El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

4 de Octubre, 2006

Dos versiones oficiales del encuentro

Por Sin Pancarta - 4 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: Instituciones: Comunicados

Si se fijan la versión del Gobierno Británico poco o nada tiene que ver con lo que nos ha contado nuestro gobierno y sus terminales mediáticas. En ningún momento se hace alusión a ningún apoyo al mal llamado “proceso de paz” y es que tal apoyo no se ha producido. Ha habido frases más o menos positivas más propias de la educación diplomática que de un sólido contenido político. Blair hablaba de su ‘proceso de paz’ y reconocía no sentirse preparado para opinar sobre la cuestión vasca. Es conveniente saber leer el lenguaje diplomático como una jerga particular donde las palabras no siempre significan lo que parecen a simple vista. Por cierto los despachos de Reuters tampoco hablaban de ningún apoyo al ‘proceso’ del País Vasco ¿Por qué será?


Visita del Primer Ministro Británico, Tony Blair, a España

El Primer Ministro británico, Tony Blair, viajó a España el 3 y el 4 de octubre, para reunirse con el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero en Madrid. Durante la reunión, que tuvo lugar en el Palacio de la Quinta del Pardo, ambos líderes tuvieron la oportunidad de intercambiar puntos de vista en torno a importantes cuestiones internacionales como Líbano, el acceso de Turquía a la Unión Europea y el proceso de paz en Oriente Medio. Por otra parte, el Presidente español aprovechó esta reunión para intercambiar puntos de vista con el Primer Ministro británico en relación con el proceso de paz del País Vasco.

Blair y Zapatero presidieron además una mesa redonda con empresarios españoles y británicos en la que concluyeron la necesidad de aprender de la experiencia de Estados Unidos donde, en comparación con la Unión Europea, se registra una tasa más alta de productividad y un elevado nivel de innovación gracias a un mercado laboral más flexible. Para conseguir estos objetivos, el Primer Ministro británico resaltó la importancia de promover la colaboración entre la universidad y la empresa para aumentar la  innovación y el desarrollo. Como el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirmó, la reforma de la Universidad jugará un papel primordial en este proceso. Ambos líderes creen firmemente en el importante papel que las empresas pueden jugar en la elaboración de políticas encaminadas a conseguir una reforma económica de la Unión Europea que tiene como objetivo la creación sostenida de empleo.

Nota de Prensa emitida por la Embajada de Reino Unido en España el miércoles 4 de octubre de 2006


Rodríguez Zapatero agradece a Blair su apoyo al proceso de paz

El Presidente español y el Primer Ministro británico coincidieron en que todo proceso de paz atraviesa "altibajos", pero que "merece la pena intentarlo". Además de la lucha contra el terrorismo, en su reunión, ambos líderes abordaron las relaciones económicas y comerciales entre sus respectivos países, la agenda europea, la situación de Líbano, de Sudán, la crisis nuclear de Irán y el problema de la inmigración. En el ámbito de la cooperación entre ambos países, Rodríguez Zapatero anunció un acuerdo en materia de investigación en el área de biotecnología y de energías renovables.

En su comparecencia conjunta, tras la reunión que mantuvieron en el Palacio de la Quinta de El Pardo, Rodríguez Zapatero expresó su agradecimiento a Tony Blair por "el apoyo de su Gobierno hacia nuestro Gobierno en un proceso difícil y complicado como es un proceso de paz ante un grupo terrorista". Insistió en que el proceso "va a continuar", en que "será largo, duro y difícil, tendrá altibajos, pero el objetivo es tan importante para Euskadi y para el conjunto de España que va a seguir adelante", y añadió que, como había dicho Tony Blair, "merece la pena".

El Primer Ministro británico explicó que durante el camino recorrido para alcanzar la paz en Irlanda del norte les dijeron que todo se vendría abajo, que no iba a funcionar y que éramos unos ingenuos, pero enfatizó que "si uno se cree lo que hace, al final sale adelante" y recomendó al Presiente actuar con "determinación" y "paciencia".

Acuerdo de cooperación en investigación

Las importantes relaciones económicas y comerciales entre ambos países fueron objeto de atención en la reunión mantenida por Rodríguez Zapatero y Blair. El líder británico alabó el crecimiento económico de España y la importancia que actualmente tiene el comercio bilateral. El mandatario español comentó que Reino Unido es el tercer máximo inversor en nuestro país, tras Francia y EE.UU., y que Gran Bretaña es el segundo destino de la inversión exterior española. También subrayó que el turismo procedente de Gran Bretaña representa el 30 por ciento del turismo español.

Rodríguez Zapatero anunció que el gobierno británico y el español habían decidido incrementar su colaboración en dos factores "claves para el progreso", la innovación y la investigación. Para ello elaborarán un acuerdo en dos áreas específicas, la biotecnología y las energías renovables.

El reto que supone la inm¡gración fue otro de los asuntos presentes en la agenda, ambos líderes coincidieron en la necesidad de que la Unión Europea adopte una política conjunta y se implique a fondo en afrontar los problemas que la inmigración clandestina supone para todos. También incidieron en que es preciso apoyar el desarrollo del continente africano.

Blair felicitó al Presidente español por su liderazgo en Europa en materia de inmigración y éste le agradeció el apoyo a sus iniciativas. Rodríguez Zapatero consideró una buena noticia el anuncio de que Frontex vaya a duplicar los medios y triplicar el personal del que dispone para gestionar el control de las fronteras.

En cuanto a Gibraltar, el Presidente español dijo que "el diálogo es el mejor camino para obtener frutos positivos" y, aunque ninguno renuncie a sus posiciones de fondo, tanto el mandatario británico como el español consideraron que el reciente acuerdo de Córdoba es muy beneficioso, fundamentalmente para los ciudadanos.

Nota de Prensa emitida por la oficina de prensa de la Presidencia del Gobierno de España el martes 3 de octubre de 2006


Blair y Zp en la Prensa Nacional

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: Internalización del Chantaje Etarra

Blair sugiere a Zapatero paciencia para «superar los altibajos» del 'proceso de paz'

El primer ministro británico augura «altibajos» y aconseja al presidente del Gobierno «determinación paciente, imaginación y creatividad» para salir de las situaciones de bloqueo

MADRID.- José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer un importante regalo del primer ministro británico, Tony Blair, en forma de respaldo público, claro y expreso al llamado proceso de paz en el País Vasco.

«Una vez más, quiero aplaudir la iniciativa tomada. Siempre merece la pena intentarlo y lo correcto es hacerlo», dijo Blair a Zapatero durante una breve rueda de prensa en Madrid, en el momento justo en el que el proceso de paz está bloqueado.

El primer ministro utilizó su experiencia en Irlanda del Norte para respaldar a Zapatero.

Y aunque Tony Blair aseguró que «las decisiones las debe tomar España», no dudó en apoyarse en el proceso de paz norirlandés para augurar éxito al del País Vasco.

El apoyo de Blair es especialmente importante para el presidente del Gobierno porque procede de un amigo de su antecesor en el cargo, José María Aznar; porque aporta el consejo y la experiencia del Ulster, y porque es un líder político respetado por la izquierda abertzale.

De hecho, el primer ministro británico ya ha colaborado con Zapatero ayudándole a diseñar la estrategia del proceso, instruyendo a colaboradores del presidente y facilitando el contacto con ETA, a través de un centro no gubernamental suizo y con diplomáticos del Reino Unido. Y la opinión que de él tienen ETA y Batasuna queda reflejada en la carta que Arnaldo Otegi envió a Zapatero proponiéndole el inicio del diálogo y que contenía esta frase: «Esperamos que sea usted el Tony Blair español».

Ayer, en la rueda de prensa, Blair utilizó expresiones como «te deseo lo mejor», «las cosas acabarán bien» y «si uno cree en lo que hace todo sigue adelante».

El primer ministro británico aconsejó a Zapatero que aplique lo que llamó «determinación paciente», que viene a ser, por lo que explicó, la decisión de avanzar, aunque «a veces parezca que todo está bloqueado». Explicó que debe utilizarse «creatividad e imaginación para salir adelante» y abordar situaciones difíciles como las que ahora afectan al proceso de paz del País Vasco.

Tan identificado estuvo con las palabras y la posición del presidente del Gobierno que Blair caracterizó como «importantes señales» de que el proceso puede culminar con éxito el hecho de que hayan transcurrido ya tres años sin víctimas mortales de ETA y seis meses de alto el fuego.

Esa «imaginación y creatividad» es la que el presidente del Gobierno intenta aplicar estos días con sus gestiones reservadas para lograr un acuerdo de mínimos que desatasque la llamada mesa de partidos, para permitir la vuelta a la legalidad de Batasuna y el inicio del diálogo formal con ETA.

No obstante, en las palabras de Blair no todo fue optimismo, porque explicó que en el proceso de Irlanda del Norte se han producido «altibajos» y, probablemente, eso mismo ocurrirá en el País Vasco. Se refirió al informe de los observadores del proceso de Irlanda que se publicará hoy y que servirá para verificar los avances tras nueve años de diálogo.

No quiso responder el primer ministro británico a una pregunta sobre posibles gestiones con su amigo Aznar para lograr el apoyo del PP al proceso de paz. Lo más que hizo fue un circunloquio sobre los que «decían que no iba a funcionar» el diálogo en Irlanda del Norte y, finalmente, han tenido que aceptar el resultado positivo.

Balón de oxígeno

A su lado, respiraba satisfecho Zapatero y disfrutaba del balón de oxígeno que necesitaba, en vísperas de volverse a enfrentar en el Pleno del Congreso a Mariano Rajoy sobre el proceso de paz. Su tesis ahora es que el PP se opone a algo que cuenta con aval internacional y el paralelismo que establece es con Irlanda del Norte, donde fue clave el apoyo de la oposición al Gobierno y la continuidad entre los conservadores y los laboristas en el diálogo para la paz. Según La Moncloa, frente a Rajoy estará hoy Zapatero y lo que representa Blair.

El presidente del Gobierno empezó explicando que había «recibido de Blair mucha información del proceso de paz de Irlanda del Norte».

«En todas las conversaciones que hemos mantenido me ha dado su experiencia y ha sido muy útil, por eso quiero agradecer públicamente el apoyo que siento en un proceso difícil y complicado como es un proceso de paz con un grupo terrorista», explicó.

Insistió en su idea de que hay «elementos positivos» como los tres años sin muertos y los seis meses de alto el fuego y, no obstante, repitió la frase emblema del «proceso largo, duro y difícil», aderezado con la palabra «altibajos» que le brindó ayer Blair.

Zapatero no quiso hablar de parálisis del proceso y explicó que éste «continúa y va a continuar porque merece la pena».

Una información de Fernando Garea publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair apoya el «proceso de paz» y anima a Zapatero a perseverar pese a los obstáculos

El presidente español rehúsa hablar de bloqueo en la negociación y asegura que continúa

MADRID - El primer ministro británico, Tony Blair, respaldó ayer públicamente el «proceso de paz» en España y animó a Zapatero a perseverar en el intento, pese a los múltiples «altibajos y obstáculos» que se hallará en el camino. El diálogo con ETA ocupó buena parte de la reunión que mantuvo el jefe del Ejecutivo español con Blair, de visita oficial en España, la primera que realiza desde que Zapatero es el inquilino de La Moncloa. Tras más dos horas de encuentro, José Luis Rodríguez Zapatero no ocultó su satisfacción por este apoyo, que llega en un instante en el que el proceso atraviesa por uno de sus peores momentos.

Es más, confesó que durante la entrevista, en la que se habló también de economía e inmigración, recabó de Blair consejos para afrontar las negociaciones con la banda etarra. «He recibido mucha información del proceso de paz de Irlanda del Norte. Su experiencia -la de Blair- siempre es muy útil», sentenció. Incluso se atrevió a adelantarse al respaldo público que minutos más tarde le brindaría el laborista para agradecérselo de antemano.

Acto seguido, Blair se dirigió a los medios de comunicación para «aplaudir una vez más el proceso de paz» en España. Aunque no desveló en público los consejos que dio a Zapatero, sí que los insinuó al comparar ambos procesos, el de España y el del Ulster. Por eso no dejó ni un momento de lado el informe que hoy hará público la comisión independiente de observadores que vela por el proceso en Irlanda del Norte.

«Nada puede funcionar sin una determinación paciente en el logro del éxito». Esta fue su primera recomendación. «Habrá altibajos, pero siempre es mejor intentarlo. Es difícil, pero merece la pena intentarlo. Habrá obstáculos que parezcan insalvables, pero hay que continuar en el proceso», reiteró a modo de segundo consejo. Y de vuelta a Irlanda del Norte. «En estos últimos meses existe la esperanza y el optimismo de que, al final, el informe» sobre el conflicto irlándes sea positivo y sentencie que ha llegado a su fin.

Señales importantes

Tras reiterar que «no voy a entrar en la política interna de ningún país», apostilló que en el caso español existen «importantes señales» sobre que se está en el camino adecuado: más de tres años sin víctimas mortales y seis meses de tregua. «A veces parece que se va muy rápido, otras muy lento y en otras ocasiones incluso puede parecer que se está bloqueado». Estos distintos escenarios dentro de un diálogo con una organización terrorista «forman parte normal de la propia resolución del conflicto, que lleva mucho tiempo existiendo».

Por tanto, «si existe la voluntad de acabar con el mismo y se aplica lo que yo llamo determinación paciente...» «Determinación paciente» que el primer ministro británico recomendó a su homólogo español acompañar de «creatividad e imaginación». Además en el caso irlandés, continuó el dirigente laborista, existía un sentimiento de que este tipo de conflicto, que tantas muertes ha causado, es ajeno al siglo XXI. «A nosotros ese sentimiento nos funcionó».

No obstante, le reiteró su vaticinio de que durante todo el camino tropezará con diversos y diferentes obstáculos. Aunque a renglón seguido le animó a seguir, pese a todo. «Si uno cree en lo que hace, debe seguir para delante».

El presidente español, por su parte, rehusó hablar de bloqueo. «No me gustaría desmentirlo», dijo en alusión al lehendakari Ibarretxe, que anteayer anunció el inicio del diálogo oficial con ETA. Y con esta escueta frase dio por zanjada la cuestión. Eso sí, garantizó que el «proceso continúa» y recordó que se inició hace seis meses. «Tenemos datos positivos», en referencia a los más de tres años sin víctimas mortales y a los seis meses de tregua.

Agradece el sacrificio en Afganistán

El primer ministro británico y el presidente del Gobierno no abordaron ayer durante su encuentro en el Palacio de la Quinta en el Pardo (Madrid) la situación de Afganistán y el despliegue de las tropas españolas en la zona. Pese a ello, Tony Blair agradeció el sacrificio que están realizando los militares españoles en este país y su contribución a evitar que esta región se convierta en un nido de terroristas. Además, alabó el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero en materia de inmigración en Europa y coincidió con él en la necesidad de que la UE se dote de una «política conjunta» para blindar las fronteras, pero también preste más atención a los países de origen de los «sin papeles», en especial, a África. Ambos mandatarios restaron la importancia que para las relaciones bilaterales ha tenido el reciente acuerdo de Córdoba sobre Gibraltar, que permitirá el uso conjunto del aeropuerto en el istmo. Para el presidente español, el acuerdo «certifica las buenas relaciones» entre los dos países. «Es una muestra más de que el diálogo es el mejor camino para alcanzar frutos positivos». Además, consideró que la mejor gestión de Gibraltar permitirá seguir dialogando con mayor tranquilidad. De esta manera, se refirió a la cuestión más espinosa de este caso, el de la soberanía. Y anunció un crecimiento de la economía española del 3,7%.

Una información de Inmaculada G. De Molina publicada por el diario LA RAZON el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PP avisa de que no existe paralelismo alguno con el «caso irlandés»

Madrid - El Partido Popular recordó ayer que no hay ningún paralelismo entre la situación en el País Vasco y el problema de ETA y el caso irlandés. El portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, fue tajante: «Irlanda tiene un conflicto entre dos comunidades y aquí ya saben que siempre han matado los mismos: aquí los asesinos son los asesinos y los demás somos víctimas, los demócratas somos las víctimas de los asesinos», sentenció.

Ante la visita del primer ministro británico, Tony Blair, el principal partido de la oposición también recordó su rechazo a cualquier iniciativa que dé pábulo al objetivo de los terroristas de «internacionalizar el conflicto».

Por otra parte, en alusión a la información adelantada ayer por LA RAZÓN, en relación a que ETA ha recuperado el tono amenazante en sus chantajes a los empresarios vascos, el Partido Popular no ha sido informado al respecto por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la ronda de contactos informales que celebró la pasada semana para pasar página sobre su compromiso de que en septiembre daría cuenta a los grupos parlamentarios de la marcha de la tregua.

Eduardo Zaplana señaló que los hechos -«la “kale borroka” está presente como no lo estaba desde hace mucho tiempo en las calles y pueblos del País Vasco, se han vuelto a quemar autobuses, siguen existiendo extorsiones»- no llevan a tener «ni el optimismo ni la esperanza» que se pregona desde el Gobierno de Zapatero.

Cruce de acusaciones

El portavoz «popular» también arremetió contra el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, quien, rompiendo una norma tácita de la democracia, achacó este lunes a Ángel Acebes la responsabilidad por los atentados del 11-M. El diputado «popular» calificó las declaraciones de Blanco de «repugnantes», fruto de su «enanismo político y moral».

«Quien debe pedir perdón es el partido que acusa al Gobierno de ser cómplice de la banda terrorista ETA y de estar detrás de los atentados de Madrid del 11-M», contestó Blanco. El «número dos» del Partido Socialista no se amilanó ni rectificó ante las múltiples críticas a su afirmación de que no iba a recibir lecciones del ministro del Interior que sufrió «el mayor número de víctimas del terrorismo en nuestro país», en referencia a Ángel Acebes.

Una información de C. M y R. N. publicada por el diario LA RAZON el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair anima a Zapatero a seguir con el proceso y desoír a quienes lo critican

MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero consiguió lo que esperaba de Tony Blair -el apoyo al «proceso de paz» emprendido en España- y aún más: una cierta descalificación de la oposición que ofrece el Partido Popular a la forma en que el presidente del Gobierno está llevando el diálogo con ETA y su entorno. El primer ministro británico puso como ejemplo el proceso seguido en Irlanda del Norte, señalando que aunque el camino es largo y difícil, si se cree en lo que se hace se debe seguir adelante, a pesar de las voces que auguran un fracaso.

El jefe del Ejecutivo llevó a su colega británico al Palacio de la Quinta del Pardo, donde conversó con él durante un par de horas, compareció ante los periodistas y después le ofreció una cena. Moncloa ha cuidado especialmente esta visita a Madrid de Blair, que sólo se ha producido después de que Zapatero acudiera a Londres en tres ocasiones y cuando ya el dirigente laborista se dispone a abandonar Downing Street.

El proceso en Irlanda del Norte

El gran objetivo de Zapatero era lograr el respaldo de Blair y que éste le ayudara a convencer a los españoles de que un proceso como el emprendido en el País Vasco, al igual que ha sucedido en Irlanda del Norte será largo y difícil. El presidente del Gobierno comenzó agradeciendo ante los periodistas la información recibida del primer ministro británico y asegurando que su experiencia le ha resultado muy útil. Blair, a su vez, sin que nadie le preguntara, dijo que aplaude la iniciativa tomada por Zapatero y aludió al proceso de paz emprendido en Irlanda del Norte.

En concreto, Blair dijo que hoy se publicará el informe de la Comisión Independiente de observadores sobre la entrega de las armas por parte del IRA, y mostró su confianza en que será positivo. «Eso significa -dijo- que puede haber un futuro compartido. Habrán pasado nueve años y quedará claro que nada puede funcionar si no hay una determinación paciente de tener éxito. Se registrarán muchos altibajos, pero se debe continuar».

Más adelante, el jefe del Gobierno británico insistió en que resolver conflictos tan antiguos «es un trabajo duro» en el que «habrá obstáculos» y, aunque se ocupó de señalar que no tiene intención de inmiscuirse en la política interna española, citó como elementos positivos el que no haya habido asesinatos de ETA desde hace más de tres años y de que el alto el fuego de la banda terrorista se mantenga seis meses después de su declaración.

«Mi experiencia -subrayó- es que a veces parece que hay un bloqueo o que hay desviaciones del camino que uno desea que se siga, pero eso forma parte del proceso. Hay que mantener las posiciones, hay que aplicarse con una determinación paciente, incluso sabiendo que a veces se avanza deprisa y otras no tanto, y, hay que aplicar imaginación y creatividad para buscar una salida».

Críticas

Blair advirtió, refiriéndose al proceso en Irlanda del Norte, de que «durante todo el camino había gente que nos estaba diciendo que no iba a funcionar o que todo se venía abajo y que éramos unos ingenuos; pero si uno cree en lo que hace -repitió- sigue adelante».

Zapatero, por su parte, cuando se le dijo que hay quien considera que el llamado «proceso de paz» está bloqueado, respondió que esa era una afirmación sobre la que no iba a hacer ninguna reflexión. Simplemente, se ocupó en reiterar que «hay elementos positivos», en referencia a los mismos que Blair había citado, y en asegurar que «el proceso continúa, porque el objetivo -dijo- es tan importante para Euskadi y para España que merece la pena».

Una información de Luis Ayllón publicada por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair traslada a Zapatero su convicción de que el proceso de paz "merece la pena" 

El primer ministro británico ve "importantes señales" en los tres años de ETA sin matar

Madrid - El primer ministro británico, Tony Blair, apoyó ayer el fin dialogado de la violencia de ETA promovido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y recomendó "determinación muy paciente" para que el proceso culmine con éxito. "Siempre merece la pena intentarlo. A veces es muy difícil, pero lo correcto es hacerlo", dijo Blair, que ve "importantes señales" positivas en que ETA lleve más de tres años sin matar y haya declarado un alto el fuego permanente. Zapatero dijo, a su vez, que "el proceso continúa", aunque "tendrá altibajos".

El primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero dedicaron una buena parte del encuentro mantenido ayer en el Palacio de la Quinta, de Madrid, a analizar el proceso de paz de Euskadi a la luz de la experiencia irlandesa. Zapatero agradeció la "experiencia muy útil" y el apoyo de Blair a lo que calificó un "proceso difícil y complejo".

Este ha sido el primer y, presumiblemente el último viaje, que el primer ministro laborista ha realizado a España en el mandato de Rodríguez Zapatero. Ambos dirigentes mostraron una notable complicidad, que destacó especialmente en su experiencia compartida sobre el proceso de paz en Irlanda del Norte y su aplicación en el recién iniciado proceso vasco.

Blair destacó, del proceso de paz de Euskadi, como "señales importantes" la ausencia de muertos durante tres años y el alto el fuego de seis meses. Restó importancia a las situaciones de bloqueo, como la sufrida por el proceso vasco durante el verano, porque "forman parte natural de conflictos que duran mucho tiempo".

Concedió mucha importancia a la "determinación paciente" de los dirigentes políticos para resolver el conflicto. "Si la voluntad de resolverlo se mantiene y se aplica una determinación paciente, entendiendo que a veces se avanza deprisa y otras no tanto, e incluso parece que el proceso se apaga, muchas cosas acabarán cuajando".

También recomendó a los protagonistas del proceso de paz aplicar la "creatividad y la imaginación" para buscar una salida. Sobre su experiencia en Irlanda del Norte destacó como claves del éxito del proceso que "los dirigentes políticos estaban dispuestos a arriesgarse, de que había una sensación de cansancio entre los ciudadanos y existía el sentimiento de que este tipo de conflicto era ajeno al siglo XXI".

Zapatero hizo suyas estas recomendaciones de Blair como también otra más cuando el primer ministro británico recordó que el proceso irlandés también tuvo sectores escépticos. "Había gente que nos estaba diciendo que no iba a funcionar, que todo se venía abajo y que éramos unos ingenuos. Pero si uno cree en lo que hace, sigue adelante. Por todo ello, pese a las dificultades y a los altibajos, siempre merece la pena intentarlo", dijo Blair, dirigiéndose a Zapatero, aunque evitó referirse directamente al PP.

Zapatero admitió que había pedido consejo a Blair sobre la marcha del proceso vasco de paz y que, también, había recibido mucha información, en la conversación de ayer y en otras precedentes, del proceso de paz irlandés.

Pero el presidente español fue menos explícito que el británico. Agradeció el apoyo de Blair y garantizó que "el proceso de paz continúa", pese a la situación de bloqueo por la que ha atravesado. Igual que Blair, admitió que el proceso "será largo y tendrá altibajos" e insistió, como él, que "hay datos positivos" como la ausencia de víctimas mortales durante más de tres años y el alto el fuego permanente de ETA que dura seis meses. "Desde la perspectiva de lo que fue el proceso irlandés, sin duda son datos positivos y el proceso continúa porque el objetivo es muy importante para Euskadi y el conjunto de España y, como ha dicho Tony Blair, merece la pena".

Una información de L. R. Aizpeolea publicada por el diario EL PAIS el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair y Zp: Editoriales y Opinión

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 10:30, Categoría: Internalización del Chantaje Etarra

“Irlanda del Norte como falacia” (Editorial de EL MUNDO)

«Determinación» para un proceso que será «largo» y tendrá «altibajos» fue la recomendación que Tony Blair hizo ayer a Zapatero de cara a su negociación con ETA. Quizá para estas alforjas no hacía falta tanto viaje, pero el presidente español se mostró muy agradecido a su homólogo británico. Al fin y al cabo, su «ayuda» en el proceso de paz español sirve a otros fines: poder decir a los españoles que el primer ministro británico contó con un «apoyo generalizado» de la oposición que Zapatero querría y no tiene. Es parte de la red de seguridad que el Ejecutivo lleva meses tratando de poner al potencial fracaso de su empresa, consistente en hacer creer que, si el proceso fracasa, la culpa será del PP. Como ayer reiteró el portavoz socialista, Acebes, no ETA, es el «principal obstaculizador» de la paz.

Aunque el caso español y el norirlandés no son homologables, puestos a establecer paralelismos, lo único que se puede exigir al Gobierno es que los haga de forma veraz y sin hurtar información a los ciudadanos. Así pues, no deberían omitir el hecho esencial de que Blair obtuvo el apoyo de John Major porque mantuvo en lo fundamental la política antiterrorista de su antecesor.

Asimismo, al poner como ejemplo el proceso norirlandés, debería recordarse que éste no surgió de un diálogo con el IRA como el que ahora se pretende con la banda terrorista ETA, sino que partió de la derrota asumida de aquel grupo armado y su renuncia expresa a las aspiraciones maximalistas de autodeterminación. De hecho, en cuanto las negociaciones para el desarme efectivo no iban por el buen camino, Blair no tuvo ningún reparo en suspender la débil autonomía norirlandesa, cuyo Parlamento sigue hoy paralizado. Fue la firmeza de tories y laboristas en este punto la que hizo entender al IRA y sus acólitos del Sinn Fein que el terrorismo era ineficaz y había que renunciar a él sin contraprestaciones.

La unidad de los dos grandes partidos británicos supuso la debilidad del IRA, igual que en España la unidad que socialistas y populares lograron con el Pacto contra el Terrorismo llevó a ETA a su momento de máxima debilidad. Hoy, sin embargo, el Gobierno prefiere la estrategia de mostrar que el PP está solo, aunque para ello tenga que recurrir a la internacionalización del proceso, estrategia que no por casualidad fue la que siempre persiguió ETA.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“La lección del proceso irlandés” (Editorial de LA RAZON)

Sólo tras la derrota política sin paliativos de los terroristas aceptó Londres sentarse a negociar

Es perfectamente comprensible que el presidente del Gobierno busque el respaldo mediático del primer ministro británico, Tony Blair, para presentar ante Europa la negociación emprendida con una banda terrorista. Echar mano de Blair, aunque sea uno de los de «la foto de las Azores», que tantas invectivas provocó en el socialismo español, aún es rentable, pues su imagen exterior no ha sufrido desgaste en la misma medida que lo padecido en el plano doméstico, al tiempo que le avala el éxito del proceso de paz irlandés. Sin embargo, no debería permitir Zapatero que la entrevista con su colega británico indujera a la identificación de los procesos de negociación de Irlanda del Norte con el que se mantiene actualmente con ETA. Y no debería permitirlo porque, además de tratarse de una falacia, esa asociación de ideas ha sido sistemáticamente propalada por el nacionalismo, en la búsqueda de la legitimación internacional del supuesto derecho de autodeterminación del pueblo vasco. Aunque, eso sí, ocultando cuidadosamente que el origen del proceso de pacificación de Irlanda del Norte se basa, precisamente, en la renuncia a la autodeterminación por parte de los republicanos del IRA. Si Tony Blair, al que debemos suponer suficientemente informado de la política interna española, es capaz de transmitir la realidad de la negociación del llamado «Acuerdo de Stormont» y, en especial, de la base ideológica sobre la que se firmó el pacto, habrá hecho un magnífico servicio a su colega español. Porque, ciertamente, y es el único paralelismo que puede establecerse, el proceso de paz del Ulster supuso la renuncia del IRA al soberanismo en una Irlanda unificada, a cambio de un estatuto de autonomía en un territorio británico. Esa derrota política sin paliativo alguno de los terroristas, por la que, además, se reconocían los derechos nacionales de la comunidad protestante, fue la condición inequívoca e insoslayable que permitió a Londres sentarse a negociar sin merma de la dignidad del Estado. Condición que, por supuesto, llevaba añadida la entrega de las armas. Esa es la gran lección que debe extraer el Gobierno de Zapatero del proceso irlandés y que debe trasladarse alto y claro a los terroristas de ETA: que la soberanía nacional reside en la voluntad del conjunto del pueblo español y no admite transacciones. En otras cuestiones, como la reinserción de los delincuentes, el ejemplo de Irlanda no sirve: aquí no ha habido dos bandos en lucha; sólo unos asesinos matando a inocentes. Estas son las principales lecciones que Zapatero puede extraer de sus conversaciones con Blair sobre ETA, y parece ser que la de ayer no ha sido la primera. Que el mandatario británico haya elogiado el esfuerzo de su colega español debe tomarse como lo que es: cortesía y expresión de buena voluntad, «sin entrar en cuestiones internas».

Editorial publicado por el diario LA RAZON el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“El gilipollas” por Ignacio Camacho

Este Tony Blair junto al que se retrata con arrobo el presidente Míster Sonrisa, ¿no era el mismo que se hizo la foto de las Azores con Bush y Aznar? ¿No era el odioso izquierdista arrepentido que ejercía de lacayo del Imperio en sus mentiras sobre las armas de destrucción masiva? ¿No era el jocoso comensal que en las sobremesas de Moncloa se burlaba con el Hombre del Bigote de las masivas manifestaciones de rechazo a la guerra de Irak? ¿No era éste, en fin, el tipo al que el primer ministro de Defensa de este Gobierno, José Bono, trató delicadamente con un calificativo muy apropiado? ¿Cómo fue aquello que dijo Bono? Ah sí, ya recuerdo: «Este Blair es un poco gilipollas...»

Pues he aquí al gilipollas en cuestión, el amigo de Aznar, el mamporrero de Bush, convertido en mentor y consejero del «proceso de paz». Misterios de la política: ¿cómo puede dar consejos sobre la paz un adalid de la guerra? Ah, es que se trata de otra guerra. Y, sobre todo, se trata de que el que lo recibe con su sonrisa desplegada no es ya el líder que estaba detrás de las pancartas callejeras cuando Blair se reía de ellas en un comedor privado de Moncloa, sino el que aprieta el botón del timbre de ese comedor para que un camarero de uniforme sirva el café. Salto cualitativo esencial, desde cuya nueva perspectiva el antiguo paje imperialista se transforma en el Príncipe de Stormont que ilumina el camino para acabar con el terrorismo. No, no es doble rasero. Es doble moral, o más bien una moral política dobladiza que se pliega justo por el filo del poder.

Sentado ese pragmático principio, el primer ministro británico se alza como avalista de la negociación con ETA y asesora a Zapatero sobre los delicados pasos que requiere un baile tan peligroso. Recordemos los que él dio en Irlanda: 1. Se negó a sentarse con los bandos en conflicto (dos, enfrentados entre sí) mientras continuase la violencia. 2. Concedió como máximo precio de la paz una autonomía inferior a la que el País Vasco posee desde hace más de un cuarto de siglo. 3. Practicó excarcelaciones a cuentagotas, y siempre que los presos beneficiados pidiesen perdón y abjurasen en público de la violencia. 4. Se reservó el poder de volver a encarcelar a quienes incumpliesen su compromiso. Y 5. Suspendió a la mínima contrariedad la precaria autonomía del Ulster, hasta hoy. Todo ello, con el respaldo de la oposición.

A ese proceso se apuntarían muchos españoles, pero es dudoso que ETA lo aceptara. Por tanto, el consejo de Blair será más bien una oferta de mediación, que quizá ya lleve tiempo produciéndose. Y la foto conjunta, un respaldo a la internacionalización que tanto han perseguido los batasunos y sus siniestros mentores. A Blair, claro, eso le da igual. Él ya ha triunfado, está de retirada y quizás en su cordial media sonrisa brille un rictus de silenciosa revancha. El «gilipollas» de la guerra ha vuelto bajo palio como Príncipe de la Paz...

Publicado por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair y Zp en la Prensa Británica

Por Sin Pancarta - 4 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: Internalización del Chantaje Etarra

Dos cuestiones me han llamado la atención del tratamiento de la prensa británica de la reunión Blair-Zapatero. De un lado que se han tragado el supuesto apoyo al mal llamado “proceso de paz”, o han bebido únicamente en fuentes españolas o no se entiende demasiado bien. En cualquier caso el dato más importante es lo reducido del espacio dedicado a esta cuestión llegado a límites sorprendentes como en el caso de THE INDEPENDENT que dedica un párrafo de 79 apalabras. THE DAILY TELEGRAPH comenta “Según fuentes oficiales españolas, Zapatero estima que la reunión con Blair es una oportunidad para recalcar a la nación que el proceso de paz vasco será ’largo, duro y difícil’. Nuestro ‘Presidente Accidental’ quiere convencer, es decir: sabe que no estamos convencidos. Finalmente THE TIMES narra: “El apoyo de Blair contribuirá también a que Zapatero desvíe los ataques de la oposición que dice que las conversaciones equivaldrían a una rendición”. Claro como el agua, ZP pretende usar a Blair, el de las Azores, como tarjeta de presentación, pero no le ha salido demasiado bien. Por cierto la prensa americana ha ignorado por completo la cuestión.


Blair apoya el proceso de paz vasco

A visit by Tony Blair to Madrid yesterday gave a boost to the foundering peace process in the Basque country as the Prime Minister shared his experiences tackling the Northern Ireland situation with his Spanish counterpart.

Jose Luis Rodriguez Zapatero was keen to discuss Mr Blair's Northern Ireland experiences, as he seeks to broker an end to a campaign by the Basque separatist group Eta that has claimed more than 800 lives over almost four decades.

Mr Blair applauded the Spanish prime minister's efforts to find a solution to the Basque problem and urged him not to be disheartened. "It takes patient determination to succeed in such things,'' he told Mr Zapatero when they met at a palace in the outskirts of Madrid last night. "There may be ups and downs along the way and I wish you every success.''

But Mr Blair warned: "Resolving these very long-standing issues is difficult work. It doesn't happen overnight and there will be constant obstacles that appear on the path to progress. Sometimes there appear to be blockages and this is a natural part of the process.''

He said that at every stage of the Northern Ireland peace process he was beset by negativity much in the same way that Mr Zapatero is struggling to gain outright support in Spain. "People tell us that it's not going to happen, that we are being nave, but if you believe enough, you continue.''

Mr Blair added that things had "come together'' in Northern Ireland. "There was leadership prepared to take risks for peace, there was a sense among the people that they were tired of conflict. Then there was something else - a feeling that in the modern world this type of conflict in which innocent people got killed was just something alien to the 21st century.''

Mr Zapatero thanked Mr Blair for his advice and support. "His expertise has been extremely useful,'' he said.

Una información de Fiona Govan publicada por el diario THE DAILY TELEGRAPH el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


World News IN BRIEF - Blair habla sobre el proceso de paz vasco

MADRID Spain ho pesto draw on Tony Blair's experience in dealing with the IRA to help settle the Basque conflict. Mr Blair arrived in the Spanish capital yesterday for talks on the conflict. He and Prime Minister Jose Luis Rodriguez Zapatero had been exchanging ideas throughout Spain's nascent peace process with the armed Basque separatist group Eta. Mr Blair arrived in the early evening and went to talks with Mr Zapatero at a mansion near the residence of King Juan Carlos.

Una información publicada por el diario THE INDEPENDENT el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair fomenta las conversaciones de paz en el País Vasco

Tony Blair was expected last night to back Spain's talks with the separatist group Eta, bolstering the fledgeling Basque peace process and aiding the country's leader, Jose Luis Rodriguez Zapatero.

The Spanish Prime Minister believes that Mr Blair's experience of negotiating a peace deal in Northern Ireland is of "immense value" as his Government begins talks with Eta, according to Spanish officials.

Mr Blair's backing will also help Senor Zapatero to deflect attacks by Spain's right-wing Opposition, which said that the talks amounted to surrender. The two leaders were due to discuss other topics, including the Middle East and Afghanistan.

But it was Mr Blair's role in the Basque peace process that was generating the most interest in Spain yesterday.

Six months after Eta declared a "permanent ceasefire" in its 38- year violent campaign for Basque independence, the peace process has stalled. Some fear that the group could return to violence.

Hooded gunmen appeared recently at a separatist rally. Others have set alight buses and cash machines in the Basque country.

Eta has killed more than 800 people over four decades in its violent campaign for a Basque homeland straddling the border between Spain and France.

In recent years, however, it has been greatly weakened by arrests in both countries, and has not killed anyone in more than three years.

Public revulsion at the March 2004 Madrid train bombs, the work of Islamic extremists, is also thought to have contributed to Eta's decision to end its campaign of terror.

While Mr Blair enjoyed the support of the Conservative Party during the negotiations in Northern Ireland, the Basque peace process is a politically charged issue in Spain. Jose Maria Aznar, the former Prime Minister and a close friend of Mr Blair, is opposed to the negotiations.

Mr Blair visited Spain 10 times during the government of Senor Aznar, who sent troops to Iraq as part of the US-led "coalition of the willing". Mr Blair's relationship with Senor Zapatero got off to a rockier start when the Socialist leader pulled Spanish troops out of Iraq, fulfilling a campaign pledge.

Despite their disagreements over Iraq, the two centre-left politicians have much in common and diplomats say that they get on well. The two spoke often last year during the British presidency of the European Union, especially during the tough EU budget negotiations.

They have discussed the best tactics to use in their respective efforts to end two of Europe's longest-running conflicts.

In an interview in July with The Times, Senor Zapatero said that he would be approaching the talks with Eta "very cautiously and discreetly", adding that "they are two pieces of advice that Tony Blair gave me".

The Spanish Government has been highlighting what it claims is the key behind-the-scenes role played by Mr Blair in getting the Basque peace process to this point.

Mr Blair will also meet with 16 leading Spanish and British business executives tomorrow. Spanish companies including Telefonica and Ferrovial have recently bought British companies including O2 and BAA.

Una información de Thomas Catan publicada por el diario THE TIMES el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La «mesa de partidos» se constituirá este mes para hablar de Navarra y autodeterminación

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: Negociación (Rendición)

MADRID/BILBAO. Convencidos de que el clima de enfrentamiento vivido en las últimas semanas ha entrado en fase de distensión, las fuerzas nacionalistas vascas creen que en el transcurso del mes de octubre la mesa de partidos «se habrá sustanciado», al menos en sus partes más importantes. Esto no significa necesariamente «que haya una foto».

El lendakari, Juan José Ibarretxe, hace apenas cuarenta y ocho horas quiso transmitir su optimismo, asegurando que «estamos sentados» para referirse a los contactos, ya muy avanzados, entre las fuerzas políticas vascas y sugiriendo que entre los «sentados» están el Gobierno y ETA. Esta locuacidad del lendakari contrasta con la parquedad de mensajes del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ayer mismo se limitó a decir, en presencia de Tony Blair, que «el proceso de paz continúa», sin añadir ningún dato más.

En medios nacionalistas vascos no se quieren lanzar demasiadas concreciones, pero hasta donde ha podido saber ABC en fuentes de absoluta solvencia «el grueso de la mesa está acordado. Es cuestión de voluntad, de decisión de ponerla en marcha y para ponerla en marcha con dos horas de reunión queda todo resuelto», añaden las fuentes consultadas.

El «grueso» de lo acordado es que será una mesa de partidos «amplia» en la que estará presente Batasuna, que no será presidida, en principio, por el lendakari, que su puesta en marcha se hará «de manera discreta» y que con toda probabilidad cada formación política tendrá dos o más representantes. El propósito es que los acuerdos se tomen por consenso, pero si este no fuera posible, se acudiría a la «mayoría transversal», sin concretar, al menos de momento, si esta transversalidad sería entre las distintas formaciones nacionalistas o se formaría entre alguna o algunas fuerzas nacionalistas y los socialistas. El PSE-EE sería la única fuerza no nacionalista presente en la citada mesa.

El «derecho» a decidir de los vascos

Se acepta, por parte de todos, de acuerdo con estas fuentes consultadas, que se «aborden todos los asuntos por parte de todos»; es decir, en esta mesa de partidos estará sobre el tapete el derecho a decidir de los ciudadanos vascos y desde luego la territorialidad. En estos mismos medios se tiene la convicción de que «si hay voluntad se pueden encontrar fórmulas satisfactorias para todos».

Otro asunto sobre el que podría no haber unanimidad es la forma de visualizar el acuerdo. Creen que Batasuna va a querer una fotografía «parecida a la que Arnaldo Otegi se hizo con Patxi López», pero en algunos sectores del PNV en este punto, entre otros, hay serias reticencias a este tipo de visualizaciones. En aras del consenso, no cabe descartar que la constitución de la mesa se diera a conocer a través de un comunicado firmado por los partidos integrantes de la misma.

De todos modos y para que la mesa eche a andar, Batasuna tendría que estar legalizada y en el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se está a la espera -esa es la posición oficial- de que la coalición abertzale lo solicite, «porque la Ley de Partidos no se va ni a modificar ni a derogar».

El presidente del Gobierno mantiene el silencio autoimpuesto desde el primer día, pero en el País Vasco la percepción que se tiene es que «en las semanas más inmediatas los acontecimientos se pueden precipitar». Asimismo, y de acuerdo con lo indicado a ABC en medios nacionalistas de absoluta solvencia, «lo que parece claro es que el encuentro oficial entre ETA y el Gobierno se tiene que realizar con algo en las manos y ese algo es la mesa de partidos porque de lo contrario el encuentro sería absurdo y el Gobierno lo sabe. Sabe que no estamos en la ecuación de paz por presos».

Estrategia dilatoria de la banda

El pasado 29 de junio, el presidente del Gobierno anunció en el Congreso de los Diputados el comienzo de las conversaciones con ETA. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez tenía previsto en un principio que esta negociación con la banda echara a andar en agosto. Pero algunos medios atribuyen a la organización criminal el aplazamiento de la primera cita, ya que desde un primer momento los dirigentes etarras han pretendido que la «negociación técnica», que debe tratar la solución de sus presos a cambio del abandono definitivo de las armas, coincida con las reuniones de la mesa de partidos. Ello, porque la banda nunca se comprometería a autodisolverse definitivamente si antes no tiene la garantía de que en el foro tripartito se aborda la autodeterminación y la unidad territorial del País Vasco con Navarra.

En medios de la lucha antiterrorista se cree que la banda ha recurrido a lo largo de este verano a una escalada de la «kale borroka» con la pretensión de enrarecer el ambiente y aplazar sus citas con los emisarios de Rodríguez Zapatero, ya que sus dirigentes observaban entonces que la constitución de la mesa de partidos estaba aún «muy verde». El aumento o descenso de la violencia callejera puede constituir, en el actual contexto, un fidedigno termómetro para comprobar la temperatura que registra el actual proceso de negociación.

Una información de Charo Zarzalejos publicada por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Doce falacias sobre la «mesa de partidos»" por Carlos Martínez Gorriarán

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: Opinión en Prensa

A estas alturas no caben muchas dudas razonables de que el presidente Zapatero, con el apoyo casi unánime de su partido, sea por convicción o por miedo, y de todos los demás con excepción del PP, el único que conserva la cordura en este asunto, está dispuesto a enviar representantes a una mesa, llamada de partidos, cuya misión será pactar con ETA y los demás nacionalistas determinados cambios de las instituciones vascas con vistas a persuadir a los terroristas de que para conseguir sus intereses, aunque sean ilegítimos, les irá mejor «haciendo política» que pegando tiros y poniendo bombas. A eso le llaman «la paz», y conseguirla es la única justificación de los partidarios de la mesa de partidos, poco interesados en la libertad. Quizás sea oportuno, aunque sin duda poco útil, repasar algunas razones contrarias a la creación de la dichosa mesa extraparlamentaria. Razones que no tienen nada que ver con los intereses de los partidos, y que tampoco niegan a las instituciones parlamentarias cualificadas discutir en su momento los cambios constitucionales que haya que discutir. Pero en el Parlamento competente, no fuera y contra él, y todavía peor, por decisión de quienes están obligados a velar por su integridad.

Allá vamos: ¿qué razones pueden invocarse contra esa mesa en la que Zapatero parece depositar tantas esperanzas y otros vemos tantos peligros? Pues, por ejemplo, las doce que siguen:

1.- No es cierto que la mesa represente al conjunto de la sociedad vasca, sólo a los partidos que acepten sentarse en ella. Y los partidos no pueden arrogarse una representación que no han pedido, que no se les ha concedido y que por tanto no tienen.

2.- No es cierto que los partidos estén facultados para sustituir a capricho las instituciones representativas, como los parlamentos y las propias elecciones, por otras provisionales o de fortuna, como una mesa totalmente irregular donde puedan pactar sin luz ni taquígrafos la modificación del sistema democrático a espaldas de la ciudadanía y suplantando su voluntad soberana, expresada en las elecciones.

3.- No es cierto que sea una iniciativa desinteresada de paz, es una exigencia de ETA planteada en términos de ultimátum: o hay mesa o vuelven los atentados mortales.

4.- No es cierto que la mesa permita por primera vez a la sociedad vasca expresar libremente cualquier proyecto político. No sólo porque en la mesa no habrá ningún representante electo de los ciudadanos, sino sobre todo porque los únicos que no pueden expresarse con entera libertad son las personas amenazadas por ETA. Justificar esa mesa como un foro de diálogo plenamente libre implica aceptar que las instituciones democráticas no lo son tanto y no representan a toda la sociedad vasca, es decir, significa reconocer que ETA tiene razones para existir.

5.- No es una vía alternativa para la solución de problemas, sino que la mesa es un problema en sí misma porque vulnera las reglas elementales de la democracia, como la de que sólo los representantes debidamente elegidos, y para un mandato limitado en tiempo y ámbito, pueden deliberar y tomar decisiones en nombre de sus electores. Nadie ha facultado a los partidos para que decidan nada en una mesa, ignorando los mandatos electorales.

6.- No es simplemente un foro de partidos, es un sustitutivo del Parlamento. Y si en los parlamentos son corrientes las reuniones previas entre los partidos con representación parlamentaria para acercar posturas o preparar acuerdos, razón de más para no crear mesa extraparlamentaria alguna. Todo lo aceptable que pueda hacer legalmente esa mesa es competencia parlamentaria. Y todo lo que vaya a hacer que sea imposible en un Parlamento, como legalizar de hecho a Batasuna, es ilegítimo en cualquier caso.

7.- No es una iniciativa desinteresada para buscar un arreglo inclusivo, sino un contubernio entre políticos profesionales que ponen intereses de gremio y de partido por encima de la democracia: un nuevo reparto de la tarta.

8.- No es un modo de acercar a Batasuna a la aceptación del juego democrático, sino una vulneración descarada de ese juego para modificarlo según las exigencias de Batasuna.

9.- No es una mano tendida a los violentos para que acepten la política, sino una violación de la política democrática para contentar a los violentos.

10.- No es un método práctico para complementar los posibles esfuerzos mediadores de otros foros como el Parlamento de Europa, sino que representa una completa incongruencia con la decisión de llevar a Bruselas la deliberación sobre el final del terrorismo mientras ese debate se sustrae al Parlamento vasco, invitado de piedra en este juego de tramposos.

11.- Estas críticas no son fundamentalistas, sino una advertencia contra la tentación de ceder privilegios a los fundamentalistas antidemocráticos de ETA y del nacionalismo obligatorio, que pretenden abrir un proceso constituyente irregular en su exclusivo beneficio.

12.- Quienes pensamos así no rechazamos la mesa por que nos obsesionen las minucias de procedimiento, sino porque en las sociedades democráticas, donde los valores e ideas son tan distintos e incluso divergentes, lo único sagrado e intocable son, precisamente, los procedimientos y normas básicas del Estado de derecho que acepta la gran mayoría sobre la base de que sean iguales para todos.

El precio implícito

Y no voy a extenderme. Doce «noes» bastarían para quien quiera tomarlos en consideración o, al menos, discutirlos. Cosa que, por supuesto, no ocurrirá en ningún caso. La mesa de marras se constituirá, y ocurrirá una de estas dos cosas: que sirva finalmente para desarmar a ETA, pero al precio de legitimar el terrorismo como un método aceptable, eficaz para forzar el cambio de las instituciones, o bien ETA despreciará los acuerdos que puedan alcanzarse, con lo que, además de no haber servido para nada práctico, la mesa habrá conseguido el efecto adicional de desacreditar la democracia, mostrando que el principio según el cual las mismas leyes y normas rigen para todo el mundo, no rige en cambio para quienes hayan matado lo suficiente.

Publicado por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Continúan los insultos de Blanco y sus ecos

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 6:30, Categoría: General

“El PSOE vuelve al 13-m” (Editorial de ABC)

Tiene razón Ángel Acebes al calificar como «indecencia» las palabras del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, con las que señalaba la responsabilidad política del ex ministro del Interior por los muertos en atentados terroristas de ETA durante su mandato. Esta declaración de Blanco, aparte de mostrar la hipocresía de su partido al reclamar del PP lealtad antiterrorista, traspasa los límites más básicos de la convivencia cívica. No hay la más mínima razón que ampare a Blanco en este ejercicio de manipulación de los muertos, ni siquiera en el contexto de una réplica al PP por la actitud de algún sector de este partido en dar todo su protagonismo político a los atentados del 11-M. El argumento de Blanco, que no es accidental ni esporádico, supone la vuelta del PSOE al 13-M para recrear, en condiciones distintas pero con los mismos efectos, aquel escenario que organizó la izquierda para hacer lo mismo que el pasado lunes intentó el secretario de Organización socialista: culpar al Partido Popular de las muertes causadas por el terrorismo. La indecencia de estas palabras no reside sólo en la utilización del terror de ETA contra un ex ministro de Interior que prosiguió, con igual éxito, la excelente labor contra ETA de sus predecesores en el cargo, Jaime Mayor Oreja y Mariano Rajoy, sino en la desfachatez de señalar un período de tiempo en el que el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, estaba negociando con Batasuna -ya ilegal y disuelta por ser terrorista- el diálogo con la misma ETA que, también por entonces, mataba a esas víctimas que Blanco quiso endosar a Acebes.

Lo grave de este revelador episodio de la estrategia socialista es que responde a un planteamiento ya conocido. Tras los atentados islamistas de Casablanca, el propio Rodríguez Zapatero acusó a Aznar de que su política exterior había colocado a España como objetivo del terrorismo internacional. El 13-M, en plena jornada de reflexión, la izquierda acosó las sedes del PP -sin que aún medie una condena explícita de estos actos por parte de Zapatero-, llamando asesino a Aznar por la matanza de la estación de Atocha. Y, en relación con la negociación con ETA, fue también Blanco quien dijo aquello de que «si el proceso fracasa será en buena medida debido al boicot del PP».

Se trata, en definitiva, de una táctica de pura discordia civil, que revuelva a los ciudadanos nuevamente, no contra los terroristas, sino contra el PP, no importando al PSOE el coste moral y político de inducir a la sociedad española a no reconocer a sus verdaderos enemigos, que no son otros que los etarras con los que ahora el Gobierno quiere negociar.

El problema para los españoles es que Blanco no se ha equivocado. Ha dicho exactamente lo que quería decir para buscar la renovación del 13-M y arrinconar al PP. En lo que sí se equivoca Blanco es en hablar como si lo que restara de mandato a Zapatero estuviera exento del riesgo de atentados mortales, lo que nadie en sus cabales puede siquiera insinuar. Ejercicio de doble moral la de un PSOE que mientras acusa al PP de escorarse hacia posiciones próximas a la extrema derecha recurre de nuevo al discurso más extremo y radical que utilizó en vísperas del 14-M. Grave estrategia que evidencia hasta qué punto el PSOE parece decidido a utilizar el mismo esquema incendiario que empleó en aquellas jornadas que derivaron en su legítima victoria en las urnas el 14 de marzo de 2004. Se cierne sobre la política española el peligro de centrar la legítima batalla por el poder, no en lo que se debe hacer en el futuro por España, sino en una lucha retrospectiva estéril que recuerda y actualiza los peores días de la democracia española y la más grave tragedia terrorista.

Editorial publicado por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Zaplana y Blanco se acusan de "enanismo moral" por su actitud ante las víctimas 

Madrid - La disputa que iniciaron el lunes los números dos del PP y el PSOE, Ángel Acebes y José Blanco, acerca de la actitud de unos y otros con las víctimas del terrorismo subió ayer el nivel de agresividad entre los dos principales partidos. Ayer, Eduardo Zaplana y José Blanco se acusaron mutuamente de "enanismo moral y político" por este asunto.

Todo empezó cuando, el lunes, Acebes censuró el "silencio culpable" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por no haber mencionado a las víctimas del terrorismo en un mitin que celebró el domingo tras una manifestación de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) en Sevilla, en la que se reclamó al Ejecutivo que no negocie con ETA.

Blanco replicó a Acebes con dos frases: "Durante el mandato de Ángel Acebes como ministro del Interior sufrimos el mayor número de víctimas del terrorismo y siempre tuvo el apoyo de todos". Por eso, según Blanco, Acebes "más bien tendría que pensar en qué responsabilidad ha tenido él para poder haber evitado este tipo de situaciones".

Un periodista trasladó a Acebes la crítica de Blanco diciéndole que le había pedido responsabilidades por las muertes causadas por el terrorismo en su etapa como ministro del Interior. Acebes replicó que era "imposible" que Blanco hubiese dicho "esa enormidad". Pero añadió: "Echarle a la cara a un Gobierno, a cualquier Gobierno, los muertos causados por ETA me parece una indecencia que sobrepasa, incluso, los cortos límites de la inteligencia del señor Blanco".

"Repugnante"

Zaplana abundó ayer en esta polémica. "Achacar los crímenes de los terroristas a los demócratas es repugnante y refleja un enanismo moral y político intolerable", aseguró en referencia explícita a José Blanco. Poco después, el propio Blanco replicó a través de una nota de prensa. Aseguró que él no había responsabilizado a Acebes de ningún atentado. "Lo que dije y sigo manteniendo es que quien, como Acebes, se dedicó a engañar a los ciudadanos después de un atentado en el que son asesinadas 192 personas y a llamar miserable a los que dudaban de sus mentiras, lo que tiene que hacer es irse a su casa". Por eso, apostilló, "no hay mayor enanismo moral y político que el de quienes intentaron ocultar la verdad a los españoles entre el 11 y el 14 de marzo de 2004".

También el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, opinó sobre este asunto. Según el portavoz socialista, el "mayor obstaculizador del proceso de paz" es Acebes, que "es quien estuvo al frente de Interior cuando se produjo un atentado de 192 muertos". Según López Garrido, el PP no tiene "autoridad moral" para hablar de "enanismo moral" porque durante su Gobierno se produjo "el mayor número de víctimas del terrorismo en nuestro país".

Una información de Pilar Marcos publicada por el diario EL PAIS el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno vasco pide al Estado una reparación para las víctimas de "la violencia ilegítima del poder"

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: Gobierno Vasco

Vitoria - La directora de Víctimas del Terrorismo del departamento de Interior del Gobierno vasco, Maixabel Lasa, extendió ayer al Estado su petición de "memoria, justicia y reconocimiento" para las víctimas de la violencia y sufrimiento diferentes de los ocasionados por ETA, y que consideró propiciados "directa o indirectamente" por el Estado.

Esas tres reivindicaciones de las víctimas del terrorismo son también "derechos de las víctimas que han sufrido la violencia ilegítima del poder establecido", dijo. Por ello, el Estado debería ofrecerles "reconocimiento y reparación", señaló ayer en una conferencia pronunciada en el Forum Deusto.

Lasa ha separado siempre a las víctimas del terrorismo de otras víctimas. En esa postura se mantuvo, por ejemplo, cuando la ponencia de víctimas discutía si admitir a afectados por otro tipo de sufrimientos, tal y como pedían las formaciones abertzales. Ayer, sin embargo, señaló que hay "demasiadas zonas oscuras", investigaciones policiales cerradas de modo precipitado -"especialmente sumarios relacionados con crímenes alentados desde las entrañas del Estado", señaló- y responsabilidades que "no están suficientemente depuradas".

Esas "opacidades y episodios oscuros" debilitan, a juicio de Maixabel Lasa, la superioridad moral del Estado en la lucha contra el terrorismo. "Es imperativo reconocer que existen otros sufrimientos (...), en algunos de los cuales el propio Estado ha jugado y juega un papel determinante", afirmó. Lasa citó la guerra sucia, los malos tratos, las torturas y el alejamiento de los presos y proclamó que "la verdad y la justicia no son derechos en exclusiva de las víctimas de ETA". Por ello, se mostró convencida de que el Estado habrá de abordar "tarde o temprano" su obligación de "reconocimiento y reparación" para esas otras víctimas.

Notarios del proceso de paz

La directora de la asociación del Gobierno vasco habló de prioridad "absoluta" para las víctimas del terrorismo y también señaló que las otras víctimas han gozado de una importante respuesta social, de denuncia y solidaridad. Por ello, advirtió, habría que aguardar a que las víctimas de ETA alcancen el mismo grado de reconocimiento. Ante el proceso de paz, Maixabel Lasa calificó a las víctimas del terrorismo de "notarios que expedirán su certificado de garantía" moral y auguró que "no otorgarán su plácet" a una paz que no sientan como suya. Las condiciones indispensables que señaló son: que la negociación no sea política y que salga triunfante con nitidez la idea de que el final de la violencia ocurre "desde su más radical deslegitimación" y de que "jamás hubo justificación" para los asesinatos.

Lasa avanzó que el Gobierno vasco prevé organizar en el primer semestre de 2007 la Jornada de Reconocimiento y Solidaridad a las víctimas del terrorismo de ETA, que se acordó en 2003 en el Parlamento autonómico y ahora es asumida por el Ejecutivo vasco.

Una información de Isabel C. Martínez publicada por el diario EL PAIS el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com