El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Octubre del 2006

ETA dio de plazo hasta fin de mes para el preacuerdo de la mesa de partidos

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: Negociación (Rendición)

Antes del robo de las armas todo estaba preparado para plasmar esta semana en un documento las 'bases sólidas' de la futura negociación de un nuevo marco político y jurídico para el País Vasco

MADRID.- ETA dio un plazo para que los partidos cerraran un preacuerdo sobre la mesa política, plazo que se iniciaba sobre el pasado día 20 y que concluía al finalizar octubre. El robo de armas en Francia y las declaraciones que este acto delictivo ha provocado pueden estar influyendo en la marcha de este aspecto del proceso pero, según los datos en poder de los expertos antiterroristas, PSE, Batasuna y PNV tenían hasta el miércoles, aproximadamente, para ultimar las negociaciones que vienen realizando de manera secreta desde hace semanas.

Socialistas y nacionalistas aseguran desconocer la existencia de dichos límites temporales. La banda terrorista puede habérselos hecho llegar únicamente a Batasuna y no hay una lectura clara de cuál será el siguiente paso de ETA si alrededor de la fecha señalada no se vislumbran ciertos resultados.

De hecho, a escasos días de que finalice el mes, los dirigentes del PSE consultados aseguran que cualquier cuestión relativa a la preparación de la mesa de partidos sigue totalmente abierta y que las negociaciones no están lo suficientemente avanzadas como para que se produzca un anuncio inminente.

Sin embargo, los nacionalistas sostienen que el contenido del preacuerdo está prácticamente perfilado y reconocen que, antes del robo, estaban convencidos de poderlo cerrar hacia mediados de semana.

La idea es que el resultado de las conversaciones mantenidas se plasme en un documento en el que se establecerán las «bases sólidas» sobre asuntos políticos de fondo con un calendario estimativo sobre cuál puede ser el margen temporal para llevarlos a cabo; un calendario que sólo podría empezar a correr, según las fuentes consultadas, en el momento en el que Batasuna sea legalizada y cuando se produzca una total «ausencia de violencia».

En cualquier caso, independientemente de las fechas en las que se cierre el preacuerdo, la mesa oficial y pública no se constituirá probablemente hasta el verano, con el fin de orillar las tensiones que pudieran surgir por la celebración de los comicios municipales.

El contenido y la convocatoria de la mesa de partidos se han convertido en estos momentos en la delicada piedra angular del proceso y su preparación está requiriendo de decisiones que hace pocos meses se hubieran tenido por imposibles.

El esquema de dos mesas establecido por Batasuna en el velódromo de Anoeta -una entre el Gobierno y la organización terrorista ETA para hablar de asuntos militares como presos y armas y otra entre los partidos para abordar cuestiones políticas- provocó que, incluso antes del anuncio de alto el fuego, los representantes de las formaciones políticas vascas mantuvieran reuniones bilaterales para preparar la segunda de éstas.

Así como la mayoría de los partidos reconocieron estar manteniendo encuentros con Batasuna, los socialistas negaron que ellos estuvieran secundando estas iniciativas. Pero sí consideraron conveniente hacerlo para superar los obstáculos surgidos en el mes de julio, después de que varios miembros de la formación ilegalizada hubieran sido llamados a declarar por los jueces de la Audiencia Nacional.

Tras esa escenificación pública, mantuvieron algunos encuentros en privado que tuvieron que ser reforzados a principios de septiembre después del comunicado que la banda terrorista hizo público advirtiendo de que el proceso estaba en un momento de «crisis», y apuntando la necesidad de ir consolidando la vía política.

Se creó una situación de bloqueo porque tanto socialistas como nacionalistas recordaron que Batasuna no podría participar en la mesa política mientras no efectuase los trámites para conseguir ser legalizada, y el portavoz de esta formación, Arnaldo Otegi, pidió la firma de un preacuerdo como forma de superar el bache del momento.

La gestación de ese preacuerdo se ha estado produciendo desde entonces con los encuentros secretos habidos entre PSE, Batasuna y PNV, que en realidad son los tres únicos partidos imprescindibles para la creación de la mesa política.

Según las fuentes consultadas, en estas reuniones no se ha hablado únicamente de reglas de funcionamiento de la futura mesa pública -tales como si la presidencia ha de ser rotatoria o si las decisiones han de ser adoptadas de manera transversal-, sino que se ha entrado en asuntos de fondo -el derecho a decidir o las relaciones entre Euskadi y Navarra-, con el fin de encauzarla del modo más ajustado posible.

Se encuentre el preacuerdo en una fase avanzada, tal como indican en el PNV, o se encuentre en una fase menos definida, tal como indican los socialistas, los hechos de los últimas jornadas parecen haber enrarecido el ambiente y sugieren dificultades cuyo alcance tendrá que ser aclarado en los próximos días.

No en vano, tras el robo de 350 armas en Francia por parte, presuntamente, de ETA y la advertencia efectuada por el presidente el pasado miércoles, Arnaldo Otegi, puso el sábado otras dos condiciones -la legalización de Batasuna y la anulación de la doctrina Parot- a la del preacuerdo para desbloquear la crisis.

Información de Angeles Escriva publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido

ETA respondió al Gobierno con el robo de armas por las decisiones del Supremo y la Audiencia

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 9:30, Categoría: Actuación Criminal de ETA

MADRID / BILBAO. La cúpula de la banda terrorista ETA -que se ha desplazado del sur de Francia por «motivos de seguridad»- ordenó a uno de los «comandos» instalados en territorio galo una acción fulminante de respuesta a las dos decisiones judiciales del pasado lunes, día 23 de octubre, cuando restaban dos días para el debate parlamentario en Estrasburgo. Debate en el que los terroristas y la izquierda radical abertzale iban a conseguir -como así sucedió- que el «conflicto vasco deje de ser un asunto interno del Estado español». Pese al riesgo de que el debate y la resolución de la Eurocámara se frustrasen, ETA prefirió ofrecer una muestra de «capacidad operativa» en respuesta al auto de la «Sala del 61» del Supremo que, en ejecución de la sentencia de ilegalización de Batasuna de 27 de marzo de 2003, acordó por unanimidad ordenar el inventario y registro de las «herriko tabernas» de Batasuna con el propósito final de proceder a la liquidación del patrimonio del partido ilegalizado en cumplimiento de la resolución 1373 de la ONU que exige que el patrimonio de bandas y organizaciones terroristas sea extinguido y destinado a determinadas causas sociales.

Registro e inventario

La «Sala del 61» disponía de un informe previo de la Agencia Tributaria sobre el particular, aunque la liquidación patrimonial definitiva de los bienes de Batasuna está pendiente de otra resolución que requiere de la emisión de informes que el Supremo ya ha solicitado a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado. El inventario y registro de los locales de Batasuna -cerrados tras la ilegalización en 2003, pero progresivamente abiertos como locales de reunión y recaudación de fondos del partido ilegal- es una medida provisional pero indicativa de la voluntad del Supremo de ejecutar la sentencia de ilegalización del brazo político de ETA. Ese mismo día 23 -el lunes pasado- la Sección IV de la Audiencia Nacional confirmaba el procesamiento de 38 dirigentes de Batasuna por pertenencia a banda armada, respaldando las resoluciones del juez Garzón dictadas en enero, febrero y junio de 2005.

Este auto y el del Supremo «sorprendieron» a ETA por partida doble: por un lado, porque el preacuerdo entre el PSE, el PNV y Batasuna estaba ya listo para ser discutido en la mesa de partidos políticos -el PP estará ausente- que se constituiría en diciembre. Por otro, porque la cúpula de la banda terrorista, para que el Gobierno pudiera dar el pistoletazo de salida a la negociación en la mesa extraparlamentaria, estaba dispuesta a ofrecer a Rodríguez Zapatero un nuevo comunicado declarando la «irreversibilidad» del «alto el fuego permanente», si bien, «en el contexto de este proceso». Tanto socialistas como nacionalistas, así como los batasunos, han incluido en su preacuerdo que el futuro estatuto jurídico-político incorpore el carácter nacional de Euskadi, también el «derecho a decidir» -como un concepto ambiguo respecto del de autodeterminación-, la creación de un órgano común de cooperación con Navarra y la constitución de una eurorregión integrada por el País Vasco, Navarra y las tres provincias vascas francesas que integran el Departamento de los Pirineos Atlánticos.

También está pactado el sistema de votación de los acuerdos -un sistema llamado transversal- e, incluso, las fechas aproximadas en las que el acuerdo final debería estar terminado, tal y como ha venido informando ABC.

Por su parte, el Gobierno estaba facilitando este nuevo y decisivo paso, ofreciendo señales inequívocas de determinación en la utilización de todos sus recursos para controlar la acción de la justicia. En ese contexto se inscribieron las declaraciones en el Senado del fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, en las que se negó a propiciar «una justicia de trinchera» y una «justicia vengativa», aduciendo que la justicia no «tiene que obstaculizar los procesos políticos». La decisión del fiscal general -impuesta al fiscal encargado del caso, Jesús Alonso, que se negó a asumir el planteamiento de Pumpido- de no acusar a De Juan por integración en banda armada y reducir la petición de penas por amenazas, fue otra «señal» que el Gobierno enviaba a ETA para forzarle a ofrecerle un mayor margen de maniobra.

Vuelta al punto de partida

Sin embargo, las actuaciones del pasado lunes -fuera del calendario previsto en la Moncloa- de la «Sala del 61» del Supremo y de la Audiencia han retrotraído el «proceso» a un estado inicial: la reclamación de garantías, no ya políticas, sino personales de impunidad tanto para los actuales dirigentes de Batasuna como de ETA. O en otras palabras: la banda exige a Zapatero que desactive la acción de la justicia, mediante la derogación de la ley de Partidos -de esa manera decaería la vigencia de la sentencia de ilegalización de 27 de marzo de 2003 y todos los dirigentes de Batasuna se verían libres de su condición penal de integrantes de una organización terrorista-; la revocación de la «doctrina Parot», según la cual los beneficios penitenciarios en caso de condena por varios delitos se aplican sobre cada una de las penas, alargando así la estancia en la cárcel de los condenados (los batasunos sostienen que este cambio en la aplicación de los beneficios penitenciarios es, en realidad, una «cadena perpetua») y, en su caso, las modificaciones legales necesarias para cambiar -incluso hacer desaparecer- determinados órganos jurisdiccionales que ETA y Batasuna califican de «excepción» -la Audiencia Nacional- para evocar así el Tribunal de Orden Público del franquismo. Luego vendría la política de indultos, que se irían produciendo de manera progresiva dentro de un determinado plazo temporal.

Exigencias batasunas

Este mensaje -la necesidad de neutralizar a los jueces y tribunales- es el que están lanzando insistentemente los dirigentes de Batasuna desde hace días. Otegi -al que el Gobierno confiere un carácter «esencial» en el desarrollo del «proceso»- ha instado al Ejecutivo a «desactivar los instrumentos del pasado que lastran el futuro». Consciente de las dificultades del Gobierno para garantizar la reclamada impunidad, el cabecilla batasuno declaró el sábado que la responsabilidad de la situación actual es del Ejecutivo, porque «no quiere, no tiene voluntad o no puede -nos da lo mismo- garantizar la igualdad de condiciones para el diálogo multipartito». Y puntualizó: «hay que desactivar la ley de Partidos y la imposición de la cadena perpetua a los presos».

Por su parte, el segundo portavoz más cualificado de Batasuna, Pernando Barrena, se preguntó el viernes sobre «lo que está en juego y para qué es y para qué no es este proceso», añadiendo -para que no hubiese duda alguna- que «las reglas de las que habla Zapatero y Rubalcaba no son en absoluto las de la izquierda abertzale».

El capote a De Juana

Las declaraciones de Zapatero en Soria echando un capote a De Juana -«está en el proceso», dijo el presidente, que calificó sus presuntas amenazas de «crítica pura y dura»- fueron acogidas con un despectivo silencio entre los dirigentes de Batasuna, que consideran que De Juana ha actuado en su huelga de hambre al margen de la disciplina de la organización y alque reprochan en privado no haber proclamado su militancia en ETA cuando fue preguntado al respecto por el fiscal Burgos en la vista oral.

La situación actual está demostrando que en los contactos indirectos entre el grupo de intermediarios captados por Javier Solana a instancias del jefe del Ejecutivo y los representantes de ETA, reina una «notable confusión». Zapatero lleva el «proceso de manera muy personal y al margen de las pautas y asesoramientos habituales». El presidente y tanto ETA como Batasuna no van romper el llamado «proceso», pero éste ha quedado desvirtuado, no sólo por el terrorismo callejero, sino por la «acción de aprovisionamiento y suministro» perpetrado por la banda en Francia. «Estamos en el voluntarismo», dijeron a ABC fuentes conocedoras -y muy inmediatas- de los contactos ETA-Gobierno. «No es descartable, sino todo lo contrario, que los etarras sigan delinquiendo para presionar al Ejecutivo, porque en tanto no solucionen su situación penal y la vean despejada, se han plantado y las posibilidades de Zapatero son muy escasas en este terreno; es más, ya no puede -salvo grave escándalo- hacer más de lo que hace».

Información de J. Molina, J. Pagola y A. Martínez publicada por el diario ABC el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno reclama explicaciones a ETA sobre el robo de armas en Francia

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Actuación Criminal de ETA

Utiliza a los intermediarios internacionales para conocer si fue una decisión de la «dirección»

Madrid - El Gobierno pide explicaciones a ETA. A través de los intermediarios que participan en el llamado «proceso de paz», entre ellos los suizos del centro Henry Dunant, ha solicitado a la banda que le informe de las razones por las que robó una partida de armas de un almacén en Francia. El hecho ha dejado al Ejecutivo absolutamente «descolocado», ya que daba por superadas las tensiones que se produjeron en el mes de septiembre y pensaba que las cosas iban razonablemente bien.

El robo de las 350 armas cortas, en una operación terrorista que ha requerido varias semanas de preparación, cogió por sorpresa al Gobierno que, en función de lo que le transmiten los citados interlocutores, creía que el «proceso» estaba encauzado. Ahora, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del «proceso», el Ejecutivo quiere saber si el asalto se debe a tensiones internas o es una decisión de la dirección de ETA. En ambos casos, el asunto se considera preocupante.

Sin control

El presidente del Gobierno, como ha hecho a lo largo del «proceso», ha tratado de transmitir que todo está controlado, casi previsto, y que no ocurre nada que no fuera a suceder. La realidad es diferente y, como ha pasado en otros momentos, el Ejecutivo ha carecido de la información adecuada sobre lo que se cuece en el seno de ETA.

Las acusaciones de «improvisación» lanzadas este fin de semana por el PNV contra Rodríguez Zapatero responden a una opinión bastante extendida, y no sólo en ambientes nacionalistas. La sensación que se ha tratado de transmitir desde el Palacio de la Moncloa de que todo estaba controlado y que era el presidente el que llevaba la batuta se la creen ya muy pocos.

Según las citadas fuentes, la nueva «verificación» de la que ha hablado el Gobierno consiste en que ETA explique las razones del robo de las armas. La obtención de los datos puede durar varios días o semanas, si es que los terroristas se prestan a ello, y, a la vista de lo que contesten, el Ejecutivo sabría qué camino seguir. Otra de las opciones que se consideran es que la banda haga público un comunicado en el que explique el alcance del robo. No es normal que los terroristas asuman públicamente la responsabilidad de lo que consideran «labores de abastecimiento», pero las referidas fuentes creen que en esta ocasión sí podría ocurrir.

En cualquier caso, esta «verificación» se produce después de que el Gobierno diese por bueno, con el fin de iniciar la negociación, que ETA había decidido abandonar la violencia pese a que los hechos demostraban lo contrario. La primera «verificación», en la que no fueron consultadas unidades especializadas que están sobre el terreno en el País Vasco y Navarra, se dio por resuelta con «evidente precipitación».

Fuentes antiterroristas consideran que una lectura atenta de los comunicados de la banda, de las declaraciones de sus cabecillas y de los representantes de sus presos, y un somero análisis de los acontecimientos que se han sucedido en los últimos meses, permitiría al Gobierno la obtención de respuestas rápidas y adecuadas, sin tener que recurrir a los mediadores internacionales cuya fiabilidad empieza a ser más que cuestionada.

No puede sorprender el robo de las pistolas y los revólveres si se recuerda la «demostración armada» que varios fusileros etarras hicieron el pasado 23 de septiembre en un monte de Oyarzun (Guipúzcoa). Con anterioridad habían dado lectura a un comunicado en el que expresaban la voluntad de la banda de «seguir luchando firmemente, con las armas en la mano, hasta conseguir la independencia y el socialismo de Euskal Herria». Es probable, agregan, que en esas fechas ya estuviera en preparación el asalto al almacén de Francia del que se llevaron las pistolas, los revólveres y la munición.

El problema radica en que el Gobierno se ha empeñado en transmitir a la opinión pública que hechos tan graves como el de Oyarzun, y los comunicados o declaraciones, son cosas que la banda hace «para el consumo interno». Desde luego, subrayaron, el robo de las armas y la munición es para «consumo interno» de una banda terrorista.

ETA ha reclamado, hasta en tres ocasiones, el cumplimiento de unos supuestos compromisos que el Gobierno habría adquirido a cambio de que anunciara el alto el fuego. La banda, por su parte, había renunciado a robar armas y explosivos. ¿Incumplimiento por incumplimiento?

Las fuentes consultadas no descartan que esto es lo que haya ocurrido y que los terroristas hayan enviado al Ejecutivo otro aviso, que sería el cuarto ¿y último?

Información de J. M. Zuloaga y R. L. Vargas publicada por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

¿Por qué lo llaman 'proceso de paz' cuando quieren decir negociación política? (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: Opinión en Prensa

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? es una comedia española de los noventa que desde su título ponía de relieve la habitual utilización de términos políticamente correctos para denominar realidades más crudas. Desde luego las conversaciones del Gobierno con ETA nada tienen de comedia, pero tal y como se están desarrollando los acontecimientos, resulta irresistible trazar un paralelismo con el título de aquel filme: ¿por qué el Gobierno llama proceso de paz a lo que cada día descubrimos que es ya una negociación política del máximo calado? Tal y como publicábamos ayer y continuamos precisando hoy, el PSE, Batasuna y el PNV se han estado reuniendo en secreto para gestar un preacuerdo que pusiera en marcha la mesa de partidos propuesta por la formación ilegal en Anoeta. Si existía un temor justificado de que en esa mesa ajena al Parlamento se tomaran decisiones que afectarían al modelo de Estado y a las instituciones vascas, hoy sabemos que la realidad es aún peor que esas expectativas, pues ya en esos encuentros se ha discutido algo más que las reglas de funcionamiento de la mesa: cuestiones de fondo como el derecho de autodeterminación o las relaciones entre Euskadi y Navarra han sido debatidas entre las tres formaciones, con una ETA a la expectativa de los resultados. La banda armada de hecho dio de plazo hasta final de este mes para que los partidos cerraran el preacuerdo. Ahora parece que el robo de pistolas en Francia ha frenado -que no detenido, tal y como recordó el Gobierno- esa negociación. Lamentablemente, el Ejecutivo parece dispuesto a hacer la vista gorda ante cada escollo con tal de mantener viva su criatura.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Criminales convictos de ETA pretenden obtener beneficios penales estilo De Juana Chaos

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: Actuación Criminal de ETA

Presos etarras piden beneficios tras la rebaja a De Juana

MADRID. Aprovechando la rebaja de la pena que el fiscal ha solicitado para José Ignacio de Juana Chaos, el «Colectivo de Presos Políticos Vascos» pide ahora al Gobierno de Zapatero que proceda a la excarcelación «inmediata» de los reclusos de ETA que están enfermos y también de aquellos que, en su opinión, han cumplido la condena, pero continúan en la cárcel «como consecuencia de una serie de medidas de excepción». Además, exige que, «sin mayor dilación», los demás presos etarras sean «reagrupados en Euskal Herria».

Fue el Foro de Debate Nacional, impulsado por Batasuna, y al que pertenecen los partidos nacionalistas, salvo el PNV, el que hizo ayer de altavoz de los presos etarras al difundir el comunicado en el que exponen sus exigencias. Precisamente hace pocos días, cuatro de ellos, Anabel Egües, Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, «Txikierdi»; Argi Perurena y Daniel Dergi, que a su vez son los interlocutores de ETA en las prisiones, fueron designados miembros del citado Foro.

Se da la circunstancia de que Anabel Egües, ex concejal de Batasuna, fue la jefa del «comando Madrid» en una de sus últimas etapas. Esta terrorista participó, entre otros, en el atentado que costó la vida a un militar, su chófer y un escolta, así como al conductor de un autobús de la EMT que en ese momento circulaba por el lugar.

«Abrir las puertas»

Así las cosas, aprovechándose del «efecto De Juana» y del altavoz prestado por el Foro de Debate Nacional, los presos se animan a señalar que «nos encontramos en un punto de inflexión en lo que se refiere a la superación del conflicto, y es hora de abrir las puertas, de una vez por todas, a la democracia vasca, para poder seguir avanzando». «Sólo mediante la creación de un marco democrático que abarque todos los derechos de todos los ciudadanos vascos y del conjunto de Euskal Herria será posible la superación del conflicto», advierten los reclusos de la banda.

En este sentido, animan a «lograr el reconocimiento» del pueblo vasco «a través de la capacidad de decidir del conjunto de Euskal Herria, a través del derecho a decidir que se resume en el derecho de autodeterminación». Según los presos de ETA, «dicho reconocimiento tiene que provocar un vuelco en el proceso de institucionalización de Euskal Herria», que incluya a Navarra y al País Vasco francés.

Asimismo, consideran «necesario lograr el reconocimiento de Euskal Herria como tal, para lo cual debe contar con una institución nacional». En este sentido, los presos etarras creen que «no cabe duda de que el Foro de Debate Nacional desempeña una labor fundamental de cara a la vertebración institucional de Euskal Herria» y que ha empezado a «sentar los pilares de lo que será el futuro Estado vasco».

Los presos denuncian «firmemente la política penitenciaria, cuyo objetivo no es otro que condicionar la lucha de liberación de Euskal Herria». No obstante, afirman que, «a medida que el proceso democrático desemboque en el respeto y aplicación de todos los derechos que asisten a Euskal Herria», todos los reclusos regresarán al País Vasco. Mientras ello no ocurra, llaman al Foro de Debate Nacional «a reforzar las herramientas de presión para obligar a los dos Gobiernos -el español y el francés- a cambiar radicalmente su política penitenciaria».

Información publicada por el diario ABC el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Presos etarras piden excarcelar a los enfermos y el reagrupamiento

BILBAO.- El Colectivo de Presos Vascos de ETA pide que el Gobierno de Zapatero proceda a la excarcelación «inmediata» de los reclusos de la banda terrorista enfermos, así como de los que han cumplido la condena que se les impuso en su día pero que continúan en la cárcel «como consecuencia de una serie de medidas de excepción».

Además, exige que, «sin mayor dilación», el resto de presos sean «reagrupados en Euskal Herria».

A través de un comunicado remitido al Foro de Debate Nacional, que celebra un encuentro en Burlada (Navarra), el Colectivo de Presos afirma que «el único antídoto posible» contra la «situación de excepción» que vive el pueblo vasco es «la amnistía y la autodeterminación».

En el texto, firmado por cuatro interlocutores «que representan a 700 personas encarceladas» -Anabel Egues, Juan Lorenzo Lasa, Argi Perurena y Daniel Dergi-, se afirma que «año a año» se va avanzando «en la construcción nacional de Euskal Herria», pero recuerda que «queda un largo camino». «De todas maneras, nos encontramos en un punto de inflexión en lo que se refiere a la superación del conflicto, y es hora de abrir las puertas, de una vez por todas, a la democracia vasca, para poder seguir avanzando.Sólo mediante la creación de un marco democrático que abarque todos los derechos de todos los ciudadanos vascos y del conjunto de Euskal Herria será posible la superación del conflicto».

Información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Fiscalía investigará el partido Cataluña-Euskadi

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: Actuación Criminal de ETA

Barcelona - La denuncia de la asociación Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha sido escuchada por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). La asociación hizo ayer público un comunicado en el que aseguraba que el Ministerio Fiscal ha abierto una investigación por los incidentes habidos en el transcurso del partido de fútbol entre las selecciones de Cataluña y Euskadi, que tuvo lugar el pasado 8 de octubre, y en cuyas gradas pudieron verse todo tipo de pancartas, en su amplísima mayoría de corte independentista.

La denuncia de la asociación, presentada el pasado día 10 de octubre, se basaba en el hecho de que «resulta evidente que en el referido encuentro, determinados grupos de personas, perfectamente organizados, y cuya identificación no debe resultar difícil, al amparo del legítimo ejercicio de la libertad de expresión, exhibieron de manera ostensible pancartas que contenían expresiones y eslóganes de exaltación de la organización terrorista Eta y de la “lucha armada”, así como de determinados terroristas convictos, tal y como han mostrado todos los medios de comunicación, ante la total pasividad de los responsables del orden», explica en el documento.

El texto de la denuncia hace referencia, también, a otros carteles portados por los asistentes y que aparecieron entre las gradas en los que se defendía al procesado por pertenencia a banda armada, Iñaki de Juana Chaos, añadió el presidente de la asociación, Francisco Caja.

La asociación mantiene que dicho comportamiento «es indudablemente constitutivo de delito de exaltación del terrorismo», recogido en el Código Penal en su artículo 579. Sostiene, además, que durante el partido «se profirieron frases y se exhibieron pancartas que contenían graves ofensas y ultrajes a España, sus símbolos o emblemas, llegándose a quemar la bandera española», sostiene, amparándose en «el delito contemplado en el artículo 543».

A través de dicho comunicado, Convivencia Cívica Catalana afirmó que el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, «ha puesto en conocimiento de los denunciantes la incoación de diligencias procesales para depurar las responsabilidades». «La Fiscalía cuenta con unos días para posicionarse sobre un caso, y a nosotros nos ha respondido favorablemente», dijo Caja.

A raíz de la decisión fiscal, la asociación quiso expresar su «satisfacción» por esta medida, que «confirma su confianza en las instituciones políticas en la seguridad de que, en esta ocasión, ha de prevalecer la legalidad, los derechos de los ciudadanos, y el interés público tutelado por la Ley frente a la barbarie de los terroristas y de los que los secundan».

Información de Xiana Siccardi publicada por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Reacciones Políticas (30 de octubre de 2006): Acebes pide explicaciones y Blanco carga contra el PP

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: Reacciones Polícas

El PP exige explicaciones por la «mesa secreta» con Batasuna

Los 'populares' pedirán la comparecencia de Zapatero en el Congreso para que dé cuenta de «lo que está haciendo con ETA»

MADRID.- El secretario general del PP, Angel Acebes, anunció ayer que su partido pedirá la comparecencia «inmediata» del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante el Congreso de los Diputados para que «explique de una vez por todas a los españoles lo que está haciendo en la mesa secreta con ETA-Batasuna».

En un acto de presentación de candidatos a la alcaldía de 16 municipios del sur de Madrid en Fuenlabrada, Acebes acusó a los socialistas de estar negociando «en secreto» el futuro de España, del País Vasco y de Navarra en una «mesa secreta e infame con los terroristas».

Acebes recordó a Zapatero que no tiene mandato para hacer esas negociaciones y que, cuando se presentó a las elecciones, no dijo a los españoles «que iba a entregar una llave de la soberanía popular a ETA-Batasuna». Según informó ayer este periódico, PSE, PNV y Batasuna estudian en secreto una fórmula de doble llave que implique la obligación de pactar todas las decisiones entre el Estado y el País Vasco.

El responsable del PP dijo que ese proceso «únicamente significa entregar la llave de la decisión y del futuro de más de 40 millones de españoles a ETA, Batasuna y los terroristas». En este sentido, advirtió de que «aquí no hay más llave que la de la soberanía del conjunto del pueblo español», y consideró necesario «poner punto y final a ese mal llamado proceso de paz» que, según él, «no es otra cosa que lo que hoy [por ayer] anuncian los periódicos, la mesa de la negociación política, la entrega del precio político a ETA de todos sus objetivos habiendo puesto encima de la mesa las 350 pistolas que robaron el otro día».

Por ello, acusó a Zapatero de mentir cuando anunció que había acreditado la voluntad inequívoca de ETA de dejar las armas porque «lo único que se ha acreditado, tras robar 350 pistolas y la munición correspondiente, es la voluntad inequívoca de rearmarse y de utilizarlas para la rendición de España y del Estado de Derecho».

El dirigente del PP señaló que, esta semana, «ETA ha ido cantando victoria día tras día», en referencia al acuerdo del Parlamento Europeo, la rebaja de la petición de pena por la Fiscalía al etarra José Ignacio De Juana Chaos, el robo de 350 pistolas o la negociación política secreta mencionada. En el caso del Parlamento Europeo, que aprobó esta semana una resolución socialista de apoyo al proceso de paz emprendido por Zapatero, consideró que «llevando al ámbito internacional el debate entre esa falsa crisis entre España y el País Vasco, ETA ha logrado uno de los objetivos que más ha pretendido en los últimos 30 años».

Información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PNV pregunta a Batasuna por el listado hallado en una 'herriko'

SAN SEBASTIAN.- El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, preguntó ayer a Batasuna «qué opinión tiene de que en sus sedes se haga una recolección de datos» para «amenazar y presionar» a concejales, y si comparte la declaración del Parlamento Europeo que rechaza «explícitamente la violencia».

Imaz hizo estos emplazamientos a la formación de Arnaldo Otegi después de que el Ayuntamiento de Zarauz desvelara anteayer que en el inventario realizado el pasado lunes en la herriko taberna de esta localidad guipuzcoana se hallaron datos de concejales del PNV y EA y de varios policías.

El dirigente del PNV dijo que estos hechos son «absolutamente condenables e inaceptables», y advirtió a Batasuna de que «quienes bloquean y ponen obstáculos» al proceso de paz son los que realizan «este tipo de acciones» y quienes sustraen armas «la víspera del apoyo de Europa al proceso», en referencia al robo de pistolas presuntamente perpetrado por ETA en Francia un día antes de que en Estrasburgo se debatiera sobre la iniciativa de paz en el País Vasco.

«Quiero saber si Batasuna está en la posición del PP; es decir, en la de los que no apoyan esta resolución, o si realmente está a favor de este documento», recalcó.

La alcaldesa de Zarauz, Maite Etxaniz (EA), aseguró que los seguimientos a los ediles se han prolongado «durante cierto tiempo», y que en el informe incautado aparecen «costumbres» de los ediles y lugares que han frecuentado a lo largo de «una cierta temporada».

«No se puede estar con una cara pidiendo que se respeten los derechos y con la otra aplastando los de los demás», dijo a Europa Press. Por eso, pidió a los que realizaron los seguimientos «que clarifiquen de una vez si quieren participar en este proceso».

«Inmovilista»

El presidente de EA de Guipúzcoa, Iñaki Galdós, calificó de «preocupante» el hallazgo en la herriko taberna. Dijo que, «para que el proceso de paz avance, todos tenemos que poner mucho de nuestra parte», y criticó a la izquierda abertzale «por exigir movimientos a los demás, cuando son ellos quienes están en una peligrosa actitud inmovilista».

Los alcaldes de EA trasmitieron también su «solidaridad» y «apoyo» a los afectados. Hoy tendrá lugar una concentración convocada delante del Consistorio para protestar por los hechos.

Por su parte, el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, recomendó a Batasuna que, para tener «alguna credibilidad», renuncie a ciertos «tics del pasado», como la kale borroka o la elaboración de informes con datos personales de políticos y funcionarios que sirven para «preparar la violencia».

Información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blanco exige hechos claros y no sólo palabras

BILBAO.- «Hechos inequívocos», no sólo palabras. Días después de que el robo de más de 300 pistolas en Francia haya culminado la escalada de violencia callejera que sufre el País Vasco desde hace meses, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, lanzó un nuevo mensaje a la banda terrorista y a la izquierda 'abertzale'.

Blanco constató que ni su partido ni el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pueden esperar un «comportamiento honorable» de una banda como ETA, y restó valor a su palabra. Por ello, avanzó que su formación se atendrá en lo sucesivo a «los hechos», que deberán ser, al igual que las palabras, «inequívocos». «Sólo así se podrá avanzar», zanjó.

Pero también lanzó otro mensaje, dirigido implícitamente a Arnaldo Otegi, quien un día antes exigió la derogación de la Ley de Partidos y de la 'doctrina Parot' para que el denominado 'proceso de paz' avance. Blanco, que participó en un acto organizado en Bilbao por el PSE-EE para conmemorar los 100 años del nacimiento del histórico dirigente socialista Ramón Rubial, presidente del Consejo General Vasco durante la Transicion, dijo: «Las reglas del juego de este proceso son las que son, y no se van a cambiar».

El dirigente socialista envió ambos recados de manera solemne, como colofón a una intervención en la que volvió a exigir a la izquierda 'abertzale' que aproveche las dos comparecencias públicas que realiza diariamente de media para transmitir el único «compromiso» que la sociedad vasca y española desean escuchar: «Condenar la violencia y aceptar las reglas del juego democrático». Porque, según dijo, «sólo así habrá diálogo y paz».

Sin embargo, el secretario de Organización del PSOE no desaprovechó la oportunidad de lanzar una nueva andanada contra el PP, al que emplazó a sacudirse el 'aznarismo' como única fórmula para recuperar la confianza de la sociedad. Tanto Blanco como Patxi López coincidieron en asegurar que los 'populares' prefieren acabar con el Gobierno socialista antes que con el terrorismo.

Información de Roberto L. De Calle publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blanco exige hechos para que el proceso avance

Madrid - El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, pidió ayer a ETA «hechos inequívocos» en su voluntad de abandonar las armas para que el «proceso de paz» avance y reclamó a Batasuna que condene la violencia, al tiempo que acusó al PP de elegir «acabar con el Gobierno», en lugar de «acabar con el terrorismo».

Durante su intervención en el acto conmemorativo del centenario del nacimiento del histórico dirigente socialista Ramón Rubial, celebrado en el Teatro Arriaga de Bilbao, Blanco afirmó que su partido es consciente de que no puede esperar «un comportamiento honorable de una banda terrorista», en alusión a su posible autoría en el robo de armas en Francia. «Porque, si fueran honorables, sencillamente no serían terroristas. Sabemos lo que vale la palabra de un terrorista, por eso quiero decir con firmeza dos cosas: la primera, las reglas del juego en este proceso de paz son las que son y no se van a cambiar y, la segunda, nos atendremos a los hechos», añadió. A su juicio, «no sólo las palabras tienen que ser inequívocas, sino también tienen que serlo los hechos y sólo así se podrá avanzar y caminar» hacia la paz.

Blanco, además, recordó que los dirigentes de la izquierda abertzale convocan, «en los últimos tiempos», una media de dos ruedas de prensa al día y «hablan de todo menos de una cosa, de condenar la violencia». «Es precisamente la condena de la violencia lo que está deseando que haga la sociedad española y la vasca. Es lo que tienen que hacer, condenar la violencia y aceptar las reglas de juego democráticas y sólo así habrá diálogo y paz», aseveró. En este sentido, dijo que no aceptará «lecciones» de la izquierda abertzale, sino «sólo un compromiso, condenar la violencia y aceptar las reglas del juego».

Además, se refirió al PP, para asegurar que, «entre acabar con el terrorismo y acabar con el Gobierno, ha elegido acabar con el Gobierno», y le pidió que abandone «al Aznarismo» en el que se ha instalado. También acusó al presidente del PP, Mariano Rajoy, de llevar a la derecha española «al extremismo».

El dirigente socialista apuntó que «el pueblo español tiene un fino ruido de cadenas, y el ruido de cadenas viene siempre de la mano de la quiebra de la convivencia». Por ello, expresó su convencimiento de que «el PP no recuperará la confianza de los españoles, mientras no se desprenda del “Aznarismo”, y no me refiero a la persona de Aznar, si no al “Aznarismo” como forma de hacer política» que hoy «domina a la cúpula del PP».

Blanco dijo que es eso «lo que hace sonar el ruido de alarma» entre la sociedad, «el que sonó el 14 de marzo de 2004», en referencia a las elecciones en las que el PP perdió el Gobierno. «Suena la alarma cuando se comprueba que hay dirigentes de un partido que, entre acabar con el Gobierno o con el terrorismo, prefieren acabar con el Gobierno», añadió.

Información publicada por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Acebes pone «fecha de caducidad» al acuerdo Zapatero-ETA: comicios de 2008

MADRID. El secretario general del PP, Ángel Acebes, aseguró ayer que pedirán la comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso para que explique sus negociaciones en la «mesa secreta» con ETA-Batasuna y decirle que «no tiene mandato para entregarles la soberanía popular».

Según Acebes, los posibles acuerdos del Gobierno con ETA-Batasuna «tendrán como fecha de caducidad» las próximas elecciones generales, «cuando gane el PP». El dirigente popular advirtió de que su partido «le encontrarán enfrente, junto a la ley y al Estado de Derecho, porque no nos vamos a rendir ante los terroristas». Dicho esto, dejó claro que los populares no reconocerán ningún acuerdo que se alcance en esa mesa de negociación y aseguró que la banda terrorista ha aprovechado el alto el fuego para «hacerse fuerte cuando estaba débil y rearmarse cuando estaba desarmada».

En su opinión, esta semana ETA «ha ido cantando victoria tras victoria todos los días», en referencia al debate celebrado en el Parlamento Europeo sobre el proceso, a la petición del fiscal de rebajar la pena para De Juana y al robo de armas en Francia.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, exigió en Bilbao a Batasuna que condene el terrorismo y acepte las reglas de juego de la democracia para poder avanzar en el «proceso de paz». Blanco aseguró que los socialistas «no aceptamos ninguna lección, queremos un compromiso: condenar la violencia y aceptar las reglas de juego de la democracia».

Así las cosas, advirtió a ETA de que «las reglas de juego son las que son y no van a cambiar» y de que «nos atenderemos a los hechos; no sólo las palabras tienen que ser inequívocas, también los hechos. Sólo así se podrá avanzar». Blanco hizo estas declaraciones en un acto de homenaje a Ramón Rubial, al que también asistió Patxi López. El líder de los socialistas vascos, en la misma línea, advirtió de que «sólo en ausencia total de violencia se podrá avanzar en la paz». También recordó que «los únicos que ponen obstáculos son los que roban pistolas, amparan la violencia callejera o apuntan direcciones de concejales».

Información publicada por el diario ABC el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blanco exige a Batasuna "hechos inequívocos" y no sólo palabras para avanzar en el proceso 

Patxi López tacha de indecente al PP por anteponer el desgaste del Gobierno al fin de ETA

El secretario de organización del PSOE, José Blanco, lanzó ayer en Bilbao un mensaje de firmeza a ETA y Batasuna: "Nos atendremos a los hechos", que tienen que ser "inequívocos", como expresión, más allá de lo verbal, de que hay en su seno una apuesta real por la paz y por la aceptación de las reglas del juego, les advirtió. Estas últimas, recalcó también, "no van a cambiar", en alusión no expresa a la Ley de Partidos, cuya desactivación pidió el sábado de nuevo Batasuna. Patxi López arremetió contra el PP, al que acusó de preferir "acabar con el Gobierno a acabar con ETA".

Blanco quiso realizar su emplazamiento en el mismo País Vasco y en un contexto complicado creado por el robo de armas en Francia la semana pasada, que pone en cuestión la voluntad de ETA de abandonar la violencia.

Hasta el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, ha puesto sobre la mesa la necesidad de reiniciar la verificación de las verdaderas intenciones de la banda y ayer también emplazó a Batasuna a suscribir la declaración del Parlamento Europeo, que contiene una condena del terrorismo, y que la organización ilegalizada ha vendido a los suyos como un triunfo propio, ya que lograría la internacionalización del conflicto y de su solución. Imaz exigió también a Batasuna que se pronuncie sobre el hallazgo en una herriko taberna de Zarautz de listados con datos y seguimiento de concejales y funcionarios locales y afirmó que son esas actuaciones, igual que el robo de armas, las que obstaculizan el avance.

Blanco viajó a Bilbao para compartir con la ejecutiva de los socialistas vascos el homenaje al expresidente del PSOE y presidente del gobierno preautonómico vasco en 1978, Ramón Rubial, al que asistió también su hija, la senadora Lentxu Rubial.

Acompañado de la cúpula del PSE-EE, con su secretario general, Patxi López, a la cabeza, Blanco recalcó que "las reglas del juego son las que son y no van a cambiar", repitiendo las palabras exactas pronunciadas por el ministro del Interior y en referencia no explícita a la Ley de Partidos, cuya desactivación pidió el sábado de nuevo el portavoz de la formación ilegalizada, Arnaldo Otegi. "Queremos un compromiso de condenar la violencia y aceptar las reglas del juego de la democracia", recalcó Blanco.

Blanco señaló que su partido no esperaba un comportamiento "honorable" de ETA, "porque sabemos lo que vale la palabra de un terrorista", y añadió que el PSOE se atendrá "a los hechos". "No sólo las palabras tienen que ser inequívocas, también los hechos. Sólo así se podrá avanzar, sólo así habrá diálogo", advirtió a ETA y a Batasuna.

El dirigente socialista admitió también que el camino sería más fácil si el PP compartiera el objetivo, pero dio por descontado que ese partido no lo hará -"hace tiempo que no quieren compartir nada con nadie", dijo- y dudó incluso de que quieran ni siquiera "compartir España". "Entre acabar con el Gobierno y acabar con el terrorismo, prefieren acabar con el Gobierno", acusó, sólo porque "no están dispuestos a admitir que otros consigan lo que ellos intentaron con el apoyo de todos y no consiguieron", añadió.

También el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López se mantuvo en la misma línea de firmeza y advertencia a la izquierda abertzale y de recriminación al PP. A los primeros les señaló como "los únicos" que ponen obstáculos al proceso, al amparar la kale borroka, o perpetrar robos de armas.

El PP pide explicaciones

"No hay más camino ni más hoja de ruta que la democracia y el Estado de derecho", les dijo López. Sólo si los violentos y quienes les respaldan asumen los principios democráticos será posible "un espacio de diálogo" que los incluya. "No hay otra posibilidad", sentenció.

Al PP le echó en cara practicar una política "irresponsable, inmoral e indecente", al debilitar al Estado de derecho dando bazas a ETA, en su afán por desgastar al Gobierno.

Mientras, en un mitin en Fuenlabrada el secretario general del PP, Ángel Acebes, anunció que su partido pedirá la comparecencia "inmediata" del presidente del Gobierno en el Congreso para que "explique de una vez por todas a los españoles lo que está haciendo en la mesa secreta con ETA-Batasuna", e insistió en la necesidad de "poner punto final a este mal llamado proceso de paz".

La reprobación de la vuelta atrás

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, advirtió ayer en Córdoba (Argentina) de que si alguien se plantea "volver atrás" en el proceso de paz, lo pagará socialmente con la "reprobación de todos los vascos". "Nosotros tenemos un sustento, el garante de nuestro proceso de paz es la sociedad", dijo.

El lehendakari reiteró en una conferencia impartida en la Universidad de Córdoba ante un millar de personas pertenecientes a la colonia vasca, que ETA debe abandonar definitivamente las armas para alcanzar la paz que necesita Euskadi.

Ibarretxe aseguró que "no hay que tener miedo al fracaso" en el camino hacia el fin de la violencia y defendió que la participación ciudadana contribuirá a alcanzar acuerdos entre los partidos políticos vascos. En su intervención pidió a los representantes de los partidos que transmitan a la opinión pública "serenidad y credibilidad". "Los políticos tienen que ser menos pendulares", dijo. "No se puede decir que el proceso va bien a las nueve de la mañana y decir que va mal a las diez de la noche".

Ibarretxe explicó que se lanzará en breve una nueva página en Internet (www.konpondu.net), actualmente en fase de construcción, con información en torno al proceso de paz, disponible en euskera, castellano, inglés y francés.

El sitio quiere ser un lugar de participación abierto a toda la ciudadanía vasca, "sin ningún tipo de exclusión primando la sencillez y la claridad", y busca la implicación directa "para la búsqueda de una solución que permita alcanzar la paz y la normalización política", según indica la presentación de la página.

Información de Isabel C. Martínez publicada por el diario EL PAIS el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Columnas de Opinión (30 de octubre de 2006): Losantos, Sinova, Dávila, Yanke.

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 6:30, Categoría: Opinión en Prensa

“La codictadura” por Federico Jiménez Losantos

Lo que están discutiendo socialistas y nacionalistas vascos no es la cosoberanía sino la codictadura. Lo que ayer revelaba EL MUNDO que negocia Zapatero con la ETA a espaldas del pueblo español, hasta ahora soberano, y por ende del pueblo vasco, hasta ahora parte inseparable e indiscutible del pueblo español, sólo puede ser cómo convertir el País Vasco en una dictadura nacionalista aceptable para la Unión Europea y para el resto de España, que comenzaría así la liquidación de su Estado y su desmantelamiento nacional. Pero como no es posible aceptar por las buenas la dictadura nacionalista en una parte de la Nación, la única forma de hacerla aceptable será inevitablemente por las malas. Es decir, implantando una dictadura en toda España. Tratarán de que parezca una democracia, con plebiscitos periódicos a guisa de elecciones, pero la deslegitimación del Poder será tan radical que la argentinización primero, la mejicanización después, la venezolanización más tarde y, finalmente, la colombianización serán los hitos inevitables del proceso republicano que sellará el final de nuestra civilización política. Porque España era una de las formas más notables de la civilización occidental. «Era»: pretérito imperfecto. Por nuestra cobardía y nuestra idiotez, pronto diremos «ha sido»: pretérito perfecto. Pronto todos seremos pretéritos. Y pasado el futuro de nuestros hijos.

Dada la condición claramente liberticida de las fuerzas políticas comprometidas en este llamado proceso de paz que es el gorigori de nuestras libertades cívicas y el entierro de la España liberal, mucho más que un golpe de Estado, en algún momento darán el tajo institucional y decapitarán la monarquía parlamentaria. Si llegamos a las próximas elecciones generales y las gana la izquierda, lo normal es que traiga pronto la república. Y si las pierde, lo normal es que con la ayuda de los nacionalistas trate de implantarla de inmediato. Dada la reciedumbre mostrada por el Rey y por el PP, no es difícil que lo consigan. Unos volverán a Alicante y los nerones autonómicos tocarán el arpa mientras arde España. Es muy acertada la metáfora mitrofánica de Pedro Jota, porque sólo un oso tan alcoholizado como el pobre Mitrofán podía tenerse en pie totalmente borracho para que los cazadores, monarcosos o republicanos, resacosos o cantamañanos, pudieran matarlo como si lo cazaran. Y sólo una España emborrachada de demagogia pacifista, alcoholizada de antiliberalismo progre, sometida al lavado de cerebro más sutil y masivo de toda nuestra Historia y con una oposición políticamente eunuca podría dejarse llevar así al matadero.Pero al matadero vamos. Al de la Nación por la vía de la cosoberanía y al de la Constitución por la vía de la codictadura. Polanco estará satisfecho: aún llegaría a Presidente de la República. Pero todo deprisa, deprisa.

Publicado por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“El verificador” por Justino Sinova

El Gobierno dice que todavía debe verificar la voluntad de ETA, mientras avanza por la senda de lo que ha mal llamado proceso de paz. El verificador del Gobierno es ciego y sordo, está desconectado del exterior, no se entera de lo que es evidente para quien presta un poco de atención.

Según lo que dice el Gobierno, el verificador aún no se ha informado de que la banda terrorista ETA no tiene la más mínima intención de abandonar el recurso a la violencia si no se le admiten sus imposiciones, por las que ha estado asesinando desde hace cuarenta años.

El verificador tampoco se ha enterado de que la banda terrorista ETA no ha reducido un ápice de sus exigencias, concretadas en la independencia del País Vasco, el rapto de Navarra y la implantación en lo que llama Euskal Herria del socialismo, que, conociendo a los etarras, es equivalente a la más dura expresión de las viejas dictaduras de Rumanía y de Albania y de la actual tiranía de Corea del Norte.

El verificador tampoco se ha percatado de que la banda terrorista ni ha pedido ni tiene la intención de pedir perdón a los miles de españoles que, directa o indirectamente, han sido víctimas de sus bombas, de sus pistolas, de sus extorsiones, de sus amenazas y en general de su régimen de terror.

El verificador tampoco ha advertido que la banda terrorista ETA sigue cometiendo terrorismo, como son los atentados callejeros -que porque sean menos dañinos que los asesinatos no dejan de ser terrorismo nocivo- y el chantaje a profesionales en Euskadi y en Navarra, a quienes expolia bajo la amenaza de sufrir su violencia.

El verificador tampoco ha percibido la actitud chulesca e intolerante de los etarras, que actúan ya como si hubieran sometido al Gobierno, exigen la derogación del Estado de Derecho -lo que ni siquiera conmueve al presidente de este Gobierno- y proceden como si hubieran ganado la partida y esperaran sólo el anuncio de su victoria.

El verificador se comporta como un incapaz que insulta a la inteligencia con la negación de la realidad. Si nunca se dieron las condiciones para que el Gobierno iniciara una negociación con la banda terrorista ETA, cada día que pasa la situación es peor. Ni siquiera el robo de unas pistolas por etarras en Francia ha hecho salir de su parálisis al verificador. Esto es una escandalosa estafa a los españoles. El único que aparece contento con el trabajo del verificador es el presidente Zapatero, que mantiene la negociación con la banda terrorista ETA. Digan ustedes si no es para echarse a temblar.

Publicado por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“La pipa de la paz” por David Torres

En España, cada cierto tiempo, se oye hablar de paz. Es una palabra resonante, pomposa, que llena la boca del que la pronuncia. Que estalla en la boca, diría Gironella. Una palabra que no admite diminutivos ni bromas. La última vez que estrenamos paz en España nos costó una guerra civil y medio millón largo de muertos. Bueno, la última no, la penúltima, porque no hay que olvidar esa campaña llamada 25 años de paz que fue algo así como la pasarela Cibeles del general Franco.

Como es sabido en el refranero, los apóstoles de la paz suelen llevar las manos cargadas de revólveres. Aquí, además de balas, los revólveres están cargados de razones. De Juana Chaos asegura que sus escritos amenazando a jueces y funcionarios de prisiones sólo eran crítica política. Hombre, entonces las explosiones y los balazos en la nuca sólo eran argumentos de derecho. A tal punto ha llegado la deconstrucción del sentido común en un país donde los muertos se acumulan en las notas a pie de página. Habrá que corregir a Ramón Gómez de la Serna, que escribió que las ametralladoras son las máquinas de escribir de la muerte. Y de la paz, amigo Ramón, esa enorme palabra.

Zapatero se ha sacado la paz de la chistera como un mago una paloma. Como símbolo universal, ese níveo pajarraco que tanto le gustaba a Picasso tiene muchas funciones, pero la principal, conocida por todo el mundo, es cagarse en las estatuas. En este caso, en las estatuas de todos los cementerios fundados por obra y gracia de ETA, que son unos cuantos. Pero es que además la paloma, como símbolo, funciona en todos los niveles. Lejos de ese cursi cometido, que tantos idiotas le atribuyen, de llevar ramitas de olivo en el pico, la paloma es un ave inmunda y caníbal, una rata con alas que a veces arranca las cabezas de sus congéneres y se alimenta de sus compañeras muertas. Después del robo de 300 pistolas, mejor le iría a ETA con una paloma picoteando un hacha y a Zapatero sacándose una serpiente de la chistera. Al fin y al cabo, como aprendimos en Parque Jurásico, las aves provienen de los reptiles, y entre una serpiente y una paloma hay menos diferencia que entre un asesino en serie y un crítico político.

Hay que ser muy imbécil y muy ignorante para creer a la gente que siempre lleva la paz en la boca. Como bien sabía Toro Sentado, la paz no se habla: se fuma. Pero qué podemos hacer con un Gobierno que cree que los criminales convictos son hombres de paz y los fumadores asesinos en potencia. Un Gobierno que firma tratados de paz con sangre humana y que, como Franco, no fuma. Hitler en Checoslovaquia, Franco en Madrid y el general Custer en los tratados indios eran hombres de paz, hombres a los que la paz no se les caía de la boca ni siquiera cuando estaban afilando el hacha. Ojalá Zapatero aprendiera de una vez que la paz, La Paz con mayúsculas, como decían Les Luthiers, sólo está en Bolivia.

Publicado por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“¿Qué demonios es el proceso de paz?” por Germán Yanke

«Es de los que están por el proceso de paz, es de los que están por el proceso de paz». Si uno se coloca en la posición del mero observador, como si no le fuera nada en ello, puede imaginarse al presidente del Gobierno repitiéndose en voz baja, después de la estrafalaria aventura carcelaria y judicial de De Juana Chaos, eso de que es de los que están por el proceso de paz. Y llega luego a San Leonardo de Yagüe, paraíso micológico, le tiembla la piel ante la vista impresionante de los farallones rocosos del Cañón del Río Lobos, y dice en voz alta casi sin darse cuenta: «Es de los que están por el proceso de paz». Son cosas que pasan: uno desea que ocurra algo, se lo va rumiando a solas y, en cuanto se descuida, lo dice en voz alta. Creo que hay psicoanalistas que tienen explicaciones muy serias para este fenómeno.

Por el contrario, podría pensar el espectador, como el presidente no va por las dependencias del Palacio de La Moncloa, de decoración tan artificial, todo tan de cartón piedra, repitiendo en voz baja cuáles van a ser «las consecuencias» del robo de pistolas y revólveres con secuestro incluido, no se le escapan las conclusiones de tan profunda reflexión ni cuando en Tarragona termina por aburrirse de las profecías de José Montilla. «Es una persona de fiar» -dice cansinamente- y vuelve a la murga de la extrema derecha, que debe ser también uno de los estribillos que le rebotan en la mente mientras juega al baloncesto.

Pero quizá, viendo el asunto más de cerca, o de modo más implicado, lo del terrorista encarcelado -lo de que está «por el proceso de paz»- no es un deseo bienintencionado que se le escapa inopinadamente viendo los pinares que se elevan por las sierras de Urbión y de la Demanda. Quizás esté convencido, quizás esté en lo cierto incluso, y lo dice conscientemente en ese preciso momento en el que al portavoz del Consejo General del Poder Judicial le parece inoportuno, es decir, cuando se inicia el juicio en la Audiencia Nacional contra De Juana Chaos. Esta segunda posibilidad es todavía más clarificadora porque coloca la cuestión en su verdadera dimensión: el problema no es tanto analizar el optimismo y los deseos del presidente como saber qué demonios se entiende por «proceso de paz».

De los silencios y confidencias periodísticas de Rodríguez Zapatero tenemos, además, la versión oficial de la vicepresidenta y portavoz del Gobierno tras el último Consejo de Ministros. El «proceso» avanza; el asunto, con todas las dificultades y con toda la lentitud necesaria, se mueve, el Gobierno está implicado, hará todo lo que esté en su mano. Las «consecuencias» del robo en Francia que la Policía atribuye a ETA, a pesar de ser un hecho que desmorona toda la arquitectura teórica del «proceso», no se van a hacer públicas por el momento.

¿Qué es, entonces, el «proceso de paz»? Porque a lo mejor es lógico que De Juana Chaos esté de acuerdo con él. La doctrina del terrorista, incluso en su versión edulcorada para librarse de una sentencia mayor, no es otra que afirmar que, aunque ahora no mate («¿Pertenece usted a ETA?», le pregunta el juez. «En el 85, sí», responde), la violencia no es condenable. Es más, no era condenable cuando él mismo mataba y no lo es si, como ha escrito, las «ilusiones y el esfuerzo de décadas» de lo que llama «izquierda abertzale» están en peligro de ser «devoradas». Aclaro para los entusiastas del proceso que «izquierda abertzale» no significa nacionalismo vasco sin ETA, sino el conjunto de todo ello que ETA, incluida, comanda. Si todo consiste en que ETA mantenga, a su manera, el «alto el fuego permanente» a cambio de que sus totalitarias reivindicaciones no sean devoradas, puede muy bien De Juan Chaos estar «por el proceso».

Subrayemos dos episodios de este mismo fin de semana. En Andoain, en donde fueron asesinados Joseba Pagazaurtundúa y José Luis López de la Calle, se inauguraba el sábado una Casa del Pueblo bajo el forzado nombre de «Espacio de Libertad Joseba Pagazaurtundúa». Un homenaje sin duda, pero lo significativo, más allá de la ausencia de los familiares del militante honrado, es que junto a las menciones nominales tampoco estaba presente lo que ambos defendieron en público y en privado. La «paz», en el lenguaje socialista, se ha convertido en que «ETA no mata» desde hace más de tres años -que sería, en todo caso, un logro del anterior Gobierno, bajo cuyo mandato ETA dejó de matar- y no en la consecución de la libertad y el Estado de Derecho que los dos asesinados persiguieron hasta su muerte. Al mismo tiempo, en San Sebastián, los dirigentes de Batasuna, amparados en su legalización de hecho, explicaban que apuestan «por dar una respuesta democrática al conflicto» y que si ETA ha robado armas se trataría de un «síntoma» de la grave situación por la que atraviesa «el proceso». El terrorista citado por el presidente, no se olvide, considera, con el escarnio que merece la comparación, que la salida adecuada es desmontar un Estado con «razones sin límite ético y moral».

Así que, según cómo se entienda el invento, se podría decir que De Juana Chaos está muy, pero que muy, «por el proceso». Y lo que el portavoz del CGPJ y tantos otros deberían pedir al presidente Rodríguez Zapatero es, más que prudencia, una explicación pública y racional (no, por tanto, seudoreligiosa, basada en la fe en el líder) de lo que es y significa realmente eso del «proceso». Si se trata de dar la razón a Pagazaurtundúa y López de la Calle o de que ETA siga sin matar, pero no devorada.

Publicado por el diario ABC el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Terrorismo en el Parlamento” por José María Marco

Los socialistas piensan que su país no tiene entidad para impulsar una política por sí mismo

Hay varios elementos perturbadores en la sesión del Parlamento Europeo en la que se respaldó, aunque por una mayoría ínfima, las negociaciones del Gobierno socialista con los etarras. Destacaré dos. El primero es la búsqueda de una legitimidad exterior para un asunto nacional. Obviamente, se trata de un gesto de propaganda, para exhibir en casa el apoyo de los de fuera. Pero hay algo más, y es la pervivencia de una actitud muy propia del progresismo español. Para los progresistas, España no es una nación respetable de por sí, equivalente en su entidad y soberanía a las demás naciones europeas. Al gobierno socialista le ha traicionado la cultura de la que es heredero y que explica la presencia de los nacionalismos en nuestro país. Los socialistas siguen pensando que su país -el nuestro, el de todos- no tiene suficiente entidad por sí mismo para sacar adelante una política. El gesto resulta humillante y revelador. En el fondo, el gobierno desprecia la opinión pública española. El segundo es el descrédito que recae sobre las instituciones europeas. El simple hecho de aceptar el debate, y no digamos ya el que una mayoría haya respaldado la negociación con los terroristas, significa que buena parte de la clase política europea sigue sin entender el significado cabal del terrorismo. No es sólo la violencia en sí, ni la atrocidad de su resultado inmediato, es decir las víctimas. El terrorismo persigue que la sociedad en su conjunto acepte lo inaceptable. Aspira a corromper y a pudrir el mismo vínculo social, lo que debería unirnos a todos si queremos vivir en una sociedad libre. El Parlamento Europeo, por iniciativa del grupo socialista español, ha aceptado la existencia de ese cáncer. Está dispuesto a tolerarlo. Tampoco parece habérsele ocurrido que tras el terrorismo nacionalista viene el islamista. Pero los terroristas islamistas habrán tomado buena nota, como los etarras, de que el Parlamento Europeo está dispuesto a hablar con ellos. Tanto en el plano nacional como en el europeo, ¡en qué manos estamos!

Publicado por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Otro hombre de paz” por Carlos Dávila

In memoriam. Eugene Kurt-Brown (septiembre del 85), Alberto Alonso, Juan Catón, Javier Domínguez, Juan Carlos González y Juan Mateo (abril del 86), Sáenz de Ynestrillas, Carlos Besteiro y Francisco Casillas (junio del 86), y Jesús Jimeno, José Joaquín García, Antonio Larrainchaco, Andrés Fernández, José Calvo, Miguel Ángel Cornejo, Carmelo Bella, Jesús Freixes, Santiago Iglesia, Javier Esteban, Miguel de la Huguera e Ignacio Calvo (julio del 87). Todos fueron asesinados por Juan Ignacio de Juana Chaos. En la relación faltan aún cuatro víctimas más. De Juana, uno de los criminales más furiosos de la repugnante historia de ETA, es hoy para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también un hombre de paz.

Exactamente como su compinche de cacerías humanas Otegi, el pistolero que intentó asesinar al diputado, entonces de UCD, Gabriel Cisneros. Es de suponer que cuando en la Guardia Civil se haya leído la penosa apreciación de Zapatero en Soria: «De Juana está a favor del proceso de paz», un vómito general habrá revuelto las enteras tripas de la Benemérita y más concretamente de los 16 guardias civiles que se salvaron por los pelos en el verano del 85 de la bomba que terminó con un americano, Kurt-Brown, cuyo gran delito fue pasear por una plaza madrileña en el día fatal en que el hombre de paz De Juana accionó el dispositivo mortal que pretendía acabar con la vida de cinco alumnos de la institución armada.

A este rufián asesino el Gobierno socialista quiere verle en casa por Navidad. Por lo pronto, Zapatero ya ha logrado que un fiscal amaestrado, Fernando Burgos, rebaje la pena al susodicho matón hasta apenas cuatro años, un ínfimo castigo que, con certeza, no va a cumplir porque De Juana es uno de los presos emblemáticos que ETA quiere ver en la calle cuanto antes. El canalla ya se está preparando para el acontecimiento y ha dicho: «Será duro encontrarme con mis torturadores». Es posible sin embargo que con quien se tope sea con sus víctimas, no, claro está, con las 26 personas de bien que él mandó al otro mundo cuando era el cabecilla más sanguinario del «comando Madrid», sino con sus familiares, con sus amigos. Uno de ellos ya le ha avisado: Sáenz de Ynestrillas, hijo del comandante frito a tiros por de Juana no le quiere perdonar. Ynestrillas hijo, antes que un exaltado fascista (denominación del complejo gubernamental Prisa) es descendiente directo de un militar asesinado por De Juana. Nadie va a comprender sus furibundas reacciones, pero el que suscribe sí entiende su odio por el criminal que terminó con su padre.

De Juana, hombre de paz según Zapatero, tiene, aparte de su historial humanicida, una biografía de traidor. Perteneció a una de las primeras promociones de la Ertzaintza y en la Policía Autónoma robó de todo: desde dinero en metálico a munición. En enero del 83 figuraba en la abigarrada relación de ertzaintzas que Diario 16 demostró que tenían antecedentes policiales de todo tipo. Pero siguió en la Ertzaintza mientras el presidente del PNV en la época, el simpar Arzalluz, amenazaba con todo tipo de querellas, nunca interpuestas, por cierto, contra el firmante de la información, es decir, el mismo que aparece en la primera línea de esta denuncia de hoy. Los batasunos de entonces, tan etarras por lo menos como el propio De Juana, no perdieron el tiempo en supuestas acciones judiciales, simplemente incluyeron al autor de la información (Carlos Dávila siento la propia mención en un asunto así) en la negra lista de objetivos preferidos. El «zutabe» de marzo del 83 recogió el aviso. Nadie del PNV gimió un solo lamento por la amenaza; es más, el jefe de prensa del partido, probablemente se apellidaba Bordegaray, recomendó al periodista: «Es mejor que no vuelvas por aquí». «Aquí» era, naturalmente, el País Vasco.

Pero De Juana, como los asesinos de Julio César en boca de Marco Antonio, era un «hombre de paz». Tan de paz era que junto con Troitiño, Belén González y el ahora arrepentido Soares Gamboa, se sintió frustrado, en lloro permanente, por no haber cumplido con una de las «ekintzas», acciones criminales, ordenadas por sus jefes: la voladura de algunos periodistas. Ése es el hombre de paz de Zapatero, el que desde el banquillo de la Audiencia Nacional proclama que su único interés cuando salga de la cárcel (estuvo condenado a 3.000 años que, en este momento, ya son únicamente un recuerdo) es «escribir», «yo -ha dicho el criminal- soy básicamente un escritor», oficio que le habrá emocionado probablemente a Zapatero porque él también se reconoce, en la intimidad, como un aficionado impenitente a la poesía.

Nunca, nadie, nadie en sus cabales, nadie decente, diría de un sujeto de esta calaña que es un hombre de paz, o lo que es lo mismo, que «está a favor del proceso de paz», después de haberse cargado como si fueran moscas a una treintena de personas, después de haber robado, vía chantaje económico, a una multitud más, después de haber brindado con risas y cava por la muerte de los Jiménez Becerril, después de seguir amenazando desde el periódico en el que publican sus «colaboraciones» infectas, el «Gara», a todo español que se precie, después, en definitiva, de haber sometido al país entero, y a Madrid muy particularmente, a un régimen de terror incalculable. ¿Hasta dónde puede llegar la ignorancia, la ceguera, la maldad o la complicidad de un presidente que adjetiva como «hombre de paz» a un asesino en serie como De Juana? Pues hasta ese punto: ya lo estamos viendo.

Publicado por el diario LA RAZON el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Incontrolados” por Ignacio Camacho

Desconcertado por no hallar explicación a un gesto tan manifiestamente hostil, el Gobierno se agarra como a un clavo ardiendo a la vaga teoría de los incontrolados para justificar el robo de las pistolas en Francia. Se esperaba un comunicado favorable, una respuesta benévola a los guiños y piruetas del Estado ante las exigencias del terrorismo, una compensación que diera oxígeno al presidente tras pasar por el trágala de Estrasburgo, y en vez de eso, justo en vísperas del sainete de la Eurocámara, resulta que lo que llega es un explícito y brutal aprovisionamiento masivo de las armas que se supone están a punto de ser depuestas. En vez de propiciar la distensión, ETA estira al límite la cuerda del «proceso» ante un Gobierno perplejo que, sin embargo, persiste en humillarse con la insólita declaración de Zapatero sobre De Juana Chaos, avalando moralmente al más terco de los matarifes de la banda.

Pero la monserga de los incontrolados tampoco resulta en absoluto tranquilizadora. Primero porque es difícil de creer, y segundo, y sobre todo, porque aunque fuese cierta sólo empeoraría las cosas. Significaría lo siguiente: que el Gobierno ha cedido en casi todo lo que podía ceder, que está negociando un precio político, que ha aflojado la presión policial, que ha ablandado a los fiscales, que ha ofendido a las víctimas, que ha roto el Pacto Antiterrorista, que parece dispuesto a abrir la puerta a la autodeterminación o a la cosoberanía, que ha hecho la vista gorda a la kale borroka, que ha cabreado a la mitad o más de los ciudadanos, que ha pedido ayuda a Europa, que ha negociado con Ternera, que ha puesto al Estado de rodillas para... ¡tratar de llegar a un acuerdo con media ETA! ¿Y la otra media? Ah, se siente, ésa está incontrolada.

Pues menuda tranquilidad. Y menudo negocio. O sea, que vamos a rendirnos, a poner patas arriba la estructura territorial y a pagar un precio moralmente inaceptable para ver si a cambio los señores terroristas tienen a bien perdonarnos la vida, y encima nadie se compromete al otro lado a respetar su parte del abusivo contrato. Hombre, pues no. Lo menos que se puede exigir es que una banda que presume de estar organizada militarmente se haga responsable de su solda-desca. Porque las nucas amenazadas por esas pistolas no entienden de matices de obediencia.

En resumen, que si ha sido la ETA propiamente dicha, malo, y si han sido disidentes de su estrategia, peor. En uno u otro caso, ahora hay aún menos garantías que antes de que toda esta gratuita e irresponsable deriva conduzca a algún sitio razonable. Con el agravante de que, además, da la impresión de que la eficacia policial ha descendido considerablemente. En algún lugar próximo a la frontera, trescientas flamantes pistolas escondidas denuncian que lo que de verdad está fuera de control es ese «proceso» que Zapatero ha abierto sin calcular sus fuerzas.

Publicado por el diario ABC el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“La política contra el derecho” por Ignacio Sánchez Cámara

El Ejecutivo no puede mercadear con la ley, ya que es su siervo y no su señor

La situación de la Fiscalía se complica ante la renuncia del fiscal del caso a solicitar una pena de 6 años para De Juana Chaos, en lugar de los 96 que habían sido solicitados, por sus superiores y por él, sólo tres meses atrás. El motivo para tan drástica y sospechosa rebaja sería la nueva calificación de los hechos que, entre otras, excluiría la imputación del delito de integración en banda armada. El fiscal Jesús Alonso ha actuado de manera coherente, valiente y ejemplar, cumpliendo con su deber jurídico profesional.

La Fiscalía General del Estado parece empeñada en contribuir a su manera al mal llamado “proceso de paz”. Y esto es algo más que una conjetura, pues Conde-Pumpido ya declaró hace poco que los jueces y fiscales deberían hacer su trabajo a favor de “la paz social”, cuando en realidad sólo deben hacer su trabajo a favor de la ley, ya que la paz social no será sino una consecuencia de la aplicación de la ley, nunca el resultado de su vulneración. En suma, que la paz social nunca puede ser la consecuencia de la ilegalidad, a menos que se trate de una ley injusta.

El Tribunal Supremo, mientras tanto, exhibe una actitud jurídica radicalmente distinta al seguir adelante con la liquidación de bienes de Batasuna y procesar a su cúpula por integración en banda armada. No todo está jurídicamente perdido.

Si la Constitución, que es la norma jurídica suprema, se fundamenta en la unidad indisoluble de la Nación española, no puede resultar extraño que cuando empiezan a pulular naciones y realidades nacionales (valga la redundancia), se cuartee el edificio constitucional, si el Tribunal Constitucional no lo remedia, y se destruya el derecho o, al menos, se degrade.

Naturalmente, en este proceso de sometimiento del derecho a la política tiene mucho que ver el interés del poder en no detener su camino ante obstáculos jurídicos. Pero también hay en él mucho de coherencia con una forma espuria de entender la realidad del Estado de Derecho y la naturaleza y funcionamiento de la democracia, propia de quienes o no entienden o no quieren entender que la democracia es, quizá ante todo, un sistema de frenos y contrapesos que se oponen al poder para limitarlo, y no una tiranía con fecha de caducidad. Pues abundan quienes, adhiriéndose al despotismo, que el derecho se identifica con la voluntad de la eventual mayoría parlamentaria y piensan que cualquier contenido puede ser derecho si así lo decreta el Gobierno legítimo. Ignoran que si tal cosa hace, deja de ser legítimo.

La omnipotencia de cualquier institución, incluido el Parlamento, entraña la destrucción de la libertad y la democracia. Por ejemplo, muchos piensan que la autorización del Congreso al Gobierno para emprender una negociación con ETA asegura por sí sola la legalidad de la empresa. Pues no, necesariamente. El Parlamento también puede vulnerar la ley (no digo que lo haya hecho ni que haya dejado de hacerlo en ese caso concreto; sólo que puede hacerlo) y está sometido a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.

El Poder judicial debe aplicar las leyes, no someterse a los intereses y consignas del Gobierno, no puede convertirse en pieza servil en manos del único poder arbitrario que lo decide todo. La “realidad social” es algo que, según nuestra legislación, debe ser tenido en cuenta por los jueces al interpretar e integrar la ley, pero no es patente para dejar de aplicarla.

La aplicación de la ley no puede ser mercancía de intercambio en ninguna negociación del Gobierno, ya que es la ley el único ámbito de actuación posible de los poderes del Estado. El Ejecutivo no puede mercadear con la ley, ya que es su siervo y no su señor.

El principio de legalidad penal exige que la pena que se imponga a un delincuente sea la resultante de la aplicación prudente de la ley y no que dependa de lo que hagan o dejen de hacer otros delincuentes, ya sea emitir comunicados o robar pistolas. La democracia y la libertad política dependen de que los tres poderes del Estado se sometan al imperio de la ley.

El maquiavelismo, tal como se entiende vulgarmente, y la razón de Estado son incompatibles con la transparencia y el Estado de derecho. La lucha contra el terrorismo debe estar sometida, como toda la acción del Estado, al imperio de la ley. Aquí no valen ni guerras sucias, ni claudicaciones sucias, ni beneficios ilegales sucios, ni precios políticos sucios. Sólo vale la limpieza de la ley.

El Estado de derecho no se puede aceptar bajo condición o a beneficio de inventario gubernamental. Cuando la política se impone sobre derecho, éste decae y se degrada, y, con él, también la libertad, la democracia y los derechos. Buena parte del envilecimiento social que padecemos tiene que ver con este olvido y desprecio del sentido del derecho.

Publicado por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Piden hasta 32 años para la 'célula Dixan'

Por Narrador - 30 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: General

MADRID.- La Fiscalía de la Audiencia Nacional pedirá entre 22 y 32 años de prisión para seis presuntos miembros de una célula islamista, conocida como 'comando Dixan', detenidos en Cataluña en 2003 y en cuyo poder se hallaron sustancias que, según el FBI, sirven para fabricar 'napalm' casero.

En el juicio que comenzará hoy, el fiscal sostendrá que uno de los acusados, Mohamed Taharaoui, formó una «célula terrorista de carácter integrista islámico» con Smail Boudjelthi, Ali Kaouka, Souhil Kaouka, Mohamed Amine Benaboura y Mohamed Nebbar.

El grupo, según la Fiscalía, «tenía como finalidad prestar apoyo logístico y de infraestructura a la célula terrorista francesa constituida por Merouane Benahmed, considerado 'el químico' o 'el artificiero'».

En el piso de Taharaoui se encontraron elementos «que componen el aparato de ignición utilizado en los artilugios explosivos», además de un teléfono móvil de la marca Trium con dos orificios en su parte superior, parecido a los usados en los atentados que Al Qaeda en Bali y en el 11-M.

La célula recibió el sobrenombre de 'comando Dixan' por el carácter supuestamente inocuo de las sustancias que se le intervinieron, circunstancia avalada por un informe que aseguraba que entre ellas había detergente y ralladura de coco.

Información publicada por el diario EL MUNDO el lunes 30 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

EL PAIS en defensa del criminal De Juana Chaos

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: Procesos Judiciales

Rajoy tilda de "vergüenza nacional" que se baje la petición de pena a De Juana 

Rubalcaba recuerda las excarcelaciones de etarras por Aznar y exige al PP respeto al fiscal

Madrid / Vitoria - El PP salió ayer en tromba a censurar la decisión de la fiscalía de la Audiencia Nacional de rebajar muy sensiblemente los 96 años de prisión que solicitaba para el etarra Iñaki de Juana Chaos por pertenencia a banda armada y amenazas terroristas. Mariano Rajoy tildó de "vergüenza nacional" la mera posibilidad de que se rebaje esa petición de pena justo el día en que el etarra dejó de hacer una huelga de hambre.

"Es una vergüenza que un señor, porque haga una huelga de hambre, después de asesinar a 25 personas, se le pretenda bajar la pena de 96 años a seis", declaró Rajoy en Catalunya Ràdio. El líder popular pidió que "ese escándalo no se consume" porque "la democracia no tiene por qué darle a un grupo terrorista ningún trato preferente respecto a ningún ciudadano". De hacerlo, los españoles se preguntarían, a su juicio, cuál es el criterio para ser sometido a unas penas o no serlo.

Horas después, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, anunció que su grupo ha pedido la comparecencia urgente en la Cámara de los ministros de Justicia, Juan Fernando López Aguilar; del de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para que expliquen este cambio de criterio.

En el PP recuerdan declaraciones recientes de López Aguilar en las que éste defendía el "máximo rigor" a la hora de exigir el cumplimiento de las penas a los etarras. El ministro de Justicia afirmó ayer en un desayuno organizado por Servimedia que no debe haber la más mínima sombra de sospecha sobre el Gobierno por la decisión de la Fiscalía de rebajar la petición de penas para el etarra De Juana Chaos. Y añadió: "El Gobierno debe ponerse al límite de su capacidad para asegurarse que ETA no vuelve a matar, y esto que se ha llamado el alto el fuego permanente se convierta en el punto de partida para una disolución definitiva e irreversible de toda forma de actividad terrorista".

Zaplana fue preguntado por estas opiniones del ministro. Aseguró que es "intolerable que la Fiscalía cambie de criterio por negociaciones con los terroristas" y recordó que el ministerio público está sujeto al principio de autoridad. "No se puede poner en rebajas el Estado de derecho", subrayó Zaplana, para quien "es inaudito que la fiscalía pida un día una condena y al día siguiente otra".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, subrayó que la fiscalía pedirá para el etarra "los años que cree que se corresponden con el delito por el que será juzgado".

De Juana lleva en prisión desde enero de 1987. Fue condenado a más de 3.000 años como autor material de 25 asesinatos. Pero, al beneficiarse de redenciones ordinarias y extraordinarias de la pena, la condena efectiva fue de poco más de 18 años. De Juana escribió dos artículos publicados el 1 y el 30 de diciembre de 2004 en Gara. Por esos escritos de ensalzamiento de ETA, el fiscal pidió su procesamiento por pertenencia a banda armada y una pena de 96 años, que ahora rebajará. Por esos nuevos delitos estaba en prisión preventiva cuando inició una huelga de hambre.

Rubalcaba exigió al PP que "respete al Estado de derecho". Y apostilló que ese mismo Estado de derecho permitió el acercamiento de presos etarras durante la tregua de ETA en 1998, mientras gobernaba el PP.

"El mismo Estado de derecho que existía cuando el señor Rajoy gobernaba y fue ministro de Interior y excarcelaba a etarras que hicieron alguna cosa que prefiero no recordar", afirmó el ministro en Sabadell (Barcelona).

El Gobierno vasco afirmó que la rebaja de la petición de pena tiene una inspiración política y no sólo jurídica, lo que podrá favorecer y ayudar al proceso de paz.

Una información de P. Marcos y E. Azumendi publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Un preso de ETA que debía ser excarcelado el día 6 saldrá en 2021 

Madrid - El preso de ETA Antonio Alza Hernández, condenado en siete procesos por delitos de integración en banda armada, estragos terroristas, daños y lesiones, y que tendría que haber salido de prisión el pasado día 6 con el licenciamiento definitivo, tendrá que seguir en la cárcel hasta el 11 de octubre de 2021, tras habérsele aplicado la doctrina Parot elaborada recientemente por el Tribunal Supremo, que establece el cumplimiento sucesivo de condenas hasta el máximo efectivo de 30 años.

El etarra Alza Hernández formó parte del contingente de 105 presos que el Gobierno del PP acercó al País Vasco en septiembre de 1999. El entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja justificó esa decisión en la "responsabilidad" asumida por el Gobierno Aznar con el "anhelo de paz de la sociedad vasca y española". Mayor Oreja dijo entonces que el acercamiento representaba "un paso más" en el proceso de paz vasco, independientemente de que los contactos con ETA "vayan bien, mal o regular".

Hasta la doctrina Parot, los etarras condenados al máximo de 30 años redimían por el trabajo casi la mitad de las penas.

Una información de J. M. L. publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Con huelga o sin ella” (Editorial de EL PAIS)

Con el llamado proceso de paz o sin él, con huelga de hambre o sin ella, era impensable, por su manifiesta exageración y falta de proporcionalidad, que la fiscalía de la Audiencia Nacional mantuviera como definitiva su inicial petición de 96 años de prisión para el etarra Iñaki de Juana Chaos por el delito de amenazas terroristas por el que fue procesado hace un año. Era previsible, además de ser una forma habitual de actuación del ministerio fiscal, un cambio de criterio más ajustado a la gravedad del delito y a su tipificación jurídica en vísperas de la celebración del juicio, prevista para el 27 de este mes. Lo que es menos habitual -y en ello sí han influido, sin duda, las vicisitudes del llamado proceso de paz y la natural preocupación por la huelga de hambre que el etarra mantenía desde el pasado 7 de agosto- es el anuncio anticipado, sin esperar a la vista del juicio oral.

La rebaja de pena anunciada -posiblemente a seis años de prisión- no es arbitraria ni puede ser tildada, salvo que se quiera confundir a la ciudadanía, de precio político. Se sustenta en algo procesalmente tan racional como considerar que las amenazas terroristas proferidas por De Juana a través de dos artículos publicados desde la cárcel en el diario Gara en diciembre de 2004 no constituyen un delito múltiple -tantos como funcionarios amenazados-, sino continuado. Incluso si la fiscalía no hubiera cambiado de criterio, es posible que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de acuerdo con la jurisprudencia, le habría enmendado la plana en su sentencia, considerando las amenazas vertidas como un solo delito, con la consiguiente rebaja de la pena.

Como sucedió cuando De Juana y otros etarras con parecido historial sanguinario a sus espaldas estaban a punto de ser excarcelados, tras cumplir entre 18 y 20 años de prisión, es comprensible

que la rebaja de pena anunciada por el fiscal suscite repugnancia e incomprensión, sobre todo entre las víctimas del terrorismo de ETA. Pero este proceso y esta rebaja ya nada tienen que ver con los 25 asesinatos por los que De Juana cumplió condena en agosto de 2005 de acuerdo con el Código Penal de 1973.

No hay duda de que esta condena, reducida en la práctica a 18 años de prisión por aplicación de la redención por el trabajo, no guarda proporcionalidad con sus crímenes. De ahí que el Tribunal Supremo modificara las reglas de aplicación de esa redención vigentes hasta 1995, para evitar que, como ocurrió con De Juana, se beneficiaran otros etarras con crímenes parecidos. Tras las modificaciones, el horizonte penal de estos últimos es de 30 años. Insistir en comparar penas necesariamente finitas con la inmensidad de los crímenes son ganas de confundir y de exasperar a las víctimas. Sabemos que ninguna sanción penal, ni siquiera la cadena perpetua, puede saldar esos crímenes.

Editorial publicado por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Otros mensajes en Octubre del 2006

Blog alojado en ZoomBlog.com