno. Más tarde, a los «neutros». Y por último, a los duros, aquellos que celebran los atentados de la banda con champán. El presidente dejará para la siguiente legislatura una amnistía progresiva siempre que ETA no vuelva a las andadas.

 

Mientras, Batasuna podrá concurrir a los comicios municipales. Eso sí, bajo otras siglas. Y si la hoja de ruta de Zapatero se cumple también podrá presentarse a las generales de 2008 y, por supuesto, a las autonómicas del País Vasco del año siguiente.

 

Alrededor de las doce de la mañana de ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, despachaba con el recién nombrado consejero del Banco de España y hasta ahora secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Una llamada de alerta del CNI, quien informó al jefe del Ejecutivo del comunicado de ETA, puso fin a la conversación. En ese momento, el presidente, conocedor desde hace semanas de que el «alto el fuego» estaba al caer, mostró su «prudente» satisfacción. Lo primero que hizo fue intentar contactar con el dirigente del PP. Sin embargo, en ese instante no obtuvo respuesta al otro hilo del teléfono. Mientras una llamada del lendakari Juan José Ibarretxe se coló por medio sin ningún éxito. Después de comprobar que, efectivamente, Mariano Rajoy no contestaba, Zapatero devolvió la llamada a Ibarretxe, que en ese momento departía con el presidente de CiU, Artur Mas. El lendakari vasco conoció la noticia por su jefe de prensa, que alertado por ETB, la televisión autonómica vasca, interrumpió la entrevista que mantenía con Mas.

 

Al conocer la inminencia de la publicidad del comunicado de ETA, Ibarretxe telefoneó a Zapatero, que abrirá una ronda de contactos con todos los dirigentes políticos antes de acudir al Congreso a solicitar su autorización para negociar con la banda terrorista. El jefe del Ejecutivo ayer por la mañana fue informado también de que hoy ETA hará público un segundo comunicado.

 

 

Una información de Inmaculada G. de Molina publicada en el diario LA RAZON el jueves 23 de marzo de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente el texto.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com