El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Siete tiros de ETA: EL PAIS

Por Narrador - 25 de Septiembre, 2006, 6:00, Categoría: General

Zapatero promete "firmeza" ante las amenazas de tres pistoleros de ETA

Madrid / Barcelona - Tres encapuchados leyeron el sábado por la tarde un comunicado en un acto público en Oiartzun (Guipúzcoa), con motivo del Gudari Eguna [día del soldado vasco], en el que expresaron el compromiso de ETA de "seguir luchando firmemente con las armas en la mano hasta conseguir la independencia y el socialismo en Euskal Herria". Horas después, en la noche del sábado, se produjeron nuevos ataques de kale borroka.

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, respondió ayer, ante este desafío al proceso de paz, en un acto público en Gavà (Barcelona), que "las expectativas del fin de la violencia exigen firmeza, reglas de juego claras y colaboración de todos". Luego, precisó que las reglas de juego "están claras: la legalidad y paz, lo que significa la ausencia de todo tipo de violencia y de cualquier manifestación de violencia". Zapatero se dirigió a los dirigentes de Batasuna para reclamarles que "hagan política y nada más que política".

El texto del comunicado leído por los encapuchados el sábado se conoció ayer a través del diario Gara, próximo a la izquierda abertzale, que lo publicó sin gran relieve, en una página par y por abajo, en euskera, lo que contrasta con el tratamiento que da a los comunicados oficiales de ETA.

No obstante, el Gobierno no quiso minimizar el texto leído por los encapuchados. "Es otro gesto en la estrategia de tensión" que ETA viene protagonizando desde su comunicado del pasado 18 de agosto, en el que acusaron al Gobierno de relegar el contenido político del proceso y calificaron la situación de "grave", según señalaron ayer fuentes gubernamentales.

Las mismas fuentes, al igual que hizo Zapatero en Gavà (Barcelona), sitúan estos graves incidentes en las previsiones de un "proceso largo, duro y difícil". Pero evitaron cualquier sombra de alarma sobre el riesgo de un final del alto el fuego de ETA.

Condicionar el proceso

El Gobierno inscribe el comunicado del sábado en la estrategia de ETA y Batasuna de tratar de condicionar el curso del proceso de paz, en un momento importante: ante la proximidad de un primer encuentro entre el Ejecutivo y ETA y cuando los partidos vascos, a través de contactos bilaterales y discretos, tratan de lograr un preacuerdo sobre el funcionamiento y método de la mesa de partidos, que decidirá el futuro político de Euskadi, al hilo de la reforma del Estatuto.

El presidente del Gobierno, en su intervención de ayer, respondió a ETA y Batasuna que no se va a dejar achantar por la presión violenta y les recordó que seguirá la vía de la legalidad. "Vamos a recorrer el camino con firmeza, y tienen que saber los que secundan o practican la violencia, que las reglas de juego están claras: la legalidad y paz".

Con ello, el presidente del Gobierno quiso decir que el Ejecutivo no tomará medidas favorables a presos de ETA porque presione la kale borroka -a la que considera violencia sin paliativos, y no de "baja intensidad", como se dijo en la tregua de 1998-99- o porque unos encapuchados lean un comunicado amenazante. Con ello, Zapatero recordó otra de las bases del proceso: el Gobierno irá adoptando medidas penitenciarias y de reinserción de presos etarras en la medida que ETA avance en su compromiso de abandono de la violencia.

El Gobierno no ha dado ningún tipo de paso en esa dirección, cuando ya han pasado seis meses desde el anuncio del alto el fuego, porque no ha tenido la oportunidad de constatar la disposición de ETA a abandonar la violencia -como exige la resolución parlamentaria de mayo de 2005- al no haberse producido aún ningún encuentro con la banda.

Insistió en ello, ayer, el secretario general del PSE, Patxi López, al señalar que "habrá gestos del Gobierno hacia los presos" cuando "sirva para que el proceso avance y haya una voluntad clara de abandono de las armas". El presidente del Gobierno también insistió ayer en que el cumplimiento de la legalidad es otra base del proceso. Eso significa que mantendrá la Ley de Partidos, como adelantó en su declaración institucional del 29 de junio, en la que anunció el diálogo entre el Gobierno y ETA, y que cualquier reforma que decidan las formaciones vascas, a través de la mesa de partidos, se hará desde la legalidad.

Sobre esta misma cuestión, el secretario general del PSE, Patxi López, puso ayer el acento en un aspecto negativo que ha surgido en el proceso, en las últimas semanas, la irrupción de ETA, tratando de condicionar la mesa de partidos, lo que vulnera otra de sus reglas: ETA dialogará con el Gobierno del futuro de los presos y del fin de la violencia, y los partidos vascos, incluida la izquierda abertzale legalizada, del futuro político de Euskadi.

El proceso continúa

Zapatero aclaró, asimismo, en Gavà que "el Gobierno seguirá trabajando" a favor del proceso de paz, o lo que es lo mismo, que mantendrá su hoja de ruta. Zapatero en ningún momento dijo que se haya paralizado el proceso o que se haya anulado el encuentro previsto entre el Gobierno y ETA. Dicho encuentro será el ámbito para abordar las recientes acciones violentas del entorno de ETA.

Tampoco hizo alusión alguna a los rumores alarmistas consistentes en que ETA ha fijado un plazo al Gobierno -según algunos, de tres semanas- para que acepte sus reclamaciones, bajo la amenaza de romper el alto el fuego. Fuentes gubernamentales aseguran que "el Gobierno no ha recibido ninguna amenaza sobre la ruptura del alto el fuego ni plazo alguno por parte de ETA".

Zapatero, al contrario, mantuvo la esperanza en el proceso al señalar: "Seguiré trabajando, dando lo mejor de mí mismo para que esa gran aspiración de los ciudadanos de Euskadi y del conjunto de España se haga realidad y podamos ver el fin de la violencia, la paz y la convivencia en Euskadi, que es lo que desea la inmensa mayoría de los vascos".

Una información de L. R. Aizpeolea y M. Noguer publicada por el diario EL PAIS el lunes 25 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Batasuna evita valorar el mensaje y hace un balance "negativo" del proceso 

Bilbao - El coportavoz de la ilegalizada Batasuna, Joseba Permach, evitó ayer pronunciarse en una rueda de prensa celebrada en Ondarroa (Vizcaya) sobre el mensaje de los tres encapuchados de ETA en el Gudari Eguna. Sin embargo, sí realizó un "balance negativo" de los seis meses transcurridos desde la declaración del alto el fuego permanente de la organización terrorista. Para encauzar el proceso, Permach pidió al Gobierno responsabilidad y le exigió que encare la raíz del conflicto, esto es, la autodeterminación, la territorialidad y la existencia de un pueblo con derecho a decidir su futuro.

El PNV optó por no pronunciarse sobre la declaración de la banda. El consejero de Justicia, Joseba Azkarraga (EA), también evitó hacerlo, aunque afirmó que si se produce la ruptura del alto el fuego, es cierto que quien más va a perder es la propia sociedad vasca, "pero también quienes nuevamente intenten volver a las andadas", en alusión a la organización terrorista ETA. Azkarraga criticó el "inmovilismo" de la izquierda abertzale y la "intransigencia" del Gobierno central. EB, por boca de su portavoz Mikel Arana, dijo que "el contenido y escenificación" del mensaje de ETA "constituyen un acto clave de violencia, fanatismo, extorsión e intolerancia". Aralar, la escisión de Batasuna, aseguró que lo dicho por ETA está "fuera de lugar y de tiempo".

Una información publicada por el diario EL PAIS el lunes 25 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


"La lucha no es el pasado, sino el presente y el futuro" 

Bilbao - Los tres encapuchados, dos de ellos armados, que durante el Gudari Eguna, celebrado el sábado en las campas de Aritxulegi, cerca de Oiartzun (Guipúzcoa), leyeron un mensaje de ETA, advirtieron de que la organización terrorista se reafirma en "seguir luchando firmemente, con las armas en la mano, hasta conseguir la independencia y el socialismo en Euskal Herria". La inusual puesta en escena, con un marcado carácter militarista más propio de grupos como el IRA, se produce en vísperas de la esperada reunión entre ETA y el Gobierno español. El inquietante mensaje apunta que la lucha "no es el pasado, sino el presente y el futuro", y expertos en la lucha antiterrorista tratan de averiguar si es consecuencia de diferencias internas en ETA sobre cómo abordar el proceso negociador.

La escenificación y el lugar en el que los tres encapuchados lanzaron su mensaje amenazante parece haber sido elegido a conciencia. Nunca encapuchados que dicen hablar en nombre de ETA se han presentado en un acto de la izquierda abertzale armados y menos han lanzado al aire, como pasó en la tarde del sábado en las campas de Aritxulegi, siete disparos, según precisaban ayer los dos únicos diarios que daban cuenta del acto del Gudari Eguna (El día del soldado vasco), Gara y Berria.

El Gudari Eguna es un acto de homenaje que los miembros de la izquierda abertzale celebran anualmente para recordar a los terroristas que "han caído en la lucha por la libertad de Euskal Herria", según el lenguaje empleado por ese mundo. Es decir, un encuentro normalmente emotivo y cargado de significación para los militantes independentistas y los familiares de activistas de ETA.

"La lucha no es el pasado"

En ese contexto, el mensaje ortodoxo enviado por los tres encapuchados, amplificado aún más por el sonido de las detonaciones de las armas que portaban dos de ellos, adquiere una significación abiertamente militarista. El encapuchado que tomó la palabra para dirigirse al millar de asistentes al acto quiso dejar claro que el Gudari Eguna "no es una fecha para mirar atrás", por eso subrayó que "la lucha no es el pasado, sino el presente y el futuro". Y, parafraseando la letra del Eusko Gudariak (himno al soldado vasco), recordaba: "Tenemos la sangre preparada para darla por ella, la patria [Euskal Herria]".

En ese afán por unir el pasado con el futuro, el supuesto terrorista dijo que "con el ejemplo de los compañeros de lucha en la memoria y aprendiendo sobre el camino recorrido, este día tiene que servir para fortalecer el compromiso personal por la libertad de Euskal Herria". Un compromiso -"nadie nos va a regalar nada"- que obliga, según el mensaje etarra, a "continuar, sin desistir, en la lucha por el camino ejemplar de los gudaris", lo que "nos llevará a ser un pueblo libre", apuntó el encapuchado que tomó la palabra, al tiempo que animaba a "hacer frente firmemente a la opresión que vive Euskal Herria, un trabajo imprescindible para garantizar la supervivencia de nuestro pueblo".

Expertos de la lucha antiterrorista franceses interpretan el mensaje de ETA, conciso pero extremadamente claro, como una posible advertencia interna del aparato militar ante la estrategia de negociación seguida por el aparato político y su actual jefe, José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera. Un pulso interno dentro de la organización similar al que ya se vivió en la anterior tregua de ETA (1998-1999) entre el sector político encabezado por Mikel Antza y el aparato militar, liderado por Javier García Gaztelu, Txapote, ambos hoy en prisión.

Pero las mismas fuentes añaden que, además, se puede interpretar como una advertencia al Gobierno español, ante la próxima reunión, y también a todos los partidos vascos. "Es un aviso para todo el mundo y una muestra del probable pulso interno en ese mundo", añaden estas mismas, concluyendo que difícilmente puede producirse una ruptura en el proceso de paz antes de la celebración de la primera reunión con el Gobierno de Madrid.

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, presente ayer en el Alderdi Eguna (la fiesta del PNV), evitó expresamente hacer ningún tipo de declaración sobre el mensaje de los encapuchados. Interior vasco ha preferido en estos seis meses mantenerse en un discreto segundo plano, al entender que quienes lideraban este proceso y poseían todas las claves eran otros.

El PP preguntará en el Parlamento a Balza por el acto donde se produjo la alocución de los encapuchados. Los populares quieren saber si la Ertzaintza (policía vasca) sabía que se iba a celebrar el acto y si colocó algún "dispositivo de seguridad para evitar actos de apología del terrorismo durante" el mismo.

Una información de A. Guenaga publicada por el diario EL PAIS el lunes 25 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Rajoy: "ETA no ha cambiado, y el Gobierno debe volver ya al Pacto" 

Toledo - "Ayer volvió a hablar ETA. No dijo nada nuevo. ETA no ha cambiado", aseguró Mariano Rajoy, líder del PP, durante su mitin de cierre del Congreso de Nuevas Generaciones, la organización juvenil de su partido. Fue sólo una breve mención al mensaje lanzado el sábado por la organización terrorista y difundido ayer por el diario Gara.

El argumento de Rajoy es que la banda no ha dado en estos meses ninguna prueba de que quiera disolverse sino que sólo utiliza la tregua para recuperar protagonismo y capacidad de negociación. "ETA sigue siendo una organización terrorista y criminal, que quiere imponer por la fuerza sus criterios a los españoles", aseguró. Esos criterios, según el mensaje de los etarras, son "conseguir la independencia y el socialismo".

El líder del PP recriminó a Zapatero la ruptura del Pacto Antiterrorista. "Zapatero no cumplió sus compromisos, porque él firmó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, que era un instrumento -y se demostró- muy útil, el más útil, al menos el más útil que yo he conocido en la lucha contra el terrorismo", afirmó.

Ahora, con el rebrote de la kale borroka y el mensaje de ETA en el que dice tener "las armas en la mano", Rajoy reclamó la recuperación de ese acuerdo entre el PP y el PSOE contra esa banda: "El Gobierno debe volver ya al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo". Y además le pidió de nuevo que no negocie nada con ETA: "No se puede negociar nada con los terroristas. Nada".

"Perpetuarse en el poder"

El presidente de los populares reclamó además que no se legalice a Batasuna, "porque entonces habrían ganado y todo lo que se hizo no tendría ningún valor". Además de mantenerla en la ilegalidad, "porque los grupos terroristas no se presentan a elecciones", Rajoy reclamó que se aplique la ley para frenar el terrorismo callejero. "Hay que aplicar la ley; esto es un Estado de derecho y al que incumple la ley se le aplica".

A primera hora de la mañana, el presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco, Miguel Ángel Fernández, leyó un comunicado titulado Por la dignidad en el que rechazan cualquier diálogo con los terroristas y reclaman que se persiga a ETA "con todos los instrumentos del Estado de derecho, pero siempre dentro de la ley". El comunicado de los jóvenes del PP acusa al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de negociar con los terroristas con el único objetivo de perpetuarse en el poder.

Una información de Pilar Marcos publicada por el diario EL PAIS el lunes 25 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Imaz separa la paz de la negociación política dos días después de que Ibarretxe las vinculara 

Vitoria - El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, calificó ayer el proceso de pacificación de "prioridad absoluta" de su partido, pero separó en su discurso la paz, de la negociación y del diálogo político, un terreno este último en el que sí reclamó el liderazgo para su partido.

Imaz no se refirió de manera expresa al lehendakari, durante la celebración del Alderdi Eguna, el día del partido, que se celebró en Foronda (Vitoria) ante miles de militantes y simpatizantes. Sin embargo, separó claramente ambos conceptos apenas dos días después de que Ibarretxe volviera a mezclar la paz con la aceptación de su programa soberanista, durante el discurso de política general.

Los dos dirigentes del PNV coincidieron en eludir cualquier referencia al peculiar comunicado de ETA en un acto público en el bosque de Aritxulegi, en Oiartzun, Guipúzcoa, en el que con rifles en la mano, tres etarras adelantaron que van a "seguir luchando con las armas hasta conseguir la independencia en Euskal Herria".

Imaz argumentó que la paz "definitiva" deberá exigir también el cese, junto con las armas, "del esquema impositivo que trata de justificarlas; del que todo vale para conseguir determinados objetivos políticos", en referencia a la cultura política de Batasuna. Tras ofrecer su lealtad al PSOE en ese cometido, reclamó para su partido el liderazgo de Euskadi hacia un nuevo acuerdo político. Según dijo, ese pacto deberá incluir el respeto a la libre voluntad democrática de los vascos y deberá dotar a Euskadi de un nuevo marco de autogobierno, con más capacidad, "para que sigamos creando bienestar y calidad de vida".

Un acuerdo que deberá desarrollar la "identidad" de Euskadi y consolidar el "derecho a decidir" en una consulta popular que ratifique el fruto de la pluralidad vasca. En ese momento aprovechó para subrayar que ese mismo derecho asiste a los navarros y lanzó un mensaje tranquilizador destinado al presidente de esa comunidad, Miguel Sanz: "Nadie va a respetar más que nosotros las instituciones y la identidad de Navarra. Su porvenir sólo lo decidirán los navarros".

El lehendakari, que le precedió en el uso de la palabra, fue más desconfiado con los socialistas, a los que volvió a acusar de "querer diluir como un azucarillo" la identidad vasca en la española. "Ese ha sido siempre su proyecto", concluyó. Quizás por eso advirtió al PSOE y al PP que "si la relación entre el Estado español y Euskadi no es decidida voluntariamente, siempre será frágil".

Una información de Pedro Gorospe publicada por el diario EL PAIS el lunes 25 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com