El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

14 de Agosto, 2006

Batasuna toma la calle para preguntar «a qué juega» el PSOE

Por Narrador - 14 de Agosto, 2006, 6:21, Categoría: General

La cúpula de la formación ilegalizada y el ex dirigente etarra «Antxon» secundan una marcha sin los símbolos prohibidos por Baltasar Garzón

 

San Sebastián - Ni una sola pancarta referente a Batasuna, ni un cartel de acercamiento de presos, tan habitual en estas protestas, ni una referencia a ETA. Los convocantes de la manifestación que ayer discurrió por las calles de San Sebastián cumplieron escrupulosamente con las condiciones impuestas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Pero eso no evitó que la cúpula de la formación ilegalizada y algún histórico de ETA participaran en la marcha bajo el lema «Euskal Herria tiene la palabra y la decisión». Arnaldo Otegi, Pernando Barrena, Anjel Mari Elkano, Haizpea Abrisketa, Rufi Etxeberria y Joseba Permach se unieron a la protesta junto a Rafa Díaz Usabiaga, secretario general del sindicato LAB, y el ex dirigente de la banda terrorista Eugenio Etxebeste «Antxon».

 

Aunque evitaron la cabecera de la manifestación, los dirigentes batasunos aprovecharon el momento para lanzar una serie de advertencias al PSOE. Antes de que diera comienzo la protesta, convocada por la ciudadana María Jesús Aguirre, Joseba Permach tuvo unos minutos para, desde los micrófonos de los periodistas acreditados, denunciar lo que a su juicio es una «gravísima actuación» del PSOE en el actual momento político. El dirigente abertzale acusó a los socialistas de «dar la espalda a las posibilidades que hay abiertas para la solución democrática del conflicto». Según su visión, el Gobierno no ha respondido «de manera positiva» al emplazamiento de la izquierda abertzale y aseguró que, por el contrario, «lo está haciendo de manera negativa».

 

A su entender, «para sacar adelante el proceso es absolutamente necesario el respeto a todas las partes, cosa que no está ocurriendo en estos momentos», por lo que instó al Partido Socialista a explicar a la opinión pública «a qué está jugando y cómo es capaz de mantener una actitud de irresponsabilidad política como la que está teniendo en estos momentos». Como colofón, el dirigente abertzale señaló que «es fundamental subrayar la participación popular, la participación social, en el proceso, de la misma manera que en el día de hoy es importantísimo animar a los ciudadanos y ciudadanas a que tomen el relevo y a que sean capaces de estar en la calle reivindicando los derechos democráticos de Euskal Herria».

 

Gritos contra la Policía. A las seis menos cuarto de la tarde, la Policía autonómica vasca abrió el cordón que había colocado a la espera de las órdenes de sus superiores para permitir que arrancara la protesta. Estas precauciones de los agentes levantaron entre los manifestantes las primeras protestas, momento en el que se elevó la tensión y los participantes en la marcha corearon gritos como «Independentzia», «Euskal Presoak, Euskal Herrira» (Presos vascos a Euskal Herria), «Zuek ere txakurrak zarete» (Vosotros sois también perros) o «Alde Hemendik» (Fuera de aquí). Los convocantes, conscientes de la advertencia del juez Baltasar Garzón, apaciguaron a los más tensos, mantuvieron las formas y no se salieron de un guión claramente marcado por las declaraciones de los líderes batasunos y el perfil «bajo» de la protesta. Durante todo el recorrido, que se prolongó cuarenta minutos, los congregados corearon lemas en favor de la independencia y de los presos y frases como «Amnistiarik gabe, bakerik ez» (Sin amnistía no hay paz).

 

Terminada la marcha, uno de los convocantes tomó la palabra para agradecer la presencia de todos. En su intervención afirmó que «una vez más y haciendo frente a todas las agresiones, miles de ciudadanos hemos estado en la calle y estamos seguros de que seguiremos estando en la calle en defensa de las soluciones, la democracia y de Euskal Herria» e insistió en que seguirán estando «para hacer desaparecer de una vez para siempre todas las agresiones e imposiciones que padecemos». «No queremos seguir por el camino de la negación y las agresiones que nos ofrecen el Estado español y francés», señaló, para añadir que los ciudadanos quieren «abrir un nuevo camino para Euskal Herria, donde transiten todas las ideologías y donde se circule en base a la libre decisión de la ciudadanía y donde no haya ninguna señal de stop».

 

Los mismos ritmos. Terminada la concentración, el dirigente del PSE Miguel Buen respondió a las declaraciones de Joseba Permach asegurando que las críticas de Batasuna a la gestión del PSOE evidencian que su discurso está «fuera de toda realidad» y añadió que, a pesar de sus emplazamientos, los socialistas no van a «variar sus ritmos».

 

El líder de los socialistas guipuzcoanos afirmó que el PSOE tomó la decisión hace «muchísimo tiempo» de hacer «todo lo que estuviese en su mano, dentro del Estado de Derecho, para que desaparezca totalmente la acción del terrorismo» y añadió que esta postura se ha plasmado a través de las decisiones del presidente del Gobierno.

 

 

Las banderas de Palestina y Líbano se unen a la causa abertzale

 

San Sebastián - A las siete de la tarde, el artillero mayor, vestido con traje napoleónico, prendía fuego a la mecha del cañón de dos siglos, cuyo disparo da inicio a la semana grande de San Sebastián, y el pueblo estalló de alegría. Minutos antes concluía, a pocos metros, la manifestación convocada por el entorno abertzale bajo el lema «Euskal Herria tiene la palabra y la decisión». Una marcha que había generado toda clase de polémicas, que se había prohibido en un primer instante y que fue reconvocada por otro particular, logrando burlar así las trabas de la Justicia, pero con una condición: nada de pancartas relativas a Batasuna ni a ETA. Los convocantes, conscientes de que incumplir esa orden podía acarrear consecuencias fatales, se cuidaron muy mucho de que ningún espontáneo se lanzara a la arena con nada prohibido.

 

Pero, visto lo visto, la marcha andaba un poco falta de «colorido», así que los organizadores decidieron abrir la protesta con seis jóvenes vestidos con los trajes tradicionales vascos. En sus manos, una ikurriña escoltada por una bandera del Líbano y otra palestina.

 

Tras ellas, la pancarta con el lema antes citado, portada por el grupo de ciudadanos convocantes y después, los convocados. Ni una pancarta de las de siempre, ni un cartel sospechoso de ser atacado por el juez Garzón, ni nada de nada. Un mar de ikurriñas, cientos de ellas, salpicadas a veces por banderas con el «Arrano beltza», el águila negra sobre un fondo amarillo empleado habitualmente por la izquierda abertzale pero que no se corresponde con ninguna organización concreta.

 

El buen tiempo y la cercanía con el tradicional cañonazo que da inicio a las fiestas animó a muchos a acercarse a la protesta, calificada por los organizadores como una de las más multitudinarias, aunque sea una apreciación bastante alejada de la realidad.

 

Sin los carteles de siempre, los manifestantes recurrieron a los gritos para reclamar lo habitual: el acercamiento de presos de ETA, la amnistía, los insultos a la Ertzaintza y la independencia.

   

Una información de S. Aguirre publicada en el diario LA RAZON el lunes 14 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com