El Blog

Calendario

<<   Agosto 2017    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Foros

Un Suplemento de:

Alojado en
ZoomBlog

ETA en el Europarlamento

El PP contraatacará en la Eurocámara pidiendo el rechazo a negociar con ETA

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 17:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

Los grupos podrán presentar sus iniciativas para el debate sobre el 'proceso de paz' hasta el día 23

MADRID.- Los dos grupos mayoritarios del Parlamento Europeo preparan ya sus iniciativas con vistas al debate del próximo día 25 que, a petición de los socialistas españoles, se centrará en el proceso de paz emprendido por José Luis Rodríguez Zapatero para intentar poner fin a la violencia etarra.

El Partido Popular Europeo, que en la conferencia de presidentes de grupos votó en contra de la propuesta de los socialistas, contraatacará en el Pleno poniendo sobre la mesa una propuesta de resolución en la que apostará por rechazar un proceso que, a su entender, implica la decisión unilateral del Gobierno de negociar con una banda terrorista.

La filosofía que subyacerá en la resolución del PPE es la de que si se trasladaran a España las condiciones que se impusieron a los grupos armados en Irlanda del Norte, aquí no se podría iniciar el proceso.

Las claves que manejará el PPE intentarán destacar la falta de consenso político que ha habido en España a la hora de aceptar la negociación con ETA; que, a diferencia del caso de Irlanda del Norte, en España la banda y su entorno sí cuestionan las fronteras y exigen la autodeterminación, y que aquí no ha habido la expresión de una voluntad de abandono de armas, e incluso que siguen produciéndose amenazas, extorsiones y violencia callejera.

Los grupos podrán presentar sus propuestas de resolución hasta el lunes día 23, a las 19.00 horas. En la mañana del martes, se producirá un debate entre los representantes de todas las formaciones para intentar pactar una resolución común. Fuentes parlamentarias advierten ya de que el acuerdo será prácticamente imposible. En consecuencia, a la sesión del día 25 llegarán previsiblemente dos resoluciones vivas: una avalada por los socialistas, que contará con el voto favorable de los comunistas -un grupo en el que conviven Izquierda Unida y el Sinn Fein-, de los verdes -cuyo portavoz español es un representante de ERC- y de parte de los liberales, movilizados por el eurodiputado de CiU, Ignasi Guardans, y por el del PNV, Josu Ortuondo.

La segunda resolución, presentada por el Partido Popular Europeo, tendrá el apoyo de algunos liberales -aunque la posición oficial de esta formación sea a favor del proceso de paz-, de la Unión Europea de Naciones -presidido por un miembro del Fianna Fail-, de los euroescépticos y de todo el abanico de minigrupos de la derecha hasta llegar a Le Pen.

En el Pleno del día 25 se pedirá al Consejo y a la Comisión, en primer lugar, que se pronuncien en apoyo del proceso de paz emprendido por el Gobierno español. Por parte de la Presidencia del Consejo asistirá previsiblemente un secretario de Estado finlandés (el país que preside este semestre la UE). Por parte de la Comisión podría acudir el presidente, José Manuel Durao Barroso, o el vicepresidente y comisario para Asuntos de Justicia e Interior, Franco Frattini.

En cualquier caso, de las dos instituciones comunitarias se espera una declaración que no irá más allá de la emitida por el Consejo Europeo en apoyo a España cuando se hizo público el anuncio de alto el fuego permanente de ETA. Posteriormente, tomará la palabra un representante de cada grupo político para fijar la postura oficial de su formación (que obligatoriamente no tiene por qué corresponderse con el voto individual de cada uno de sus miembros).

Por parte de los socialistas, hablará su presidente, Martin Schultz. Por parte de los populares lo hará Hans-Gert Pöttering. Éstos han descartado la posibilidad de que el ponente sea el español Jaime Mayor Oreja para no dar al grupo contrario la baza de afirmar que la oposición real al proceso de paz sólo se encuentra en las filas del PP español, en tanto que el resto del PPE se muestra indiferente.

Las resoluciones -los socialistas quieren mantener la incógnita de si al final presentarán o no la suya- se votarán el jueves día 26. Desde las filas del PPE se considera como muy probable que la izquierda gane la votación e incluso no descartan que, desde el PSE y la Presidencia ocupada por José Borrell, se prepare una visita de Zapatero a Estrasburgo durante el Pleno de noviembre para, dicen, «recibir los aplausos».

En cualquier caso, advierten que con este debate el Gobierno español «habrá trasladado al Parlamento Europeo la profunda división que ha generado en España en torno al proceso de paz». Los populares inciden especialmente en este punto porque, a su entender, demuestra el «giro de 180 grados» que el Gobierno del PSOE ha dado respecto a la pasada legislatura. Desde 1998, la acción española dentro de las instituciones comunitarias en materia de lucha contra el terrorismo se caracterizó por la unidad entre socialistas y populares. El contacto entre portavoces de uno y otro partido -Rosa Díez por parte del PSOE y Gerardo Galeote por parte del PP- era continuo en esta materia. Los atentados del 11-S supusieron un impulso a sus tesis en favor de conseguir una orden de detención y entrega común en toda la UE.

La imagen que los dos partidos trasladaron a Europa fue la de unidad. Incluso se produjo una visita de parlamentarios de los dos partidos al Parlamento Europeo para debatir sobre terrorismo, encabezados por los portavoces en el Congreso, Luis de Grandes y Alfredo Pérez Rubalcaba. La máxima entonces era la de rechazar expresamente que el conflicto en España fuera entre dos comunidades -como sucedía en Irlanda- y, por tanto, que resultaba importante evitar la internacionalización del mismo para no dar aire a las reivindicaciones de la banda terrorista.

En la actualidad, el PPE considera que la iniciativa de debate lanzada por los socialistas españoles no busca sino aislar en el Parlamento Europeo al primer partido de la oposición en España. Eurodiputados alemanes del PPE creen que el objetivo es el de trasladar la imagen de que los populares españoles están en contra de la paz. Las mismas fuentes expresan también su extrañeza ante el aplazamiento que pidieron los propios socialistas españoles, encabezados por Enrique Barón, del debate sobre el proceso de paz que debía haberse celebrado a primeros de septiembre.

Tampoco encuentran explicación al hecho de que fuera un portavoz de Batasuna el que anunciara que el debate del Parlamento Europeo se produciría en octubre e inmediatamente los socialistas hicieran una petición para dicha fecha. Todo apunta, según portavoces populares, a que ha sido ETA «quien ha marcado el calendario». De esta misma opinión son los portavoces de la Unión Europea de Naciones.

Una información de Marisa Cruz publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Sobre ETA y el Europarlamento: No todos están de acuerdo

Por Narrador - 8 de Octubre, 2006, 15:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

El «proceso» divide a Europa

MADRID. El próximo día 25, ETA logrará uno de sus objetivos acariciados desde más antiguo -«la internacionalización del conflicto»- y el Gobierno solicitará un aval para sus negociaciones con la banda terrorista. El pleno del Parlamento Europeo se dividirá en dos -falta por ver en qué proporción exacta- ante la iniciativa del Ejecutivo español para que la Cámara se pronuncie sobre «el proceso de paz».

Aunque ETA/Batasuna insista en que la situación es de bloqueo porque el Gobierno no cumple con lo tratado hasta ahora en secreto, Zapatero reitera que «el proceso» sigue y para sostenerlo busca cobertura de imagen ante las próximas cesiones como la «relegalización» del brazo político de los terroristas.

Después de la visita de Tony Blair y el concienzudo aprovechamiento mediático de un paralelismo con el «proceso irlandés», rechazado de plano por falso en las etapas del PSOE y el PP en el poder, el Gobierno ha empezado a preparar el citado pleno de la Eurocámara para asegurarse el apoyo sin fisuras de socialistas, comunistas, verdes y nacionalistas que le den una mayoría clara en una hipotética resolución de comprensión y apoyo a su negociación con ETA.

Los socialistas españoles, con Enrique Barón al frente, se han aplicado durante la pasada semana en trasladar a la Cámara europea la misma táctica que en las Cortes durante lo que va de legislatura -aislar al PP- y en desatar la misma campaña ensayada en los últimas días contra la oposición, la de colocarla el cartel de «extrema derecha» y acusarla de ir contra «la paz». El eurodiputado Antonio Masip inauguró las consignas, que incluyen atribuir a los populares «nostalgia del franquismo».

Texto alternativo

Pero entre los eurodiputados del PSOE no hay unanimidad sobre la negociación con ETA y menos aún sobre la conveniencia de trasladar el debate a la Eurocámara. Además de Rosa Díez, siempre del lado del constitucionalismo en el País Vasco y de las víctimas del terrorismo, hay otros dirigentes de la vieja guardia socialista y antiguos partidarios de Alfonso Guerra que, al menos en conversaciones privadas, se han manifestado muy críticos con la iniciativa de Zapatero.

Queda por dilucidar si tras el debate en la Cámara los socialistas redactan y piden que se vote una resolución a favor de las negociaciones de Zapatero con ETA, un aval al «proceso de paz». El Grupo Popular Europeo plantearía en ese caso un texto alternativo de rechazo al terrorismo y exigencia de rendición de la banda, aseguran en el PP.

La batalla estará servida. A los preparativos de la propia ETA/Batasuna, que desea contar en la tribuna con representantes de la llamada mesa nacional de su brazo político, como Jone Goirizelaia, para «presionar» ante tan importante logro para sus planes, se suman los de los grupos constitucionalistas vascos y de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que acudirán seguro al pleno. Incluso Miguel Sanz, el presidente del Gobierno foral navarro, estudia la conveniencia de asistir a la Cámara como invitado, consciente de que el siguiente paso del «proceso», después de la legalización de Batasuna, será Navarra.

Hasta el momento, el presidente de la Eurocámara, José Borrell, ha negado la entrada en la sede a los miembros de Batasuna cuando el intento ha sido denunciado por el Grupo Popular. Batasuna está en la lista europea de organizaciones terroristas.

Ante la previsible votación, socialistas y populares han empezado a recabar apoyos entre los grupos contrarios o de composición más variada, además de asegurar los propios. Con Jaime Mayor al frente, los eurodiputados del PP se multiplicarán en los próximos días para entrevistarse con liberales y conservadores no inscritos en el PPE para explicarles la apuesta de Zapatero de negociar con ETA.

Las cuentas

Todos los eurodiputados recibirán una carta de los populares españoles para ponerlos en antecedentes y una especial atención tendrán para los socialistas franceses, que pueden ser, en principio, más susceptibles con «la internacionalización del conflicto». Francia siempre ha considerado que ETA era un problema español y nunca ha aceptado que le metan en negociación alguna, aunque los terroristas cuenten con incluir parte del sur francés en su proyecto del «gran Euskadi» nacionalista independiente.

Los socialistas parten con un bloque mayoritario de entrada compuesto por los 201 eurodiputados propios más los 41 de Izquierda Unitaria, 42 de los verdes y buena parte de los 89 de Alianza de los Demócratas y Liberales, donde, a pesar de su denominación, se agrupan partidos de corte nacionalista tan radicales como el PNV. El PPE cuenta con sus 264 parlamentarios -entre los que también hay algún nacionalista local- y tiene que buscar apoyo entre los no inscritos (37) y otros grupos de derecha como Independencia y Democracia (ID), que suman otros 28 representantes.

En fuentes del PP aseguran que tienen posibilidades de poner en un aprieto a los socialistas y que, aunque no obtuvieran para su resolución más votos que la izquierda y los nacionalistas a favor de la negociación con ETA, siempre sería un éxito evitar que Zapatero lograra la imagen de que la UE como tal le apoya en su aventura. «No es lo mismo que pueda vender que cuenta con el aval europeo para las cesiones ante la banda que quedarse con el respaldo de poco más de la mitad de la Cámara, dicen en el Grupo Popular.

Seguro ganador

Ocurra lo que ocurra en la votación -si la hay, pues si presenta complicada los socialistas pueden evitar la resolución-, ETA habrá obtenido el éxito de que «el conflicto» que plantea con su historial de asesinatos se aborde en Estrasburgo, pero no como hasta ahora, para su derrota con el aislamiento internacional, sino como interlocutor del Gobierno en un «proceso de paz».

El portavoz de los populares españoles en la Eurocámara, Jaime Mayor Oreja, ha denunciado que el pleno será «un rotundo disparate en el que el único vencedor será ETA», mientras que la socialista Rosa Díez ha destacado el nuevo desaire a las víctimas que supone la iniciativa de Zapatero. Pero ninguno de los antiguos constitucionalistas vascos cree que el resultado del debate servirá para frenar la negociación Gobierno-ETA en marcha y tampoco para dar satisfacción a la banda. Lo contrario que el Gobierno, que confía en que esa puesta de largo de «el proceso» en Europa anime a los terroristas a tomar «el camino de la política» y dejar «la violencia».

A Zapatero le será además útil para preparar la próxima legalización de Batasuna y las reuniones de la llamada «mesa de partidos», requisitos exigidos o comprometidos con ETA para continuar con «el proceso» hasta las elecciones municipales y autonómicas, un proceso que dice que será «largo» pero que se puede acelerar en estas próximas semanas después de la batalla de Estrasburgo.

La banda, que sufrió en tiempos del Gobierno del PP un duro golpe al quedar desarticulo el «aparato internacional» llamado Xaki, habrá logradoel 25 de octubre el éxito de adquirir condición «política» en la Eurocámara.

Una información de Ángel Collado publicada en el diario ABC el domingo 8 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Ofensiva del PP para no exportar el proceso

El PP ha decidido lanzar una ofensiva y «dar la batalla» para que su posición ante el llamado proceso de paz también sea conocido en Europa e intentar que no reciba un apoyo masivo la previsible votación que sobre el alto el fuego y el diálogo del Gobierno español con ETA se celebrará el próximo 25 de octubre en el Parlamento Europeo. Los parlamentarios del Grupo Popular en la Cámara europea Alejo Vidal Quadras y Pilar del Castillo están trabajando en la redacción de unas misivas que se remitirán a todos los miembros del Europarlamento y en las que se explicará, entre otras cosas, los motivos que llevaron al PP a oponerse a la celebración de un Pleno de estas características y su opinión sobre la tregua de la organización etarra.

Una información publicada en el diario LA RAZON el domingo 8 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El espectáculo europeo” por Soledad Gallego-Díaz

El PSOE busca que eurodiputados del PPE respalden el proceso de paz

El debate en el Parlamento Europeo, el próximo día 25 de octubre, en apoyo del proceso de paz en el País Vasco está siendo objeto de una intensa actividad socialista en Bruselas y Estrasburgo, a fin de conseguir una mayoría de respaldo muy considerable. Se trata, sobre todo, de lograr que una parte sensible de los parlamentarios del Grupo Popular Europeo (PPE) vote a favor de la propuesta, a pesar de que sus colegas españoles, con Jaime Mayor Oreja a la cabeza, estén haciendo una importante campaña en contra de cualquier resolución que suene siquiera a apoyo para el Gobierno español.

En principio, la propuesta podría contar con el respaldo de algunos parlamentarios irlandeses, franceses y alemanes a los que, pese a militar en partidos equivalente al PP, les resulta incomprensible que el Partido Popular español no apoye al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en una eventual negociación con un grupo terrorista. Si finalmente ese apoyo se concreta, el Gobierno podría llegar a obtener el voto favorable de todos los grupos del Parlamento Europeo, salvo el del Grupo Popular, que, sin embargo, aparecería como claramente dividido.

La negociación está corriendo a cargo, fundamentalmente, de Enrique Barón, que preside el Grupo Parlamentario Socialista Europeo y que cuenta con excelentes relaciones con los demás grupos desde la etapa en que presidió la propia Cámara. Barón ha explicado reiteradamente que desea un acuerdo con el PP español y que está dispuesto a examinar las enmiendas que puedan presentar a un texto concreto.

"No tenemos ninguna preocupación sobre el posible resultado de la votación. La gran mayoría del Parlamento respaldará nuestras propuestas", asegura un miembro del grupo socialista del PE. Habrá una declaración favorable por parte de la Comisión y del presidente de turno del Consejo. "Lo único que interesa asegurar es el desarrollo mismo del debate para evitar intervenciones que puedan dar origen a la menor confusión". La idea es conseguir una puesta en escena en la que sólo tomen la palabra los jefes de cada grupo parlamentario, algo que aligeraría el debate y, sobre todo, lo mantendría dentro de unos completos "márgenes de seguridad".

Los socialistas están convencidos de que no se encontrarán con ninguna sorpresa en las intervenciones del Grupo Verde, ni tan siquiera en los portavoces que representan a partidos de índole nacionalista. "Todo el mundo quiere que el proceso vaya adelante y salga bien y todo el mundo confía en el Gobierno del país que toma una iniciativa de este tipo. Siempre ha sido así. El Parlamento Europeo tradicionalmente ha respaldado procesos de diálogo que permitan llegar al abandono de las armas. Todo el mundo salvo el PP", critica un parlamentario del PSOE.

Conversaciones con algunos europarlamentarios franceses, italianos y británicos permiten confirmar el asombro de buena parte del Parlamento Europeo por la división que demuestran los parlamentarios españoles en un tema que ellos mismos califican "de Estado". "Estamos dando un espectáculo triste, uno de esos espectáculos que reafirman los tópicos sobre nuestro país y sobre la dificultad que tenemos para entendernos entre nosotros", se queja otro parlamentario socialista.

Precedentes

Los parlamentarios socialistas españoles recuerdan los precedentes que ha habido en el Parlamento Europeo, muy especialmente en el caso irlandés. En aquella ocasión (septiembre de 1994), primero hubo una declaración del presidente de la Cámara: "Todos los líderes de esta Cámara me han pedido que haga una declaración sobre los excepcionales acontecimientos que se han producido en una de las regiones de nuestra Unión Europea, Irlanda del Norte". En la declaración, el presidente expresó la satisfacción del Parlamento por "el cese de la violencia por parte del IRA que, en nuestra opinión, brinda una oportunidad histórica para alcanzar la paz y el fin de la violencia en la zona". Y añadió: "Aunque los hechos acaecidos esta semana demuestran que en este conflicto aún no ha cesado toda la violencia" (en esos días se produjeron reiterados incidentes y un comando unionista asesinó a un católico norirlandés). "El diálogo político es el único camino para seguir adelante", prosiguió el presidente del PE, el alemán Klaus Hansch. "Es natural que los primeros pasos se den con cautela, pero hay que aprovechar esta oportunidad histórica. Alabo los esfuerzos de los gobiernos de Irlanda y de Gran Bretaña para alcanzar la paz. El cargo de estadista exige prudencia, pero también saber aprovechar las oportunidades...

Publicado en el diario EL PAIS el domingo 8 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Rajoy llevará al Parlamento Europeo la «kale borroka» y la extorsión etarra

Por Narrador - 3 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

Impulsa un plan para evitar fisuras dentro del PPE y ganarse al comisario Frattini ante el debate

Madrid - El debate del 25 de octubre en el Parlamento Europeo sobre el alto el fuego dará mucho que hablar en los próximos días, en los que en la «cocina» de los dos principales partidos se definirá la estrategia ante una iniciativa sin precedente en la historia de la democracia española. Ningún Gobierno había dado un paso que diera pábulo a interpretar que se abría camino a la reivindicación de ETA de «internacionalizar el conflicto», y nunca tampoco PSOE y PP no habían ido de la mano en un asunto que afectase a la lucha antiterrorista.

Mariano Rajoy ya analizó ayer con su dirección el escenario abierto en Bruselas con la decisión socialista de impulsar un debate sobre la marcha de la tregua. En el caso del IRA, el primer ministro británico, Tony Blair, no se dirigió a las instituciones comunitarias hasta que los terroristas habían entregado las armas y la negociación estaba cerrada. Entonces pidió ayuda, fundamentalmente económica.

El PP fijará posición con una resolución propia, en la que se delimitará con claridad el diálogo con ETA -sólo puede ser para que entregue las armas y no puede implicar, por ejemplo, una modificación de las fronteras europeas ni el pago de ningún otro precio político-; pero medirá los pasos para evitar fugas dentro del Partido Popular Europeo. Ésa es la principal preocupación, una vez que ruptura de la unidad PSOE-PP ha echado por tierra la intensa labor pedagógica que se hizo en la pasada legislatura y que culminó con la inclusión de Batasuna en la lista de organizaciones terroristas de la UE.

El PP sabe por adelantado que tiene perdida la votación, en la medida en que, dentro de un desconocimiento bastante extendido del problema vasco, cada grupo deja su postura en manos de su representación española. De ahí que se pueda presuponer que los socialistas contarán con el apoyo de liberales (mandados por los nacionalistas Ignasi Guardans y Josu Ortuondo), de los comunistas (dirigidos por el eurodiputado de IU Willy Meyer) y de los verdes (orientados por el representante de ERC). En cualquier caso, el debate se saldará con una fractura del Parlamento Europeo, con alrededor de unas 320 papeletas por un lado y 280 por otro. Antes de que se presenten las resoluciones, el martes 24 se reunirán los grupos para ver si es posible una conjunta. El PP duda sobre si entrar en la negociación o no. Habrá una cumbre del PPE la semana anterior y los «populares» también harán gestiones informativas al nivel, por ejemplo, del comisario Franco Frattini, que fijará posición en nombre de la Comisión Europea. Mayor Oreja tomará la palabra el día 25 para explicar la «verdad» de la tregua y dar cuenta de la «kale borroka», de la extorsión etarra a los empresarios o de que en un acto de Batasuna se presentaron terroristas para reivindicar la lucha armada.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el martes 3 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PSOE 'internacionaliza' el chantaje criminal de ETA

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 10:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

El PSOE llevará el diálogo con ETA al Europarlamento como pedía Batasuna

El Grupo Socialista logra que la Cámara debata el 'proceso de paz' dentro de un mes Rajoy acusa al Gobierno de internacionalizar el conflicto y la coalición 'abertzale' se felicita

BRUSELAS/MADRID.- Aún no se sabe si habrá una resolución o un pronunciamiento, pero al menos existirá un debate. Los presidentes de los grupos políticos del Parlamento Europeo acordaron ayer, por unanimidad, debatir en el próximo Pleno la negociación del Gobierno español con ETA, como propuso el Grupo Socialista. Será el 25 de octubre, a pesar de que se opusieron los populares españoles, que consideran «un disparate» esta iniciativa porque dicen que da «otra satisfacción» a la banda terrorista.

De nada han servido las protestas de los eurodiputados del PP, ni siquiera la invitación de cuatro asociaciones de víctimas opuestas al diálogo con ETA. Ayer, los presidentes de la Eurocámara decidieron llevar el debate al Pleno. El presidente socialista, Martin Schulz, lo abrirá preguntando qué medidas de respaldo pueden dar al proceso y, después, habrá una discusión entre los grupos. «La UE tendrá la oportunidad de mostrar a la ciudadanía todo su apoyo para culminar un proceso de paz que erradique tantos años de dolor y violencia en España», afirmó Schulz. Lo que no se sabe es si habrá una resolución ya que el Grupo Popular, a instancias de sus miembros españoles, está en contra de esta iniciativa.

Aunque todos los presidentes respaldaron esta propuesta de los socialistas, tanto el Partido Popular Europeo (PPE) como la Unión por la Europa de las Naciones pidieron que el debate se retrase hasta el mes de noviembre, para que no se cumpla el anuncio que hizo la ilegalizada Batasuna hace dos semanas cuando dijo en San Sebastián que el Parlamento Europeo abordaría esta cuestión en octubre.

Esta situación llevó al presidente del PP español, Mariano Rajoy, a afirmar ayer en el Congreso de los Diputados que este debate es «una cesión más, absolutamente innecesaria, a Batasuna, que es quien ha marcado la agenda al Parlamento Europeo».

El líder del PP afirmó que el hecho de debatir este asunto en Europa es «un enorme error» del Gobierno y del PSOE, porque supone romper con la política que siempre se ha aplicado de no aceptar la tesis de ETA de que hay que «internacionalizar el conflicto».

«Aquí no hay un conflicto ni dos partes enfrentadas», aseguró Rajoy», sino «una organización terrorista que ha matado, chantajeado y que ha decidido imponer sus criterios a tiros», añadió.

El eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja argumentó que su partido siempre ha considerado que esta decisión es «un gran disparate político» y que ya se opuso en julio a que se hablara de este asunto. «Es un debate que constituye un error político y un error histórico. Yo, que siempre he batallado para que no se internacionalizara el llamado problema vasco, lamentablemente esta vez tengo que decir que además viene de la mano del Partido Socialista, con el que habíamos siempre coincidido en que este no era el camino para abordar el problema que tenemos los españoles», destacó.

«Estamos alargando un proceso que sabemos, que saben, que al final no va a conducir a ningún objetivo concreto. Es un recorrido en el que posiblemente vamos a ver a ETA en los ayuntamientos y a una ETA más fortalecida por el proceso en sí mismo», explicó

Mayor Oreja intentó explicar, aunque no lo aclaró del todo, la confusión que provocó el hecho de que el presidente del Partido Popular Europeo votara ayer a favor de que se celebre este debate.

Esa confusión fue aprovechada por el socialista Enrique Barón, quien dijo en Bruselas que los populares españoles debieran sacar de este caso «la lección de que gracias a su fanatismo y sectarismo han arrastrado al PP Europeo al desastre y al ridículo» por querer impedir este debate y luego retrasarlo.

En opinión de Rajoy, lo que han hecho los socialistas, «presionados» por Batasuna, es dar la razón a los planteamientos que defienden ETA y su entorno. «El Parlamento Europeo no tiene por qué debatir sobre un grupo terrorista español, si no es para condenar el terrorismo», aseguró.

A las críticas de Rajoy contestó Diego López Garrido, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados: «El PP se encuentra en un punto de no retorno en su política disparatada en relación a la lucha contra el terrorismo, porque el líder de los populares ha llegado a imputar al Parlamento Europeo que favorece a Batasuna porque vaya a debatir sobre el proceso de paz español», manifestó.

López Garrido subrayó que, en contra de lo que dice el líder del PP, uno de los éxitos de la lucha contra ETA ha sido «el apoyo internacional». «Oponiéndose a este debate», añadió, «Rajoy demuestra que no le interesa la lucha contra el terrorismo ni el avance en el proceso de paz, sino que sólo le preocupan sus intereses de partido».

Quien mostró su satisfacción fue Batasuna, porque considera que la Unión Europea debe ser «un marco de garantías» para este proceso y para el acuerdo que surja entre los agentes políticos del País Vasco. Además, anunció que una representación de la formación abertzale se desplazará a Bruselas para asistir a la sesión.

En un comunicado, Batasuna calificó la decisión «de máxima importancia por ser la primera vez que se celebra un debate de este calado y trascendencia en la Cámara europea». A su entender, es «necesario» que «a nivel europeo se debata sobre el proceso, y se debata a fondo». «Porque estamos ante un proceso que se desarrolla dentro del contexto europeo y, por lo tanto, consideramos fundamental la presencia internacional en el mismo», añadió.

Una información de Elena Aljarilla y Agustin Yanel publicada por el diario EL MUNDO el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PSOE lleva a Bruselas la tregua y prevé que Zapatero informe en noviembre

HB ya había adelantado que en octubre se cumpliría su deseo de «internacionalizar el conflicto»

Estrasburgo/Madrid - La Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo aprobó ayer la celebración el próximo 25 de octubre de un debate sobre el llamado «proceso de paz» y la negociación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con ETA, a propuesta del líder de los socialistas europeos, el alemán Martin Schulz.

El Grupo del Partido Popular Europeo (PPE), representado por su presidente, Hans-Gert Poettering, y el Grupo Unión por la Europa de las Naciones (UEN) -en el que están integrados la Alianza Nacional italiana de Gianfranco Fini, el Fianna Fail irlandés de Bertie Ahern, y el Partido Ley y Justicia, que gobierna en Polonia- propusieron, sin éxito, que la sesión se celebrara en noviembre, ya que octubre era la fecha por la que había apostado desde un primer momento Batasuna.

El PP votó en contra en julio

Después de que el pasado julio la Conferencia de Presidentes aprobara, sin poner fecha, la celebración del debate -también con la oposición del PPE y UEN-, el dirigente de Batasuna Joseba Álvarez apostó por que la sesión se celebrara en octubre y pidió que sirviera para «facilitar y presionar» el «proceso» que se ha abierto.

Antes de la reunión de ayer, Poettering dejó claro que «no es aceptable que Batasuna haga una campaña y que nosotros sigamos la campaña de Batasuna», mientras que Schulz se opuso a retrasar el debate, porque la iniciativa del Gobierno de Zapatero «es de una extrema importancia para Europa».

En el debate se formulará una pregunta a la Comisión Europea y a la presidencia finlandesa del Consejo de la UE sobre el apoyo al «proceso de paz» en España, e intervendrán, a continuación, los portavoces de los grupos y los eurodiputados que pidan la palabra.

Aún no se ha decidido si se someterá a votación una resolución de apoyo al proceso.

El vicepresidente del Grupo Popular, Jaime Mayor Oreja, aseguró que el debate de octubre «constituye sin duda una nueva satisfacción para ETA, que siempre ha hecho un objetivo prioritario de la internacionalización del problema vasco».

Mayor confirmó que su grupo estará presente en el debate, expondrá su oposición y presentará una moción alternativa a la que se pueda plantear.

El secretario general del PPE, Antonio López-Istúriz, fue más allá, al asegurar que «es un insulto a la democracia europea que ETA dicte la agenda del Parlamento vía los embajadores de lujo de la delegación socialista española».

En declaraciones a LA RAZÓN, el eurodiputado popular calificó el debate de «engaño», porque nadie ha informado del actual estado de la negociación. Por ello, señaló, el debate «no debería celebrarse ni en octubre, ni nunca».

Por su parte, el presidente de los eurodiputados socialistas españoles, Enrique Barón, recordó que en la resolución aprobada el 20 de mayo, el Congreso de los Diputados pidió el apoyo del Parlamento Europeo al proceso de paz.

Barón lamentó que «el empecinamiento y el sectarismo del Partido Popular español» haya arrastrado al PPE «al desastre y al ridículo» y confió, al tiempo, en que «sepan reconsiderar su posición y apoyen el proceso de paz».

El propio Barón, Ignasi Guardans (CiU), Josu Ortuondo (PNV), Willy Meyer (IU), Bernat Joan i Mari (ERC), Raúl Romera (ICV) y David Hammerstein (Los Verdes) enviaron el martes a los 732 eurodiputados un escrito con la resolución aprobada por el Congreso sobre la lucha contra el terrorismo y el «proceso» para el fin de la violencia.

La estrategia diseñada, en principio, por los socialistas en relación a involucrar al Parlamento Europeo en el desarrollo del alto el fuego de ETA va más allá de la celebración del citado debate, adelantado por el «brazo político» de los terroristas. El calendario diseñado apunta la intención de que sea el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien comparezca en la Eurocámara en noviembre, con el pretexto de la despedida de Josep Borrell como presidente del Parlamento, y que aproveche para hablar también de ETA y de la tregua.

La banda terrorista ha mantenido desde siempre una pugna constante para conseguir que las instituciones comunitarias se hicieran eco de sus tradicionales demandas sobre lo que llaman el «conflicto vasco». Hasta ahora, todos los gobiernos democráticos de España se habían opuesto a esos planes.

Víctimas de ETA han tratado de evitar el debate en el Parlamento Europeo sobre la negociación con la banda terrorista exhibiendo a miembros de esta Cámara la foto de los tres encapuchados de ETA que aparecieron armados el pasado sábado en un acto en Oiartzun (Guipúzcoa).

La exhibición de la foto de los etarras tuvo lugar durante la visita que las víctimas realizaron este pasado martes a Bruselas.

Batasuna dice que asistirá al Pleno

La ilegalizada Batasuna, que sigue formando parte de la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, mostró ayer su plena satisfacción por la celebración del debate que sobre el alto el fuego de ETA tendrá lugar en la Eurocámara el próximo 25 de octubre, informa Ep. Confirmó, asimismo, que acudirá al Parlamento europeo para explicar «la realidad del proceso».

A través de un comunicado, la formación «abertzale» celebró que el «proceso en Euskadi haya tomado oficialmente una dimensión comunitaria porque puede ser un marco de garantías» para el desarrollo del mismo.

Batasuna afirmó que se trata de una decisión de «máxima importancia» al tratarse de «la primera vez que se celebra un debate de este calado y trascendencia en dicha cámara». A su entender, es «necesario» que «a nivel europeo, se debata sobre el proceso, y se debata a fondo».

Además, en el citado comunicado, la formación ilegalizada, que sigue siendo considerada una organización terrorista de acuerdo con nuestra legislación, anima a «los diferentes agentes europeos» a «participar en positivo para apoyar e impulsar el proceso democrático del pueblo vasco» y expresa su «total disponibilidad» para trasladar a las diferentes formaciones de la Unión Europea «la realidad del proceso» abierto con la tregua.

Una información de Javier Aguilar y C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PP combatirá en la UE la negociación política con ETA

Rajoy califica de «cesión» que el PSOE promueva un debate en Bruselas

Madrid - La internacionalización del llamado «conflicto» -en terminología etarra- ha sido siempre una exigencia permanente de ETA y de Batasuna, a la que el Gobierno de Aznar, como se recuerda ahora desde el PP, respondió con una «implacable política exterior» que consagró el «aislamiento» de la banda y de su «brazo político», que sigue figurando, por cierto, en la lista de organizaciones terroristas de la UE. El PSOE dio entonces su apoyo a Aznar en el desarrollo de esta ofensiva.

Mariano Rajoy denunció ayer que la decisión del PSOE de promover en el Parlamento Europeo un debate sobre «eso que ellos llaman el “proceso de paz”» rompe con lo que había sido la «política de todos los Gobiernos de España desde la Transición, que consistía en no aceptar la tesis de ETA de que había que internacionalizar eso que ellos llaman el conflicto».

Ni hay «conflicto» ni hay que «internacionalizar nada», según el PP, sino que lo que hay es una organización terrorista que «ha decidido imponer sus tesis a tiros, que ha matado, que ha chantajeado, que ha privado a la gente de su libertad y que pretende hacer por métodos no democráticos lo que estima oportuno y conveniente». Por eso, el principal partido de la oposición considera un «grave error» la decisión del PSOE de llevar el alto el fuego al Parlamento Europeo, además de -en palabras de Rajoy- una «cesión absolutamente injustificada a algo que con una chulería sin límites había en su día manifestado Batasuna». El líder del PP aludía así a las declaraciones del dirigente «abertzale» Joseba Álvarez, del pasado día 13, en las que ya adelantó que el debate en Bruselas sobre el «proceso» iba a ser en octubre.

Analizada la situación, y pese a su disconformidad con trasladar esta cuestión al Parlamento Europeo, el PP contraatacará con una resolución propia que recoja los ejes básicos de su posición contra la negociación política con ETA. Esa resolución se presentará en Bruselas la semana previa a la celebración del debate, y se consultará, lógicamente, con la dirección nacional del partido.

Por otra parte, el PP ha decidido volver a llevar al Parlamento la política antiterrorista, en concreto, al Senado, donde se han registrado cinco preguntas orales al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, relacionadas con el acto terrorista de Oiartzun. Asimismo, también se ha formalizado una solicitud de documentación relativa a los datos sobre el «terrorismo callejero». El PP quiere saber si el Gobierno tenía conocimiento previo de la citada provocación de ETA, qué medidas se adoptaron para impedirla o si se interpreta que se dan las condiciones de ausencia de violencia que exigió el Congreso para el inicio del diálogo con ETA.

Una información de C. Morodo publicada por el diario LA RAZON el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PSOE lleva el «proceso de paz» a la Eurocámara, como anunció Batasuna

BRUSELAS. El PSOE logró ayer sacar adelante la fecha del 25 de octubre para que el Parlamento Europeo debata la negociación del Gobierno de Zapatero con ETA. Los socialistas españoles contaron con los votos de sus colegas europeos (PSE), además de los liberales de ALDE, de los Verdes y de la Izquierda Unitaria, y con la oposición de todos los populares (PPE).

La decisión de realizar este debate en el Parlamento Europeo, que ya se tomó en julio también con el voto en contra del PPE, obedece a una propuesta del PSOE para que la Eurocámara pueda dar su apoyo al «proceso», tal y como hizo en 1993 cuando se inició la negociación sobre Irlanda del Norte.

La cuestión es que la fecha elegida para este debate coincide con la que había anunciado en septiembre la ilegalizada Batasuna y cumple con el objetivo que siempre se había fijado ETA de lograr la «internacionalización del conflicto». En una comparecencia pública, dos dirigentes del brazo político de la banda, Joseba Álvarez y Joseba Permach, mostraron su satisfacción por el hecho de que el Parlamento Europeo fuera a incluir en el orden del día el «proceso de paz». Álvarez reconoció también que «desde Batasuna siempre hemos subrayado la importancia del acompañamiento internacional en este tipo de procesos».

El PPE votó en contra de que el debate se celebrara en octubre y propuso noviembre como alternativa. Hans Poetteting, jefe de filas de los populares europeos, explicó que la idea de retrasarlo era para «no hacerlo coincidir con lo que había propuesto Batasuna».

Sin embargo, al final, las tesis del PSOE de celebrar el debate en octubre acabaron imponiéndose por mayoría, entre otras cosas para no hacer coincidir este debate con la posible visita de José Luis Rodríguez Zapatero al Parlamento Europeo, asunto en el que trabajan en el Palacio de la Moncloa desde hace meses para intentar que la agenda del jefe del Ejecutivo coincida con las sesiones de la Eurocámara. El formato que utilizaría Zapatero para hablar en Estrasburgo está por decidir.

Mayor Oreja

Por su parte, el líder de los populares españoles en la Eurocámara y vicepresidente del PPE, Jaime Mayor Oreja, se mostró muy contrariado por la decisión tomada en la Conferencia de Presidentes y aseguró que «ésto es dar una nueva satisfacción a ETA, con el error adicional de hacerlo en la fecha que había reclamado hace quince días Batasuna».

«Mi grupo ha reiterado en todas las ocasiones que estamos ante un gran disparate político. El Grupo Popular se opuso en julio a que se celebrara este debate y hoy ha vuelto a hacer hincapié en ello y en que constituía un error adicional hacerlo en el mes de octubre, cuando Batasuna había determinado que era la fecha ideal», añadió Mayor Oreja. A pesar del firme rechazo al debate el vicepresidente del Grupo Popular Europeo aseguró que «evidentemente, el PPE estará en el debate, expondrá las razones por las que se opone y presentará una moción alternativa». El debate del 25 de octubre se abrirá con una pregunta a la Comisión Europea y al Consejo de la UE sobre qué medidas de respaldo pueden dar al «proceso», seguida de una discusión.

El posible voto de una resolución de apoyo a la negociación del Gobierno con la banda terrorista está todavía pendiente de negociación en el seno de la Conferencia de Presidentes de Grupos Políticos, que en los días previos a la fecha del debate decidirá si se redactará una resolución conjunta y se someterá o no a votación en el pleno.

Crónica de una resolución anunciada

No obstante, si la votación de esta posible resolución sigue la misma suerte que la decisión misma del debate, así como la fecha del mismo, todo apunta a que de la Eurocámara saldría una resolución de apoyo al «proceso», tal y como desea el PSOE.

Desde las filas socialistas, Enrique Barón acusó al PP de «fanatismo y sectarismo» por oponerse al debate, así como por tratar de retrasarlo al mes de noviembre. «El debate es una muy buena noticia que demuestra que el Parlamento Europeo está dispuesto a responder a la petición de solidaridad del Congreso de los Diputados», añadió.

De la misma opinión que Barón fue el líder de los socialistas europeos, Martin Schulz, quien aseguró que «hay que debatir lo antes posible, pues creo que cada retraso de este debate es inútil. Lo que el Gobierno de Zapatero hace es de extrema importancia para Europa y sobre todo para nuestras regiones vecinas. ¿Por qué retrasarlo».

Bruselas, una estrategia de HB de años que ha dado fruto

BRUSELAS. Una de las estrategias que ha llevado a cabo la ilegalizada Batasuna en los últimos años ha sido la internacionalización de lo que ETA denomina el «conflicto vasco» y, desde luego, uno de sus objetivos ha sido siempre Bruselas. En la capital comunitaria ha sido habitual ver dar ruedas de prensa tanto a miembros de estas organización como personas próximas a ellas, en ocasiones dentro de las sede bruselense de la Eurocámara o en hoteles cercanos, dependiendo de las cuentas pendientes con la Justicia española que tuvieran los intervinientes. La última fue en el mes de marzo, cuando Gorka Elejabarrieta, miembro del equipo internacional de Batasuna, pedía abiertamente la implicación de la UE en el «proceso de paz» y el final de su ilegalización.

Pero, al igual que en otras ocasiones, el miembro de la ex HB no estaba solo, sino que en esa ocasión le acompañada la eurodiputada del Sinn Fein Bairbre de Brun, quien afirmó entonces que «hay una auténtica oportunidad y para aprovecharla al máximo el Gobierno español debe dejar de criminalizar políticamente a Batasuna». La influencia de Batasuna ha llegado a tal punto en Bruselas que llegó a inspirar la creación de un «friendship» (red de amigos en inglés) de la causa denominado «Hacia un proceso de paz en el País Vasco», en el que están integrados varios eurodiputados, entre ellos el de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) Bernat Joan.

Por otro lado, la Embajada de Gran Bretaña ha mantenido contactos con políticos nacionalistas vascos en los últimos días para interesarse por la marcha del «proceso de paz» derivado del alto el fuego que ETA anunció el pasado 22 de marzo. Ya entonces, se supo que el Gobierno de Reino Unido había asesorado al Ejecutivo español teniendo en cuenta la experiencia de lo sucedido con el IRA.

Una información de Maribel Núñez (Corresponsal) publicada por el diario ABC el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Eurocámara debatirá su apoyo al proceso de fin de la violencia etarra en el País Vasco 

El Partido Popular califica el acuerdo de "error histórico" para "dar satisfacción" a Batasuna

Estrasburgo - El Parlamento Europeo celebrará un debate para apoyar el proceso de fin de la violencia en el País Vasco en el plenario del próximo 25 de octubre. La propuesta fue planteada por el líder de los socialistas europeos, Martin Schultz, que recogió una iniciativa de los eurodiputados del PSOE. El acuerdo fue adoptado ayer en la Conferencia de Presidentes de la Eurocámara con el apoyo de la mayoría de los grupos y en contra de la posición del Partido Popular Europeo (PPE) y de la Unión de Europa por las Naciones, que postularon aplazar la celebración del debate a noviembre.

El presidente del PPE en la Eurocámara, Hans-Gert Poettering, manifestó que el debate debía celebrarse en noviembre para no seguir las propuestas de Batasuna, que lo había propuesto para octubre. "Creo que no es aceptable", precisó Poettering, "que Batasuna haga una campaña y que nosotros sigamos a Batasuna". Se refería a las manifestaciones recientes del dirigente de Batasuna, Joseba Álvarez, que había indicado que el debate en la Eurocámara se celebraría en octubre.

Con esta postura, el líder del PPE en la Eurocámara se desmarcaba abiertamente de la postura del PP español, que se ha mantenido contra de la celebración del debate en cualquier momento. El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja calificó ayer de "un disparate y error histórico", la celebración del debate. Y consideró, "un error adicional su celebración en octubre". El debate busca, según Mayor Oreja, dar "satisfacción" a Batasuna en su intento por "internacionalizar" el conflicto.

Al finalizar la conferencia de presidentes, Schultz manifestó que a través de esta discusión "la UE tendrá la oportunidad de mostrar a la ciudadanía todo su apoyo para culminar un proceso de paz que erradique tantos años de dolor y violencia en España". El líder de los socialistas destacó "los impresionantes esfuerzos que está realizando el Gobierno español", y que en su opinión "deberían recibir el apoyo unánime de toda la UE". "Lo que está realizando el Gobierno de Zapatero es muy importante por Europa y sobre todo por las regiones vecinas, ¿por qué que tendríamos que retrasar el debate?", se preguntó. El dirigente socialista alemán precisó que "lo que propone Mayor de que Europa juegue un papel de oposición al Gobierno es inútil".

Solidaridad con el Congreso

El presidente de la Delegación socialista Española en la Eurocámara, Enrique Barón, afirmó que la decisión tomada demuestra que "el Parlamento Europeo está dispuesto a responder a la petición de solidaridad del Congreso de los Diputados". Barón lamentó, no obstante, que "el Partido Popular quisiera impedir el debate primero y posponerlo después". En su opinión "la lección que debería extraer el PP español es que gracias a su fanatismo y sectarismo ha arrastrado al Partido Popular Europeo al desastre y al ridículo".

El debate arrancará con sendas declaraciones de representantes de la Comisión Europea y el Consejo de la UE sobre de qué forma pueden apoyar el proceso, y seguirá con los puntos de vista de los grupos políticos.

La polémica sobre este pleno sobre el proceso del fin de la violencia ha coincidido con una serie de actos promovidos por el PP con la participación de asociaciones de víctimas del terrorismo, (Fundación Miguel Ángel Blanco, Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Foro de Ermua y la Fundación para la Libertad). La Fundación Miguel Ángel Blanco y el PPE presentaron una muestra fotográfica en Estrasburgo con imágenes de los estragos del terrorismo.

Una información de Andreu Missé publicada por el diario EL PAIS el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Rajoy critica "la cesión a ETA de internacionalizar el conflicto" 

Madrid - "El Parlamento Europeo no tiene por qué debatir sobre un grupo terrorista español como no sea para condenar el terrorismo", aseguró ayer Mariano Rajoy, líder del PP, en los pasillos del Congreso y en respuesta a la decisión del Parlamento Europeo de celebrar un debate, el próximo 25 de octubre, sobre el proceso de paz: "Es un enorme error, es una cesión absolutamente injustificada, es darle la razón a ETA, que está empeñada en eso que ellos llaman la internacionalización del conflicto".

Rajoy destacó que "Batasuna ha anunciado hace no muchas fechas que en octubre de este año se iba a producir un debate en el Parlamento Europeo sobre lo que ellos llaman el proceso de paz". Como va a celebrarse, Rajoy opinó que esto es "una cesión más, absolutamente innecesaria, a Batasuna, que le marca la agenda al Parlamento Europeo y le dice de qué tiene que debatir".

Lo más grave de este debate, a juicio de Rajoy, es que "rompe lo que había sido la práctica de todos los Gobiernos de España desde la Transición, que consistía en no aceptar la tesis de ETA de que había que internacionalizar eso que ellos llaman el conflicto". El líder popular reiteró su tesis de que en el País Vasco "no hay ningún conflicto; lo que hay es unos señores que privan a los demás de su libertad". Por eso, a su juicio, el Gobierno y el PSOE "no deberían" de haber promovido ese debate en la Eurocámara.

"Punto de no retorno"

También en conferencia de prensa en el Congreso, el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, calificó de "disparatado" que el líder del PP "impute al Parlamento Europeo, de forma insólita", favores a Batasuna. Según López Garrido, Rajoy está en un punto "de no retorno" dentro de la "política disparatada de PP en la lucha contra el terrorismo", informa Europa Press. El portavoz socialista mantuvo que la crítica del PP obedece a que sólo le preocupan sus intereses de partido y no los avances del denominado proceso de paz.

Tras censurar el debate que va a celebrarse en el Parlamento Europeo, Rajoy fue preguntado por si el Gobierno les ha comunicado alguna novedad sobre el proceso de fin de ETA. Replicó que no y reiteró su reclamación para que no se permita la legalización de Batasuna, con ése u otro nombre, mientras ETA no anuncie su disolución. "Legalizar a Batasuna sin que ETA haya anunciado su disolución es un error descomunal; es liquidar de hecho la Ley de Partidos, que ha sido el instrumento más útil en la lucha contra el terrorismo. Y a cambio de nada". De legalizarse, dijo, "tendríamos dos ETAs, una en las instituciones y otra, vigilando, con las pistolas".

Una información de Pilar Marcos publicada por el diario EL PAIS el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PSOE 'internacionaliza' el chantaje criminal de ETA: Editoriales en la Prensa Nacional

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 9:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

No crean que hemos suprimido el editorial de EL PAIS, simplemente el ‘diario independiente de la mañana’ ha elegido otros temas de mayor incidencia, por ejemplo


No dar satisfacción a ETA en la Eurocámara (Editorial de EL MUNDO)

El Parlamento Europeo celebrará el próximo día 25 de octubre un debate sobre el proceso de paz puesto en marcha por Zapatero tras la declaración de alto el fuego de ETA. La iniciativa partió del grupo socialista de la Eurocámara y fue respaldada por todos los grupos, incluido el Grupo Popular Europeo. Sin embargo, tanto el presidente del PP, Mariano Rajoy, como el portavoz en Estrasburgo, Jaime Mayor Oreja, consideran que la celebración de este debate es «un enorme error» y una «cesión injustificada a Batasuna». El líder del PPE intentó sin éxito que la sesión fuera aplazada, alegando que la fecha prevista era la que había pedido Batasuna. En efecto, la organización ilegalizada se felicitó ayer porque la Eurocámara haya cedido a sus pretensiones y saludó que los «diferentes agentes europeos» participen para «impulsar el proceso democrático del pueblo vasco». Tal y como bien dijo Rajoy, Batasuna logró ayer una victoria en su estrategia de internacionalización del que llaman «conflicto vasco». Y precisamente por ello, los socialistas españoles deben tener mucho cuidado en el debate para no caer en el juego de los proetarras. Sus portavoces han de dejar meridianamente claro que ni una organización terrorista ni su brazo político ilegalizado pueden marcar los pasos del proceso. Máxime cuando hace sólo unos días, tres pistoleros encapuchados volvieron a amenazar al Estado en nombre de ETA. Lo contrario sería darle una satisfacción política a la banda terrorista.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“El debate sobre ETA en Europa” (Editorial de LA RAZON)

El PSOE lleva al Parlamento Europeo la negociación con los terroristas para reforzar sus tesis

Uno de los objetivos que se marcó el anterior Gobierno de España fue el de ilustrar con precisión los perfiles del terrorismo en Europa. Tras los atentados contra las Torres Gemelas, en pleno proceso de internacionalización de la lucha contra el terrorismo, las gestiones diplomáticas y políticas del Partido Popular (con el apoyo sin fisuras del PSOE) tuvieron como objetivo aislar a ETA y sus portavoces, explicar en consulados, embajadas, cancillerías y parlamentos, incluido el europeo, la dimensión criminal de los «políticos» de Batasuna, la vulneración sistemática de los derechos humanos que llevaban a cabo ETA/Batasuna y que la situación de anormalidad en el País Vasco se debía al totalitarismo callejero de los proetarras. Tales gestiones fueron eficaces hasta el punto de que la Unión Europea no tuvo inconveniente en incluir a HB en su lista de organizaciones criminales. Con esa iniciativa, España logró que ni ETA ni sus «embajadores» tuvieran el más mínimo apoyo oficial; que no quedaran dudas sobre la naturaleza criminal de Batasuna, su supeditación a los fines y objetivos criminales de los terroristas. Europa entendió y asumió como propias las consideraciones españolas (del PP y del PSOE) y se eliminó cualquier atisbo de comprensión a la «lucha» de los terroristas.

Cinco años después, el debate sobre ETA regresa a Europa a petición de la propia Batasuna. El grupo socialista ha recogido el guante y está dispuesto a discutir en sede parlamentaria sobre un asunto tan vidrioso como el de la negociación con ETA. Precisamente las aristas de ese proceso son las que evitan que haya debates clarificadores al respecto en el Congreso de los Diputados.

El propósito del PSOE es obtener un respaldo aún mayor para el Gobierno de Rodríguez Zapatero, pero los riesgos son elevados, dados los movimientos de Batasuna y la pretensión de que la sesión en el Parlamento Europeo acabe por convertirse en una reivindicación del derecho a la autodeterminación, sin la más mínima alusión, por ejemplo, a las víctimas del terrorismo.

Es obvio que la situación no es ahora la misma que hace cinco años, que ETA lleva tres sin matar (como le gusta recordar al presidente del Gobierno) y que la banda está en situación de alto el fuego, a pesar del agudo rebrote del terrorismo callejero, pero todo eso no debería servir para que Batasuna encuentre en Europa un altavoz para sus reivindicaciones, así como un escenario propicio para dividir aún más al PSOE y al PP, formación que ha sido incapaz de arrastrar al grupo popular europeo hacia sus posiciones.

Batasuna afirma que con este debate se «internacionaliza» el «conflicto» al tiempo que se fija un «marco de garantías» que excede la soberanía española. Tanta satisfacción debería hacer recapacitar al PSOE y al Gobierno sobre las consecuencias de la sesión que la Eurocámara celebrará el día 25 de octubre.

Editorial publicado por el diario LA RAZON el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Batasuna gana en Estrasburgo” (Editorial de ABC)

El empeño del PSOE por llevar al Parlamento Europeo el proceso de negociación con ETA carece de justificación jurídica y política. A efectos de la Unión Europea, ETA es una organización terrorista cuya única presencia ante las instituciones comunitarias debería situarse en el marco de la cooperación policial y judicial. Por otra parte, la Cámara de Estrasburgo no está pensada para servir como eco amplificador en los asuntos internos de cada país miembro. De hecho, los eurodiputados que se empecinan en plantear cuestiones de interés particular ante sus colegas suelen ser relegados a una posición secundaria por los grupos parlamentarios, que no en vano están organizados por familias ideológicas y no por orígenes nacionales. Sin embargo, el Grupo Socialista ha conseguido su objetivo al trasladar a la Cámara Europea un «proceso de paz» de cuyo desarrollo aún no ha informado el Ejecutivo en el Congreso de los Diputados, sede de la soberanía nacional, pese a las promesas que en este sentido hizo el propio José Luis Rodríguez Zapatero. Es ahí donde debe plantearse el debate sin buscar la cobertura externa de un Parlamento Europeo que, sin pretenderlo, está sirviendo a los intereses y a la estrategia de ETA/Batasuna. La tesis del PP sobre la inconveniencia del debate debería haber prevalecido en el seno del centro-derecha europeo, que se ha limitado a formular en la Conferencia de Presidentes -equivalente a la Junta de Portavoces en nuestras Cámaras- algunas objeciones menores en relación con el calendario. Pero incluso en este terreno simbólico sale ganando la tesis de Batasuna: el próximo 25 de octubre está fijada la fecha para una sesión parlamentaria que consagra la internacionalización de un asunto interno, otorga un estatus que no merece a una organización terrorista que sigue activa y plantea un lenguaje de «diálogo» y «pacificación» que sólo favorece a quienes se sitúan en contra de la democracia constitucional.

El presidente del Gobierno incumplió su palabra de comparecer ante el Parlamento al exponer antes del verano sus intenciones en una rueda de prensa celebrada en el edificio del Congreso. Esta misma semana ha utilizado una pregunta pactada casi sin debate posterior para seguir manteniendo su confianza -poco fundada- en los planes y expectativas del «proceso». Cumplido el plazo que había fijado el propio Ejecutivo, el ministro del Interior no ha informado a los portavoces parlamentarios y ya ni siquiera se aventura a fijar un nuevo plazo. El secretismo se apodera de una materia que exige por definición que se informe con lealtad a la oposición y que se transmita a la opinión pública un mensaje con la garantía de que no habrá concesiones inaceptables. Es una mala noticia que el Parlamento Europeo sea utilizado como cámara de resonancia mientras el Congreso de los Diputados sólo sirve como decorado para hacer declaraciones sin derecho a réplica.

Editorial publicado por el diario ABC el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PSOE 'internacionaliza' el chantaje criminal de ETA: Visión nnacionalista y batasuna

Por Narrador - 29 de Septiembre, 2006, 8:00, Categoría: ETA en el Europarlamento

La derecha europea deja solo al PP al apoyar el debate sobre el proceso de paz

La Eurocámara debatirá sobre las conversaciones con ETA el 25 de octubre

Bruselas - El apoyo del Partido Popular Europeo (PPE) a la celebración de un debate sobre el proceso de paz en el Parlamento europeo puso ayer de manifiesto la soledad con la que los populares españoles afrontan esta cuestión en Europa. La conferencia de presidentes de la Eurocámara, que reúne a los líderes de los diferentes grupos políticos, respaldó ayer sin fisuras la petición presentada por el líder de los socialistas europeos, Martin Shulz, para llevar ante esta institución el debate sobre el proceso de paz en el País Vasco. La discusión se producirá el próximo día 25 de octubre.

El formato elegido para este debate será una pregunta oral que presentará precisamente el líder socialista alemán a la Comisión Europea y a la Presidencia de turno de la UE para que expliquen su posición y las posibles medidas a tomar para encauzar el proceso. La decisión supone un duro revés para el PP español, que desde hace meses viene rechazando cualquier posibilidad de discutir con las instituciones europeas la situación creada tras el anuncio del alto el fuego de ETA. Ayer, sin embargo, los ‘populares’ españoles no tuvieron más remedio que enfrentarse a la realidad, y es que, hasta su propio jefe de filas en la Eurocámara, el conservador alemán Hans-Gert Poettering, dio luz verde a la implicación de Europa en el conflicto.

«Si el Parlamento Europeo quiere discutirlo, es normal. Pero nosotros pensamos que no vamos a aceptar octubre porque es cuando lo ha propuesto Batasuna. Estamos a favor de una discusión en noviembre, pero habrá que ver (lo que opina) la mayoría», indicó Poettering poco antes de entrar en la reunión. Esta es la única pega que puso ayer sobre la mesa. No obstante, su petición de retrasar el debate a noviembre sólo fue apoyada por el grupo Unión por la Europa de las Naciones, por lo que finalmente la fecha elegida fue la propuesta por el grupo socialista.

«¿Por qué retrasarlo?. Hay que discutirlo ahora y explicar que el Parlamento europeo en su gran mayoría está a favor del proceso», respondió Shulz. «La Unión Europea tendrá la oportunidad de mostrar a la ciudadanía todo su apoyo para culminar un proceso de paz que erradique tantos años de dolor y violencia en España», valoró. En opinión del líder socialista, los beneficios de mantener un debate de estas características son enormes. «Lo que allí pasa es significativo como ejemplo para la solución de conflictos del mismo tipo en otros lugares. Si un proceso como el que ha iniciado el Gobierno español lleva a una solución que respete por un lado la autonomía y la autodeterminación cultural en una región sin poner en cuestión la soberanía y la integridad de un país, puede contribuir a resolver muchos otros conflictos», explicó.

Críticas a Mayor Oreja

Shulz también tuvo palabras críticas contra el líder de los populares españoles y su principal opositor en esta cuestión. «Mayor Oreja quiere que Europa represente un papel en su estrategia de partido en la oposición», criticó. «A veces me sorprende que un hombre con tanta experiencia política crea que otras personas con su misma experiencia se dejan engañar», lamentó. Para Mayor Oreja la decisión supone, sin embargo, «un error político e histórico», y «un disparate» porque «ETA ha hecho siempre de la internacionalización del llamado problema vasco un objetivo prioritario».

Para Batasuna la decisión es «de máxima importancia» porque consideran que «Europa debe ser un marco de garantías tanto para el proceso como para el acuerdo que podamos alcanzar entre todos los agentes de Euskal Herria». Una representación suya acudirá al debate.

Texto de Pilar Marcos publicado por el diario DEIA el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El proceso vasco se coloca en la agenda del Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo debatirá el 25 de octubre sobre su implicación en el proceso abierto en Euskal Herria. Así lo acordó a petición del presidente del Grupo Socialista, Martin Schulz. Mayor Oreja no consiguió que sus compañeros de grupo se opusieran a la iniciativa, que calificó de «error histórico».

ESTRASBURGO - El próximo 25 de octubre el Parlamento Europeo debatirá cómo apoyar el proceso abierto en Euskal Herria. El debate arrancará con sendas declaraciones de representantes de la Comisión Europea y el Consejo de la UE sobre de qué forma pueden apoyar el proceso, y seguirá después con un intercambio de puntos de vistas entre los grupos políticos. Días antes del debate, los presidentes de los grupos deberán decidir si posteriormente se vota o no una resolución que recoja la posición de la Eurocámara.

La propuesta se debatió y aprobó ayer en la Conferencia de Presidentes equivalente a las juntas de portavoces de otros parlamentos a iniciativa del líder del Grupo Socialista, el alemán Martin Schulz.

Pese al rechazo de sus correligionarios españoles, el presidente del Grupo Popular europeo, Hans-Gert Poettering, no se opuso a la iniciativa, aunque defendió, sin éxito, aplazarla hasta noviembre aduciendo que octubre es la fecha fijada por Batasuna.

«Si el Parlamento Europeo quiere discutirlo, es normal declaró Poettering a los periodistas, antes de la Conferencia de Presidentes de grupos políticos que adoptó la decisión. Pero pienso que no es aceptable que Batasuna haga una campaña y que nosotros sigamos la campaña de Batasuna. Creo, y mi grupo cree, que noviembre es [la fecha] más aceptable».

Poettering aludió así al anuncio realizado por el dirigente de la formación abertzale Joseba Alvarez el pasado 13 de setiembre de que la Eurocámara celebraría el debate a finales de octubre.

El presidente del Grupo Socialista, el también alemán Martin Schulz, defendió en cambio la idoneidad de celebrar el debate «cuanto antes mejor» dado el carácter ejemplar que atribuye al proceso. Según su punto de vista, «lo que el Gobierno de Zapatero hace es de una extrema importancia para Europa. ¿Por qué retrasarlo? Hay que discutirlo ahora y explicar que el Parlamento Europeo, en su gran mayoría, está en favor de este proceso», dijo Schulz.

Tras la decisión de la Conferencia de Presidentes, el líder del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, insistió en considerar la iniciativa como un «disparate» y un «error histórico» que busca, a su juicio, dar «satisfacción» a ETA, en la medida en que ésta pretende la «internacionalización» del conflicto. Mayor Oreja, que negó que el PP español tenga discrepancias con el resto de su grupo en este asunto, adelantó que los populares tratarán de que la fórmula de debate sea la más escueta posible, ya que «cuanto más amplio e importante sea, mayor satisfacción damos a ETA».

También Mariano Rajoy se mostró muy duro con la decisión del Parlamento Europeo, asegurando que «no hay nada que debatir», sólo «condenar el terrorismo».

Durante esta semana, representantes de la AVT, la Fundación Miguel Angel Blanco y el Foro Ermua han visitado el Parlamento Europeo a invitación del PP y expresado, en reuniones con distintos gru- pos políticos, su rechazo a que se aborde el proceso en la Eurocámara.

El presidente de la delegación española en el Grupo Socialista, Enrique Barón, consideró por su parte que la decisión de la Conferencia de Presidentes «es una muy buena noticia que demuestra que el Parlamento Europeo está dispuesto a responder a la petición de solidaridad del Congreso de los Diputados».

Batasuna saluda la importante decisión

GASTEIZ - Batasuna mostró ayer su satisfacción por la decisión adoptada por el Parlamento Europeo, al tiempo que se ofrecía a los grupos de la Cámara para darles su visión de la situación y anunciaba que estará presente en la sesión.

En una nota remitida a los medios de comunicación, «Batasuna saluda la decisión de celebrar el próximo 25 de octubre un debate en la Eurocámara sobre el proceso vasco», al considerar que «estamos ante una decisión de máxima importancia por ser la primera vez que se celebra un debate de este calado y trascendencia en la Cámara europea».

La formación abertzale considera necesarto que en el ámbito europeo se dé un debate a fondo sobre la cuestión, porque «estamos ante un proceso que se desarrolla dentro del contexto europeo y, por lo tanto, consideramos fundamental la presencia internacional».

El escrito de Batasuna señala que, en su opinión, «Europa debe ser un marco de garantías tanto para el proceso como para el acuerdo que podamos alcanzar entre todos los agentes de Euskal Herria».

La formación independentista anima «a los diferentes agentes europeos ha participar en positivo para apoyar e impulsar el proceso democrático del pueblo vasco».

Disponibilidad

Junto a todo ello, «Batasuna muestra su total disponibilidad para trasladar a las diferentes formaciones europeas la realidad del proceso, cómo se ha llegado hasta aquí, cuál es real- mente la situación, qué es lo que se debería hacer en estos próximos meses, cuáles son nuestras perspectivas... en definitiva, cómo pensamos que se tiene que desarrollar un proceso integral de superación de conflicto».

También ANV hizo pública su satisfacción, al tiempo que criticaba la actitud del PP español, que se ha quedado solo «junto a facciones de la ultraderecha».

Texto de Pilar Marcos publicado por el diario GARA el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El proceso de paz, a Europa (Editorial de DEIA)

Los grupos del Parlamento Europeo han acordado celebrar un debate sobre el proceso de paz en Euskadi el próximo 25 de octubre -curiosamente, aniversario del Estatuto de Gernika-. La iniciativa ha partido del líder de los socialistas, el alemán Martin Schulz, y ha contado con la única oposición del PP español, que de nuevo se ha quedado solo, pues el Grupo Popular Europeo al que pertenece ha mostrado su acuerdo. Llama en primer lugar la atención el rechazo del PP, cuando fue este mismo grupo el que utilizó las instituciones europeas para internacionalizar el aislamiento de la izquierda abertzale. Pero hay que congratularse de que el largo, duro y difícil proceso de paz traspase las poco osmóticas paredes del Estado español, y Europa conozca lo que ocurre por estos lares. Eso es, precisamente, lo que teme el PP.

Editorial publicado por el diario DEIA el viernes 29 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com