El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Blair y Zp en la Prensa Nacional

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: Internalización del Chantaje Etarra

Blair sugiere a Zapatero paciencia para «superar los altibajos» del 'proceso de paz'

El primer ministro británico augura «altibajos» y aconseja al presidente del Gobierno «determinación paciente, imaginación y creatividad» para salir de las situaciones de bloqueo

MADRID.- José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer un importante regalo del primer ministro británico, Tony Blair, en forma de respaldo público, claro y expreso al llamado proceso de paz en el País Vasco.

«Una vez más, quiero aplaudir la iniciativa tomada. Siempre merece la pena intentarlo y lo correcto es hacerlo», dijo Blair a Zapatero durante una breve rueda de prensa en Madrid, en el momento justo en el que el proceso de paz está bloqueado.

El primer ministro utilizó su experiencia en Irlanda del Norte para respaldar a Zapatero.

Y aunque Tony Blair aseguró que «las decisiones las debe tomar España», no dudó en apoyarse en el proceso de paz norirlandés para augurar éxito al del País Vasco.

El apoyo de Blair es especialmente importante para el presidente del Gobierno porque procede de un amigo de su antecesor en el cargo, José María Aznar; porque aporta el consejo y la experiencia del Ulster, y porque es un líder político respetado por la izquierda abertzale.

De hecho, el primer ministro británico ya ha colaborado con Zapatero ayudándole a diseñar la estrategia del proceso, instruyendo a colaboradores del presidente y facilitando el contacto con ETA, a través de un centro no gubernamental suizo y con diplomáticos del Reino Unido. Y la opinión que de él tienen ETA y Batasuna queda reflejada en la carta que Arnaldo Otegi envió a Zapatero proponiéndole el inicio del diálogo y que contenía esta frase: «Esperamos que sea usted el Tony Blair español».

Ayer, en la rueda de prensa, Blair utilizó expresiones como «te deseo lo mejor», «las cosas acabarán bien» y «si uno cree en lo que hace todo sigue adelante».

El primer ministro británico aconsejó a Zapatero que aplique lo que llamó «determinación paciente», que viene a ser, por lo que explicó, la decisión de avanzar, aunque «a veces parezca que todo está bloqueado». Explicó que debe utilizarse «creatividad e imaginación para salir adelante» y abordar situaciones difíciles como las que ahora afectan al proceso de paz del País Vasco.

Tan identificado estuvo con las palabras y la posición del presidente del Gobierno que Blair caracterizó como «importantes señales» de que el proceso puede culminar con éxito el hecho de que hayan transcurrido ya tres años sin víctimas mortales de ETA y seis meses de alto el fuego.

Esa «imaginación y creatividad» es la que el presidente del Gobierno intenta aplicar estos días con sus gestiones reservadas para lograr un acuerdo de mínimos que desatasque la llamada mesa de partidos, para permitir la vuelta a la legalidad de Batasuna y el inicio del diálogo formal con ETA.

No obstante, en las palabras de Blair no todo fue optimismo, porque explicó que en el proceso de Irlanda del Norte se han producido «altibajos» y, probablemente, eso mismo ocurrirá en el País Vasco. Se refirió al informe de los observadores del proceso de Irlanda que se publicará hoy y que servirá para verificar los avances tras nueve años de diálogo.

No quiso responder el primer ministro británico a una pregunta sobre posibles gestiones con su amigo Aznar para lograr el apoyo del PP al proceso de paz. Lo más que hizo fue un circunloquio sobre los que «decían que no iba a funcionar» el diálogo en Irlanda del Norte y, finalmente, han tenido que aceptar el resultado positivo.

Balón de oxígeno

A su lado, respiraba satisfecho Zapatero y disfrutaba del balón de oxígeno que necesitaba, en vísperas de volverse a enfrentar en el Pleno del Congreso a Mariano Rajoy sobre el proceso de paz. Su tesis ahora es que el PP se opone a algo que cuenta con aval internacional y el paralelismo que establece es con Irlanda del Norte, donde fue clave el apoyo de la oposición al Gobierno y la continuidad entre los conservadores y los laboristas en el diálogo para la paz. Según La Moncloa, frente a Rajoy estará hoy Zapatero y lo que representa Blair.

El presidente del Gobierno empezó explicando que había «recibido de Blair mucha información del proceso de paz de Irlanda del Norte».

«En todas las conversaciones que hemos mantenido me ha dado su experiencia y ha sido muy útil, por eso quiero agradecer públicamente el apoyo que siento en un proceso difícil y complicado como es un proceso de paz con un grupo terrorista», explicó.

Insistió en su idea de que hay «elementos positivos» como los tres años sin muertos y los seis meses de alto el fuego y, no obstante, repitió la frase emblema del «proceso largo, duro y difícil», aderezado con la palabra «altibajos» que le brindó ayer Blair.

Zapatero no quiso hablar de parálisis del proceso y explicó que éste «continúa y va a continuar porque merece la pena».

Una información de Fernando Garea publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair apoya el «proceso de paz» y anima a Zapatero a perseverar pese a los obstáculos

El presidente español rehúsa hablar de bloqueo en la negociación y asegura que continúa

MADRID - El primer ministro británico, Tony Blair, respaldó ayer públicamente el «proceso de paz» en España y animó a Zapatero a perseverar en el intento, pese a los múltiples «altibajos y obstáculos» que se hallará en el camino. El diálogo con ETA ocupó buena parte de la reunión que mantuvo el jefe del Ejecutivo español con Blair, de visita oficial en España, la primera que realiza desde que Zapatero es el inquilino de La Moncloa. Tras más dos horas de encuentro, José Luis Rodríguez Zapatero no ocultó su satisfacción por este apoyo, que llega en un instante en el que el proceso atraviesa por uno de sus peores momentos.

Es más, confesó que durante la entrevista, en la que se habló también de economía e inmigración, recabó de Blair consejos para afrontar las negociaciones con la banda etarra. «He recibido mucha información del proceso de paz de Irlanda del Norte. Su experiencia -la de Blair- siempre es muy útil», sentenció. Incluso se atrevió a adelantarse al respaldo público que minutos más tarde le brindaría el laborista para agradecérselo de antemano.

Acto seguido, Blair se dirigió a los medios de comunicación para «aplaudir una vez más el proceso de paz» en España. Aunque no desveló en público los consejos que dio a Zapatero, sí que los insinuó al comparar ambos procesos, el de España y el del Ulster. Por eso no dejó ni un momento de lado el informe que hoy hará público la comisión independiente de observadores que vela por el proceso en Irlanda del Norte.

«Nada puede funcionar sin una determinación paciente en el logro del éxito». Esta fue su primera recomendación. «Habrá altibajos, pero siempre es mejor intentarlo. Es difícil, pero merece la pena intentarlo. Habrá obstáculos que parezcan insalvables, pero hay que continuar en el proceso», reiteró a modo de segundo consejo. Y de vuelta a Irlanda del Norte. «En estos últimos meses existe la esperanza y el optimismo de que, al final, el informe» sobre el conflicto irlándes sea positivo y sentencie que ha llegado a su fin.

Señales importantes

Tras reiterar que «no voy a entrar en la política interna de ningún país», apostilló que en el caso español existen «importantes señales» sobre que se está en el camino adecuado: más de tres años sin víctimas mortales y seis meses de tregua. «A veces parece que se va muy rápido, otras muy lento y en otras ocasiones incluso puede parecer que se está bloqueado». Estos distintos escenarios dentro de un diálogo con una organización terrorista «forman parte normal de la propia resolución del conflicto, que lleva mucho tiempo existiendo».

Por tanto, «si existe la voluntad de acabar con el mismo y se aplica lo que yo llamo determinación paciente...» «Determinación paciente» que el primer ministro británico recomendó a su homólogo español acompañar de «creatividad e imaginación». Además en el caso irlandés, continuó el dirigente laborista, existía un sentimiento de que este tipo de conflicto, que tantas muertes ha causado, es ajeno al siglo XXI. «A nosotros ese sentimiento nos funcionó».

No obstante, le reiteró su vaticinio de que durante todo el camino tropezará con diversos y diferentes obstáculos. Aunque a renglón seguido le animó a seguir, pese a todo. «Si uno cree en lo que hace, debe seguir para delante».

El presidente español, por su parte, rehusó hablar de bloqueo. «No me gustaría desmentirlo», dijo en alusión al lehendakari Ibarretxe, que anteayer anunció el inicio del diálogo oficial con ETA. Y con esta escueta frase dio por zanjada la cuestión. Eso sí, garantizó que el «proceso continúa» y recordó que se inició hace seis meses. «Tenemos datos positivos», en referencia a los más de tres años sin víctimas mortales y a los seis meses de tregua.

Agradece el sacrificio en Afganistán

El primer ministro británico y el presidente del Gobierno no abordaron ayer durante su encuentro en el Palacio de la Quinta en el Pardo (Madrid) la situación de Afganistán y el despliegue de las tropas españolas en la zona. Pese a ello, Tony Blair agradeció el sacrificio que están realizando los militares españoles en este país y su contribución a evitar que esta región se convierta en un nido de terroristas. Además, alabó el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero en materia de inmigración en Europa y coincidió con él en la necesidad de que la UE se dote de una «política conjunta» para blindar las fronteras, pero también preste más atención a los países de origen de los «sin papeles», en especial, a África. Ambos mandatarios restaron la importancia que para las relaciones bilaterales ha tenido el reciente acuerdo de Córdoba sobre Gibraltar, que permitirá el uso conjunto del aeropuerto en el istmo. Para el presidente español, el acuerdo «certifica las buenas relaciones» entre los dos países. «Es una muestra más de que el diálogo es el mejor camino para alcanzar frutos positivos». Además, consideró que la mejor gestión de Gibraltar permitirá seguir dialogando con mayor tranquilidad. De esta manera, se refirió a la cuestión más espinosa de este caso, el de la soberanía. Y anunció un crecimiento de la economía española del 3,7%.

Una información de Inmaculada G. De Molina publicada por el diario LA RAZON el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PP avisa de que no existe paralelismo alguno con el «caso irlandés»

Madrid - El Partido Popular recordó ayer que no hay ningún paralelismo entre la situación en el País Vasco y el problema de ETA y el caso irlandés. El portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, fue tajante: «Irlanda tiene un conflicto entre dos comunidades y aquí ya saben que siempre han matado los mismos: aquí los asesinos son los asesinos y los demás somos víctimas, los demócratas somos las víctimas de los asesinos», sentenció.

Ante la visita del primer ministro británico, Tony Blair, el principal partido de la oposición también recordó su rechazo a cualquier iniciativa que dé pábulo al objetivo de los terroristas de «internacionalizar el conflicto».

Por otra parte, en alusión a la información adelantada ayer por LA RAZÓN, en relación a que ETA ha recuperado el tono amenazante en sus chantajes a los empresarios vascos, el Partido Popular no ha sido informado al respecto por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la ronda de contactos informales que celebró la pasada semana para pasar página sobre su compromiso de que en septiembre daría cuenta a los grupos parlamentarios de la marcha de la tregua.

Eduardo Zaplana señaló que los hechos -«la “kale borroka” está presente como no lo estaba desde hace mucho tiempo en las calles y pueblos del País Vasco, se han vuelto a quemar autobuses, siguen existiendo extorsiones»- no llevan a tener «ni el optimismo ni la esperanza» que se pregona desde el Gobierno de Zapatero.

Cruce de acusaciones

El portavoz «popular» también arremetió contra el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, quien, rompiendo una norma tácita de la democracia, achacó este lunes a Ángel Acebes la responsabilidad por los atentados del 11-M. El diputado «popular» calificó las declaraciones de Blanco de «repugnantes», fruto de su «enanismo político y moral».

«Quien debe pedir perdón es el partido que acusa al Gobierno de ser cómplice de la banda terrorista ETA y de estar detrás de los atentados de Madrid del 11-M», contestó Blanco. El «número dos» del Partido Socialista no se amilanó ni rectificó ante las múltiples críticas a su afirmación de que no iba a recibir lecciones del ministro del Interior que sufrió «el mayor número de víctimas del terrorismo en nuestro país», en referencia a Ángel Acebes.

Una información de C. M y R. N. publicada por el diario LA RAZON el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair anima a Zapatero a seguir con el proceso y desoír a quienes lo critican

MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero consiguió lo que esperaba de Tony Blair -el apoyo al «proceso de paz» emprendido en España- y aún más: una cierta descalificación de la oposición que ofrece el Partido Popular a la forma en que el presidente del Gobierno está llevando el diálogo con ETA y su entorno. El primer ministro británico puso como ejemplo el proceso seguido en Irlanda del Norte, señalando que aunque el camino es largo y difícil, si se cree en lo que se hace se debe seguir adelante, a pesar de las voces que auguran un fracaso.

El jefe del Ejecutivo llevó a su colega británico al Palacio de la Quinta del Pardo, donde conversó con él durante un par de horas, compareció ante los periodistas y después le ofreció una cena. Moncloa ha cuidado especialmente esta visita a Madrid de Blair, que sólo se ha producido después de que Zapatero acudiera a Londres en tres ocasiones y cuando ya el dirigente laborista se dispone a abandonar Downing Street.

El proceso en Irlanda del Norte

El gran objetivo de Zapatero era lograr el respaldo de Blair y que éste le ayudara a convencer a los españoles de que un proceso como el emprendido en el País Vasco, al igual que ha sucedido en Irlanda del Norte será largo y difícil. El presidente del Gobierno comenzó agradeciendo ante los periodistas la información recibida del primer ministro británico y asegurando que su experiencia le ha resultado muy útil. Blair, a su vez, sin que nadie le preguntara, dijo que aplaude la iniciativa tomada por Zapatero y aludió al proceso de paz emprendido en Irlanda del Norte.

En concreto, Blair dijo que hoy se publicará el informe de la Comisión Independiente de observadores sobre la entrega de las armas por parte del IRA, y mostró su confianza en que será positivo. «Eso significa -dijo- que puede haber un futuro compartido. Habrán pasado nueve años y quedará claro que nada puede funcionar si no hay una determinación paciente de tener éxito. Se registrarán muchos altibajos, pero se debe continuar».

Más adelante, el jefe del Gobierno británico insistió en que resolver conflictos tan antiguos «es un trabajo duro» en el que «habrá obstáculos» y, aunque se ocupó de señalar que no tiene intención de inmiscuirse en la política interna española, citó como elementos positivos el que no haya habido asesinatos de ETA desde hace más de tres años y de que el alto el fuego de la banda terrorista se mantenga seis meses después de su declaración.

«Mi experiencia -subrayó- es que a veces parece que hay un bloqueo o que hay desviaciones del camino que uno desea que se siga, pero eso forma parte del proceso. Hay que mantener las posiciones, hay que aplicarse con una determinación paciente, incluso sabiendo que a veces se avanza deprisa y otras no tanto, y, hay que aplicar imaginación y creatividad para buscar una salida».

Críticas

Blair advirtió, refiriéndose al proceso en Irlanda del Norte, de que «durante todo el camino había gente que nos estaba diciendo que no iba a funcionar o que todo se venía abajo y que éramos unos ingenuos; pero si uno cree en lo que hace -repitió- sigue adelante».

Zapatero, por su parte, cuando se le dijo que hay quien considera que el llamado «proceso de paz» está bloqueado, respondió que esa era una afirmación sobre la que no iba a hacer ninguna reflexión. Simplemente, se ocupó en reiterar que «hay elementos positivos», en referencia a los mismos que Blair había citado, y en asegurar que «el proceso continúa, porque el objetivo -dijo- es tan importante para Euskadi y para España que merece la pena».

Una información de Luis Ayllón publicada por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blair traslada a Zapatero su convicción de que el proceso de paz "merece la pena" 

El primer ministro británico ve "importantes señales" en los tres años de ETA sin matar

Madrid - El primer ministro británico, Tony Blair, apoyó ayer el fin dialogado de la violencia de ETA promovido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y recomendó "determinación muy paciente" para que el proceso culmine con éxito. "Siempre merece la pena intentarlo. A veces es muy difícil, pero lo correcto es hacerlo", dijo Blair, que ve "importantes señales" positivas en que ETA lleve más de tres años sin matar y haya declarado un alto el fuego permanente. Zapatero dijo, a su vez, que "el proceso continúa", aunque "tendrá altibajos".

El primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero dedicaron una buena parte del encuentro mantenido ayer en el Palacio de la Quinta, de Madrid, a analizar el proceso de paz de Euskadi a la luz de la experiencia irlandesa. Zapatero agradeció la "experiencia muy útil" y el apoyo de Blair a lo que calificó un "proceso difícil y complejo".

Este ha sido el primer y, presumiblemente el último viaje, que el primer ministro laborista ha realizado a España en el mandato de Rodríguez Zapatero. Ambos dirigentes mostraron una notable complicidad, que destacó especialmente en su experiencia compartida sobre el proceso de paz en Irlanda del Norte y su aplicación en el recién iniciado proceso vasco.

Blair destacó, del proceso de paz de Euskadi, como "señales importantes" la ausencia de muertos durante tres años y el alto el fuego de seis meses. Restó importancia a las situaciones de bloqueo, como la sufrida por el proceso vasco durante el verano, porque "forman parte natural de conflictos que duran mucho tiempo".

Concedió mucha importancia a la "determinación paciente" de los dirigentes políticos para resolver el conflicto. "Si la voluntad de resolverlo se mantiene y se aplica una determinación paciente, entendiendo que a veces se avanza deprisa y otras no tanto, e incluso parece que el proceso se apaga, muchas cosas acabarán cuajando".

También recomendó a los protagonistas del proceso de paz aplicar la "creatividad y la imaginación" para buscar una salida. Sobre su experiencia en Irlanda del Norte destacó como claves del éxito del proceso que "los dirigentes políticos estaban dispuestos a arriesgarse, de que había una sensación de cansancio entre los ciudadanos y existía el sentimiento de que este tipo de conflicto era ajeno al siglo XXI".

Zapatero hizo suyas estas recomendaciones de Blair como también otra más cuando el primer ministro británico recordó que el proceso irlandés también tuvo sectores escépticos. "Había gente que nos estaba diciendo que no iba a funcionar, que todo se venía abajo y que éramos unos ingenuos. Pero si uno cree en lo que hace, sigue adelante. Por todo ello, pese a las dificultades y a los altibajos, siempre merece la pena intentarlo", dijo Blair, dirigiéndose a Zapatero, aunque evitó referirse directamente al PP.

Zapatero admitió que había pedido consejo a Blair sobre la marcha del proceso vasco de paz y que, también, había recibido mucha información, en la conversación de ayer y en otras precedentes, del proceso de paz irlandés.

Pero el presidente español fue menos explícito que el británico. Agradeció el apoyo de Blair y garantizó que "el proceso de paz continúa", pese a la situación de bloqueo por la que ha atravesado. Igual que Blair, admitió que el proceso "será largo y tendrá altibajos" e insistió, como él, que "hay datos positivos" como la ausencia de víctimas mortales durante más de tres años y el alto el fuego permanente de ETA que dura seis meses. "Desde la perspectiva de lo que fue el proceso irlandés, sin duda son datos positivos y el proceso continúa porque el objetivo es muy importante para Euskadi y el conjunto de España y, como ha dicho Tony Blair, merece la pena".

Una información de L. R. Aizpeolea publicada por el diario EL PAIS el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com