El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Mesa de partidos, despegue inmediato

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 16:00, Categoría: General

El diálogo político está atascado por la exigencia de Batasuna de que abarque a Navarra, País Vasco e Iparralde. PNV, PSE y HB ultiman las bases sobre las que se asentará la negociación entre las formaciones vascas. La cúpula de los socialistas vascos se implicará en la reunión pública que mantendrá con dirigentes de la izquierda.

Madrid - La constitución de la mesa de partidos vascos es inminente, tras meses de negociaciones previas entre Batasuna, PNV y PSE para atar en corto su composición, metodología y las mayorías necesarias para aprobar los acuerdos en este diálogo político. Las tres fuerzas ultiman ahora un documento de «mínimos», que servirá de base para la puesta en marcha de esta negociación. En esta mesa se tratará de la normalización y la pacificación del País Vasco. Para ello, se explorará las posibilidades de pactar un nuevo marco jurídico en Euskadi, que pasa irremediablemente por la reforma del Estatuto de Guernica.

La territorialidad, es decir a qué territorios afectan los acuerdos de esta mesa, se ha convertido en la manzana de la discordia en los encuentros discretos que mantienen estas formaciones. Batasuna reivindica que esta mesa abarque al País Vasco, Navarra e Iparralde (País Vasco francés). Los socialistas y los peneuvistas, que se oponen a esta exigencia de la izquierda abertzale, han propuesto para superar esta dificultad la constitución de una mesa por cada una de las autonomías.

En el resto de las cuestiones, salvo la legalización de Batasuna, el documento de «mínimos» está prácticamente ultimado. Previa a la puesta de largo de esta mesa política, tanto en el PNV como en el PSE se da por sentado el regreso a la legalidad de Batasuna. Ambas formaciones están convencidas de que será legal antes de las municipales y forales del próximo 28 de mayo. Por el momento, han logrado aunar criterios en los ejes fundamentales y mantienen las espadas en alto en territorialidad y Ley de Partidos.

LEGALIZACION DE BATASUNA

Todas las fuerzas políticas coinciden en la imprescindible vuelta a la legalidad de Batasuna previa a la constitución de la mesa. No obstante, el PSE y el PP defiende que la formación abertzale cumpla la Ley de Partidos. Mientras, los nacionalistas vascos abogan por la derogación de esta norma. La formación ilegalizada, sin embargo, considera prioritaria la apertura del diálogo político antes que su legalización. Para convertirse de nuevo en una fuerza legal debe inscribirse en el registro de partidos del Ministerio del Interior bajo otras siglas. Batasuna no puede conservar su denominación actual, tras el auto del juez Grande-Marlaska, que prolonga su suspensión, y la sentencia del Supremo. Una vez registrada, Interior chequeará que cumple con la letra y el espíritu de la Ley de Partidos y, por tanto, que entre su ejecutiva no hay ningún miembro con casos pendientes con la Justicia.

NÚMERO DE MESAS

El Gobierno y todas las fuerzas, salvo Batasuna, defienden dos mesas diferenciadas en el tiempo y en los temas: una de negociación entre el Gobierno y ETA y otra política, integrada por los partidos vascos. HB vincula el desarrollo de la última al que mantiene el Ejecutivo con la banda. Por ello, exige la puesta inmediata de la mesa de partidos.

ESCENARIO DE LA MESA

Todas las formaciones vascas, salvo el PP, ponen el énfasis en la necesidad de que se produzca este diálogo político. Por eso no se oponen a que se realice al margen del Parlamento vasco. Mientras, los populares consideran la sede parlamentaria el único foro posible para ese debate.

PLAZO DE CONSTITUCIÓN

No hay fecha para la creación de la mesa. No obstante, el PNV y el PSE apuestan por su constitución en un escenario de fin de la violencia. Mientras, Batasuna considera prioritaria su puesta en marcha de manera inmediata, pese a los últimos rebrotes de kale borroka.

CALENDARIO

Sus integrantes coinciden en que las negociaciones de la mesa se prolonguen durante un tiempo razonable, que podría fijarse en un año o año y medio. Si en ese período, no se constata la posibilidad de alcanzar acuerdos sobre el futuro jurídico del País Vasco, con el fin de avanzar en su normalización y pacificación, se procedería a su disolución.

INTEGRANTES Y COMPOSICIÓN

El PP ya ha aclarado que no estará en una mesa que se convoque fuera del Parlamento vasco. El resto de formaciones apuestan por un diálogo multipartitista. Previsiblemente, la mesa esté integrada por dos representantes de cada partido, con una presidencia rotatoria. Si, al final, impera este último criterio, el lehendakari Ibarretxe no será el presidente de esta mesa, tal y como él aspiraba.

FÓRMULA DE CONSENSO

Los integrantes de la mesa están de acuerdo en que los pactos sean aprobados por una mayoría cualificada, fruto del consenso entre las dos sensibilidades que conviven en el País Vasco, es decir, entre nacionalistas y no nacionalistas. No obstante, la izquierda abertzale advierte de que esta mayoría no puede servir de veto continuo para evitar que determinadas cuestiones prosperen.

REFERÉNDUM

Todos coinciden en que los acuerdos alcanzados deberán ser refrendados por el Parlamento de Euskadi y, posteriormente, por los vascos en referéndum. Sin embargo, Batasuna y el PNV se oponen a que se sometan a votación en las Cortes Generales. La izquierda abertzale considera que, una vez oído al pueblo vasco, los acuerdos deberán ser respetados por todos los Estados. Mientras, el PSE defiende a capa y espada que pasen por el filtro del Congreso de los Diputados, tal y como exige la Constitución.

TERRITORIALIDAD

En esta cuestión reside el principal escollo de la negociación. Batasuna, que no ha movido ni un ápice sus posiciones del documento de Anoeta del 14 de noviembre de 2004, reivindica que esta mesa comprenda a Navarra, País Vasco e Iparralde (País Vasco francés) y, por ende, que sus acuerdos sean de aplicación en estas autonomías. El PSE y el PNV rechazan esta exigencia y defienden una mesa para cada comunidad.

AGENDA

Batasuna, el PSE y el PNV han acordado que cada formación ponga encima de la mesa negociadora las materias que desea pactar.

AUTODETERMINACIÓN

Batasuna demanda que el acuerdo final incluya el derecho a decidir de los vascos, ya que «sólo Euskal Erria puede decidir su futuro». Por tanto, exige el reconocimiento del derecho a la autodeterminación. El temario del PNV se basa fundamentalmente en el Plan Ibarretxe, que el Congreso de los Diputados tumbó el pasado enero de 2005. Por tanto, los nacionalistas vascos reclamarán también el derecho a la autodeterminación del País Vasco. Además, Batasuna luchará para que los acuerdos incluyan los derechos recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los Pactos por los Derechos Económicos, Civiles y Políticos de la ONU.

ESTATUTO DE GUERNICA

Todos los partidos, salvo Batasuna, apuestan por modificar el Estatuto de Guernica. El PSE partirá del Pacto de Ajuria Enea para proponer un incremento del autogobierno del País Vasco, en sintonía con el resto de reformas estatutarias emprendidas por los socialistas en otras comunidades autónomas. En aras del consenso, el PSE reconocerá a Euskadi como una nación, a semejanza del Estatut catalán, que, en su preámbulo, asegura que el Parlament define a Cataluña como una nación. El PNV irá a por todas e intentará acomodar el actual Estatuto al Plan Ibarretxe, aprobado en su día por mayoría simple en el Parlamento vasco.

Una información de Inmaculada G. De Molina publicada por el diario LA RAZON el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com