El Blog

Calendario

<<   Octubre 2017    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

Chivatazo Policial a ETA

Un móvil del PSOE llamó a la zona donde se produjo el chivatazo a ETA

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 12:00, Categoría: Chivatazo Policial a ETA

En el listado de llamadas realizadas a las inmediaciones del bar Faisán que la Guardia Civil ha entregado al juez aparece una hecha desde un teléfono corporativo de la sede de Ferraz minutos antes de que el etarra Elosua fuera advertido de la inminente redada

MADRID.- Una llamada desde un número de teléfono que pertenece al PSOE fue realizada desde la sede de Ferraz a la misma zona donde se encuentra el bar Faisán, minutos antes de que se produjera el chivatazo a ETA. La comunicación se produjo desde un móvil corporativo del PSOE a las 11.00 horas del día 4 de mayo. La recibió una persona que se encontraba en el mismo bloque en el que se ubica el establecimiento, regentado por el presunto responsable de la financiación de ETA, Joseba Elosua, en Irún (Guipúzcoa). Allí mismo, media hora después, Elosua fue alertado de una operación contra el aparato de extorsión de la banda terrorista.

Así consta en el estudio telefónico remitido por la Guardia Civil al juzgado de la Audiencia Nacional que instruye el caso, dirigido por el juez Baltasar Garzón, según explicaron a EL MUNDO fuentes de la investigación.

En el informe entregado por el Instituto Armado a la Audiencia Nacional aparece un gran número de llamadas que circularon por la zona próxima al lugar donde se produjo el chivatazo, el bar Faisán. El ámbito rastreado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se centra en la misma manzana donde se ubica el establecimiento, y en las horas próximas a la que se presume que tuvo lugar el chivatazo.

Muchas claves de lo que pasó aquella mañana del 4 de mayo están ya en el despacho del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Primero fue la Guardia Civil la que elaboró un pormenorizado y detallado informe sobre los movimientos telefónicos que se produjeron aquella mañana en la zona del bar Faisán. El estudio se remitió al juzgado cuando todavía estaba dirigido por el magistrado Fernando Grande-Marlaska.

Círculo acotado

Después ha sido la Comisaría General de Información de la Policía Nacional la que ha concretado aún más las pesquisas y ha remitido al juez un segundo informe, más preciso que el del Instituto Armado, a principios del mes de agosto. Y el círculo está muy acotado sobre los autores del chivatazo a la organización terrorista ETA de la inmediatez de la operación policial contra su aparato de extorsión.

El propio Joseba Elosua fue quien recibió el chivatazo policial el día 4 de mayo por la mañana, en su establecimiento, sobre las 11.30 horas. La víspera, el juzgado de la Audiencia Nacional y la Policía habían acordado poner en marcha una operación para desmantelar la trama de extorsión etarra en el momento en que se entregara dinero procedente del impuesto revolucionario. Y en ese corto margen de horas, desde la noche del 3 hasta la mañana del 4, se ideó y se puso en marcha un plan para alertar al etarra y desvelarle la inminente operación contra el entramado. La improvisación y el poco margen de tiempo provocó que los autores del chivatazo cometieran errores que, probablemente, permitirán al juez Garzón desenmascarar esta trama.

Todo parece indicar que, inicialmente, alguien (posiblemente un agente de la Policía Nacional) se desplazó hasta la casa de Elosua durante la mañana del día 4, siguiendo órdenes de sus superiores, para alertarle verbalmente de la operación. Pero no lo localizó. Entonces, seguramente la misma persona, se desplazó al bar Faisán y preguntó por Joseba Elosua. Los investigadores no tienen ya dudas de que este primer agente no conocía físicamente a Elosua, porque cuando entra en el bar alguien preguntó al policía que si quería contactar «con el padre o con el hijo», a lo que aquél respondió: «Con el padre», cuando a quien buscaba, el presunto responsable de la financiación de ETA, era al hijo.

Cuando salió Elosua, el agente le entregó un teléfono móvil. Al otro lado del aparato, otro supuesto miembro de la Policía Nacional le dio el chivatazo. Todo hace sospechar que los dos principales implicados pertenecen a la plantilla de la Comisaría General de Información.

Pues bien: entre todas las llamadas incluidas en el informe de la Guardia Civil figura una que parte desde la sede socialista de Ferraz, desde un número que pertenece al PSOE, y que tiene como destinatario un número de teléfono que está en la zona donde se produce el chivatazo. Según las fuentes consultadas por este periódico, los estudios sobre las cuadrículas donde las antenas localizan cada una de las llamadas acotan perfectamente la zona de la que partió esa llamada y la zona de recepción. Se trata de alguien que telefonea físicamente desde la sede del Partido Socialista. Y esta llamada se produce sobre las 11 de la mañana, apenas unos minutos antes de que Elosua sea alertado de la operación policial.

El número en el que se recibe esa llamada no pertenece, según las mismas fuentes, a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. No obstante, los investigadores no pueden descartar de ninguna manera la conexión entre esa llamada y la que recibió el entramado de extorsión etarra, aunque, por los datos iniciales del informe, los especialistas de la Guardia Civil tampoco sacan conclusiones. Incluyen la llamada para que sea el propio juez Garzón el que le dé la importancia correspondiente o descarte su posible relación con el chivatazo.

La llamada desde la sede socialista de la calle Ferraz de Madrid está enmarcada dentro de un amplio listado de varios cientos de números de teléfonos que hacen llamadas hacia la zona del bar Faisán, que es donde se produce el chivatazo, o que las reciben en sus proximidades, durante las horas en las que se presume que se realizó el aviso a Elosua.

Según los expertos, la zona delimitada no es superior a una manzana de viviendas, y el periodo de tiempo acotado bastante corto, por lo que el estudio elaborado por la Guardia Civil es bastante preciso.

El propio Elosua destapó el caso

MADRID.- Fue el propio Elosua quien destapó el chivatazo, ya que se lo contó a su cuñado durante la tarde del día 4 de mayo, mientras ambos viajaban a Francia en su vehículo.

En ese coche había una 'chicharra' policial que grabó toda la conversación. Aquel día, Elosua le contó a su familiar que primero intentaron localizarle en su domicilio. Como no lo consiguieron, al parecer un policía entró en el bar Faisán y le entregó un teléfono móvil, desde donde ya fue alertado por otro funcionario policial de la inminente operación.

El informe de la Guardia Civil fue entregado poco antes de que Fernando Grande-Marlaska abandonara el Juzgado. Tras el regreso de Garzón a la Audiencia Nacional, el juez apartó al Instituto Armado y las investigaciones quedaron en manos de la Policía Nacional.

En el origen de este caso se produjeron situaciones cuando menos insólitas. El chivatazo se produjo el 4 de mayo. Los agentes de la Comisaría General de Información se percataron de ello el día 5, viernes. Pues bien, el que entonces era el máximo responsable de los servicios de Información policiales, el comisario Telesforo Rubio, no informó oficialmente al juez que instruía en ese momento, Marlaska, hasta el lunes siguiente, día 8.

Esto provocó un tremendo enfado por parte del magistrado, que decidió, en una resolución sin precedentes, apartar de las investigaciones al propio comisario. El juez dejó el caso en manos de un inspector jefe con la instrucción de que las novedades le fueran dadas a él y no a Telesforo Rubio. Ese mando es el que envió el segundo informe a Garzón el pasado mes de agosto. El malestar ya existente en la Comisaría General de Información creció tras destaparse este escándalo. Son muchos los que barajan 'candidatos' para que el juez llame a declarar como imputados.

Imaz se reunió ese día con Zapatero

MADRID.- El chivatazo policial se produjo el 4 de mayo por la mañana, poco antes de que el presidente del Partido Nacionalista Vasco, Josu Jon Imaz, fuera recibido en el Palacio de la Moncloa por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En aquella reunión, Imaz trasladó a Zapatero su apoyo incondicional al denominado 'proceso de paz'.

En aquel momento, en el punto de mira judicial, además de un amplio elenco de presuntos implicados en la trama de extorsión de ETA, se encontraba también el dirigente nacionalista Gorka Agirre. El entonces instructor del sumario, Fernando Grande-Marlaska, tenía sospechas de que estaba directamente implicado en la trama y de que había gestionado el pago del 'impuesto' a ETA a alguno de los empresarios extorsionados. «Gorka Agirre, actualmente responsable de relaciones exteriores del EBB, órgano de dirección del PNV, ha desarrollado funciones de intermediación entre la organización terrorista ETA, en concreto su aparato de extorsión (Gezi), y relacionados de una o de otra manera con su partido. En tal sentido, contactaba con el conjunto de miembros de la red de extorsión, más asiduamente con Joseba Elosua, de quien recibía tanto los listados de empresarios extorsionados como incluso las cartas de extorsión, negociando posteriormente y llegando a entregar dinero con destino final a las arcas de la banda armada», señaló el juez Marlaska en el auto en el que fija la situación procesal de Aguirre. En él, el magistrado denuncia que Agirre informaba a Joseba Elosua «de la titularidad oficial de distintos vehículos que le seguían», añade el auto.

«Los hechos anteriormente relatados, y sin perjuicio de ulterior calificación, revisten los caracteres de un delito de colaboración terrorista», indica el auto.

Una información exclusiva de Fernando Lazaro publicada por el diario EL MUNDO el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El teléfono del jefe de Seguridad del PSOE figura en el listado que Garzón investiga por un chivatazo a ETA

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 11:30, Categoría: Chivatazo Policial a ETA

El teléfono del jefe de Seguridad del PSOE figura en el listado que Garzón investiga por un chivatazo a ETA 

Madrid - Una llamada desde el número de teléfono de Fernando Mariscal, jefe de Seguridad del PSOE y ex mando de la Policía Nacional, figura en el listado que investiga el juez Baltasar Garzón en el caso de un presunto chivatazo por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado a Joseba Elosúa, supuesto miembro del aparato de financiación de ETA, en la operación que permitió desarticular dicha red de extorsión.

Hace 15 días, el sindicato Manos Limpias (que no representa a ningún trabajador y que cada mes lleva a distintos juzgados una decena de denuncias, generalmente contra cargos socialistas o del PNV) acusó al jefe de seguridad del PSOE de ser el autor del chivatazo y pidió a Garzón que lo investigase.

Mariscal, según el listado de llamadas elaborado por la Guardia Civil y entregado al juez Garzón, llamó el pasado 4 de mayo a las once de la mañana desde la sede de Ferraz a una persona que se encontraba en el bloque que acoge el bar Faisan, en Irún (Guipúzcoa), lugar desde donde se realizaban las operaciones de extorsión y financiación de ETA. En dicho bloque, la policía tenía montado el dispositivo para la operación contra el aparato de financiación de ETA, que se saldó con la detención de 12 personas en España y Francia. Fuentes del partido socialista aseguran que Mariscal llamó desde un teléfono móvil corporativo (propiedad de la formación socialista) a un policía, ex compañero suyo y que participó en dicha operación, para felicitarle por su cumpleaños. Se trata de Manuel Riesco, comisario jefe de la Brigada Operativa de la Policía Nacional de San Sebastián.

La información sobre la llamada del jefe de Seguridad del PSOE fue difundida hace 15 días por la web Libertad Digital y por la revista Época. La investigación del juez Baltasar Garzón respecto al presunto chivatazo sigue su curso. Los policías que estaban al mando de la operación contra el aparato de financiación de ETA estaban a las órdenes del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

Texto publicado la versión digital del diario EL PAIS el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com