El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

EL PAIS en defensa del criminal De Juana Chaos

Por Narrador - 11 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: Procesos Judiciales

Rajoy tilda de "vergüenza nacional" que se baje la petición de pena a De Juana 

Rubalcaba recuerda las excarcelaciones de etarras por Aznar y exige al PP respeto al fiscal

Madrid / Vitoria - El PP salió ayer en tromba a censurar la decisión de la fiscalía de la Audiencia Nacional de rebajar muy sensiblemente los 96 años de prisión que solicitaba para el etarra Iñaki de Juana Chaos por pertenencia a banda armada y amenazas terroristas. Mariano Rajoy tildó de "vergüenza nacional" la mera posibilidad de que se rebaje esa petición de pena justo el día en que el etarra dejó de hacer una huelga de hambre.

"Es una vergüenza que un señor, porque haga una huelga de hambre, después de asesinar a 25 personas, se le pretenda bajar la pena de 96 años a seis", declaró Rajoy en Catalunya Ràdio. El líder popular pidió que "ese escándalo no se consume" porque "la democracia no tiene por qué darle a un grupo terrorista ningún trato preferente respecto a ningún ciudadano". De hacerlo, los españoles se preguntarían, a su juicio, cuál es el criterio para ser sometido a unas penas o no serlo.

Horas después, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, anunció que su grupo ha pedido la comparecencia urgente en la Cámara de los ministros de Justicia, Juan Fernando López Aguilar; del de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para que expliquen este cambio de criterio.

En el PP recuerdan declaraciones recientes de López Aguilar en las que éste defendía el "máximo rigor" a la hora de exigir el cumplimiento de las penas a los etarras. El ministro de Justicia afirmó ayer en un desayuno organizado por Servimedia que no debe haber la más mínima sombra de sospecha sobre el Gobierno por la decisión de la Fiscalía de rebajar la petición de penas para el etarra De Juana Chaos. Y añadió: "El Gobierno debe ponerse al límite de su capacidad para asegurarse que ETA no vuelve a matar, y esto que se ha llamado el alto el fuego permanente se convierta en el punto de partida para una disolución definitiva e irreversible de toda forma de actividad terrorista".

Zaplana fue preguntado por estas opiniones del ministro. Aseguró que es "intolerable que la Fiscalía cambie de criterio por negociaciones con los terroristas" y recordó que el ministerio público está sujeto al principio de autoridad. "No se puede poner en rebajas el Estado de derecho", subrayó Zaplana, para quien "es inaudito que la fiscalía pida un día una condena y al día siguiente otra".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, subrayó que la fiscalía pedirá para el etarra "los años que cree que se corresponden con el delito por el que será juzgado".

De Juana lleva en prisión desde enero de 1987. Fue condenado a más de 3.000 años como autor material de 25 asesinatos. Pero, al beneficiarse de redenciones ordinarias y extraordinarias de la pena, la condena efectiva fue de poco más de 18 años. De Juana escribió dos artículos publicados el 1 y el 30 de diciembre de 2004 en Gara. Por esos escritos de ensalzamiento de ETA, el fiscal pidió su procesamiento por pertenencia a banda armada y una pena de 96 años, que ahora rebajará. Por esos nuevos delitos estaba en prisión preventiva cuando inició una huelga de hambre.

Rubalcaba exigió al PP que "respete al Estado de derecho". Y apostilló que ese mismo Estado de derecho permitió el acercamiento de presos etarras durante la tregua de ETA en 1998, mientras gobernaba el PP.

"El mismo Estado de derecho que existía cuando el señor Rajoy gobernaba y fue ministro de Interior y excarcelaba a etarras que hicieron alguna cosa que prefiero no recordar", afirmó el ministro en Sabadell (Barcelona).

El Gobierno vasco afirmó que la rebaja de la petición de pena tiene una inspiración política y no sólo jurídica, lo que podrá favorecer y ayudar al proceso de paz.

Una información de P. Marcos y E. Azumendi publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Un preso de ETA que debía ser excarcelado el día 6 saldrá en 2021 

Madrid - El preso de ETA Antonio Alza Hernández, condenado en siete procesos por delitos de integración en banda armada, estragos terroristas, daños y lesiones, y que tendría que haber salido de prisión el pasado día 6 con el licenciamiento definitivo, tendrá que seguir en la cárcel hasta el 11 de octubre de 2021, tras habérsele aplicado la doctrina Parot elaborada recientemente por el Tribunal Supremo, que establece el cumplimiento sucesivo de condenas hasta el máximo efectivo de 30 años.

El etarra Alza Hernández formó parte del contingente de 105 presos que el Gobierno del PP acercó al País Vasco en septiembre de 1999. El entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja justificó esa decisión en la "responsabilidad" asumida por el Gobierno Aznar con el "anhelo de paz de la sociedad vasca y española". Mayor Oreja dijo entonces que el acercamiento representaba "un paso más" en el proceso de paz vasco, independientemente de que los contactos con ETA "vayan bien, mal o regular".

Hasta la doctrina Parot, los etarras condenados al máximo de 30 años redimían por el trabajo casi la mitad de las penas.

Una información de J. M. L. publicada por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Con huelga o sin ella” (Editorial de EL PAIS)

Con el llamado proceso de paz o sin él, con huelga de hambre o sin ella, era impensable, por su manifiesta exageración y falta de proporcionalidad, que la fiscalía de la Audiencia Nacional mantuviera como definitiva su inicial petición de 96 años de prisión para el etarra Iñaki de Juana Chaos por el delito de amenazas terroristas por el que fue procesado hace un año. Era previsible, además de ser una forma habitual de actuación del ministerio fiscal, un cambio de criterio más ajustado a la gravedad del delito y a su tipificación jurídica en vísperas de la celebración del juicio, prevista para el 27 de este mes. Lo que es menos habitual -y en ello sí han influido, sin duda, las vicisitudes del llamado proceso de paz y la natural preocupación por la huelga de hambre que el etarra mantenía desde el pasado 7 de agosto- es el anuncio anticipado, sin esperar a la vista del juicio oral.

La rebaja de pena anunciada -posiblemente a seis años de prisión- no es arbitraria ni puede ser tildada, salvo que se quiera confundir a la ciudadanía, de precio político. Se sustenta en algo procesalmente tan racional como considerar que las amenazas terroristas proferidas por De Juana a través de dos artículos publicados desde la cárcel en el diario Gara en diciembre de 2004 no constituyen un delito múltiple -tantos como funcionarios amenazados-, sino continuado. Incluso si la fiscalía no hubiera cambiado de criterio, es posible que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de acuerdo con la jurisprudencia, le habría enmendado la plana en su sentencia, considerando las amenazas vertidas como un solo delito, con la consiguiente rebaja de la pena.

Como sucedió cuando De Juana y otros etarras con parecido historial sanguinario a sus espaldas estaban a punto de ser excarcelados, tras cumplir entre 18 y 20 años de prisión, es comprensible

que la rebaja de pena anunciada por el fiscal suscite repugnancia e incomprensión, sobre todo entre las víctimas del terrorismo de ETA. Pero este proceso y esta rebaja ya nada tienen que ver con los 25 asesinatos por los que De Juana cumplió condena en agosto de 2005 de acuerdo con el Código Penal de 1973.

No hay duda de que esta condena, reducida en la práctica a 18 años de prisión por aplicación de la redención por el trabajo, no guarda proporcionalidad con sus crímenes. De ahí que el Tribunal Supremo modificara las reglas de aplicación de esa redención vigentes hasta 1995, para evitar que, como ocurrió con De Juana, se beneficiaran otros etarras con crímenes parecidos. Tras las modificaciones, el horizonte penal de estos últimos es de 30 años. Insistir en comparar penas necesariamente finitas con la inmensidad de los crímenes son ganas de confundir y de exasperar a las víctimas. Sabemos que ninguna sanción penal, ni siquiera la cadena perpetua, puede saldar esos crímenes.

Editorial publicado por el diario EL PAIS el miércoles 11 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com